Todos lo Saben
rating: +3+x

"¿Cuántas personas trabajan en la Fundación?"                                                                                                                            
David Wilford era miembro de un pequeño club de caballeros en un pequeño pueblo de Virginia Occidental. Bueno, ellos lo llamaban un club de caballeros. El nombre era demasiado digno para un grupo de cinco hombres casados que ocasionalmente salían a un cobertizo en medio del bosque para ver el Partido, beber algunas cervezas y tirarse pedos en voz alta sin que sus esposas simularan que se asfixiaban cuando se sentaban a su lado.

David se ha olvidado de cerrar el compartimento secreto de su cartera. Él no lo sabe, pero a través de esta acción ha condenado la dichosa ignorancia de todo el mundo que actualmente no es consciente de lo anómalo. Aquí va a agacharse para tomar su cerveza. En cinco… cuatro… tres… dos…


Una placa de identificación adornada con un cierto escudo de tres puntas y flechas se cayó del bolsillo de David y aterrizó boca arriba en la mesa. David miró sorprendido durante unos momentos cruciales, permitiendo que John, Marco, Ricky y Glen vieran el símbolo. Todos ellos rompieron simultáneamente el silencio.

"Dave, trabajas para…"

Todos se detuvieron y se miraron sorprendidos al darse cuenta de que los demás habían dicho exactamente lo mismo.

Dave se unió al coro. "¿Sabes lo de la Fundación?"

Hubo un bis. ¿"Saber"? Yo trabajo para la Fundación. ¿Cómo es que…?"

Hubo otro silencio, que los otros cuatro hombres usaron para sacar sus propias insignias con aspecto de vergüenza.

"Nivel 3. Ingeniería Anómala", dijo Marco lentamente.

"Nivel 2. Asistente de investigación", dijo Glen.

"Asuntos Exteriores", dijo Ricky.

"Nivel 4. Investigador Jefe, SCP- er… clasificado," dijo David, pareciendo un poco avergonzado.

"DM Lambda-64", dijo John.

Todos se miraron entre sí y se echaron a reír. Pasaron la noche intercambiando historias no clasificadas, y terminaron llegando a casa mucho más tarde y mucho más borrachos de lo normal. David vació sus bolsillos en la mesita de noche en la oscuridad, se quitó la ropa, y se las arregló para meterse en la cama sin despertar a Sandra.

David se despertó cuando Sandra lo registró. Gimió, con la cabeza golpeando, la boca seca, y la miró. Se puso sobrio casi inmediatamente cuando vio que ella tenía su identificación en la mano.

Sin decir palabra, ella levantó su otra mano. Había otra placa con su foto en ella.

Se puso de espaldas, miró a su esposa en silencio, y luego habló:

"¿Cuántas personas trabajan en la Fundación en realidad?"


"Lo siento, pero es clasificado. Ni siquiera yo lo sé", dijo la Directora de Sitio Juárez a las diez personas que estaban frente a su escritorio. Ante la insistencia de David, todos los hombres habían ido a ver a sus esposas, con la identificación en una mano, los amnésticos en la otra, y, por supuesto, ni una sola píldora fue ingerida esa noche.

"Bien", dijo la esposa de John. "¿Qué hay del número de personas que trabajan en este sitio?"

"No".

"¿El número de personas de nuestro pueblo que trabajan aquí?" David sugirió.

"No."

"Vamos, Directora Juárez. Ni siquiera necesitamos un número exacto", dijo Glen. "Sin nombres, sin información personal. Solo danos un porcentaje aproximado. Quiero decir, siempre puedes amnestizarnos después. Seguramente no tienes curiosidad por las probabilidades de que ocurra una coincidencia tan grande".

La Directora Juárez dudó unos momentos, agonizando por ello, luego finalmente se inclinó sobre su computadora, abrió los archivos de personal, anuló los múltiples cortafuegos que impedían el acceso completo, y encontró el número de personal del sitio de la ciudad de David.

Buscó en la población total.

Abrió su calculadora y dividió el primer número por el segundo, y luego miró los resultados. Eventualmente, el grupo se puso de lado alrededor de su escritorio y miró el número que ella había encontrado.

74,6943888

La Directora Juárez dijo, "¿Cuántas personas trabajan en la Fundación?"


"Dile a la Directora que esa información es clasificada, como bien sabe", dijo O5-8 en su teléfono. Lo dejó y se dirigió a los otros miembros del Consejo. "¿Qué quieres decir con que no lo sabemos?"

"Bueno, ya sabes cómo trabajamos, Ocho", dijo O5-4. "Demasiado conocimiento es peligroso, incluso para nosotros. Además, con nuestros números de facturación, un número exacto nunca ha sido factible-"

"Bueno, quiero uno. Solo para satisfacer mi curiosidad. Tres. ¿Ya lo tienes?"

"Uh… lo tengo", dijo la voz del ordenador. "Es… bueno…"

El número apareció en la pantalla. El resto del Consejo O5 lo miró.

3.496.974.222

O5-5 rompió el silencio: "¿Hay alguien ahí fuera que no sea consciente de las anomalías en algún nivel?"

"No lo sé", dijo O5-8, con la boca tapada, "pero tengo la intención de averiguarlo".


Los visitantes de la Biblioteca, y de hecho, cualquiera que tuviera una tarjeta de la Biblioteca, ya sea que estuvieran allí o no, miraron hacia arriba mientras una voz éldrica retumbaba en sus cabezas.

"¿Todos los visitantes de la línea temporal de la Tierra B-173 se detendrán brevemente y levantarán sus manos para una encuesta del Bibliotecario Jefe?"

El Bibliotecario Jefe levantó sus gafas y miró la carta que tenía delante. Luego, levantó su cola y comenzó a señalar y contar, "Veamos ahora… 1, 2, 3…"

Al llegar a las decenas de miles, al ver cuántas personas quedaban, deseó tener dedos con los que contar.


Jack Dawkins, también conocido como El Crítico, miró la pantalla que tenía delante y luego el fax que tenía en la mano.

"¿Y eso es todo?"

El artista que estaba delante de él dijo: "Sí, Crítico. Cada punto del mapa representa un anartista activo en el mundo. Lo basé en ese trabajo que hiciste en el 2009 cuando estabas…"

"Sí, ya lo veo". El tono de la crítica dejó claro que no estaba satisfecho con los derivados de su trabajo.

El artista dudó. "Er… cuando se presiona este botón, en teoría debería matar o al menos incapacitar a cada artista que no tiene nuestra eti—"

"¡Maldita sea!", gritó el crítico. "¿Cuántas veces te he dicho que no hagas eso? ¿Cuál es el puto sentido de hacer un trabajo que mata a cualquiera que lo mire? ¡Todo el puto propósito del arte es enviar un mensaje! ¿Cómo diablos puede tu público obtener algo de una obra cuando les arranca la cabeza y se la mete en el culo o alguna mierda? ¡Eso no es arte, es una maldita mierda!"

Después de unos momentos, el artista tembló, "¿debería hacerlo para que el botón se deshaga de la gente cuyo arte mató a la gente?"

La cara del crítico se quedó en blanco por un segundo, luego puso su cabeza en sus manos. "No. Tengo un muy mal presentimiento de que la gente que queda tendría un número de dos dígitos. Prefiero vivir en la ignorancia. Envuelve ese número en un meme no letal y envíalo".


Los números llegaron. Un exquisito sobre hecho de algún árbol raro llegó de Marshall Carter and Dark. Un autómata llegó con un sobre y una solicitud de 10.000 dólares. La Iglesia del Dios Roto envió tres mensajes: uno por correo electrónico, uno disparado por un cañón de vapor, y otro sobre un pájaro que se estaba convirtiendo lentamente en un reloj. Cada grupo de interés, mayor y menor. Cada persona anómala. Los O5 los cargaron todos en la computadora, y esperaron a que esta escupiera una lista de nombres. Cualquiera que no haya estado en ninguna de las listas que les enviaron.

Finalmente, la impresora zumbaba y zumbaba, y los O5 tenían su respuesta.

No era nada agradable.


Jeremiah Wuthers entró en su apartamento y se cayó frente al televisor. Él estaba agotado, y listo para relajarse por el resto de la noche. Cambió el canal a FOX, pero en lugar de ser recompensado con las locas hazañas de diversas caricaturas amarillas, había lo que parecía una sala de reuniones, llena de figuras sombrías que llevaban varios símbolos extraños. Confundido y ligeramente molesto, Jeremiah cambió a TBS, y se encontró cara a cara con la misma imagen. Cambió a todos los canales de su paquete de cable, con los mismos resultados.

¿Algún anuncio del gobierno? se preguntó. Entonces, una de las figuras en la pantalla habló.

"Hola, gente de la Tierra. Casi todos ustedes encontrarán exactamente ninguna sorpresa en lo que estoy a punto de decir, pero, todos los mitos son verdaderos. Las leyes de la física están bastante más cerca de las sugerencias, y el mundo está poblado por monstruos, dioses y seres humanos con el poder de reescribir la realidad misma".

Varias imágenes de los seres descritos por la figura parpadearon en la pantalla.

"Me llamo O5-8 y soy uno de los líderes de la Fundación SCP. Hemos convocado esta reunión, con representantes de casi todos los grupos principales que se ocupan de las anomalías, para informar al mundo que, en cierto modo, todo el mundo lo sabe.

"Sí, hemos revisado los números, y los hemos comprobado dos veces, y el número de personas que han tenido un contacto absolutamente nulo con cualquier faceta del mundo anómalo es aproximadamente… una persona.

"Esta reunión es un mensaje. El velo se levanta, la mascarada se disuelve. Aparentemente fue hace muchos años y nadie lo notó. Por favor, tengan en cuenta que todos nuestros grupos están de acuerdo en una cosa: Fundamentalmente, esto no cambia nada de los objetivos de nadie. En lo que respecta a la Fundación, todavía existe una normalidad básica dentro del mundo que permitió que la vida existiera como hasta ahora. Eso sigue siendo digno de ser protegido, y tenemos la intención de hacerlo. Y a un tal Sr…" Aquí la figura consultó el periódico que tenía delante. "…Jeremiah Wuthers, si tiene alguna pregunta, puede llamar al número de abajo."

Un número apareció brevemente en la pantalla, luego la sala de reuniones desapareció, justo a tiempo para que Homer le pusiera las manos en el cuello a Bart. Jeremiah miró fijamente durante unos momentos, y luego se acomodó para mirar y enojarse un poco.

"Huh, lo supe todo el tiempo", murmuró para sí mismo.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License