Reporte Onirico 990-2
Puntuación: 0+x

Documento 990-04:
Por consejo de su médico personal, O5-2 tomó varias recetas para inducir el sueño en las primeras horas del 7 de noviembre de 2016. Al despertar, O5-2 informó de una manifestación de SCP-990, la primera instancia documentada en la que la anomalía se le apareció a un Supervisor. Dada la naturaleza de la información contenida en el evento de los sueños, esta forma ha sido transcrita y presentada según lo dictado por O5-2 a ████████████████, su asistente personal.

FORMULARIO 66-Y - REPORTE ONÍRICO ESTÁNDAR

Personal: O5-2

Grado Estimado de Recuerdo: 83%

¿Entidad Anómala Presente?:

Probabilidad de Inteligencia Permisible: ALTA

Descripción: Oh Dios, esto es demasiado grande. He cometido un terrible error. Es solo… no lo sé. No lo supe. Es realmente obsceno, en serio. Para decir estas cosas. No sé qué más decir.

¿Qué? Digo, sí, claro. Puedo empezar, pensaré después.

En 1978 tuve un hijo. Esto es algo muy desaconsejable para quienes están en nuestra posición por razones obvias. ¿Quién era el padre? No vuelvas a hacerme esa pregunta otra vez. Acabaré con tu vida, lo juro.

Tuve un hijo porque necesitaba un poco del futuro en mi vida. Algo que pudiera continuar desde aquí. Era una razón estúpida para traer nueva vida al mundo, pero soy humana. Y hago cosas estúpidas.

Tenía él tres años. Se llamaba Gabriel. Su nombre era Gabriel y entonces murió de una terrible y debilitante enfermedad que ni nuestros mejores médicos podían tratar. Murió con mi nombre en sus labios y convulsiones arruinando su pequeño cuerpo. Alguien que lea este archivo sabe cómo sucedió eso. Sé que eras tú.

Tienes miedo de preguntar ahora, pero lo veo en tu rostro. Iré directo al grano. Gabriel vino a mí anoche. NO, maldita sea, no como un sueño sobre un pariente muerto u otra estupidez de esas. El vino a mí. Me llevó a una colina. Sobre esa colina estaba 990, crucificado, golpeado con tanta crudeza que su rostro ya no parecía como tal, le faltaban sus manos. Su traje estaba impecablemente presionado.

Gabriel me sonrió, en todo momento. Crees que vas a quebrarte en momentos como estos, porque quién no ha pensado en momentos así. No importa que tan infantil sea. Crees que llorarás de alegría y reunirás todo lo que has perdido en tus brazos y que las cosas estarán bien ahora. Que no cometiste errores tan horribles. Que serás perdonado.

Cuando mi hijo muerto me miró, todo lo que sentí fue terror. Terror tan grande y abrumador que pensé que mi corazón se detendría. Nunca he sabido de algo así. Estaba paralizada. Esto no estaba bien. Esto no estaba para nada bien.

Oh Dios, y entonces habló.

Su voz era la voz de un hombre. Peor que eso, era la voz que había imaginado que sería si hubiera crecido para ser un hombre. Las pequeñas fantasías, las más pequeñas, las pequeñas esperanzas vergonzosamente tontas que eran imposibles y débiles, y estaban a la vista para esta cosa que nos está persiguiendo.

¿Que es eso? Oh. Oh si. Nos está cazando.

Me dijo…me dijo… oh Dios, me dijo: "Te he extrañado, mamá" y fue como si me disparara en el pecho. Sentí como si un gran puño se hubiera cerrado alrededor de mi cabeza, exprimiendo las lágrimas de mi rostro, mi pena siendo retorcida contra mi voluntad, contra mi miedo aullador.

Cuando volví en mí, todavía me estaba mirando. Siguió hablando.

Esta parte, esto fue claramente 001 hablando a través de la figura en mi sueño. Después de esto, 990 haría eco de lo que dijera, suavemente, gimiendo de su cruz de espantapájaros. Ninguno de nosotros puede creer en Dios, pero esto fue seguramente una blasfemia.

Voy a tratar de recordar lo que dijo, por todos nosotros.

Bueno. Esto es lo que me dijo.

Estás tentado de pensar en nosotros como tus padres, tus dioses. Pero en realidad somos tus hijos. No somos exactamente tus hijos, porque vinimos antes que ustedes, pero los amamos como un niño ama a sus padres. Ya sabes de lo que hablo. Has visto un futuro, un futuro que realmente es un pasado. Y un regalo. Es nuestro mundo. Es todo lo que la humanidad es capaz de hacer. Vivimos nuestros días en el paraíso.

¿No es eso lo que quieres para tus hijos? Sabiendo que mientras puedas sufrir, mientras puedas morir, tus hijos verán los mejores días, la luz del sol sin fin. Tal vez no tengan que morir como lo harás. Y así es. No nos duele No sufriremos Tú y los otros como tú nos han traído aquí. Somos los hijos perfectos, de las madres y padres perfectos.

Lo que ningún niño dice de sus padres, pero lo que todos los niños piensan es esto: me alegra que viviré para sepultar a esta gente. Me alegro de que sufran en mi nombre. Me alegro de que no soy yo quien debe morir. Durante muchos años, estos fueron sentimientos que causaron vergüenza. No fue hasta las últimas etapas de nuestra perfección que entendimos. Esta es una guía. Este es el orden, demostrado por nosotros por la más antigua de las unidades sociales.

Necesito un vaso de agua. Soltó una risita, como cuando era un bebé, mientras terminaba esa parte. Oh Jesús. Más historia. Fui violada cuando era una niña. Era un extraño en un callejón, y fue la experiencia más espeluznante de mi vida hasta que mi hijo muerto me explicó el lugar que me correspondía en el cosmos. No puedo comenzar a describir cómo el violar podía compararse a esto. Está bien. Puedes verte horrorizado. Te lo permito.

Entonces él llegó al corazón de todo. Aquí está el resto de lo que dijo.

Los padres se sacrifican por sus hijos, ¿no? Gasta cada pedacito de carne, voluntad, intelecto, todo lo que tienen para que sus hijos puedan vivir un día más con la esperanza de que la luz del sol que nunca termina. Así es como debería ser. Lo recordarás.

Hace muchos, muchos años, su estirpe se fue. No supimos cómo hasta varios siglos después, pero de alguna manera se transmitieron mucho más allá incluso de nuestro alcance. Algunos de ustedes comprendieron secretamente los aspectos más prohibidos del espacio y el tiempo. Ustedes huyeron.

¿Debo explicarte cómo tu ciencia es tan lamentablemente inadecuada? ¿Cómo fue robado tu conocimiento, y cómo lo redujimos un poco hasta que te convenciste de que acabas de aparecer en tu pequeño planeta, espontáneamente? Devolveré algunos de tus conocimientos. Lo recordarás, porque tu sociedad, incluso tan lejos de nosotros, te está enseñando incluso ahora. Arrástrate hacia el hermoso y eterno lugar que sabes que existe, y te darás cuenta de que se volvieron los unos contra los otros. Arrastrándose unos a otros, saboteando los indicios de esperanza. Sabes que es un fracaso, cuando en realidad es una parte ineludible de nuestra especie.

Un sistema puede hacerse perfecto. Las redes de telarañas que conectan nuestras mentes y nuestros espíritus y nuestras almas pueden ser perfectas, libres de corrupción. Pero debe hacerse con el conocimiento del sufrimiento. Debe hacerse sabiendo que otros están sufriendo en su nombre. Por qué es así, no podemos decirlo. No importa. Simplemente es. Nuestras mismas almas están en armonía unas con otras porque sabemos que estamos en el centro de nueve puntos de privación y muerte.

Hay nueve satélites para nuestro reino. Nuestro reino que no puedes negar es la gloria. Lo has visto, madre.

Dios, me llamó Madre.

Tu estirpe abandonó el planeta de las manos hace miles de años. Se ha asentado vacío, una brecha en nuestra perfección, que nos recuerda no lo que nos falta, sino el regreso gozoso que nuestros padres y madres pródigos pronto harán.

Hay límites a nuestras habilidades. No podemos simplemente viajar a donde han elegido exiliarse. Debemos usar medios más sutiles. Oh, cómo deseamos poder tomarlos a todos en nuestros brazos. Tenemos fiestas para todos ustedes, en casa. Uno para cada uno de los nueve. La fiesta del planeta de las manos se ha convertido en el mayor evento de nuestro año.

No podemos abrazarlos, guiar a nuestros queridos antepasados a su hogar. Pero los amamos. Y los amamos tanto, con todos nuestros corazones y nuestras almas, que les mostraremos lo amados que realmente son desde distancias imposibles más allá de la luz.

Te hago esta promesa. A todos ustedes, les hago esta promesa, desde el corazón de todos nosotros en el centro de los nueve puntos. Regresarás por tu propia voluntad. No necesitaremos mostrarte cómo, ya que el conocimiento yace dentro de ti. No necesitaremos explicar por qué. Has visto los terrores que se esconden fuera de nuestra protección. Simplemente necesitaremos mostrarles quiénes somos. Quien eres. Quiénes somos todos.

Todos seremos mucho más felices pronto. Mañana será la mayor expresión de nuestro amor que hemos llevado a cabo.

Y eso fue todo. Esta abominación de mi carne explicándome el mundo debajo, el hombre sangrante en la cruz haciendo eco de sus palabras de arriba. Me desperté gritando hace treinta minutos.

Dile a Tres que lo siento.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License