Et Ecce Equus Pallidus

Puntuación: 0+x

Acto 1: Et Ecce Equus Pallidus | En Memoria, Adytum

Et Ecce Equus Pallidus

El claustro estaba en silencio, salvo por el constante silbido y zumbido de los ventiladores de recirculación que evitaban que el aire de este lugar se volviera fétido. El espacio estaba tenuemente iluminado por antiguas bombillas ocultas en fosas empotradas muy por encima de las mesas. Aunque los ocupantes de este lugar hacía tiempo que habían superado la necesidad de luz, uno seguía necesitando algo que le permitiera ver las palabras impresas en una página.

"La Fundación ha recuperado la Espina, hermano."

Su voz era suave, un susurro entre el suave susurro de los purificadores de aire. Una figura se adentró en la tenue luz de la habitación, pasando ligeramente las manos por una de las casi interminables estanterías. Era pequeña, minúscula. Si no fuera por el timbre de su voz, uno habría sospechado que era una niña.

"Si. Yo igual lo he sentido. No falta mucho."

Esta voz, aunque tan silenciosa como la primera, reverberaba y resonaba en las paredes, casi como si la propia habitación estuviera hablando. En cierto modo, eso no estaba tan lejos de la verdad, supuso la figura niña. Hacía siglos que no podía distinguir dónde terminaba su hermano y dónde empezaba el hipogeo.

Retrocedió cuando uno de los homúnculos que utilizaba su hermano pasó junto a ella, totalmente concentrado en la tarea que le había encomendado. A ella tampoco le molestaban ya. Las cosas no eran personas, nunca habían sido personas, pero algo en su forma de moverse era antinatural, incorrecto.

Una risa suave se le escapó en un resoplido. Como si lo "natural" tuviera ya algo que ver con ellos. Estaba bastante segura de que ambos habían pasado por lo "natural" hace más de cinco milenios. Se les habían concedido muchos dones, y la inmortalidad biológica era el menor de toda una serie de cosas antinaturales que habían hecho en pro del Plan.

"¿Estamos preparados para empezar tan pronto?"

Salió al centro del espacio y miró lo que quedaba de su hermano, el hombre al que una vez había llamado Nadox, y al que nadie volvería a llamar "hombre". Algunas partes de él se movían y temblaban en las sombras de este lugar, y por un momento ella ya no pudo distinguir entre el sonido de su respiración y el torrente de aire de los ventiladores.

"Ya no importa. Comienza, estemos o no preparados. Tendremos que esperar y ver si nuestros siglos de trabajo han sido en vano."

Saarn sonrió a la grotesca que una vez había sido el sabio y mejor amigo de Ozi̮rmok. Unas brillantes punzadas de excitación como no había sentido en siglos se encendieron en su pecho, y un indecente estremecimiento recorrió su cuerpo.

"La Fundación aún no sabe lo que tiene. Esa pequeña excursión con el Refugio puede haberles advertido de que alguien lo quiere, pero eso fue anticipado. Las Madres estaban impacientes".

Un estruendo bajo llenó la sala y ella se apartó involuntariamente del edificio de Carne en que se había convertido su hermano. Entonces, la oleada de rabia de Nadox se calmó tan rápidamente como había surgido.

"Ya no importa. No van a poseer los hijos de Orok por mucho tiempo. Haz la llamada."

La antigua espía sonrió una vez más a su hermano mientras ejecutaba una breve reverencia y salía de la cámara. Los pergaminos se habían guardado durante siglos. Recordaba haber estado sentada con el Ozi̮rmok mientras los escribían, bajo su dirección, hace tantos años.

Sí. Tendrían que esperar y ver, efectivamente.


Morbus -
Lucien Dutoit, a veces conocido como el Karcista Mānsatt'āppaṁ Kunna Kalākāran suspiró mientras miraba la carta que había caído sobre su escritorio. Una carta de verdad.

Suspiró y la recogió. Los Ancianos eran buenos en muchas cosas, pero aparentemente no en el correo electrónico. Al menos nadie iba a piratear una carta. Miró hacia la puerta de su despacho, asegurándose por tercera vez desde que vio el estuche de pergaminos sobre su escritorio que no lo habían observado. Un correo electrónico habría sido mucho más fácil.

Susurró unas palabras en un idioma que la mayoría había olvidado y pasó los dedos por el tendón enrollado que mantenía cerrado el estuche de pergaminos, liberando la púa envenenada que se escondía en su interior. Hizo una mueca cuando el colgajo de piel se deslizó obscenamente hacia atrás desde el orificio en el extremo del estuche. El conjunto se estremeció extasiado al degollar un fino tubo de pergamino.

Con una suave caricia, desenrolló el papel y comenzó a leer las palabras escritas con una mano fluida pero precisa. Solo tardó un momento en percibir el impacto de lo que allí estaba escrito.

Era el momento.


Bellum -
La Karcista Halyna Ieva que solo era Layla Helen Pirani cuando le apetecía, tenía curiosidad. Eran ellos. Le habían enviado una carta.

¿Cuántos siglos habían pasado? ¿Cuántas guerras, cuántos despertares? ¿Fueron alguna vez sus camaradas? ¿Líderes, quizás? ¿Servidores? ¿Importaba?

"¿Ocurre algo, señora?", preguntó un joven iniciado, sacándola de sus pensamientos. Al ver que la Karcista lo despedía, inclinó la cabeza en señal de reverencia y salió de la habitación arrastrando los pies en silencio. Una vez que el sirviente cerró la puerta tras de sí, aplastó el estuche de pergaminos con el agarre de un tentáculo. La Karcista dejó escapar un suspiro irritado al ver cómo los fragmentos y las púas se clavaban en lo más profundo del apéndice.

No importa. La carne es tan fácil de reemplazar.

Nunca habían estado de acuerdo con su práctica, recordó. La acusaban de traicionar sus orígenes, de empañar el Imperio con una férrea crueldad daevita. Qué tontería. Pero Orok lo sabía. Orok sabía que todo era juego limpio. Al igual que el propio Gran Karcista.

Desplegando el tentáculo ensangrentado, recogió el pergamino rasgado, formándose una sonrisa ante la simple palabra garabateada en él.

Oh, cómo le gustaban los comienzos.


Famis -
Ban Yongsun se encontraba sentado tranquilamente en su silla observando la brisa que soplaba sobre las copas de los árboles del Parque Nacional de Bukhansan. En un momento dado, había sido conocido como el Karcista Wáwá Zhìzào Shāng, pero esa parte de lo que solía ser se había ocultado cuidadosamente siglos atrás. Había creado las trillizas y se había asegurado cuidadosamente de alimentarlas durante más de mil años.

Su primera parte en el Plan había terminado. Utilizar su dominio del lihakut'ak para fabricar la carne de los que servirían había hecho que su ascenso a los rangos más altos entre los Kkangpae fuera casi una certeza. Había sido endiabladamente fácil amasar una fortuna asombrosamente grande.

Su papel en el Plan siempre había consistido en reunir recursos. Aunque su pequeño ejército estaba bien equipado y pertrechado, sabía que no era nada comparado con la fuerza que el Refugio podía desplegar. No, su papel no era proporcionar el puño, sino la logística que alimentaría ese puño.

Y ahora era el momento. Cerró los ojos y respiró profundamente, saboreando la calma antes de la tormenta que muy pocos sabían que iba a llegar. Disfrutaba de estos momentos, de la emoción de la anticipación de algo que solo él conocía, de los momentos de tranquilidad antes de que se cerrara la trampa. Disfrutaba de la falta de advertencia, y esta trampa había sido prevista mucho antes de que los halkostänä se reunieran bajo los muros de la odiada Kythera.

Abrió los ojos y miró una vez más el pergamino que descansaba ligeramente en su regazo, una sonrisa se extendió lentamente por sus labios. Sí. Ahora era el momento de comenzar su parte final del Plan.


Morte -
"Sigo diciendo que permitir que la Dra. Beaumont viera nuestra verdadera forma fue un terrible error". Enu Duvernay se situó al otro lado del salón, frente a su pareja, y miró fijamente a su (muy literal) otra mitad.

Enitan Sabatier se encogió de hombros y tomó un sorbo de la pequeña taza de cerámica que contenía algo bastante diferente al té. Mientras estaban unidos, el Karcista Naman da ke Tsatsa era una fuerza violenta y poderosa capaz de un enfoque excepcional. Aparte, los dos discutían a menudo como el matrimonio de larga duración que eran.

"Mi amor, te dije que no debíamos preocuparnos. Las Manmas ya iban a convertirla en una de ellas. No teníamos nada de qué preocuparnos". Volvió a encogerse de hombros y sentó con cuidado su taza vacía en la mesita de al lado.

"Tienes demasiada fe en esas viejas nojta". Enu miró fijamente a su marido durante un momento, y luego suspiró cuando su rostro tranquilo no registró nada de la consternación que ella había esperado provocar. Cruzó ligeramente la habitación y se acomodó en el sofá junto a él. Se apoyó en su costado mientras él la acercaba y le daba un ligero beso en la frente.

"Eres mi ŋäcämatse, mi amada. Como Lovataar nos enseñó a ser. Dos almas, de una sola". Enitan sonrió entre sus cabellos y le acarició suavemente el hombro. "Así es como hemos sido. Solo estás melancólica porque ese tiempo está a punto de terminar".

Enu asintió ligeramente a las palabras de su amante y su mano se extendió para tocar el pergamino desenrollado que descansaba junto a la taza de té de Enitan, como si buscara la seguridad de que era real. La seguridad de que pronto volverían a estar juntos como un solo ser. La seguridad de que una vez más Naman da ke Tsatsa caminaría por el mundo, libremente.


Et Ecce Equus Pallidus -

6Entonces Ion llamó al Klavigar hacia Él y juntos se sentaron durante un tiempo dentro del corazón del Leviatán. 7Hablaron de muchas cosas, de la oscuridad que se avecina y del Descenso. Porque los Ozi̮rmok sabían lo que les ocurriría a todos en Kythera.

8Y, a su vez, les ordenó a cada uno de ellos que salieran y pusieran en marcha el comienzo del Gran Plan. A Orok y a su discípula Halyna Ieva, les pidió que crearan el comienzo de una gran fuerza, que rivalizara con la de los halkostana, pero que lo hicieran en secreto. 9A Lovataar y a su discípulo Kalakaran, para estudiar la raíz de las cosas pequeñas, para entender hasta la base de la vida misma. Para aprender todo lo que había que saber sobre cómo propagar la Carne.

10 A Saarn y a su discípulo Naman, les ordenó estudiar la vida misma, cómo consumir más que la simple carne, sino estudiar la vitalidad del alma. 11Y finalmente, sobre Nadox y su discípulo Zhizao, puso la carga más pesada. Llevar el peso del Nalmasak, lo que era Su Santa Palabra. Para dar a conocer su visión, para que se manifieste en el mundo después de que Él se haya ido.

12 Entonces, después de que todo se pusiera en marcha, salieron de ese lugar. Para ellos, comenzar el largo camino de la inmortalidad, y para Él, caer. Para pagar el precio de Yaldaboath, y para pasar un par de milenios limpiando la mácula de corrupción de los Arcontes.

- El Libro del Descenso, 21:6-12; El Valkzaron Solomonari


8 Y esto os servirá de señal: que cuando la Espina de Dios vuelva a estar en manos de los Fieles, Ion volverá a nacer sobre el mundo a sangre y fuego.

- El Libro del Descenso, 26:8-9; El Valkzaron Solomonari

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License