Familia
Puntuación: +1+x

Dia Presente


Sigurrós Stefánsdóttir, la chica que la Fundación llamó SCP-239, se revolvió en su sueño inducido por coma.

Estaba inquieta ansiosamente en el paisaje de sueños construido en su mente, y esta ansiedad finalmente se había filtrado a través de las capas de su mente para afectar su forma física. Su forma física que pretendía estar dormida, y que había estado pretendiendo estar dormida por un tiempo bastante largo.

Un largo tiempo. Especialmente para una niña. Pero tu sabes. Es lo que mantuvo felices al resto de ellos.

Bueno, la mayoría de ellos. Pero los que podían ver a través de eso no necesitaban ser felices. Hasta ahora, al menos.

Ella podría borrarlos a todos con un pensamiento, pero eso sería…horrible. Inaguantable. A ella le gustaban demasiado. Eran personas encantadoras, cuando los miraba en su forma astral proyectada, y muchos de ellos habían sido aún más encantadores antes cuando se le permitía estar despierta, incluso Clef cuando accidentalmente lo había confundido para tratar de matarla. (Si eso es lo que realmente había hecho. Era difícil de recordar, y hace años desde ahora. Casi otra vida, para alguien tan joven como ella).

Ella amaba a la gente.

La forma física de Sigurrós volvió a agitarse, y la antigua aleación de telekill estabilizada que todavía se alineaba en sus paredes comenzó a disolverse un poco más rápido.

Ella necesitaba calmarse. Pero fue difícil. Lo que estaba por venir era demasiado grande. Había tenido dos meses para pensarlo, y técnicamente todavía tenía la opción de decir "No", pero no iba a hacerlo.

Por supuesto que ella iba a hacerlo. Las consecuencias eran demasiadas para que ella siquiera considerara decir "No".

Ella podría proyectarse en el futuro y verlo. Un vasto agujero negro en el mundo: un agujero en la realidad, con ella en la zona cero.

Todos, todo lo que ella amaba se fue en un instante. Dejándola flotar en el vacío. Verdaderamente sola.

Y sería toda su culpa.

Asi que ella no podía decir que no, y no podía fallar.

Sigurrós Stefánsdóttir se sentó en el paisaje de su mente y observó un reloj conjurado contar hacia abajo. Veinte horas.


Dos Meses Atras


Nosotros serpientes bobina en nuestro nido.

Somos los vagabundos deambulando. Caminamos por el camino de aguas tranquilas. Nosotros abjuramos los ojos sobre nosotros. Vemos a través del vidrio empañado.

Este es el suelo de Carcelero. Lo llaman "Sitio-17". Es la instalación de contención humanoide más grande de los Carceleros. La prisión anómala más grande. Más de un dios está encadenado aquí.

No somos los únicos que miramos. Sospechan nuestra presencia, pero en este momento no harán nada. Ellos no entienden lo que viene. Ni la misión de Joanna Cross.

Vemos a Joanna Cross sentada en una mesa blanca en una habitación blanca. Esta es una cámara de interrogatorio. Su interrogador entra: Carcelera Doctora Kendra Campbell.

Kendra Campbell abre su libreta y muestra a Joanna Cross su contenido.

Kendra Campbell: "Sin guión. Estas son mis notas. Solo notas, por lo que te voy a preguntar. No hay guión."

Joanna Cross asiente con la cabeza.

Kendra Campbell: "De acuerdo. Bien. Entre tú y yo y todos los que nos monitorean en este momento…Soy una mierda en esto. No sé por qué son tan insistentes con que te interrogue, y no sé por qué me están dejando que hága mis propias preguntas, y no sé por qué me lo pidieron, y…"

Hace una pausa para tomar aliento.

Kendra Campbell: "Dijiste que debería hacerte preguntas que no son parte mi guión. Así que está bien."

Ella asiente.

Kendra Campbell: "Nos hemos reunido treinta y siete veces hasta ahora. En términos normales de personas, fuera de aquí, eso nos haría amigos. No somos amigos y ambos lo sabemos. Pero oye, tal vez me puedas ayudar un poco aquí. ¿Qué quieres que te pregunte?"

Hay un temblor en el aire, no visible para Kendra Campbell, ya que ella cumple con los términos de los geas. Ella no se da cuenta de esto.

Joanna Cross: "Dios mío, doctora. No le dijeron nada, ¿verdad?"

Kendra Campbell: "Yo…"

Joanna Cross: "Esta bien. Tu me hiciste una pregunta que vino de ti, sinceramente y por su propia voluntad. Técnicamente, te obligan a sentarte aquí frente a mí, pero está bien. Has cumplido los términos de los geas."

Kendra Campbell: "¿Qué es un geas?"

Joanna Cross: "Es un tipo de enlace mágico. Tus jefes ya lo sabían. ¿Supiste por qué te hicieron leer solo de esa lista de preguntas?"

Kendra Campbell: "¿Por qué? ¿Me lo vas a explicar?"

Joanna Cross: "No importa si lo hago. Saben que quería hablar con uno de ustedes. Sabían que solo podía dar nueva información como respuesta a preguntas directas. Han interrogado a los miembros de la Mano en circunstancias como esta antes, ya sabes. Querían saber cuánto me ofrecería sin tener que dar nada tú mismo. Además de otras preocupaciones sobre la memética."

Kendra Campbell: "No estoy seguro de entender esto."

Joanna Cross: "Tampoco lo entienden totalmente. Es muy tonto. Todos intentan jugar un juego en el que no entienden la mitad de las reglas."

Kendra Campbell: "Hombre, si esto fue todo lo que se necesitó para hacerte parlotear así…"

Ella se ríe.

Kendra Campbell: "Deberías haber dicho algo antes. Todas las veces que me diste esa maldita línea, una y otra vez…"

Joanna Cross: "No tuve muchas opciones. Me sentí como un asno."

Kendra Campbell: "Debido a, eh…los geas".

Joanna Cross: "Eso ya pasó, al menos por esta entrevista. Es casi un alivio. Toda esa mierda me hizo realmente querer hablar. Me hace preguntarme si esto fue parte de tu plan. El plan de tu jefe, de todos modos. Ya hemos establecido que no sabes nada."

Kendra Campbell: "Entonces, ¿eso me convierte en el policía bueno?"

Joanna Cross: "Claro. Aunque no creo que te cuente todo. Tú aún eres un Carcelero."

Kendra Campbell: "Carceleros. Correcto. Ese es su nombre para nosotros."

Joanna Cross: "Es solo jerga. No lo tomes como algo personal. Tiendes a usarlo si te quedas con la Mano lo suficiente. Pero no puedes negar que tiene un poco de…veracidad, ¿verdad?

Kendra Campbell: "Aseguramos, contenemos, protegemos", dijo Campbell. "Si quieres llamarnos Carceleros por eso, entonces supongo que no puedo detenerte."

Joanna Cross: "¿Qué preguntas quieres hacerme?"

Kendra Campbell toma una foto de su cuaderno y se lo muestra a Joanna Cross. La foto muestra las cadenas de lirios azules de las hadas.

Kendra Campbell: "¿Qué son estos?"

Joanna Cross: "Cadenas de lirios azules. Mis cadenas de lirios azules, de hecho."

Kendra Campbell: "¿Son anómalos?"

Joanna Cross: "¿Qué crees tu?"

Kendra Campbell: "Estare jodida si lo sé. Los agentes de campo parecen pensar que lo saben. Pero los he golpeado con cada prueba en el libro, y…" Agita su mano. "Me parecen bastante normales."

Joanna Cross: "Sus agentes ya saben que son anómalos y ya saben lo que hacen. No sé por qué no se lo dijeron."

Kendra Campbell: "¿Qué hacen?"

Joanna Cross: "Los agentes de campo estan en lo correcto. Nosotros los miembros de la Mano usamos estas cadenas de flores para…para la buena suerte mágica, básicamente. Campos de protección menores. Ya sabes. O…bueno, no, no lo sabes. Y ese es el punto, ¿no?

Kendra Campbell: "¿Cuál es el punto?"

Joanna Cross: "Esto es algo que un adolescente precoz podría armar. Algo que un grupo de adolescentes entiende, y es algo que uno de los mejores y más brillantes de la Fundación no puede descifrar. ¿Por qué?" Ella se inclina hacia adelante. "Conocimiento."

Kendra Campbell: "Podría haberlo descifrado si tuviera un nivel de autorización más alto", dijo Campbell, un poco resentida."Sí tenemos personas que estudian taumatología. No somos estúpidos, ¿sabes?

Joanna Cross: "Acabo de decirlo. Conocimiento. No eres estúpida, solo ignorante. Entonces, ¿por qué crees no te lo dijeron?"

Kendra Campbell: "Tal vez querían que descubriera algunas…nuevas pruebas mundanas para detectar magia. Quizás querían estar seguros de que era realmente anómalo. No sé. No tengo aun autorizacion suficientemente alta para esto."

Joanna Cross: "Quizás borren esta conversación de tu memoria."

Kendra Campbell: "Quizás."

Joanna Cross: "Bueno, saber qué hechizos están imbuidos en esas cadenas ayudaría. Podrías descifrar exactamente cuáles estan en esas cadenas de hadas en unos treinta minutos si sabes cómo. Eso es ser generoso. Solo toma un contador-magico básico."

Kendra Campbell: "Me siento halagada, pero no soy un manipulador de realidad. Estoy bastante seguro de que no puedo, ya sabes, hacer magia. Y mucho menos 'contra-magia'."

Joanna Cross: "¿Cómo lo sabes? ¿Por qué no intentas realizar algo de magia y lo averiguas?

Kendra Campbell: "Eso definitivamente está por encima de mi nivel de autorización."

Joanna Cross: "Ese nivel de autorizacion de cosas que tienes seguro es algo. Bastante seguro de que 'algo' no es 'el método científico'. Algo irónico para una Fundación llena de científicos, ¿no crees?"

Kendra Campbell: "Pensé que ustedes eran todo Harry Potter Muggles contra Magos. Ya sabes, la genética innata de poderes especiales de fantasías adolescentes. Solo los Pocos Elegidos."

Joanna Cross rie.

Joanna Cross: "Tal vez algunos de nuestros tradicionalistas, pero están llenos de mierda. Cualquiera puede hacer estas cadenas de hadas, de la misma manera que cualquier persona puede hacer multiplicaciones. Necesitas un lápiz o una computadora para escribir las ecuaciones. Y saber, ya sabes, las tablas de multiplicar. Y los números."

Kendra Campbell: "¿Números?"

Joanna Cross: "Sí. Es solo eso, ¿no? Ustedes científicos de la Fundación…apenas conocen la diferencia entre uno y tres y clasifican la existencia de dos, y aquí están tratando de realizar cálculos. Y mas que bien no van a dejar que el resto del mundo aprenda a contar mientras lo hacen. Quieren mantenerlos en la oscuridad."

Kendra Campbell: "Estamos preservando la normalidad."

Joanna Cross: "¿Y qué significa eso?"

Kendra Campbell: "Estamos protegiendolos contra el pánico en las calles."

Joanna Cross: "Ellos todavía entran en pánico en las calles. Simplemente borran sus recuerdos de eso. Y mis dioses, con qué frecuencia deben repartir amnésicos. ¿Sabes cuántas toneladas de amnésicos realiza la Fundación por año? No, probablemente no, ¿verdad? Me pregunto cuántos miembros de la Fundación son asesinados por anomalías en comparación con los miembros de la Mano. ¿Está por encima de tu nivel de autorización también?

Kendra Campbell: "No me puedo imaginar que tú también lo sepas. Me estás molestando."

Joanna Cross: "Tú eres la que quería respuestas. Esa es la verdadera diferencia aquí. Conocimiento."

Kendra Campbell no responde.

Joanna Cross: "¿Qué tal eso, eh? Un grupo de brujas, punks y ratones de biblioteca saben más sobre el mundo que toda una organización de científicos y sus músculos paramilitares. No es de extrañar que no seas muy buena con todo ese…asegurar, contener, proteger, dijiste. ¿No es asi?"

Kendra Campbell: "Seguro que estás lleno de puntos retóricos baratos."

Joanna Cross: "Entonces aqui tienes otra. ¿Apoyas los derechos de los homosexuales?"

Kendra Campbell: "¿A dónde diablos vamos con esto?"

Joanna Cross: "Sólo es una pregunta. Solo para ver en dónde nos encontramos."

Kendra Campbell: "Sí, por supuesto que sí. Mi hermana es gay." Ella duda. "Y también, no soy una maldita."

Joanna Cross: "Entonces, ¿qué harías si alguien dijera que los gays son una amenaza para la normalidad y que deben ser encerrados por el bien de todos?"

Kendra Campbell: "Mira, señorita. En el bloque de celdas, justo al lado de aquí, tenemos a un tipo que puede volarte la cara con los ojos. Estoy bastante seguro de que mi hermana gay no puede disparar tu cara con lásers de sus ojos."

Joanna Cross: "¿Cómo sabrías?"

Kendra Campbell: "¿Perdón?"

Joanna Cross: "¿Cómo sabrías que tu hermana gay no puede volarte tu rostro con sus ojos?"

Kendra Campbell: "No creo que hagas un argumento muy fuerte aquí."

Joanna Cross: "No, en serio. ¿Tienes alguna idea de por qué el hombre en el pabellón de la celda que está justo abajo puede volarte tu cara con los ojos? ¿Puedes predecir la ocurrencia típica de volar caras con lásers en la población en general?"

Kendra Campbell: "¿Podrías, en mi posición?

Joanna Cross: "No lo sé. Pero estoy seguro de que estaría mejor equipado para averiguarlo. ¿Entiendes lo que quiero decir?"


Dia Presente


Hubo algunas cosas divertidamente mundanas sobre cómo funcionaba la Biblioteca, pensaba L.S. Las Tarjetas de Biblioteca eran una de ellas.

Sí, se veían impresionantes: brillantes cuadrados de bronce grabados para ser Tarjetas permanentes. Y, sí, las Tarjetas de Biblioteca tenían su nombre en ellas, un nombre que actuó como su Nombre Verdadero para cualquier propósito mágico.

Pero más allá de eso, eran esencialmente solo tarjetas de biblioteca como cualquier carta mundana de la Biblioteca de la Tierra.

En días no tan lejanos, las Tarjetas de Biblioteca eran una gran debilidad que se encontraba allí en su bolsillo, ya que cualquiera podía robarlas y usarlas contra uno. El Nombre verdadero te hacia efectivamente 'dispuesto' para los propósitos de cualquier hechizo lanzado sobre ti. Una situación bastante horrible en la que te encuentras y no estas bien equilibrado con la mera capacidad de llevar libros fuera de la Biblioteca.

Pero quienquiera que ejecutara las cosas detrás de escena en la Biblioteca se había dado cuenta. Agregaron nuevas protecciones a las Tarjetas de Biblioteca, y nuevos privilegios, también, para ciertos usuarios.

Privilegios como el acceso directo a los Archivos.

Los Archivos era el término informal para las partes de la Biblioteca donde los humanoides sapientes no estaban permitidos por defecto, al menos no a través de las puertas delanteras. A los Bibliotecarios nunca les habían importado los pocos que lograron encontrar formas de entrar por los Caminos, pero esos recoridos siempre fueron muy peligrosos.

Como deberían de serlo. Los Archivos formaban parte de la maquinaria subyacente de la Biblioteca, una especie de zoológico-prisión para varias monstruosidades mayores y menores que habían invadido la Biblioteca a lo largo de los siglos, parte restringida de textos y parte de las alas de la Biblioteca para las entidades sapientes no humanoide que iban a leer su equivalente de libros. Parte de ella estaba llena de ácido, una porción considerable completamente bajo el agua. Si Cthulhu quería ver un libro, el Archivos es donde él pagaría su visita.

Los Bibliotecarios clásicamente no habían sido muy entusiastas acerca de dejar entrar a los humanoides sapientes, aunque solo porque no les gustaba perder Patrocinadores. Pero eso fue, nuevamente, antes de las actualizaciones de la Tarjeta de Biblioteca.

Ahora, si su cuenta estaba en buen estado (como la de ella), y si había realizado ciertas tareas (que ella habia hecho), y si había hecho ciertos favores para la Biblioteca (que ella habia hecho), evocarían un Camino de entrada de servicio solo para ti.

Las nuevas Tarjetas de Biblioteca podrían literalmente permitirle respirar bajo el agua, después de todo. Incluso en ácido. Estas no hacian exactamente a los Archivos seguros, pero, ya sabes, cada poco avance contaba.

L.S. se dirigió hacia el escritorio de la Biblioteca local, se quitó la gorra y saludó con la cabeza a los Archivistas que trabajaban allí. Los Bibliotecarios podían ver a través del Sombrero de Neglijencia, por supuesto, pero parecían encontrar molesto hablar con ella cuando estaba bajo sus efectos.

Pasó junto al escritorio y vagó por las pilas directamente detrás de él. Le tomó solo unos momentos, esta vez, a un Docente vestido con brazos de más que la norma para materializarse como un pilar que camina desde la penumbra.

Conocía a este Docente de vista, por símbolo dorado y violeta en su hombro. Un símbolo único en color y forma: una marca distintiva. Muy inusual. La identidad era un privilegio otorgado a pocos Bibliotecarios. Ser un Bibliotecario era, después de todo, un castigo.

Este Docente era un "fideicomisario". La mayoría de los Docentes tenían una sola mano, la otra era reemplazada por una cadena y una linterna, y la mayoría de los Docentes no tenían boca. Con este docente era lo mismo, pero se le habían otorgado "adiciones."

Lo más visible era el dispositivo de relojería rojo-dorado compacto que se colocaba en el lado izquierdo de su cara y que podía producir un lenguaje que solo otros bibliotecarios entendían. Y sabía que debajo de su capa había un chasis rojo dorado unido a sus costados y parte trasera desde el cual podía desplegar hasta cuatro miembros mecánicos.

"Me gustaría ingresar a los Archivos", dijo. "Por favor."

El Docente gruñó en su propio idioma a través de su laringe roja y dorada, y le tendió la mano. Examinó su Tarjeta de Biblioteca, y luego desplegó uno de sus brazos mecánicos debajo de su capa.

Este brazo terminaba en un cuchillo de piedra. Un cuchillo para abrir Caminos.

El Docente se apartó arrastrando los pies y comenzó a cortar un complejo patrón en el aire.

L.S. lo dejó para terminar de abrir el Camino. Esto podría tomar algún tiempo, dependiendo de a dónde quisieras ir. Especialmente al abrir Caminos para los usuarios — que parecían tomar mucho más tiempo. Probablemente por razones metafísicas.

L.S. fue a buscar a la pareja de compañeros que la esperaban en otra ala de la Biblioteca. Ella se quitó la gorra. Ahora, ella era solo Alison Chao.

Este pequeño círculo de amigos sí sabía su verdadero nombre, e incluso sabían quién era su padre, el famoso investigador de la Fundación, el Doctor Charles Gears. Ellos no sabían que ella era L.S. o la Reina Negra, sin embargo. Eso seria ir un paso demasiado lejos.

Encontró a Rain, Septima y Dega en el Ala Oeste Liko, discutiendo. Estos tres representaban parte de uno de los varios círculos internos de Alison; Zakuro y los demás estaban fuera de la red en algún lugar de Lattaka.

Los que quedaron…

Iris "Lluvia" Joseph, cambiadora de color con forma de arcoiris, mujer humana negra y fragmento de una Deidad de otro universo, un mago de cobertura de utilidad justa.

Septima Varan la Gran Encantadora, una anahumana de origen desconocido y una alta opinión de sus habilidades que alteran la realidad que no era del todo injustificada, a pesar del título totalmente auto-otorgado inspirado por su hermano igualmente involucrado.

Dega Tee, una mujer reptil que insistió en referirse a sí misma como "lagarto" después de jugar demasiadas partidas de Calbozos & Dragones, pero aún es una luchadora competente. O, ugh. L-Luchadora-Capital probablemente.

Estaban discutiendo sobre SCP-239.

"La Niña Bruja no es una niña", estaba diciendo Septima, agitando peligrosamente la enorme vara suya. "La Niña Bruja es la Mujer con Estrellas en los Ojos. Ella fue quien hizo la Gente, Ella quien hizo la Tierra y el Maíz y la Calabaza."

"Ella es de la maldita Islandia", dijo Rain irritada. "Ella es tan blanca como blanca se puede ser."

"¡Solo el imperialismo cultural de los europeos podría volverla blanca!" Septima casi golpea a Dega sobre la cabeza con otra ola de su bastón. Dega saltó fuera del camino, sacudiendo su cola para mantener el equilibrio. "Una desgracia y una mentira. Además, verdad, pero solo la verdad por ahora. Ella no es lo que vemos con nuestros ojos."

"Pensé que la niña de ojos de estrellas era la mujer con estrellas en los ojos", dijo Dega. "¿Al que ellos llaman Es-Cee-Pee Uno-Tres-Cuatro?"

"¡No seas tan literal!" Septima se volvió para mirar a Dega, y notó que Alison estaba mirando. "¿Cuánto tiempo has estado parado allí?" exigió.

"Solo un par de horas", dijo Alison. "¿Veo que estás lista para ir?"

"Demonios, estamos listos para irnos", dijo Rain.

Se dirigieron hacia el Camino hacia los Archivos. Quedaban 16 horas para que empezara.


Hace Dos Meses


Joanna Cross: "¿Crees en Dios?"

Kendra Campbell: "¿Qué?"

Joanna Cross: "Ya sabes. Dios. Yahweh. Gran hombre en el cielo. Destino personificado. General Última figura paterna distante. O, hey, cualquiera de las otras variaciones, no estoy aquí para ser quisquillosa."

Kenda Campbell: "Creo que es una pregunta demasiado personal."

Joanna Cross: "La mayoría de ustedes no creen en Dios, estoy seguro. Los científicos son en su mayoría ateos. Solo hablo estadísticamente. Creo que la Fundación es un poco diferente, sin embargo. Todavía no creen en, bueno, Dios Dios. Pero Dios tiene muchas caras diferentes. Aquí hay otra pregunta personal para ti. ¿Crees que hay un Plan?"

Kendra Campbell: "¿Qué tipo de plan?"

Joanna Cross: "Un plan. Una forma correcta y verdadera de que las cosas deberían ser."

Kendra Campbell: "No estoy segura de a qué te refieres."

Joanna Cross: "Vuelve al jardín, doctora. Adán y Eva, desnudos en la oscuridad, inocentes, sin saber nada. Hasta que llegó la serpiente."

Kendra Campbell: "Sí, fui criada religiosa. Me parece recordar que la Serpiente era el villano."

Joanna Cross: "¿Por qué, sin embargo?"

Kendra Campbell: "Comer el fruto del conocimiento del bien y del mal. Ir contra lo que Dios dijo. Toda esa mierda."

Joanna Cross: "Conocimiento del bien y del mal. ¿Por qué se supone que es algo malo?"

Kendra Campbell: "Dime tu."

Joanna Cross: "Al comer el fruto del árbol del conocimiento del bien y del mal estaban ganando el poder de saber, distinguir el bien del mal. El poder de entender cómo funciona el mundo. Que los humanos no entienden. Comer la fruta era pecado porque los humanos no tienen la intención de discernir cómo funciona el mundo, porque no están destinados a cambiar las cosas. Solo Dios debe hacer eso. Las personas que intentan cambiar las cosas o intentan ver qué debería ser correcto o incorrecto, eso es solo… pecado. Desviarse del Plan perfecto. ¿Verdad?"

Kendra Campbell: "Correcto. Supongo que no fui el mejor alumno de la Escuela Dominical."

Joanna Cross: "Deberías conocer mejor la historia, aunque solo sea porque quieres entender a tu enemigo. O a ti misma."

Kendra Campbell: "Bien. ¿Por qué tu te identificas con el malo, entonces?"

Joanna Cross: "Porque la Serpiente es solo el malo si realmente hay un Plan perfecto. Si realmente hay una manera perfectamente correcta, las cosas deberían ser así."
Kendra Campbell: "Está bien."

Joanna Cross: "Pero si no hay un Plan…si no hay una forma correcta de que las cosas deberían ser…y si lo que piensas es el Plan incorrecto…¿Entonces qué? "

Kendra Campbell: "Bien. ¿Cuál es tu punto?"

Joanna Cross: "La Fundación cree en Dios. Tu Dios es Normalidad. La Normalidad, el Plan perfecto y arbitrario del que no puede haber desviación. Intentar cambiar La Normalidad es el peor pecado de todos. El pecado cardinal contra el cual su organización se sostiene con todas sus fuerzas. Un sólido baluarte contra el cambio."

Kendra Campbell: "Creo que es plausible que estés pensando demasiado en esta filosofía."

Joanna Cross: "Si crees que estamos fuera de lugar, siéntete libre de redirigirnos. Estoy siendo bastante cooperativa, ¿no?"

Kendra Campbell: "Esa es una forma de decirlo. De acuerdo. Mira, tengo una pregunta. Sobre tu hermana."

La conducta de Joanna Cross cambia. Ella está sobresaltada.

Joanna Cross: "Mi hermana…"

Kendra Campbell: "¿Viniste aquí para reclutarla? ¿Secuestrarla? ¿Lastimarla? Algo así."

Joanna Cross: "¿Lastimarla? Dioses, y te quejaste sobre cuestiones personales."

Kendra Campbell: "Quiero decir, una pequeña coincidencia, ya que está estacionada aquí en el DM Tau-9 y demas. No creo ni por un segundo que no supieras". Ella duda. "Ella es mi amiga. No puedes culparme por preguntar."

Joanna Cross: "Sabía que ella estaba aquí."

Kendra Campbell: "¿Así que viniste aquí para reclutarla?"

Joanna Cross: "Amo a mi hermana, pero no vine aquí para reclutarla."

Kendra Campbell: "Encuentro realmente difícil de creer que esto haya sido una coincidencia."

Joanna Cross: "No fue así. Así es como funciona la Fundación. Creen que tienen una vulnerabilidad, tratan de rasparla para ver si se quita. Si no lo hace, estan perdidos. Estan dispuestos a descaerse a mi hermana en un abrir y cerrar de ojos. Es por eso que fue asignada a sus "Ratones de Biblioteca". Una tarra de miel para atraer a las moscas. Para atraerme a mi."

Kendra Campbell: "Entonces…"

Joanna Cross: "No estoy aquí por su culpa. Ella está aquí por mi culpa."

Kendra Campbell: "Pero esa no es la razón por la que viniste aquí."

Joanna Cross: "No."

Kendra Campbell: "Entonces, ¿por qué viniste aquí?"

Joanna Cross: "¿Qué piensas?"

Kendra Campbell: "¿Me estás preguntando?"

Joanna Cross: "Simplemente lo hice, ¿no es así?"

Kendra Campbell: "Debo admitir que esta es una de las partes en las que estoy de acuerdo con esa lista de preguntas de mierda. Creo que viniste aquí por SCP-239."

Joanna Cross: "Es una teoría interesante."

Kendra Campbell: "Entonces no me vas a decir."

Joanna Cross: "Tengo que preservar un poco de ese misterio, ¿verdad?"


De vuelta en su estación de laboratorio, horas después, Campbell examinó la transcripción del registro de la entrevista. Cross realmente había dado bastante información, de verdad. Bien…quizás. Bastante información en comparación con todas las otras entrevistas, al menos.

Por el motivo que sea, nadie se opuso al contenido de la entrevista ni se dirigió a ella con una píldora amnésica. O, al menos no que ella lo recordara. Ugh. Aún así, ahora sabía mucho más de lo que esperaba saber.

¿Por qué sin embargo? ¿Qué había en esto para Cross? ¿Cuál era su juego?

De cualquier manera, ella fue aprobada para otra entrevista mañana por la mañana, sin ningún problema. Asi que—

Campbell oyó pasos, y se volvió, de repente temerosa de ver una vez más al Dr. Bright. Ella se sintió aliviada por un momento de ver a Rita Butler. Y luego ella dejó de sentirse aliviada.

"Hola", dijo Rita, con cautela. "Kendra, yo…sé que no debería preguntar, pero…te conozco…ya sabes."

"Entreviste a su hermana", dijo Campbell.

"Sí." Rita se inquietó. "Sé que técnicamente tengo la autorización, pero normalmente no preguntaría porque, ya sabes, el conflicto de intereses…"

"Esta bien", dijo Campbell. "No te preocupes, no me importa."

Rita dio una media sonrisa torpe. "¿Dijo algo sobre mí?"

Por alguna razón, Campbell se congeló por un segundo con vacilación, recordando cómo Cross le había llegado cuando surgió ese tema. "Sí."

Rita se quedó allí, esperando expectante, con esa mirada preocupada en su rostro…

"Ella dijo que te ama", dijo Campbell. "Y. Otra…cosa. Habló mucho sobre filosofía. La basura del bien y del mal. Nunca la escuché hablar demasiado, porque, bueno, en las otras entrevistas, ella seguía repitiendo esa maldita línea…" Campbell se aclaró la garganta. "Rita, lo siento. No puedo imaginar cómo debe sentirse esto para ti."

"¿Ella es…" Rita tragó saliva. Maldita sea, esa mujer llevaba sus emociones bajo la manga. "Dijo ella, quiero decir…" Se detuvo un momento. "Supongo que estoy preguntando si los rumores son ciertos si ella vino aquí para…para reclutarme."

"No", dijo Campbell. Mierda, ¿cuál era incluso la respuesta correcta en esta situación? "Ella dijo que te ama, pero no vino a reclutarte."

Rita esperó.

"Creo que está diciendo la verdad. Parece pensar que eras…" Campbell se preguntó si iría demasiado lejos, si compartiría demasiado. "… que fuiste asignado a los Ratones de Biblioteca, al DM Tau-9, porque el Comando del Sitio sabía que ella era tu hermana."

Campbell vaciló. Rita solo se quedó allí, esperando. "Tal vez el Comando del sitio quería que pudieras tratar con ella si lo peor llegara a pasar. Tal vez pensaban que merecerías saber si algo…tenía que suceder."

Cristo. Eso fue definitivamente incorrecto de decir. Fue injusto, realmente lo era, que Rita habiera sido asignada a este maldito equipo. Campbell se avergonzaba de la autocompasión que había sentido ayer. Ninguna cantidad de entrevistas repetitivas podría estar a la altura de tu propia hermana detenida en la prisión a la que ayudas a manejar.

Jodido Comando del Sitio. ¿En que carajos estaban pensando? ¿Hubiera sido realmente tan difícil transferir a Rita al maldito Círculo Polar Ártico o algo así, un lugar donde nunca más tendría que pensar en su descarriada hermana?

Pero Rita solo asentía.

"¿Qué crees que le va a pasar a ella?" Rita preguntó.

"Ella no debe ser lastimada de ninguna manera, órdenes claras", dijo Campbell. Probablemente muy ansiosamente. "Temen que tenga algún tipo de protección anómala. Probablemente la mantengan en una celda de contención humanoide. Averiguaran qué hacer a partir de ahí". Ella dudó nuevamente. "No está mal, ¿verdad?"

"Sí", dijo Rita. "Supongo que no."


Solo otra vez, Campbell volvió a tomar información. Ella escribió y borró varios párrafos puramente especulativos sobre las "cadenas de lilas azules." Esas jodidas flores, maldita sea.

Esperaba que los superiores de la Fundación no registraran realmente todas sus pulsaciones de teclas, o al menos no leyeran esos registros demasiado obsesivamente. Por todo a lo que no le había dado mucha credibilidad de los puntos sobrecocidos de Cross en ciencia e investigación y niveles de aprobación, era cierto que estaba algo preocupada acerca de cómo sus superiores reaccionarían ante el demasiado interés en la realidad manipulada.

O, demonios, tal vez estaba pensando demasiado ahora también. Ella era miembro del DM Tau-9, después de todo. Los Ratones de Biblioteca estaban supuestamente interesados en la magia, incluso si no se suponía que hicieran magia.

O bien, sabes algo útil sobre eso, en caso de que te corrompan…

La pantalla de su computadora pareció parpadear y cambiar por un momento. Simplemente…se disolvió en formas y colores antes de volver a la pantalla de una computadora como cualquier otra. Una pantalla de computadora como siempre lo había sido.

Genial, pensó ella. Voy a tener que catalogar esto también. O tal vez no, tal vez no sea nada. Ella vislumbró brevemente haber sido retirada de todos sus proyectos debido a la exposición a anomalías inaceptables, y termino haciendo entrevistas terribles con los miembros de la Mano capturados para siempre. Siempre repitiendo la misma línea o balbuceando sobre filosofía, por siempre.

Echó un vistazo a las cadenas de flores de lirio azul. "Será mejor que no me estés haciendo algo gracioso", dijo.

Por si acaso, los guardó en un paquete, de vuelta en la caja de contención revestida de cerámica segura donde habían llegado a su escritorio. Se encontró preguntándose qué había dentro, debajo del revestimiento de cerámica.


La entrevista de seguimiento de Campbell fue en una dirección bastante improductiva, durante la mayor parte de su duración. Cross reformuló algunos de sus puntos filosóficos y dio información decepcionantemente escasa. De hecho, Campbell era una mierda en las entrevistas, ella pensó. A pesar de que Cross estaba esposada, ella estaba arrinconando a Campbell como una profesional experimentada.


Joanna Cross: "¿Sabes por qué estamos pasando por todo este baile? "

Kendra Campbell: "¿Qué?"

Joanna Cross: "Seguramente te has preguntado por qué la Fundación no acaba de enviar un interrogador para torturarme."

Kendra Campbell: "Porque la tortura no funciona. El sujeto simplemente te dice lo que sea que ellos piensen que quieres escuchar. No tienes forma de saber si la información es verdadera o no hasta que sea demasiado tarde. Algunas veces no lo sabes en absoluto."

Joanna Cross: "Oh por favor. La Fundación no va a renunciar a algo como la tortura simplemente porque no funciona. De todos modos me torturarían si pudieran, simplemente porque es una tradición. Así es como van estas cosas, y esa es una razón suficiente. Es parte del plan."

Kendra Campbell: "Y sin embargo, no te estamos torturando."

Joanna Cross: "Tengo defensas. No me importa decirte que son defensas que son fáciles de desentrañar."

Kendra Campbell: "¿Por qué me dices eso?"

Joanna Cross: "Porque nunca descubrirás cómo desentrañarlos. Ni usted ni el resto de su equipo. Tus jefes tienen demasiado miedo para dejarte. Profundizar en métodos anómalos. Entonces aquí me siento. Para siempre a salvo. Sola en la Fundación SCP."

Kendra Campbell: "Usamos métodos anómalos. Cuando tenemos que hacerlo."

Joanna Cross: "Sin embargo, aquí estamos."

Kendra Campbell: "Un destino algo tentador, ¿no crees? Casi suenas como si quisieras una buena tortura a la antigua."

Joanna Cross: "Jack Bright dijo algo similar."

Kendra Campbell no responde.

Joanna Cross: "El Doctor Bright estuvo aquí para hablar conmigo antes. También mencionó métodos anómalos. Técnicamente, es el más adecuado para respaldar eso. Nuestra conversación…no fue bien."

Kendra Campbell: "Ni puedo imaginar porque."

Joanna Cross: "Hombre, Jack Bright, sin embargo… Sabía de él antes de venir aquí, ya sabes. Una de las pocas excepciones a su regla de No Anomalias No No Nunca Jamas. ¿Un elemento SCP que llega a ser considerado una persona? ¿Y un miembro del personal? ¡Cielos!

Kendra Campbell: "Es un buen científico. No encarcelamos a nuestros miembros solo porque tuvieron una exposición anómala, a menos que tengamos que hacerlo. Hubiera pensado que lo aprobarías."

Joanna Cross: "Sí. He visto su archivo, por supuesto. Solían mantener a Bright con una correa corta, pero se hizo más y más largo con el paso del tiempo, ¿verdad? Ahora él es…un director de personal, si no recuerdo mal?"

Kendra Campbell: "Correcto."

Joanna Cross: "Déjame contarte un secreto sobre Jack Bright. ¿Sabes por qué lo mantienen cerca? ¿Por qué confían tanto en él?

Kendra Campbell: "Estoy bastante seguro de que no debo saber eso."

Joanna Cross: "Borrarán tu memoria de esta conversación de todos modos." Ella sonríe. "¿Sabes acerca de Cinco-Noventa?"

Kendra Campbell: "¿SCP-590? Ese niño sanador. Te toca y te curan. Esta jodido de la cabeza."

Joanna Cross: "Te toca y él recibe todas tus dolencias. Dolor. Heridas. Huesos rotos. Cáncer. Enfermedades mentales. "Hace una pausa." ¿Acaso el archivo para el que tenía autorización menciona la participación de Bright con Cinco-Noventa?"

Kendra Campbell: "Sí. Usó 590 para curar varios casos de retraso mental por…No sé. Gente. Hizo 590 tratable. Más fácil de contener."

Joanna Cross: "Cinco-Noventa es hermano de Bright."

Kendra Campbell: "¿Qué?" Hace una pausa. "¿Qué, entonces él es, como, un pequeño niño Bright también?"

Joanna Cross: "El hermano menor de Jack Bright. Jodieron el nombre bastante bien, pero…definitivamente el hermano pequeño de Bright."

Kendra Campbell: "Él es…Jesús…"

Joanna Cross: "Bright ha estado presente por más tiempo que la mayoría de ustedes. No envejece ni muere. Cuando te estes pudriendo en tu tumba, sea mañana o después de morir a la madura edad de cien años, Bright todavía estará aquí. Silenciosamente haciendo esto, ha demostrado su lealtad con la piel y los huesos de su propio hermano pequeño."

Kendra Campbell: "¿Cual es tu punto?"

Joanna Cross: "¿No es obvio?"

Kendra Campbell: "¿Por qué me estás diciendo todo esto? ¿Por qué toda esta mierda de filosofía? ¿Todas estas preguntas existenciales? ¿Sabes que no voy a escuchar? ¿Estás tratando de descarriarme con tus palabras? ¿Sedúcirme al lado oscuro, o qué?

Joanna Cross: "No sé. ¿Está funcionando?"

Kendra Campbell le da una mirada escéptica.

Joanna Cross: "Solo estoy bromeando."

Kendra Campbell: "¿Qué, entonces? ¿Por qué estamos teniendo esta conversación?"

Joanna Cross: "Estoy tratando de convencerte, sí, pero de todos modos, es probable que te borren la mente después de esto. Pero no eres solo tú. Estoy tratando de convencer a todos tus colegas y superiores quiénes leeran esto, el personal de seguridad que lo examinará obsesivamente antes de decidir qué nivel de autorización puede leerlo y qué debe eliminarse en el olvido, incluso estoy tratando de convencer a su Comando de Sitio."

Kendra Campbell: "¿Por qué? ¿No somos el enemigo?"

Joanna Cross: "Creo que eres redimible. No solo tu. Todo este Sitio. Mi hermana. Toda la Fundación. Incluso el Dr. Bright. No creo que hayas ido lo suficientemente lejos en la oscuridad como para que no puedas encontrar la salida."

Kendra Campbell no responde.

Joanna Cross: "¿Estoy equivocada?"


Fue ese último intercambio en particular, especialmente, irracionalmente, esas últimas tres palabras, que resonaron en la mente de Campbell mucho tiempo después.

Resultó que Cross estaba equivocada al menos sobre una cosa. Por alguna razón, a Campbell no se le fue borrada la mente. Para no dejar en blanco el último y desesperado discurso de Cross. No para eliminar el conocimiento del hermano pequeño de Bright, ese pequeño niño sufriendo encerrado en una celda en algún lugar de este mismo sitio. Bright vino a recibir su informe y no dijo nada. Nadie mencionó nada.

Sin embargo, no hubo una entrevista de seguimiento. No hay entrevista número treinta y nueve con Joanna Cross. Movieron su celda, a…algún lugar. Todavía estaba recluida en el Sitio-17, pero el Sitio-17 era un lugar enormemente grande, un lugar en el que Campbell solo había visto el 2 por ciento de los cinco años de vida en el lugar.

Se deshizo de las cadenas de lirios azules y dejó de sufrir alucinaciones audiovisuales. Y ella agregó eso al informe. Finalmente, algo sólidamente anómalo.

Y nada más sucedió por un tiempo.

Un mes después, Campbell regresó a su computadora para ver un mensaje escrito en él, mecanografiado en el Bloc de Notas y dejado abierto para que ella lo leyera. Decía:

Si cambias de opinión, no te olvides de mí.

La nota no tenía firma. Campbell no lo reportó. Iba a hacerlo, pero de alguna manera…nunca lo hizo.

El segundo mes transcurrió sin incidentes.


Dia Presente


Sigurrós Stefánsdóttir estaba despierta en la cama con los ojos cerrados, escuchando.

Podía oírlo ahora, a medida que pasaban las horas. Ese zumbido indefinible, ese zumbido que sonaba como si viniera de algún lugar en lo más profundo de su alma, y todo a la vez. Una canción sin palabras, desafinada, eterna.

Quedan doce horas. Doce horas hasta el final.

Mientras escuchaba, descubrió que podía distinguir una palabra. Solo una palabra en la canción interminable.

Nunca, nunca, nunca, nunca

Nunca, nunca, nunca, nunca

Nunca, nunca, nunca…


Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License