Encuentra tu Camino de Regreso a Casa

Traducción sin revisar. Es posible que encuentres errores en este documento. Puedes corregir los problemas que veas, pero la revisión no será aprobada hasta que el Equipo de Traducciones se haga cargo.


Puntuación: +2+x

"¡Owie! ¡Quema!" Anthony, de ocho años, se quejó mientras Josephine frotaba la pomada de aloe vera en la piel quemada y roja de su espalda. "¡Abuela, duele!"

Ella gruñó. "Bueno, tal vez si te hubieras puesto un poco de protector solar, entonces esto no hubiera sucedido, ¿hmm?"

"¡Pero lo hice!"

"Hm. Bueno, tienes suerte de que te quiero mucho…"

"Bueno—" Anthony hizo una mueca, sintiendo la sensación penetrante del gel. "Gracias…"

Josephine hizo una pausa por un momento antes de reírse en voz baja. "Bueno, debes saber que siempre estaré aquí para cuidarte. Solo cuídame cuando sea una vieja arrugada también, ¡je!"

Anthony se echó a reír, una sonrisa rompió su ceño angustiado. "¡Por supuesto que lo haré, abuela!"


"¿Josephine?"

"…"

"¿Josephine? Es hora de su medicina."

La mujer de noventa y tres años levantó la vista y una cálida sonrisa se extendió por su cara arrugada. "Ah, Stephanie. Estoy tan contenta de poder verte de nuevo…"

La enfermera frente a ella se acercó. "Soy Nina, ¿recuerdas? Stephanie es tu hija."

La mujer juntó las manos y se inclinó hacia delante en su silla. "Oh… yo—" De repente, ella estalló en una tos violenta, con los pulmones agitados. Nina corrió, dejando una taza llena de una variedad de píldoras, apoyando a Josephine mientras jadeaba.

Ella jadeó por un momento, cada respiración se hizo irregular, como repetidos golpes en su frágil cuerpo. Su respiración se ralentizó, y la enfermera se arrodilló, observándola.

Sus ojos se encontraron.

"¡Stephanie! No sabía que ibas a venir."


Josephine se sentó en su cama incómoda y llena de bultos, la tos ahora era incesante mientras descendía en seco, que resonó en todo el solitario hogar de ancianos.

Pero, en un instante, se detuvo y ella se sintió…cálida.

Se giró, mirando hacia la silla a su lado. En él se sentaba un hombre solemne, y, a pesar de su mala visión, ella lo reconoció.

"Antonio." Una lágrima corrió por su mejilla. "Pensé que no podías visitar más…"

El hombre permaneció en silencio, metiendo la mano en el bolsillo de su traje gris, donde sacó un paquete de cigarrillos.

Josephine, a pesar de la extraña sensación de florecimiento que la empujó hacia abajo como una pesadez pacífica en su cuerpo, encontró la fuerza para gritar. "¡Anthony! ¡Me dijiste que renunciaste hace años!"

Hizo una pausa y luego los guardó. De pie, el hombre la miró.

"Estoy tan contento de que estés aquí…" El hombre se inclinó, colocando un dedo sobre sus labios.

"Silencio…"

Sintió una repentina ola de tranquilidad, intensificándose mientras miraba a los ojos tranquilos del hombre.

"Yo…lo sé", susurró, solo escuchando su respiración lenta y controlada mientras el hombre sostenía cuidadosamente su mano, apretándola con fuerza.

Sus ojos se debilitaron, cerrándose suavemente. Los recuerdos lentamente burbujearon en su mente mientras se sumergía aún más en un suave aura de serenidad.

Un escalofrío sonó en todo el mundo cuando el alma de Josephine flotó de su cuerpo sin vida. El hombre observó mientras ella bailaba a su alrededor, libre de su cubierta rígida y limitada. Ella lo abrazó, luego se giró, corriendo hacia la otra vida.

El hombre se detuvo por un momento.








Él sonrió, luego desapareció.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License