Todos Usan una Mascara
Puntuación: +1+x

El Doctor se sentó en su habitación, recostado en un cómodo colchón. Con la cabeza apoyada en una pila de almohadas tristes y desinfladas, las sábanas blancas estériles aún estaban metidas cuidadosamente debajo de él. Sostuvo su diario, sintiendo el grueso cuero reconfortantemente familiar en sus manos. Estaba revisando sus entradas más recientes, con respecto a su ultimo 'paciente'. Sus domesticus. La enfermedad estaba bien establecida y progresaba a tasas consistentes con sus modelos actuales. Desafortunadamente, el pobre había sido 'eutanasiado' antes de ser presentado para él. Aún así, en última instancia, había sido solo un pequeño revés.

Había sirenas aullando en los pasillos de afuera. Eso no fue del todo inusual. Las luces habían parpadeado hace varios minutos. Eso fue… menos habitual. La pared más alejada de los cuartos del doctor comenzaron a corroerse. Eso, sin duda, rompió con lo usual. Desde el otro lado de la pared, escuchó gritos. No fuerte, pero bajo como miel gotendo. "Vengo por ti, mi amor. Te libraré, y podemos dejar este desdichado lugar juntos.” Dijo una voz masculina, en un alto falsete.

"Estos son mis alojamientos, y creo que preferiría no irme contigo. ¿Tienes idea de lo lujoso que es aquí?"

Varios golpes rápidos liberaron el material de fusión restante, revelando a la mayoría de una persona que llevaba un mono naranja y una máscara de porcelana blanca. "Has llegado y arruinado la pared…" hizo una pausa, desapasionadamente pese al trozo fétido de carne que se deslizaba desde el brazo del visitante hasta el suelo. "Y estoy bastante seguro de que has matado a ese hombre".

"Mi amor, mi dulce, dulce amor. Ven a mí, abrázame. Echo de menos tu toque." Las piernas temblorosas del cuerpo comenzaron a tambalearse hacia adelante, su poseedor encerrado en un ceño trágico. "Tarde tanto en encontrarte, te sacaron a escondidas, los monstruos. Tócame mi salvador, mi amor, y toca a uno de los humanos. Cúralo. Cúralo, y déjame ponértelo, mi dulce doctor.” Los huesos de las piernas del cadáver, más gelatina ahora que estructura, se doblaron al impactar con el suelo. El huesped de la máscara cayó al suelo de la manera única en que lo hace un cadáver en disolución, con los brazos y el cuello colgando débilmente.

El Doctor cerró su diario y lo dejó caer con cuidado en su bolso. "¿Nos conocemos? Yo…tengo la sensación de que te recordaría". Sin embargo, este fango negro era interesante. Sacó de su bolsa un matraz hecho de un material que superficialmente se parecía al vidrio. Bajando la mano, con cautela se apoderó de la parte superior de la cabeza, inclinó el cuello del anfitrión hacia abajo y sosteniendo el frasco debajo de él para atrapar las secreciones. Nunca antes había encontrado algo tan elegantemente destructivo. Ciertamente, un reactivo tan exótico podría usarse para refinar aún más su cura.

"No me recuerdas, mi amor? No recuerdas tocarme, abrazarme, reunir mis…¿fluidos? Hemos hecho esto antes, mi amor. ¿No te acuerdas? Fui el primero. El primer ingrediente de tu cura." El Doctor se congeló, aunque si esto era para asegurarse de que ninguna de las secreciones fallara en el matraz, o debido a que su mente se precipitaba a través de sí misma buscando un pasado que no podía encontrar, no podía decirlo. El matraz contenía las secreciones negras, no se corroía. No estaba seguro de cómo sabía que no sería así.

"Si lo que dices es verdad, entonces, este frasco, lo hice, ¿verdad? ¿Te he estudiado? Entonces ciertamente…" Dejó caer la cabeza, golpeando el suelo con un crujido enfermizo. De pie, rápidamente se dirigió a su escritorio. Con cuidado, dejó el matraz, junto a él, su bolso. Fuera de nuevo, tomo su diario. Abrió la primera página, la más antigua, en busca de sus registros, para ver si lo que esta…cosa decía era verdad.

"Mi dulce genio médico, por supuesto que lo lograste. Eres un hombre brillante, sabes. Tu cura…" la caja de la voz del cadáver, sorprendentemente intacta, estalló en una risita de agradecimiento. "Su cura es más efectiva de lo que usted sabe, Doctor. Solo un paciente, eso es todo lo que necesito. Le pregunté a la mayoría de los prisioneros que habían salido para detener a nuestros carceleros. Pero son débiles, y me temo que no tenemos muchos. Debes actuar, y rápidamente mi amor. "La voz cambió, cayendo en un barítono más natural. "Tú, afuera. Ven ahora."

El Doctor miró fijamente, paralizado y horrorizado en su diario. No vio a la mujer nerviosa entrar en la habitación, cautelosamente, para no tocar el líquido corrosivo que aún devoraba la pared. Su nariz fluia, siempre lo hacia cuando su corazón estaba acelerado. Se puso de pie tímidamente, sus ojos saltando de un lado a otro entre la pila degenerada de su compañero de celda y la hermosa máscara que sabía cómo salvarla. "Acuéstate, allí, en la cama. Cierra tus ojos y respira. El médico de aquí, arreglará todo lo que te pasa." La mujer obedeció. El falsete suplicante volvió. "Ella está lista, mi amor. Mírala de cerca si lo necesitas, ¡ella está enferma! ¡Enferma!"

Si lo escuchó, no respondió. Su mano pasó la página, ojos vigilantes recorriendo el texto. Habían pasado años desde que tuvo una razón para referirse a esto a través de sus notas. Había bocetos detallados y diagramas del mismo matraz que acababa de recuperar. Todo esto no hizo nada para calmar la bilis que se elevaba en su garganta. No pudo leer una palabra tachada en la página. Era su letra, pero no pudo entenderlo. Dio vuelta a las paginas hasta que encontró una parte que pudiera leer.

Disparos, débiles y amortiguados, replicados en breves tiempos. "¡Rápido ahora! ¡Sabes todo lo que necesitas, doctor! ¡Esta mujer está mortalmente enferma! ¡Atiendela ha ella!" La voz burbujeó levemente; la delicada garganta estaba empezando a desaparecer, no quedaba mucho tiempo. La desesperación salía de su boca, tan espesa como su fluido corrosivo.

Exhaustivos detalles de la patología, los síntomas, los había repasado estos incesantes en su mente durante tanto tiempo como podía recordar. Concentrándose de nuevo en las palabras, las escaneó por casi un minuto más antes de cerrar bruscamente el diario con frustración. Maldita sea. Notas sobre su procedimiento, nada que necesitara refrescarse. Pasó un largo momento y el diario cayó una vez más de sus dedos en su bolso. En definitiva, no importa; su trabajo no espera. Los disparos replicaron de nuevo, un poco más cerca esta vez. Él estabilizó su respiración y miró a la mujer que yacía enferma y temblando en su cama. Tendría que trabajar rápidamente para salvarla y evitar la interrupción.


DM Theta-G "Personal Cirujano" envió un único mensaje codificado a Comando el [FECHA PERDIDA]. Las partes faltantes asumidas debido al daño al transmisor del Sitio 19, la transcripción es la siguiente.

…lo digo de nuevo, cero-tres-cinco en posesión de un cuerpo animado aparentemente inmune a [DATOS PERDIDOS]secreciones. La mayoría de los Destacamentos Moviles tienen[DATOS PERDIDOS] escuchando por varios minutos provenientes de su voz. Estamos bajo fuego pesado. Maldición, ellos nos han metido aquí. [DATOS PERDIDOS]…stra mayor oportunidad es llegar a la cabeza nucl… [DATOS RESTANTES PERDIDOS]

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License