El Laso de Apophis
Puntuación: +8+x

El Laso de Apophis

𓀧𓁋𓆆𓏅, ἐσθίω μνήμη, el Devorador Monumental, el contrario a la serpiente

Resumen

El Laso de Apophis es una entidad que parece alimentarse de monumentos, obras de arte y otros lugares significativos para una civilización y del dolor que causa esta destrucción1.

Ilustración

egipto.png

El Laso de Apophis en su lugar de descanso

Conocimiento

Características: Como parece que el Laso puede cambiar de forma a voluntad se desconoce cual sea su forma natural, o si tenga una2. La forma que adopta parece variar según su objetivo y en sus apariciones en la Tierra se ha documentado que se transformó, en una lagartija escupe fuego, un caudillo gótico, animales gigantes, entre otros.

Además posee la habilidad de atravesar el espacio y tiempo como si de un simple sendero se tratase.

Naturaleza: El Laso se ha dedicado a destruir símbolos importantes en la historia, cultura y corazón de alguna civilización. Parece alimentarse del dolor y sentimiento de pérdida que causa la destrucción de algún símbolo importante en aquellos que lo consideraban querido.
Una vez haya destruido los símbolos de una civilización, ataca sus repositorios de conocimiento hasta finalmente destruir cualquier resto arqueológico suyo, destruyéndola efectivamente y dejando a los supervivientes desamparados.

Historia y Grupos Asociados: El Laso parece haber existido por milenios, y según ciertos documentos puede que incluso sea tan antiguo como la misma Biblioteca.34 La cantidad de mundos y civilizaciones que ha destruido solo puede especularse, pero con algunos de los registros sobrevivientes en la Biblioteca se estima que fueron varios de miles. Miles de civilizaciones destruidas de la que nada sabremos jamás y muchas otras que habrían sufrido el mismo destino de no ser por los Noidarianos.

Los Noidarianos fueron la última civilización destruida por el Devorador, no sobreviven muchos registros de ellos aparte de su lucha milenaria contra él. Finalmente fueron destruidos, pero lograron descubrir más sobre el Devorador que ningún otro antes de ellos. Compilaron esta información así como las instrucciones para un ritual que diseñaron para atraparlo para siempre, y lo llevaron a la Biblioteca para guiar a la próxima civilización que fuera atacada por el Devorador, como resulto siendo; la Humanidad.

La batalla entre el Devorador y la Humanidad, y su transformación en el Laso es mejor contada en la Épica de Ragash Hardin.5

Actualmente permanece encerrado en la Tierra.

Acercamiento: Uno puede ir sin ningún problema a la esfinge de Giza, el Laso, como el nombre lo indica, está demasiado cansado como para hacer algo. Aunque usa el sentido común, el gobierno egipcio es bastante receloso guardando su patrimonio, así que no hagas nada demasiado sospechoso.

Otros detalles: Puede que no tengamos los recursos de los Carceleros, Quemalibros o los Mercaderes, pero somos la Mano, tenemos muchos dedos y dedos largos, todos unidos por distintas razones pero todos estamos aquí por nuestro amor a las maravillas que tiene este universo tiene por ofrecer. Maravillas que fácilmente puede destruir el Laso. Debemos hacer todo lo posible para mantener el ritual de los Noidarianos, y mantener al Devorador atrapado, por siempre.

Observaciones e Historias

Escuchad y oíd, la épica historia.
De la batalla por el alma de la humanidad.
Entre valientes serpientes y una voraz bestia.
A través de la historia y la Tierra.

Un Sendero, una Puerta a la Tierra el Devorador atravesó.
Y a Alejandría ciudad llegó.
Desde la Gran Biblioteca del Universo, a la decrépita biblioteca del antiguo mundo.
Un gran monstruo reptiliano a la ciudad atacó. El suelo tembló y se resquebrajó
Y el gran faro cayó. Su fuego iluminador, reemplazado por la fría llama destructora de la bestia.

Muros cayeron y familias desaparecieron, navíos naufragaron y viudas lloraron
Y los sabios también sollozaron, pues la antigua ciudad había perdido las maravillas de antaño
La llama del conocimiento hace siglos había fenecido y la esperanza del faro se había extinguido
Alejandría conoció el dolor y el Devorador retrocedió hacia su siguiente víctima.

A la ciudad de Halicarnaso el Devorador viajó
No más que un pueblo viviendo en las ruinas del pasado, una oscura visión del futuro que él creaba
El gran mausoleo empero de pie estaba, tras guerras, desastres y el abandono. De las Hazañas arquitectónicas más grandes
El Devorador solo tuvo que agitarse, y la tierra con él
El Mausoleo cayó, como pronto lo harían el resto de las obras del hombre él pensó
Y nadie quedó para contar la historia, ni piedras hablarón.

A la Reina de las ciudades el Devorador arribó
En tiempo de vida, belleza y prosperidad, que él despreciaba.
La estatua de un dios olvidado veía con deseo y rencor.
Un rayo, como una vez símbolo del dios fue
Golpeó la ciudad, una y otra vez
El fuego brotó, un rojo manantial, ahogando vidas, historias, legados y una estatua que una vez fue alabada
Él sonrió, no sería el primer fuego que la gran ciudad sufriría, y mucho menos el último

Se deleito.

Él Devorador mutó una vez más, una banda de saqueadores encarnó
Por la costa, destruyendo y quemando, mancillando personas y tierras hasta Éfeso llegaron
Donde el templo a una diosa adorada desecrarón. Sus fieles sin alma y ánimos la abandonaron
Pero suficiente no le pareció, él volvería, antes

El verbo hombre se volvió y el templo vería arder, ahora por primera vez
Pero las serpientes al mismo tiempo llegaron y al hombre repelieron.
El templo ardió pero fue salvado junto al alma del mundo
Él Devorador a las brumas del tiempo volvió, enfurecido, Noidania no ocurriría de nuevo se dijo

En Rodas resurgió, un gran primate constituyó, vil burla de aquellos que destruiría
Un hombre de bronce, tan grande como él en la bahía vigilaba, un solo golpe lo derribó
Pero antes de rematarlo, magia y poder arcano sobre él se abalanzó
Las serpientes una vez más lo repelieron, pero aquellas maravillas al tiempo perdieron

El devorador regresaría, para aquel baluarte que ni el tiempo había de conquistar el destruiría

En los desiertos de Khemet el Devorador se encontró, transformado en hombre y felino, forma en la que acabaría con estos simios.
Podía observar las Gargantúas edificaciones en la distancia. Y un grupo de serpientes
Siete serpientes eran todo lo que se interponían entre Él y el legado de la humanidad.

Pero él no sabía el ardid de las serpientes
Pues los Noidarianos, sus más grandes rivales, lograron esconder un resquicio de ellos mismos
Escondieron su arma secreta, a través de eones y galaxia hacia a los herederos de la lucha
Las serpientes humanas encontraron el náufrago Noidariano, y un ritual crearon

Pinturas, imágenes, memorias. Historias. Diseminadas a través del tiempo, a cada rincón del mundo
Cada humano, juntos, su nostalgia por una vida que no vivieron, nostalgia por las memorias de otros
Su anemoia por esas maravillas del mundo una barrera creó, y el Devorador en ella impacto
Mordió, zarandeó y cosas inefables hizo, pero la barrera no cedió, y él se fatigo

Y así Apophis, criatura de caos y destrucción exhausta cayó
Criatura tan lasa cuya misma esencia en piedra se convirtió

He aquí la historia, de cómo las serpientes conquistaron al Laso de Apophis
Una simple esfinge para las generaciones futuras
Las cuales el resto de la obra humana disfrutarán.

~Traducción desde la Neolengua de la Épica de Ragash Hardin

Duda

¿Y los Jardines de Babilonia? ¿Se los comió otra entidad magica del fin del mundo? ¿O simplemente no existieron? ~ A. V.6

No entiendo, esto fue literalmente el trabajo de los carceleros ¿Por qué y con que derecho la Mano encerró a está criatura magnífica? ~Ds. S.7

¿Alguien sabe por qué atacaba? Según he encontrado en algunos registros de los ataques, que los supervivientes con visión verdadera pudieron notar alegría en el ambiente. ¿Es posible que todo eso lo haya hecho por simple gusto? ¿Qué haya destruido civilizaciones enteras por las risas? ~K. M. B.

Está pagina está incompleta, tengo información que podría probar que en realidad el Laso es una creación Noidariana, algo vergonzoso y/o terrible les ocurrió. Ellos en lugar de recurrir a cosas como amnésticos decidieron más bien borrar directamente el suceso o su registro de ello, y por eso crearon el Laso. Pero perdieron el control, o lo diseñaron demasiado bien y los borro por completo. Pero esto significa que como una IA fuera de control el Laso puede ser uno de muchos y otro como él podría surgir en cualquier momento, hay que permanecer alertas. ~E. N.

¿Y si el Laso era igual algo esencial? Esperen, lean esto antes de opinar. En muchas culturas a lo largo y ancho de los universos han tenido dioses destructores y creadores yendo de la mano sino es que son el mismo, incluso en nuestros universos podemos observar estas dicotomías. ¿No será el Laso un ejemplo más de esto? ¿Destrucción para abrir paso a la creación? ~S. V.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License