El Abismo de Odosha
Puntuación: +12+x

El Abismo de Odosha

La Cara Oscura, Los Gritos Eternos, Las Luces de Nyarla, Los Sepultados

Resumen

Las madres devorando a sus hijos, los parásitos desgarrando una vida para preservar la propia, los cazadores tras sus presas. Todo ser vivo tiene una Cara Oscura, sepultada dentro de sí. Todos miran al Abismo cada día, siguiendo una costumbre impuesta sobre nuestra creación hace miles de millones de años. Un Grito Eterno de supervivencia.

Pero el Abismo nos mira de vuelta. Nos observa. Aprende. Calcula cuánta fuerza necesitaría para consumirnos por completo. Su hambre insaciable lo mantiene atento, despierto, como en un retorcido concurso de miradas. Y espera, ha esperado por mucho tiempo.

Quiere volver a surgir.12

Ilustración

Odosha.jpg

Una fotografía tomada por los Carceleros durante su estadía en Hoiohiña. Se cree que se trata de la criatura reaccionando ante rituales taumatúrgicos.

Conocimiento

Características: Encerrado en las profundidades de la Tierra, cerca del Escudo Guayanés, nadie sabe si es uno o muchos. Su forma es igualmente debatible debido a lo inaccesible de su ubicación - las representaciones más antiguas de los Roedores lo muestran como una oscuridad sin forma o un amasijo arcoíris.3 Esta última apariencia probablemente viene de las luces utilizadas para comunicarse en las proximidades de la superficie, junto al pueblo de Hoiohiña.

Sin embargo, el poder de la Odosha se extiende por todos los continentes, como una telaraña donde atrapa a sus presas para inmovilizarlas, para arrastrarlas hacia sí misma. Se piensa que se ha diluido con el núcleo del planeta, por consiguiente siendo uno con la vida sobre éste. Por ello puede corroer la mente, así como el cuerpo de aquello con lo que interactúa. Las Luces de Nyarla45 fungen como una extensión de su ser. Hipnotizan a los de mente débil - los convierten en sus seguidores, sus autoproclamados "profetas", quienes consumidos por la locura actúan con el fin de ver surgir a su amo. Asimismo, adquieren habilidades ocultas, diseñadas para poder moverse bajo tierra sin ningún problema, con el fin de asistir a su rey.

Conforme Odosha cobra fuerza, se vuelve capaz de alterar la materia circundante a su jaula, a veces convirtiéndola en imitaciones de templos, santuarios, lugares con importancia religiosa, o simplemente desvaneciéndola de la existencia.6 Si bien los Carceleros aún no comprenden este efecto, antiguos magos de la Mano lo han comparado con las transformaciones ocurridas durante el Inicio del Tiempo, la Vida, el Universo, y Todo lo Demás.78

Naturaleza: Desconocida. Es inexorable a la hora de convertir seres en sus corderos, pero nunca ha exhibido signos de malicia directa. Los mensajes transmitidos hasta ahora solo muestran el innato deseo de libertad poseído por toda la vida, incluso cuando este deseo se interpone en el camino de los demás.9 Si el Abismo debe ser considerado Hostil, será únicamente por las consecuencias que traería sobre los seres vivos al liberarse de su encierro. Miles de muertes antes de que los Carceleros, los Quemalibros, o la Mano misma controlasen la situación, en caso de poder hacerlo.

Los profetas abisales no suelen ser siniestros en su actuar, solo expresando los deseos de su dios, además de ayudar a las entidades cuyos objetivos se alinean con los de La Cara Oscura. En lo general, son pacíficos, y suelen conservar su mente cuerda para convivir con sus viejos amigos de forma normal. Pero uno no debe confundirse ante ellos - en sus oídos hay Gritos Eternos intentando ocultarse detrás de una sonrisa de lejana alegría.10

Historia y Grupos Asociados: Poco se sabe sobre su origen, aunque la evidencia sugiere que llegó de las estrellas, en otra época, cuando la Tierra estaba muerta.11 Los Roedores lo tratan como un dios en múltiples formas - las leyendas cuentan cómo la colisión lo debilitó hasta encontrarse aullando por ayuda durante milenios, hasta poder atrapar una mente con la suficiente inteligencia para ser su esbirro. Asimismo, relatan la historia de cómo sus profetas ayudaron a los propios Roedores a escapar del Cataclismo Oculto, salvando a toda la especie en el proceso.

Sin embargo, los habitantes actuales de Hoiohiña son conscientes del peligro representado por el Abismo, por lo cual han aceptado ayuda por parte de los Carceleros y algunos miembros de la Mano para estudiar, pero sobre todo contener a la criatura.1213 Su levantamiento es inminente, o al menos eso creen. Los profetas siguen manteniendo una posición neutral, pero han empezado a hablar más sobre la gran materialización del cosmos sobre las mentes humanas, sin duda en señal de algo que se avecina.

Acercamiento: Aquellos con sensatez se alejarán de los Sepultados sin voltear la vista atrás. Para quienes son desafortunados, por el otro lado, existen ciertos rituales de purificación, los cuales han mantenido a los Roedores a salvo durante siglos - deben ser dominados por el Usuario antes de acercarse al Abismo o a uno de sus profetas, como una precaución.141516

En los días actuales, los Carceleros mantienen el control de Hoiohiña mediante un puesto de vigilancia,17 por lo que no se le recomienda viajar ahí a ningún ser sobrenatural que pueda verse enemistado con ellos.18 También existen rumores sobre una vigilancia impuesta por los Quemalibros debido a la reciente actividad del Abismo. Quedan advertidos.

Observaciones e Historias

— - —

Notas sobre Hoiohiña, por H. L.

Llegué a Hoiohiña en 1998, unos pocos meses antes del primer contacto de la Fundación. Los locales me recibieron con algo de temor, tal vez por la creciente actividad anormal denotada por el temible Abismo. Quizás vieron en mí a un profeta elegido, destinado a desencadenar el horror inconmensurable. Pero, a pesar de las miradas posadas en mi persona, me dieron asilo, algo que yo agradecí enseñando algunos ritos taumatúrgicos poco comunes en la zona, y ayudando con las tareas diarias.

Mi objetivo principal, como es obvio, era estudiar con detenimiento la criatura que se encontraba sepultada. Una vez le expuse mi intención, se calmaron, para después ayudarme a llegar cerca de ella, pese a las dificultades presentadas por mi tamaño en contraste con las reducidas cuevas de esa época. Durante el descenso, las Luces intentaron comunicarse con nosotros en varias oportunidades - no obstante, los nativos se negaron rotundamente a dejarlas acercarse, utilizando magia para ahuyentarlas cada vez.

Los Roedores conocían ya las costumbres del Abismo. Sabían del demonio que habitaba allí adentro - en general, eran firmes al respecto. Cuando estuve a unos metros del muro más próximo a la criatura, en esa época un tosco mural de pinturas de estrellas, océanos, y algo parecido al Gran Dios Verde, mi escolta comenzó a preparar un ritual de contención preventivo. Hoy me atrevo a afirmar lo decisivo de este ritual, sin el cual, pienso, me encontraría muerto. Como un idiota, convoqué un hechizo de fortalecimiento para atraer las Luces hacia mí con el fin de hablar con ellas. Pero fue demasiado fuerte. El Abismo abrazó mi mente. Me atrajo hacia él.

Tuve muchas visiones en aquél momento. La cosa pretendía corromperme. De repente me vi frente a un gigantesco palacio de plata. Había salido de las cuevas, estaba ante un día absolutamente despejado. En lo alto, había una pequeña esfera de luz actuando como sol, sin ningún otro astro a la vista. A lo lejos, distinguí un frondoso bosque del cual resaltaba un roble gigantesco; a los pies de éste corría un río de aguas cristalinas. Al verlo, de inmediato me embriagó una sensación de tranquilidad y realización.1920

Un evento imprevisto me tomó por sorpresa: Detrás de mí se abrió una puerta sin casa. Era un Camino - pude admirar la magnificencia de la Biblioteca más allá del umbral. Luego empezaron a salir guerreros de caras borrosas, con una esfera negra guiándolos por delante. La esfera se acercó a mí, para después ascender hasta encontrarse con el Sol. Ambas estrellas giraron una alrededor de la otra, en una danza que terminó de darle forma al Universo.

Habría perdido la cordura con tanta belleza si no hubiera sido rescatado por los Roedores, quienes a último momento repelieron la oscuridad y evitaron mi caída al Abismo. Perdí el conocimiento - cuando desperté, los Roedores me habían llevado a mis aposentos, dejando comida a mi lado. En cuanto recuperé la fuerza, fui a consultar mis visiones con algunos miembros de la Mano, quienes me dijeron que tan solo era un espejismo malicioso, una serie de sentimientos asociados con el triunfo, pero ideados para tentarte a asistir a quien te los enseña, para traer sobre la Tierra el último juicio.

Respecto a mi investigación, los Roedores me restregaron mi descuido, así pues negándome la entrada durante varios meses. Fue una época tensa, pero ultimadamente su apremio les hizo aceptar toda la asistencia posible, sin importar su proceder. He continuado con los medios a mi alcance, a pesar de las acciones de la Fundación y los ojos secretos de la Coalición. Espero poder ser de ayuda en lo referente a entender la cosa que habita bajo Hoiohiña.

— - —

Fragmentos de una leyenda de Hoiohiña, recopilados por H. L.

Cuando todo existió, también lo hizo Wannadi y creó todo lo bueno, pues estaba hecho de bondad.2122 Luego, de sus sueños etéreos vino su madre, para darlo a luz en el mundo mortal. Pero de la placenta, olvidada en la infinidad, nació Odosha, una criatura compuesta por la putrefacción, destinada a inundar la mente de los seres vivos con pesadillas, guiándolos a la guerra y la traición.

Odosha había nacido de la maldad, pero de una maldad necesaria. Aquello que volvía a los humanos, humanos. Nacido de la muerte destinada a preservar la vida. Pero Wannadi no lo vio así. Él creía que la maldad de su hermano lo terminaría volviendo loco e intentaría gobernar todo lo creado. Así, pensando en hacer lo correcto, Wannadi se enfrentó a su hermano. Salió victorioso, pues la bondad de los seres vivos era más poderosa.

Wannadi desterró a Odosha del Mundo de los Dioses y lo confinó al núcleo de una estrella errante,2324 a la deriva, donde no pudiera hacerle daño a nadie. Wannadi prometió que un día volvería para acabar con su hermano por completo, pero hasta ese día, Odosha se encarga de infectarlo todo a su alrededor, tan solo para enfurecer a Wannadi, a la vez que se divierte mientras espera al Pájaro Carpintero.

Desde su prisión, el Abismo extiende sus brazos a través de destellos de locura y pensamientos asesinos, egoístas. Derrumba civilizaciones desde las sombras con solo causar una visión. Provoca extinciones masivas a través de sus Odoshankomos - criaturas inestables y crueles nacidas del odio, que se encargan de causar terror, portando el legado del Abismo del que salieron.

Sobre todo, Odosha intenta escapar. En su mente vibra una venganza retorcida hacia su hermano y la bondad de su interior. Una vez controle la Vida del astro donde fue enjaulado, podrá viajar libre por el Mar Primordial, podrá ver las Estrellas y corromper aquello de Más Allá. El Octavo Mundo se vería envuelto por los ríos de sangre, y después de él, todos los Mundos.2526 Solo se detendrá cuando pruebe la necesidad de las tinieblas, pero sin luz, nunca llegará a hacerlo.

Duda

Como se expuso antes, muchos aspectos del Abismo, como su forma, origen, e intenciones, están sujetos a discusión. De igual manera, las visiones descritas por sus profetas pueden interpretarse desde diferentes puntos de vista. Además, si las leyendas de Hoiohiña pueden tomarse como verdaderas, éstas solo responden un puñado de preguntas mientras realizan cientos más.

Respecto a este punto, otras religiones tales como el Culto al Gran Dios Verde, o los practicantes de Nälkä, se han referido a la bestia como un demonio, un impostor que utiliza los símbolos sagrados para atraer incautos a su presencia, como una burla al Cataclismo Oculto del cual es causante. Este rechazo por parte de las religiones más grandes tras el Velo ha hecho cuestionarse a muchos la supuesta procedencia divina del ser.

Existen, por otra parte, formas de confirmar o negar estos aspectos. Los Carceleros, junto a la Mano, se encuentran analizando a la criatura. Los posibles descubrimientos de estas dos partes, así como las futuras revelaciones dadas a los profetas por su dios, podrían alterar el Conocimiento actual sobre los Sepultados.

Debo añadir mis dudas sobre la relación de las visiones de las Luces con la posible existencia del Río de Ezis. Quizás les parezca algo ínfimo, pero ese río puede contener las respuestas que busco. El propósito definitivo de mi vida.
—E. M.

En mi opinión, el Abismo de Odosha podría estar condenado a la incertidumbre. Lo único conciso sobre él son una variedad de referencias místicas, las cuales ni siquiera hemos podido comprender. Hemos revisado los hallazgos día tras día, sin encontrar nada nuevo. Pareciera esconder todavía más sus propios secretos, lejos de las mentes dispuestas a enfrentarlo. Nos mantiene atentos a algo. Tal vez, hemos pasado demasiado tiempo mirando hacia el abismo.
—H. L.2728

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License