Empédocles
rating: +1+x

Hipócrates,

He oído hablar de tu investigación sobre la composición del hombre. Tus métodos son impecables, y los elogio por no enfocarse en el reino de los dioses, sino en la naturaleza misma para determinar el curso de la enfermedad.

Me han dicho que tu método de tomar una muestra de sangre y permitir que se deposite sin coagularse, para hacer que se formen los cuatro humores. Teniendo un exceso de sangre yo mismo, realicé el experimento, y de hecho presencié la división entre la sangre roja, la flema blanca y la bilis amarilla y negra. El hecho de que se conecte de nuevo con los elementos del mundo: aire, agua, fuego y tierra, demuestra cómo el hombre es un mundo en sí mismo.

Pero aquí es donde encontré algo más en mis propios fluidos. ¿Quizás no hayas encontrado este humor? Digo esto porque no hay cuatro elementos, sino cinco, como se ve en los misterios del pentagrama de Pitágoras. El mismo Asclepio tuvo cinco hijas, y por lo tanto, debe haber un quinto humor. No sé qué es este quinto fluido que encontré, pero sé que el quinto elemento es el Vacío, el espacio entre las estrellas y el elemento que transporta la luz. Encontrarás el quinto humor cuando veas el espacio entre las estrellas.

Empédocles


Socrates,

No hemos tenido antes la oportunidad de hablar, pero debo elogiarte y hablar contigo, de semidiós a semidiós. Podrías decir que no eres un semidiós, pero he estado hablando con un compañero de viaje cercano que me asegura que es así. Tú eres uno de los cinco grandes hombres que caminan por esta tierra, proclamando para dar sentido a lo que percibimos y concebimos. Los otros cuatro, en tierras lejanas, están aquí para perseguir a los dioses y traer sabiduría. Mi compañero me ha mostrado el flujo alegre de la vida del Veinticuatro, el tranquilo centro de la tormenta de un Príncipe Iluminado, el brillante abrazo de la acción y la inacción de Li Er, y el sólido arte de gobernar del Gran Kong, y ha demostrado que su influencia será aún más diáfana, flotando ingrávidamente como la luz de las estrellas a través de los corazones y las mentes de todos los hombres.

Debe ser así, porque cuando llega el momento de una idea, llega la idea. El tiempo es implacable, y a la vez de época, marcando la historia con estelas, y el intervalo, cambiando de momento en momento. Que podamos abrazar los cambios necesarios para evitar que la estasis se apodere de nosotros. Acepta las enseñanzas de los cuatro que nunca conocerás y sabrás que aún eres ese quinto.

Empédocles


Eurípides,

Me calienta el corazón ver que a tu tetralogía le vaya tan bien. No llores por la obra que perdiste al crearlos. Filoctetes y Dictis fueron conmovedores hasta la médula, y todos podemos reír a carcajadas con Theristai, pero es Medea la que más destaca. No temáis que el asesinato de sus hijos haya hecho que todos retrocedan horrorizados; esto ocurrirá mucho después de que ninguno de nosotros haya muerto. Tengo la suerte de que mi compañero de viaje trajo mis ojos y oídos a Atenas para darse un festín con el espectáculo.

Una cosa que debo ofrecerte: no temas tu creencia en la pasión. Con demasiada frecuencia la gente se dirige a los dioses para explicarse, pero como médico estricto y naturalista, soy muy consciente de que los dioses mueren en treses, pero las estrellas surgen en cincos. Que Medea mate a sus crías es sólo el camino natural; si alguna vez abrazamos completamente el amor, o abrazamos el conflicto, veremos el fin del mundo. Concluirá en orden a medida que todo cristaliza en un solo momento, o por un caos a medida que todo se desmorona, todo decae a la nada. La vida sólo existe en la balanza, y a veces lo drástico debe hacerse.

Empédocles


Anaxágoras,

Tus puntos de vista sobre el atomismo, la agregación y la disrupción han sido cruciales en mi desarrollo del equilibrio entre amor y conflicto del que depende nuestro universo. Por eso, te lo agradezco.

Y aún así, siento que debo informarte del mayor secreto pitagórico. Sí, con el pentagrama, hay una necesaria devoción por el número cinco. Sin embargo, el secreto es este: al igual que hay otro sentido detrás de nuestras orejas además de los cinco que no podemos percibir, así como hay otro dígito, invisible e intangible, en cada una de nuestras manos, hay otro número entre uno y cinco. No es un sexto número, ya que sería seis, sino un número oculto, imposible de contar. Lo que esto significa es que los cinco elementos del universo son insuficientes para explicarlo, pero hay otro, uno sin sustancia.

Es sólo ahora, cuando el mundo se aleja de la superstición de los dioses y encuentra consuelo en los pensamientos del hombre, que este nuevo elemento, este elemento del incontable número, puede ser encontrado. Mi compañero de viaje me dice que este es el Tiempo, el único elemento que incluso permite la posibilidad de cambio. Es a través del tiempo que la agregación y la disrupción tienen algún significado, que mantiene al universo entre congelarse en estasis, y volverse irrelevante como si fueramos polvo disperso.

El mundo está pensando al unísono. La agregación es dominante. Temo que el estado de amor y el fin de todo el Tiempo venga pronto.

Empédocles


Pausanias,

Mi gran amor, me duele escribirte. Siempre has estudiado tan gustosamente a mis pies, me has cuidado a medida que envejezco, y sabes que continuarás mi trabajo cuando yo ya no esté aquí. Te quiero más que a nada en el mundo.

El mundo se acerca al consenso, está matando a los dioses con abandono y reemplazándolos con pensamientos. La teoría de la afinación pitagórica ha crecido, y el mundo bajo nuestros pies tararea en armonía a medida que la canción alcanza un crescendo.

Lejos al norte, más allá del mar y de las montañas intransitables, lejos en las tierras bárbaras, se levanta un templo a esta armonía, a este amor. Es tan magnífico como cualquier templo, más aún, y atemporal en su naturaleza, un tributo a Alagadda. Nunca debes ir allí. Es allí donde debo viajar con mi compañero, inculcar la lucha en el mundo, asegurarme de que todo el tiempo no se congele en un solo momento. Ahora no. Todavía no.

Llora por mí, Pausanias. Tus lágrimas y llantos ayudarán a alimentar las fauces hambrientas de la perturbación que el mundo anhela desesperadamente.

Empédocles


Estas cartas se remontan aproximadamente al año 430 a.C. y se conservan en el archivo de registros no anómalos de la Fundación. Nótese que a pesar de su naturaleza no anómala, han sido clasificados como de alto secreto con autorización de Nivel 4. La investigación sobre a qué se refieren está en curso.

Cabe destacar que se cree que Empédocles terminó con su vida arrojándose al Monte Etna en el año 430 a.C. Pausanias, su eromenos, reportó haber encontrado una única sandalia de bronce de Empédocles, lanzada desde el Monte Etna. También mencionó que el volcán humeó mucho durante días.

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License