Fik'ra

Traducción sin revisar. Es posible que encuentres errores en este documento. Puedes corregir los problemas que veas, pero la revisión no será aprobada hasta que el Equipo de Traducciones se haga cargo.

Aviso%202.png

Puntuación: +1+x

Abd al-Rashid bin Tannous volvió a acomodarse en la incómoda silla de plástico que le habían proporcionado. La Oficina para la Recuperación de Artefactos Islámicos operaba con un presupuesto limitado, era cierto, y existía una lógica para evitar gastos innecesarios en lujos como muebles cómodos. El Director de la Oficina ciertamente no podría verse haciendo una excepción por sí mismo; o, expresado de manera diferente, este Director nunca sería visto haciendo tal excepción. Parviz Jafari, anteriormente miembro de la Fuerza Aérea Republicana Islámica, antes la Fuerza Aérea Imperial de Irán, no toleraba las frivolidades. Algo particular para un hombre que había pasado la última década humillándose públicamente para mantenerse como un general retirado y lunático conspirador.

El Director General Jafari estaba concluyendo ahora - teóricamente, pensó Abd al-Rashid para sí mismo - lo que debió haber sido una llamada telefónica de veinticinco minutos a una nieta o bisnieta que vivía en algún lugar a las afueras de Tehran. Nunca había tenido ni se había preocupado por la idea de tener hijos, Abd al-Rashid era sistemáticamente incapaz de concebir lo que una niña de siete años podía encontrar para ocupar veinticinco minutos de conversación con un adulto. En particular, veinticinco minutos del tiempo que se suponía que el Director Jafari pasaba reprendiendo, reprendiendo activamente o degradando a Abd al-Rashid. No sabía si debería haber estado agradecido por el tiempo extra necesario para concentrarse en sus pensamientos o maldiciendo a la niña por darle más tiempo para tener miedo. Ninguno de ellos tenía un peso moral particular para él.

"Sí, mi amor, te veré este fin de semana. ¿Hmm? Sí, sí. Duerme bien, querida", dijo riéndose. "Te amo." Todavía riéndose mientras devolvía el teléfono al receptor, dijo: "Realmente sabes cómo kos nane kherse ghotbi, ¿no?"

Al darse cuenta de que él era el que se estaba dirigiendo y no a la pre-adolescente ahora no disponible, Abd al-Rashid negó con la cabeza. "Lo siento, s—"

"Oh, sí. Así es. No dominas el farsi. Pero no te reclutamos como lingüista, ¿verdad? Te reclutamos como un hombre con experiencia de mando en operaciones encubiertas." El Director Jafari todavía estaba sonriendo mientras continuaba, lo que Abd al-Rashid sabía muy bien era una mala señal. "Viene muy recomendado por nuestros contactos en Ankara, ya sabe. Gente que reconoce…ah, aquí está. Administración operativa de campo. Eso suena sospechosamente como un trabajo que involucra la comunicación. Ya sabe, ¿la cosa en la que habla a la gente? ¿Posiblemente uno de esos trabajos que involucra trabajar con otros?"

El Director Jafari se quedó en silencio durante mucho tiempo. Esta no fue la primera vez de Abd al-Rashid en esta silla en particular, y sabía que debía decir algo, simplemente porque esa era la única manera en que esto terminaría sin derramamiento de sangre. "Señor —"

"Joder al oso polar."

La mirada de total desconcierto en el rostro de Abd al-Rashid ahora habría sido universal en el tiempo y el espacio.

"Dije que realmente sabes cómo 'joder al oso polar', ¿verdad?' Expresión persa. Un operativo que conocí una vez de Qā'idah-SCP una vez usó una expresión similar en inglés, ah… " Jafari se detuvo por un momento antes de continuar", 'Realmente sabes cómo defecar en la cama', creo que la traducción iría asi. Para decirlo literalmente, 'Eres extraordinariamente, increíblemente, sin precedentes en la habilidad de hacer mi trabajo profundamente difícil'."

Abd al-Rashid solo estaba seguro de la profundidad de la ira de su superior al darse cuenta de que había conducido al hombre a usar cuatro adverbios en una frase. Las silenciosas oraciones a Dios en su cabeza se redoblaron en intensidad.

"Ahora, en cuanto a tu comportamiento en Samotracia, me encuentro en un punto muerto. Fuiste y permaneciste lejos, el hombre más joven que envié para realizar una misión de esa importancia. Te envié allí al mando de Bijhan por el amor de Dios, un hombre con tres veces la cantidad de años en la Organización que usted tiene. Calmar ese ego en particular no es el trabajo más fácil del mundo. Esa misión fue y sigue siendo una de las más difíciles para justificarla dentro de nuestro limitado alcance de operaciones. Si no tuviéramos pruebas definitivas de que Qā'idah-SCP ya tenía agentes dentro de la anomalía, dudo que pudiera haberlo autorizado razonablemente en primer lugar."

El Director Jafari se levantó en toda su estatura y miró profundamente a los ojos de Abd al-Rashid. "Entonces, dime ¿qué, en nombre de las venerables bolas aerotransportadas de al-Buraq, te impidió callarte entre los afsanitas?"

Abd al-Rashid había visto el miedo pasado y al otro lado, aparentemente, porque solo con el más leve tartamudeo, respondió: "Señor, son demoníacos. No pueden ser de Dios."

El silencio que impregnaba la habitación hizo que Abd al-Rashid se sintiera optimista por un momento. Era tonto, por supuesto, pensar que la discusión iba a volar. Pero solo por un momento, podría imaginar que esta conversación terminaría sin demasiado tiempo.

"¿Los búhos se cagaron en tu cerebro en el útero, o tuvieron la paciencia para esperar hasta la entrega?"

El corazón de Abd al-Rashid cayó.

"Apenas puedo aceptar que usted crea tales tonterías. ¡Tengo grandes dificultades creyendo que no tuvo tiempo para desarrollar un mejor razonamiento antes de venir aquí y defender una interpretación deformada y desnutrida del Qu'ran que suena como si lo hubieras sacado del periódico de un niño de catorce años en su aldea madrasa en la puta Dhofar! Entraste aquí con - ¿Si quiera con un carajo has leído Sūrat al-Jinn? ¿Quieres que vea si tengo un Qu'ran en algún dialecto torke char que puedas comprender?

La vergüenza y el miedo se convirtieron en ira. "Tú te atreves a calumniar mi herencia -"

"Oh, qué vergüenza siento, confundiéndote con alguien que considera que los insultos étnicos son triviales y casualmente usados en conversaciones cotidianas. Muhammad, alabado sea tuyo, desciende de Jannah y quédate en mi maldita lengua, no sea que ¡Ofenda a este pobre chico de piel de pergamino una vez más!

El Director Jafari rodeó su escritorio. "Alá dijo a Mahoma que la paz sea con él. Dicho esto, se me ha revelado que un grupo de djinn escucharon y hablaron. De hecho, hemos escuchado un increíble Corán. Nos guia al curso correcto, y hemos creído en él, y nunca compararemos a nadie con el Señor. Y enseña que exaltado es la nobleza de nuestro Señor, que no tiene cónyuge o hijo; y que la estupidez de la que hemos hablado sobre Alá ha sido una transgresión excesiva. Y habíamos pensado que la humanidad y los djinn nunca hablarían sobre las mentiras de Allah."

"Señor, solo tenemos su palabra de que son los djinn de los que se habla en la Sura Setenta y dos de los Qu'ran", dijo Abd al-Rashid. "Estas…estas cosas no están hechas de fuego sin humo; ¡toqué una de ellas durante esta expedición! ¡Eran sólidas como usted o como yo!"

"Sí, tonto, esto también me fue informado por el afsahnita en cuestión", dijo el Director Jafari, pellizcándose el puente de la nariz. "Esta es otra transgresión por la que pagarás. Pero es una ilusión, Abd; no tienen ninguna forma física. Sus cuerpos son fik'ra, pensamiento, idea pura. El Qā'idah-SCP se refiére a ellos como "organismos meméticos sapientes", que se traducen pobremente al árabe. Baste decir que los djinn se presentaron ante ustedes y plantearon en su mente el pensamiento de su apariencia, cuando llegó a donde estaba, puso en tu mente el pensamiento de un cuerpo corpóreo. ¿Sé si esta es la tercera raza literal creada por Dios? No. ¿Me preocupa especialmente? La doctrina es para la Guardia Revolucionaria; los resultados son para ORIA."

Abd al-Rashid se detuvo ante sus siguientes palabras. "Señor, eso…casi roza con…"

"¿Qué, blasfemia? ¿Herejía? ¿Traición? ¿Qué combinación de los tres existen ahora en esta iteración de la patria?" El Director Jafari volvió a sentarse detrás de su escritorio. "El Líder Supremo me ha colocado y me ha mantenido en este lugar independientemente de mi adhesión a cualquier doctrina religiosa o política porque he logrado el objetivo de proteger a la patria, la Irānzamīn, de nuestras amenazas externas. La Qā'idah-SCP nos colonizaría, sus contrapartes Insurgentes nos conquistarían por completo. Los perritos de la ONU nos diluirían. Las diversas pandillas de capitalistas nos explotarían, las diversas bandas de artistas nos corromperían, las diversas franjas de fanáticos paganos quieren que Dios sepa qué con nosotros."

Jafari suspiró, se inclinó sobre su escritorio y continuó. "Tenemos nuestros tratados con la Iniciativa Horizonte cuando nos conviene, pero definitivamente hay tensión. Trabajaste con ellos en una de las redadas conjuntas contra los Mecánicos de Relojería, ¿verdad? Entiendes esto. Nuestras principales ventajas en este hechizada guerra fria son las campañas extensas que hemos emprendido para hacer muy seguros a nuestros enemigos que subestiman enormemente nuestras capacidades, y nuestra alianza con los djinn. Cualquier paso que tome que socave la confianza entre nuestros pueblos socava la tierra de nuestros padres. ¿Entiendes eso?" La cara de Jafari estaba hundida ahora, más decepcionada que enojada; Esto le reveló a Abd al-Rashid el alcance de sus años. "Vas a corregir esto. Si eliminas algunos de tus ridículos prejuicios en el camino, sería maravilloso. Pero mitigarás a aquellos a quienes ofendiste."

La mayoría de los agentes veteranos dentro de la Dirección entendieron que Parviz Jafari desempeñaba un papel casi paternal sobre muchos de sus empleados, tanto si se hablaba en voz alta como si no. La vergüenza que Abd al-Rashid sintió en ese momento le hizo comprender cómo esto era posible ahora con poca dificultad. "Lo haré, señor. Por favor, dígame lo que debo hacer."

Después de ese momento de vulnerabilidad, Jafari buscó en su escritorio y sacó una delgada carpeta de manila. Se lo entregó a Abd al-Rashid y dijo: "Estas son instrucciones sobre dónde y cuándo reunirse con su contacto; los detalles sobre cómo acceder a la Casa Afseneh están restringidos solo a personas de confianza, y tendrá que ir acompañado de uno de esos para poder alcanzarla. Se espera que se disculpe con el imán de la Cámara en persona en nombre de la parte ofendida, que probablemente esté desplegada en otro lugar en este momento. Los otros documentos que se encuentran allí se refieren a la etiqueta y protocolo para interactuar con los afsenitas; cada Cámara tiene reglas y procedimientos diferentes, y aunque no creo que esté familiarizado con nada de ese tipo, necesita familiarizarse con estas reglas más de lo que necesita ser capaz de limpiarse el culo por los próximos tres días, por lo que le sugiero que comience a leer. Mañana se reunirá con el contacto, por lo que le sugiero que dedique ese tiempo a leer."

"Sí, señor", dijo Abd al-Rashid. Se puso de pie, casi saludado por costumbre, y salió por la carpeta.

El Director Jafari se dirigió a la siguiente pieza de negocio en su escritorio. En particular, a ninguna parte de la habitación, dijo, en inglés: "Ya puedes salir, ya sabes. Nadie vendrá en la siguiente media hora."

Una pausa, y luego un espacio al lado de la estantería del Director fue ocupado por una mujer alta, bonita y de piel clara. Aparte de las finas rayas de gris apenas visibles en su cabello, fácilmente podría haber pasado por una mujer de unos treinta años que había vivido una vida inusualmente estresante. No está mal para un centenario, Jafari pensó para sí mismo.

"¿Es él tan bueno como dijiste?" preguntó la mujer.

"Tengo grandes esperanzas para él", respondió Jafari. "¿Estás menos impresionada?"

Josephine se encogió de hombros. "Debo admitir que todavía estoy trabajando en mi árabe, pero no parecía que el chico tuviera mucha confianza."

Jafari se rió entre dientes. "Llamó a Hami Faruhar de la Casa Afsaneh 'Ifrit el Depravado', aparentemente. Le dije que tenía que ir a los afsanitas y disculparse."

Josephine se quedó perpleja. "¿Cómo esperas que él entre…" Hizo una pausa. "¿Supongo que estoy a punto de hacer un pequeño viaje con el niño?"

Jafari sonrió. "Bueno, habías estado diciendo que querías salir de Teherán por un rato. Y creo que parte del calor se ha calmado, al menos por parte del COG. Tendrás protección de nuestra gente si el magighasseb viene por usted, según nuestro acuerdo."

"Los m — oh, ¿asesinos de magos?"

" 'Carniceros de Magos', literalmente", dijo Jafari. "Lo suficientemente cerca. Trabaja en el árabe, en el farsi o en ambos, o confía en la telepatía si es necesario, pero tendrás que ser la guía del niño entre los afsenitas. Considera que es el comienzo de pagar un favor."

La cara de Josephine se oscureció casi imperceptiblemente, luego volvió a la normalidad. "Justo lo suficiente. Supongo que estoy atrayendo mucha atención no deseada a esta parte del mundo de parte de mis enemigos."

"Eso eres, querida", respondió Jafari. "Seguiremos protegiéndola, pero alguna…asistencia en nuestras operaciones de vez en cuando sería muy apreciada."

"Puedo ayudar", respondió Josephine, y se desvaneció.

Jafari volvió al trabajo sobre su escritorio.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License