El Caballo Blanco (El Conquistador Con La Corona De Oro)
Puntuación: +1+x

Yahvé atravesó un campo de trigo en la parte suroeste del valle de Jezreel, inquieto.

Él no se había quedado muchos más en el otro valle, "Su" Valle. Había sido totalmente perturbador. Una escena de la que Él no tenía guión. No podía recordar cualquier otro momento en el que se hubiera sentido de esta manera — al menos, no en sus verdaderos recuerdos. Esos otros, falsos recuerdos aún estaban enroscados en la parte posterior de su cerebro, serpientes en el césped esperando a atacar una vez pisadas.

Él había tenido que alejarse. Así que Él vino aquí, al lugar una vez llamado Meguido, donde se libraría la guerra del Armagedón. Donde todavía se libraría.

Dado que estos eventos no cambian nada. Todo lo que iba a ocurrir todavía ocurriria. Puede que no haya contado con tener tantos poderosos y extraños oponentes, pero él seguía siendo el único Dios verdadero. Todavía tenía un vasto ejército de ángeles, un ejército que empequeñecía cualquier otro en la historia o la imaginación del hombre. Todavía tenía sus langostas, las cosas que la Fundación llamada 098. Él tenía todo eso y más.

Y por encima de ellos, él tenía sus jinetes.

Había planeado convocar al Primera Jinete al valle sin nombre, antes de que él se hubiera descarrilado, y este valle de Meguido serviría por ahora. A los demás Él podía simplemente acercarse de la manera en que Él se acercaba a todo el mundo, cercana y personal, pero… no al Primero. Yahvé no sentía ninguna necesidad de tolerar el mal hecho al Primero con su santa presencia, no a pesar de que el mal ya estaba hecho por sus propios seguidores, no a pesar de que habían forjado su mal por razones que pensaban que serian buenas.

Yahvé estaba en medio del campo de trigo y pronunció el nombre del Primero.


Miré y vi un caballo blanco, y el que montaba sobre él tenía un arco, y le fue dada una corona, y salió vencedor, y para vencer.


La joven laica restringida en su cama, mirando el goteo intravenoso conectado a su brazo.

Había pasado la mayor parte de su vida en esta cama, ella lo sabía, desde la edad de nueve años. Ella estaba ahora en su adolescencia, aunque no estaba segura de sus años. Había olvidado tanto. En cuanto a quién era ella… Bueno, ella también había olvidado su nombre hace mucho tiempo. La gente que venía a verla la llamaba SCP-231-7.

Oyó una voz en su cabeza.

Despierta, mi hija. Levántate y camina.

Los bloques en su mente, los bloques diseñados para mantener su poder contenido, aunque sólo eran pocos, todos cayeron lejos a la vez.

Dolores de parto apuñalaron a través de ella. Ella gritó, más fuerte de lo que nunca se acordó gritar antes.

No hubo estruendos de bocinas por 231-7. Pero hubo gritos y pánico, gente con uniformes idénticos y collares explosivos inundaban el ambiente. "¡Brecha de Contención!” "¡Retenerla! ¡Contenerla!" "Iniciar los procedimientos de emergencia!"

Pero ya era demasiado tarde.

SCP-231-7 — Conquista, el Primer Jinete del Apocalipsis — nunca había estado embarazada con un niño literal. Ella había estado embarazada de… sí misma. No había mejor forma de decirlo. Ella había estado conteniendo su propio poder, y se había ido acumulando, más fuerte y más fuerte, perfeccionado en las llamas de mil sesiones de tortura extendidas que deberían haber roto cualquier posibilidad de recuperación hace mucho tiempo.

Debido a esto, le tomó sólo unos segundos para dar a luz, y luego, para ascender.

Sus ojos ardían como estrellas blancas. En un momento, la red de cicatrices y llagas de cama que cubrían su cuerpo desaparecieron. Su piel brillaba con una luz más allá de la luz, casi líquida. Un traje que fluía como el agua y el oro cayó sobre sus hombros mientras la vieja bata de hospital se disolvía. Un círculo de fuego encendido una aureola alrededor de su cabeza, encajada con una docena de botones de gemas destellantes.

Los hombres que la rodeaba fueron disueltos en un destello de luz blanca.

Recordó a sus hermanas. Ahora todas muertas, ya sea por la torpeza de los hijos del Rey Escarlata y la torpeza de la Fundación después de ellos. Tosco Proyecto. Nephilim. Recordó de donde había venido, y por qué. Recordó los "Amnésicos Clase A”. Ella recordó…

Recordó todo.


Yahvé se sobresaltó por un momento — una debilidad de la respuesta de lucha o huida de su cuerpo humano para estar seguro — cuando Conquista apareció en el campo de trigo de la nada. No llevaba su ropa iluminada, sino más bien una camiseta y pantalones vaqueros ordinarios, lo que contrastaba con su brillante carne y la corona ardiente.

Ella era sin su corcel, la entidad de espuma dormida que una vez despertada pondría el cuarto manto del mundo en su colectivo. En lugar de eso fue acompañada por una criatura flotante translúcida, todo ojos y tentáculos, nadando en su nube personal. Una medusa atmosférica.

"Su corcel…" comenzó Yahweh.

"Me encontré uno que me gustó más", dijo Conquista. Ella palmeó el lado de la nube gelatinosa. "Es blanco, ¿no? Se come a la gente, a veces, pero en este momento no estoy segura de si me importa." Ella vaciló. "Yo puedo hablar también. No puedo recordar la última vez… bueno, no puedo ahora, en realidad ¿Así que qué es esta parte de mi poder?"

Estaba enfadada, Yahvé podía decir.

"Hija Mía," Empezó, "es tiempo de perdonar a la Fundación por su transgresión—"

"No me hables de la Fundación".

Yahvé se debatía entre enojarse sobre su falta de respeto en interrumpirle, y tolerarla por su reacción a la liberación. Ella había sido retenida por la Fundación desde hace mucho tiempo… tal vez podía permitírsele ser indulgente…

"No estoy enojada con la Fundación", dijo Conquista. "Estoy enojada contigo."

El veneno en su tono hizo un surco en su frente de agravación.

"Ellos no sabían lo que estaban haciendo. Ellos pensaban que estaban salvando el mundo. Pero… Usted pudo haberle dicho a la Fundación lo que yo era. Pudo haberme sólo quitado de ellos. Usted pudo haber hecho algo". Hizo una pausa para tomar un respiro. "Aunque sólo sean unas palabra para O5-14… Pero no hiciste nada. No Te— Por supuesto que sí. Usted sabe exactamente lo que me hicieron a mí. Usted sabe hasta el último detalle y usted no hizo nada”.

Yahvé frunció el ceño. "¿Cómo sabes tú de O5-14?"

Ella se limitó a mirarlo. "¿Eso es todo? ¿Eso es lo que tienes que decir?"

Yahvé suspiró. No tenía tiempo para una discusión. No ahora, no después de la terrible experiencia en el Valle. "Responde a mi pregunta."

"No tienes idea de la cantidad de energía que me diste, ¿verdad?"

Ahora Él estaba enojado. "En cualquier caso," El dijo: "Tú eres mía, y tú me vas a obedecer."

"No lo creo."

Él la miró, estupefacto a su descaro.

"Yo no voy a ser su jinete", dijo. "Yo no le pertenezco a nadie. Nunca más. Usted me dio un montón de energía y… voy a usarla."

"Cómo…"

Luego leyó su mente. Él en realidad no tenía la intención para, no; Lo hizo sin pensar, para encontrar la respuesta a su pregunta. Estaba a punto de secarla de la existencia. No es un castigo severo, considerando todas las demás cosas si ella no iba a ser cooperativa.

Él estaba a punto de secarla de la de la existencia. Hasta que leyó su mente, y vio todo lo que estaba allí. Todo lo que ella jamás había sentido, pensamientos, experiencias.

Y Yahvé no hizo nada.

Conquista miraba hacia las estrellas. "Creo que… creo que me voy a ir a explorar el universo", dijo. "No sé cuándo voy a volver. Tal vez en unos pocos millones de años. Tal vez nunca más. No importa en realidad."

Conquista se elevó en el cielo con su compañero gelatinoso. Sin flash, ninguna burbuja, ninguna fanfarria; ella simplemente se fue volando, ascendiendo hacia las nubes, y por entre ellas, y más allá de ellas.

Yahvé la vio marcharse. No trató de detenerla. La observó hasta que pincho el cielo, y siguió mirándola hasta que desapareció por completo, dejando muy por detrás a la Tierra.


Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License