Propuesta de djkaktus III
Puntuación: +26+x
CAP-11.png

3red.png


ANTES

— - —

hospital2.png

Las puertas de la enfermería se abrieron y el equipo de seguridad de Aaron se abalanzó sobre el pasillo. Detrás de ellos venía el Supervisor en una carrera a toda velocidad hacia la única habitación iluminada en el piso. Sus guardias flanquearon la puerta y él entró corriendo, deteniéndose solo una vez dentro para recuperar el aliento.

Había otras dos personas de pie en la habitación, y una yaciendo en una cama conectada a varias máquinas que le daban vida. El Mirlo y Verde estaban de pie junto a la cama, sobre la cual estaba Sophia, La Nazarena. Al verla, Aaron tropezó hacia la cama. Colocó una incierta palma en su frente. Su respiración era superficial.

"¿Qué pasó?", preguntó, su voz raída. "¿Qué le ha pasado?"

La cara del Mirlo estaba triste, pero Verde parecía un poco molesta. "Sabes lo que le pasó, Aaron", dijo ella. "Estaba colgada con clavos de seda. Está maldita. Esto es lo que le pasa a la gente que está maldita".

Aaron agitó la cabeza. Sabía la verdad de lo que ella estaba diciendo, pero no había creído que llegaría tan rápido. Recordó la primera noche que pasaron juntos, cuando ella le dijo de lo que era capaz. Bailando a través del tiempo, ella lo había llamado. Se había reído. Entonces un día desapareció, y cuando regresó sus muñecas fueron perforadas con clavos de hierro oscuro y su costado había sido ensartado. No se había reído entonces.

Los clavos, sin embargo. Felix sabía lo que eran. Algo viejo y peligroso. Él había advertido sobre ellos entonces - advirtió sobre lo que le pasaría a su sangre. La Fuente podría protegerlos de enfermedades, pero-

¿Maldiciones? El había dicho. No, desafortunadamente no. Las maldiciones son algo antinatural. Esa es una herida que no puedo limpiar.

Pero ella había insistido. Su trabajo continuó, y los proyectos que ella manejaba florecieron, pero ella tendría ataques de debilidad y agonía que durarían días, luego semanas. El último se había estirado durante tres meses. Felix se había ocupado de que ella usara los tratamientos que el Mirlo le había recomendado, pero se había hecho evidente que su condición estaba empeorando.

"Dijiste que podías evitarlo", gruñó Aaron al Mirlo. "Dijiste que tu magia evitaría que esto pasara".

El Mirlo levantó las manos. "No hice tales promesas. Dije que podía retrasar lo inevitable, pero esto es lo inevitable, Sr. Siegel. Es afortunada de haber durado tanto tiempo. Esos clavos no fueron diseñados para alguien que sobrevivió a una crucifixión".

Aaron se volvió hacia ella. Sintió que el calor se acumulaba en su cara, algo afilado y roto que se le pudría en las tripas. La piel de Sophia había comenzado a oscurecerse, primero a lo largo de sus brazos y ahora arrastrándose hacia su pecho. Negro y gris moteado, como la congelación. La habían envuelto en vendas para que no se filtraran, pero las vendas estaban empapadas.

"¿Cuánto tiempo más?", preguntó.

El Mirlo suspiró. "Días, tal vez. Horas, más bien".

Aaron no reaccionó. La habitación estaba congestionada y quieta, el único sonido era el chasquido y pitido de las máquinas, la suave ráfaga de aire con cada respiración asistida, y el tictac de un reloj en la pared.

"Sería negligente," dijo El Mirlo, "si no les recordara que nuestro acuerdo previamente discutido podría prevenir esto".

Aaron se puso tenso. "No estamos aquí para eso".

El Mirlo se encogió de hombros. "Tal vez no. Pero los términos del contrato son claros. Quedarse lejos de la mano de la muerte. Esto-" dijo señalando la forma marchita de Sophia, "-es la muerte. Así es como se ve".

"No queda mucho tiempo para decidir", dijo Verde, golpeando su pie con impaciencia. "Una vez que se ha ido, se ha ido. No hay forma de recuperarla".

Volvió a sentir el calor. En un abrir y cerrar de ojos, se preguntó si habían exacerbado su condición para llevarlo a este punto, para forzar una decisión. Hubo una aprobación casi unánime cuando se discutió el contrato por primera vez - específicamente de aquellos con más que ganar. Verde, Archivista, Inferior. Pero Sophia se había resistido, y así lo hizo Aaron. No es nuestro propósito vivir para siempre dijo alguna vez. Es nuestro propósito hacer lo correcto por La Fundación.

Es más fácil hacer lo correcto cuando no hay límite de tiempo. Verde respondió.

Respiró hondo, y luego otra vez. Se levantó y se ajustó la corbata. Cerró los ojos y se concentró. Enfócate.

"Muerte", dijo en el latín preparado, "haz realidad tu avatar. Aparece ahora".

La habitación se volvió fría y quieta. Los sonidos se atenuaron hasta que todo lo que quedó fue silencio. Había una figura oscura en la esquina, un sombrío fantasma más allá del cual estaba la nada. Aaron vio temblar al Mirlo y a Verde agarrarse a la barandilla del lecho de muerte de Sophia.

"Aaron Siegel", susurró la voz, apenas un sonido. "Te diría que estoy sorprendida, pero las convicciones del hombre han sido descartadas por menos." La figura lanzó su mirada vacía sobre la cama. "Una terrible decisión te espera, ¿no?"

"Haz el contrato", dijo. Su voz era hueca.

Había una ráfaga de aire, y algo así como una risa temblorosa lo siguió. El espectro metió la mano en sus andrajosas túnicas y sacó una larga y negra pluma. En el aire que tenían ante ellos, apareció una escupida y resplandeciente línea roja, silbando mientras ardía y humeaba. Debajo aparecieron las palabras JAMES AARON SIEGEL, O5-1. Aaron extendió la mano y agarró la pluma de sombra y arrastró la punta de la navaja por la palma de su mano. Una gruesa línea de sangre se acumuló en su puño, y agarró con fuerza la punta de la pluma hasta que se llenó. Luego, con un rápido movimiento de su muñeca, garabateó su nombre a través de la línea. La tinta chisporroteó y ardió por un segundo mientras colgaba allí, siendo la única fuente de luz en la habitación, y luego desapareció.

"Una más", dijo la voz, señalando hacia Sophia. Un rostro blanco y austero en la sombra sonrió. "Trece nombres".

Al igual que antes con su nombre, la línea volvió a aparecer con las palabras JESU SOPHIA LIGHT, O5-2 debajo de él. Aaron se inclinó hacia abajo y perforó a Sophia justo por encima del pecho con la punta de la pluma, donde la podredumbre invasora aún no se había tocado. La sangre saltó dentro, y usando su mano para sostener la pluma, Aaron trazó su nombre en el aire. La tinta bailó alrededor en la oscuridad por un momento, y luego también desapareció.

Y entonces estaban todos allí, en una larga fila de nombres y firmas.

signatures.png

Hubo otra ráfaga de aire - una risa burlona, pensó Aaron - y luego las luces volvieron a encenderse. La figura de la esquina había desaparecido, al igual que la pluma. Miró al punto de su mano donde la pluma tenía la piel rota y no vio nada. Cuando él levantó la vista, tanto El Mirlo como Verde lo miraban con incredulidad, y luego los tres miraron hacia abajo a la cama mientras Sophia comenzaba a toser. Se acercó una mano a la cara y se frotó los ojos, parpadeando contra la luz. Se giró para mirar a Verde y al Mirlo, y luego volvió a mirar a Aaron. Cuando ella lo vio, su cara se oscureció.

“Oh, Aaron,” ella murmuró, su voz ronca. “Dime que no lo hiciste”.



AHORA

— - —

reservoir.png

Calvin se estaba ahogando. Estaba a la deriva en un mar sin superficie ni suelo, y el gris oscuro del abismo que lo rodeaba estaba hasta donde podía ver. El agua llenó sus pulmones, su pecho, sus ojos. Jadeó y arañó su garganta, desesperado por agarrar aunque sea un solo aliento. Gritó en silencio, y luego el agua lo llenó.

Se despertó de golpe, sentándose rápidamente y agarrándose al borde de la plataforma sobre la que había estado recostado para estabilizarse. Al orientarse, se limpió la cara con una mano: agua, de una tubería que goteaba por encima de él. Respiró profundamente varias veces y su corazón comenzó a calmarse. Respiró otra vez y miró a su alrededor.

Estaba sentado en una plataforma acolchada, a unos metros del suelo. La habitación en la que estaba era pequeña, con una sola puerta en una pared y una rejilla de ventilación en la parte superior. El aire que entraba por la ventilación estaba frío, y temblaba instintivamente. Se dio cuenta de que le faltaba su arma, pero sus otras pertenencias estaban sentadas en una pequeña mesa junto a la plataforma. Se puso de pie y las recogió.

La única otra cosa en la habitación, notó, era una pequeña pantalla al lado de la puerta conectada a un altavoz. Se acercó y se inclinó para mirarla de cerca. La pantalla estaba oscura, con un círculo gris que giraba lentamente y flechas - el sello de La Fundación - con un punto rojo brillante en el centro. A medida que se acercaba, el punto rojo latía. Una voz crujió a través del altavoz - la voz de un niño, pero la entonación era incorrecta. La cadencia era incómoda, como si fuera una aproximación de cómo debe sonar un niño.

"Estás despierto", dijo la voz con una extraña pequeñez. "Has estado durmiendo mucho tiempo.

Calvin tosió. "¿Dónde estoy? ¿Qué es este lugar?"

"Aquí es donde vivo", contestó la voz. Mis amigos te trajeron aquí. También trajeron a tus amigos.

"Mis-" La voz de Calvin se le atascó en el pecho. Recordó la explosión, y el avión cayendo del cielo. "¿Dónde están? ¿Qué hiciste con ellos?"

Ya están aquí. Están todos aquí. Yo no maté a tus amigos." El sonido de un bajo resonó por las paredes de su cámara. A diferencia de ti. Mataste a mis amigos.

Calvin se alejó de la pantalla. "¿Quién eres tú?"

El sonido que pasaba por el altavoz cambió abruptamente, y ahora tocaba música - una mezcla distorsionada de pistas de música pop, como un jingle comercial. Al final del jingle escuchó otra voz, su propia voz, de una conversación entre él y Anthony meses antes, cuando habían estado tratando de localizar la ubicación de El Contador.

"Los últimos tres son los más difíciles", Oyó su propia voz decir. "El Fundador y La Nazarena están encerrados en el Sitio-01, pero el Tercer Supervisor, El Niño… bueno, el escritor no parecía saber nada de ellos en lo absoluto".

"El Niño. ¿Tú eres el Tercer Supervisor?" preguntó Calvin.

El icono que giraba comenzó a girar un poco más rápido. "Sé lo que quieres hacer", dijo la voz. "Estás aquí para matarme. Quieres matar a mi padre y a mi madre también. No quiero que hagas eso. La Srta. Verde dice que la gente que mata, como usted, es malvada".

El altavoz se silenció, y en la pantalla el icono que giraba desapareció. A su lado, oyó el clic de la cerradura de la puerta. Calvin lo miró por un momento, y luego lentamente abrió la puerta y salió.

Estaba de pie en un largo y oscuro pasillo industrial, iluminado por tenues incandescentes que colgaban de las paredes. Podía ver un extremo de la sala cerca de él - un panel de luces e interruptores detrás de una rejilla de acero. En el otro extremo podía ver una curva en el pasillo y una luz, así que empezó a caminar hacia ella. Desde algún lugar muy por debajo de él, podía sentir algo grande zumbando.

La voz crujió sobre los altavoces del pasillo. "Te he estado observando durante mucho tiempo, Calvin. Sé dónde naciste. Sé dónde creciste. Sé lo de tu madre y tu padre, y tus amigos, y todo eso. Sé cuántas veces has respirado en tu vida. Sé cuántas veces has parpadeado".

Calvin salió al pasillo y la voz lo siguió. "Antes de que yo naciera, había otro O5-3. Su nombre era Anderson, y construyó máquinas imposibles. Máquinas que podían pensar. Máquinas que podían amar. Pero su mayor creación fue una máquina que podía ver el futuro - una que mi Padre podía usar para encontrar la opción preferible, si era necesario. Pero Anderson no tenía pasión por ella y quería trabajar en sus máquinas pensantes, así que dejó el consejo y su máquina cayó en mal estado".

La voz continuó. "La Srta. Verde le dio una idea a mi padre. Preguntó por qué, siendo que el Sr. Contador y el Sr. Mirlo pudieran ver la forma general del futuro, se preocuparían tanto por esa máquina. Lo que sería mucho más útil para La Fundación no sería una máquina que ve el futuro, sino una máquina que lo ve todo. Usando lo que sabían de los diarios de Anderson y sus propios ingenieros, modernizaron esa máquina para hacer exactamente eso".

Calvin salió del pasillo a una cámara alta, oscura y estrecha con tubos que recorrían toda su longitud. Al final de la cámara podía ver un ascensor. Dio un paso adelante, y al hacerlo las luces se encendieron sobre su cabeza, y vio que las paredes de la habitación estaban alineadas con altos tanques cilíndricos llenos de un fluido de color verde salobre. En su interior veía formas - formas humanoides, grandes y pequeñas, algunas congeladas en la agonía y otras que colgaban cojeando por los alambres que corrían hacia sus cráneos. Siguió los tanques y se dio cuenta de que había cientos, si no miles, de tanques que se extendían hasta un techo que no podía ver.

"El estrés de esa máquina resultó ser demasiado para muchos. La percepción inundada, los sentidos en ruido - necesitaban una mente limpia para hacer funcionar esta máquina, una que no tuviera tantas distracciones. Algo perfecto y puro. Por eso mi madre y mi padre me despertaron. No estaba distraído. Estaba destinado a morir como sacrificio a un dios de Saturno, pero ellos me salvaron. Me cortaron la médula espinal y me dieron una nueva visión a través del Ojo Que Todo Lo Ve. Me dieron una nueva vida. Desde entonces, he estado observando".

Calvin pasó por la habitación con los tanques y entró en el ascensor, que comenzó a descender por sí solo. Música de espera comenzó a sonar desde el techo.

"Sé todo lo que hay que saber sobre ti, Calvin. Sé que La Insurgencia sólo tuvo la oportunidad de reclutarte porque los militares te dieron de baja por matar a esa mujer con tu coche. Sé que tú también estabas borracho esa noche. Vi lo que pasó, Calvin. Podría mostrártelo ahora mismo, si quisieras verlo".

"¿Por qué me estás contando todo esto?" dijo Calvin, con una delgada línea de sudor que se formaba en la parte posterior de su cuello.

La voz se rió. "Porque sé que piensas que estás en una misión justa. Para limpiar el mundo del mal. Vincent Arians también creía eso, pero tú y él y todos ustedes tienen defectos. No son puros. No son justos. Su voz no es la voz que debería decidir el destino del mundo".

"Cometí errores cuando era más joven", dijo Calvin, "errores por los que he pagado. Todos lo hemos hecho. Pero arruinar la estructura del universo para beneficio personal es-"

"Están librando una guerra ideológica basándose en un estudio realizado por un ex investigador de La Fundación con resultados cuestionables y un conjunto de datos de anclaje de la realidad desconectados recogidos de fuentes dudosas. Se les han dicho varias veces que están equivocados, que su camino no está fundado en la razón, sino que en el odio y la ignorancia. Todo, y aún así siguen adelante. Has superado el punto de la ingenuidad, Calvin Lucien. No tienes una base moral. Eres peligroso".

El ascensor se detuvo y se abrió en una plataforma que se extendía a través de un enorme pozo que no parecía tener fondo. En una pared cerca de él estaban las palabras DEEPWELL-1 en blanco, y alrededor de las paredes de hormigón habían tubos y luces, mangueras e interruptores, parpadeando y retorciéndose, y todos conectados a una máquina cilíndrica lisa en el centro de la plataforma. A su lado había un monitor con el mismo logotipo y punto rojo que los demás, pero cuando Calvin lo vio se sintió observado. Había algo detrás.

"Te traje aquí, Calvin, porque es hora de que tu viaje termine. Tengo el don del razonamiento perfecto, una conciencia perfecta y una comprensión perfecta. El Ojo Que Todo Lo Ve ha juzgado tus intenciones y te ha encontrado deficiente. Por esto, y por sus crímenes, el castigo debe ser la muerte".

Desde arriba Calvin oyó un zumbido, y otra plataforma bajó desde arriba para estar a la altura de la suya. En él estaban Olivia y Adam, ambos con ataduras de acero, pero por lo demás ilesos, cada uno luchando por liberarse. Calvin dio un paso hacia ellos y se detuvo ante el sonido de un arma siendo amartillada. Cuando se volvió para mirar, vio a los cuatro asaltantes del aeropuerto, la más pequeña de las cuales había apuntado con su rifle a Calvin y se preparaba para disparar.

"Olivia Torres, Adam Ivanov"/, dijo la voz "por sus acciones de hostilidad injustificada hacia La Fundación y por el asesinato de muchos inocentes, ustedes también morirán".

Calvin los miró, y luego hacia la mujer con el rifle, y luego hacia el cilindro en el centro de la habitación. Se había quedado sin opciones.

"Irantu",dijo la voz. "Ejecútalos".

El mayor de los cuatro se dirigió hacia Calvin, sus ojos serios. Calvin dio un paso atrás, y luego otro, y luego notó algo extraño. Colgando entre él e Irantu había una línea blanca y brillante. Frunció el ceño y vio a Irantu detenerse y hacer lo mismo. La línea bailaba y se meneaba y luego había más de ella, apareciendo desde un punto en el espacio. Luego apareció un señuelo, un hilo, y el mango de una caña. Luego una mano, y finalmente una cara.

"Pensé que podrías necesitar esto", dijo Alison, guiñándole el ojo. "Buena suerte".

Calvin lo agarró y lo sostuvo frente a él. Irantu se adelantó para arrebatársela, pero antes de que pudiera, Calvin había tirado la caña hacia atrás y la había lanzado al aire. Cuando la enseñó, tiró.

Algo a su alrededor cedió. Un sonido resonó por todo el pozo como si fuera algo grueso y húmedo, y un intenso calor llenó la habitación. Desde donde el final de la línea había aterrizado en el aire, se abrió una larga brecha en el espacio, más allá de la cual se produjo un frío igualmente intenso. Hielo y nieve salieron volando por la abertura, e Irantu se alejó de ella. La mujer con el rifle disparó, pero falló a la derecha. Su siguiente disparo fue detenido por una espantosa mano blanca.

La mano se había extendido fuera del hueco y había atrapado la bala. Sostuvo la bala en la palma de su mano, y luego la mano tembló violentamente y de forma espasmódica, y la bala desapareció. La mano se apoyó en el borde de la abertura, y luego otra mano la siguió. Luego otra. Y luego docenas más. Desde el interior de la brecha apareció algo horrible, vagamente humanoide, con demasiados brazos, demasiadas piernas y demasiadas manos. Su pecho estaba hundido y era esquelético, y a lo largo de su cuello y espalda habían siniestros tatuajes negros. En lugar de una cabeza tenía un disco ancho y plano adornado con glifos flameantes que pulsaban mientras se movía, y cuando se movía lo hacía de forma poco natural, sacudiéndose y haciendo espasmos hacia delante. Al salir del pozo, Calvin pensó que había oído el sonido de tambores y se dio cuenta de que era el corazón latente de la criatura. Un coro de voces bajas, cantando, emanaron de todo alrededor de la criatura. Cuando vio a los cuatro agentes de La Fundación, el tambor sonó más fuerte.

"Oh, mierda", dijo la mujer más alta.

El ser desde dentro del hueco flotaba hacia delante, sus seis piernas metidas debajo y las cadenas sujetas a sus muñecas temblando con cada movimiento sacudido y agitado. La mujer más pequeña volvió a disparar su arma, pero la bala estalló en deslumbrantes piezas multicolores mientras se rompía frente a la criatura. Irantu sacó una sierra larga y afilada de su cinturón y la golpeó contra la criatura, tomándola por una de sus palmas. Los golpes de tambor se intensificaron cuando la cicatriz dejada por la sierra comenzó a filtrarse en un fluido espeso y gris. Otra mano se cruzó y tomó a Irantu por debajo de la barbilla, haciéndole girar hacia atrás.

Los otros tres abrieron fuego sobre la criatura, esquivando el fuego y los relámpagos que salían de las yemas de sus dedos. Calvin se agachó detrás de una viga de apoyo y corrió hacia donde Adam y Olivia atados. Sacando un cuchillo de su bolsillo, cortó las correas que los mantenían en su lugar liberando a ambos. Al caer al suelo, ambos saltaron sobre él y lo abrazaron.

"Dios mío", dijo Olivia, "creímos que estabas muerto".

"¿Eso pensaron? Yo pensé que ustedes eran los muertos". Calvin dijo, abrazándolos. "El avión… vi cómo le disparaban desde el cielo. ¿Cómo escaparon?"

"Salimos a buscarte cuando oímos disparos", dijo Adam. "Pensamos que podrías haber estado cerca, pero luego vinieron por nosotros y nos redujeron rápido".

Un rayo de luz abrasadora quemó el aire cerca de ellos, y vieron la forma carbonizada de uno de los cuatro asaltantes colgado en el aire durante un momento antes de caer en polvo. La habitación que les rodeaba tarareaba, y del estanque de líquido que había debajo de ellos se abrió un tanque de cristal, y una copia idéntica del humanoide salió de él. Un rayo cruzó la sala en dirección a Irantu, que lo agarró por el pecho y estalló en llamas. Otro tanque surgió de debajo de ellos e Irantu salió de él, y ambos tanques se llenaron de líquido nuevamente.

"Necesitamos un plan, rápido", dijo Olivia, escaneando la habitación. "¿Qué es esa cosa?"

"Ni idea", contestó Calvin, siguiendo sus ojos. "Esa chica que conocimos en otros mundos, Alison, la trajo aquí".

Una de las manos de la criatura se movió ligeramente hacia ellos, y el suelo bajo ellos empezó a doblarse y a balancearse, agrupándose alrededor de sus pies como melaza. Saltaron justo a tiempo para ver cómo se doblaba y luego colapsaban debajo, a medida que más relámpagos caían por el aire. De repente, la habitación se llenó de un fuerte zumbido, y de las aberturas de las paredes salieron drones, cada uno armado con un arma apuntando a la criatura de varias patas en el centro de la habitación. La criatura los golpeó con ráfagas de viento, y agarró a la mujer más pequeña con una mano y la levantó hasta el disco plano de su cuello. Los glifos allí ardían con fuerza, y la mujer gritaba mientras su carne se quemaba y achicharraba. Cuando la soltó cayó al suelo sin fuerzas, y otro tanque se abrió de la piscina.

"Mira," dijo Adam, señalando a los cuatro humanoides, "están alejando esa cosa del centro de la habitación. Debe haber algo importante ahí dentro".

"Acerquémonos más", dijo Calvin, pero cuando se dio la vuelta, un drone teledirigido se había acercado a ellos y había abierto fuego. Sintió como el metal caliente le rozaba el hombro y se agachó detrás de las plataformas a las que habían sido atados. "¿Alguno de ustedes tiene alguna idea?"

Adam se encogió de hombros, pero Olivia estaba rebuscando rápidamente en su bolso. Sacó un pincel y un pequeño recipiente con una gruesa pintura azul, y abrió la tapa.

"Espero y entiendan el desorden", dijo ella, mojando el pincel en la pintura, "pero el tiempo es esencial".

Dio la vuelta y, con una floritura, atravesó el aire con el pincel. En su estela siguió un deslumbrante rastro de fuego azul en seis anillos concéntricos, y con otro tirón del pincel bailaron en el aire y salieron contra los drones. Los drones, atrapados en el camino de las llamas, estallaron en pedazos con brillantes explosiones de chispas, y los que estaban demasiado cerca de las explosiones se desestabilizaron y cayeron. Más disparos cruzaron la habitación, esta vez del más pequeño de los dos hombres, y Olivia tiró del pincel hacia ellos. Un reluciente escudo de cian de cuerpo entero se materializó delante de ella, y los tres corrieron por la habitación hacia el cilindro central que había detrás mientras las balas golpeaban a su alrededor. Los tambores se comenzaron a sonar más fuerte y vieron el torso y el brazo del mismo hombre volar hacia el rincón más alejado de la habitación y estrellarse contra la pared.

Olivia sacó un arma de su bolso y se la dio a Calvin, quien dio la vuelta al cilindro y disparó a los humanoides más cercanos. Adam pasó su mano por el cilindro hasta que sintió que algo se enganchaba, y luego tiró para revelar un panel. Metió la mano en su mochila y sacó un dispositivo con una pequeña pantalla y varias conexiones cableadas, y se puso a trabajar empalmando en el panel. Se detuvieron para acurrucarse detrás del cilindro momentáneamente mientras un rayo de fuego atravesaba la habitación, emanando de una grieta justo enfrente de la criatura de varias piernas. Calvin le disparó a Irantu en el cráneo y otro tanque se levantó desde la piscina debajo de ellos, y otro Irantu se subió a la plataforma.

"Tenemos que hacer algo con ellos también", dijo Calvin, señalando los tanques que había debajo de ellos. "¿Qué piensas?"

Olivia rebuscó durante un segundo, deteniéndose sólo para agacharse mientras una minigun enviaba trozos grises de carne volando hacia ellos. Después de un momento sacó otro recipiente de pintura y un disco de papel circular. Sentó el papel en el suelo y empezó a dibujar finas líneas negras sobre él.

"En realidad no sé lo que esto hará", dijo su voz cautelosa, "pero es mejor que nada, probablemente".

El intrincado diseño que había creado era una fascinante muestra de líneas y formas, y agarró el círculo de papel por el borde. Se puso en pie, dio un paso fluido y se lo lanzó como un frisbee. Flotó a través de la habitación y aterrizó en el agua justo encima de los tanques.

"¡Afírmense!" Olivia gritó, pero sólo oyeron la mitad cuando, de repente, el aire de la habitación se alejó. Hubo un rugido ensordecedor y luego nada, y desde donde estaban sentados, agarrándose desesperadamente al suelo, Calvin pudo ver que el disco se había convertido en un círculo negro plano, más allá del cual podía ver las estrellas. El agua bajo ellos y los drones de arriba fueron arrastrados hacia ella, al igual que uno de los cuatro humanoides.

La enorme entidad de varias piernas se volteó hacia ella y, a pesar del silencio del vacío, Calvin aún podía oír los frenéticos latidos de su furioso corazón. Todas sus manos se juntaron frente a él, y cuando las tiró hacia atrás había cientos más, espectrales y resplandecientes, y al unísono todos bailaron un jig ondeante y horripilante. Las manos espectrales colapsaron sobre las reales, que ardían de un blanco brillante contra la oscuridad de la habitación. La criatura flotó hacia el agujero en el espacio y, apoyándose en el fondo de la piscina con sus seis piernas, agarró las esquinas del agujero y lo cerró.

La criatura se detuvo un segundo por encima de donde había estado el agujero, como si ahora estuviese viendo los tanques que había debajo por primera vez. Se inclinó hacia ellos y levantó uno en el aire, y luego otro. De repente, todos sus brazos estaban separando furiosamente todo el mecanismo, cables, acero y mangueras volando en el aire, mientras sangre comenzaba a llover de las piezas de maquinaria del lugar.

Las tres figuras restantes se dieron vuelta para huir, pero la criatura se les acercó demasiado rápido. Sosteniendo sus palmas planas, comenzaron a girar en un amplio movimiento, y el suelo bajo los humanoides se volvió resbaladizo y cayeron a la plataforma. La criatura giró las palmas hacia arriba, y ahora estaban colgando en el aire, inmóviles, excepto para gritar y gritar. La criatura cerró sus puños, y uno por uno los últimos tres fueron comprimidos en orbes de carne y sangre del tamaño de un puño, y cuando abrió sus puños, sus restos fueron rociados a través de la cámara como globos carmesí reventados.

Permaneció allí en silencio durante un momento, inmóvil. Luego, cuando dos de sus manos se le acercaron para hacer un gesto espasmódico, se movió de lado abruptamente y desapareció. La sala estaba en silencio.

Luego vino un largo y bajo quejido, el sonido de algo gritando de agonía y furia. Pasó a través de las paredes, a través del suelo, desde el techo oscuro sobre ellos, y luego también se apagó.

"Basta. Suficiente. Basta." dijo la voz, resonando por todo el hueco. "Ya he tenido suficiente. No más trucos. No más monstruos. No más."

Calvin oyó que algo se estaba enrollando, y se giró sobre su hombro justo a tiempo para ver un cañón de un arma que se extendía desde la pared y se dirigía hacia ellos. Sacó su propia pistola y disparó hacia ella, pero una sola columna de humo surgió del extremo del elegante tubo de metal. Tuvo tiempo suficiente para mirar a Olivia, cuya cara estaba arrugada y perpleja. No tuvo tiempo de mirar hacia atrás, ni siquiera de respirar de nuevo, antes de que la bala atravesara la parte posterior de su cráneo y saliera por entre sus ojos. Su expresión se suavizó, y parecía que quería decir algo, y luego se desmayó.

Calvin gritó. Se volvió hacia Adam, que estaba sentado atónito ante el panel, con la expresión en blanco y destrozado, y se agarró a su mochila. Sacó el cilindro de metal adornado de él, y desde dentro sacó la Lanza de los No-Creyentes. La tomó con ambas manos y la empujó hacia el panel, y con un rugido inhumano, atravesó el otro lado de la máquina. Apareció otro cañón, y Calvin se volvió para disparar a ese también, pero otra bala cruzó a través de la habitación antes de poder desactivarlo. Adam gritó y se agarró de la espalda, y él también cayó.

Calvin agarró la lanza por debajo y se puso de pie, tirando de ella hacia arriba mientras claxon empezaban a sonar y luces rojas parpadeaban a su alrededor. Oyó algo como agua corriendo, y sus brazos y piernas se abultaron por el esfuerzo. Con un gran tirón, levantó la lanza hacia arriba y el exterior de acero del cilindro se deslizó hacia arriba también. Usando ambas manos, empujó la lanza aún más hacia arriba, y la vaina se cayó de la parte superior del cilindro y golpeó el suelo.

En su lugar había un tanque de vidrio cubierto de pequeños paneles eléctricos y luces parpadeantes. A través del cristal podía ver algo flotando en el líquido que había dentro, algo pequeño y desfigurado. Era un bebé, un bebé humano, pero muy malformado y retorcido. Sus ojos eran cuencas vacías de pus blanco, su boca y sus orejas estaban cerradas, y un tatuaje arcano de un círculo y tres flechas que rodeaban un punto rojo estaba impreso en su frente. Estaba unido por cables y mangueras a las máquinas que lo rodeaban, y tan pronto como el exterior de acero se soltó un sonido chirriaba a través de los altavoces que lo rodeaban. Algo horrible. Algo animal.

Calvin agarró de nuevo la lanza y la golpeó contra el vidrio, una y otra vez. En el cuarto esfuerzo, el cristal se agrietó y se astilló, y el fluido amarillo salobre que contenía se precipitó al suelo. Todo lo que quedaba era la horrible forma de El Niño, colgando de los alambres de las máquinas que sostenían su vida. Calvin tiró del vidrio con sus propias manos, hasta que ya nada los separaba.

"Ja", el sonido de los altavoces cambió. "Ja. Ja. Ja ja ja. Ja ja ja ja ja. Ja. Ja."

Ciego de rabia, Calvin alcanzó a través de la abertura y agarró al tierno y retorcido bebé con sus propias manos. Lo apretó tan fuerte que sintió como si sus brazos se fueran a romper, como si sus ojos fueran a estallar en su cráneo. Lo exprimió hasta que sus manos se quebraron y sus costillas crujieron del esfuerzo. Exprimió hasta que sintió que la carne y la sangre corrían entre sus dedos, hasta que todo lo que podía romperse se había roto. Exprimió hasta que la risa que resonaba en la sala se desvaneció en el sonido del agua corriendo y el jadeo de Adam.

Dejó caer lo que quedaba del Supervisor en el charco de sus órganos en el suelo del tanque, y tropezó hacia atrás. Se volvió hacia Adam, que se retorcía en el suelo, agarrándose a su espalda.

"Calvin, mis piernas", murmuró entre dientes apretados, "No puedo sentir mis piernas. No puedo sentir mis piernas, mierda, no puedo sentirlas". Miró a Olivia, que estaba tumbada boca abajo en el suelo. "Olivia… no, no, no, no, Olivia no, Calvin, por favor…"

Calvin se inclinó hacia abajo y deslizó la lanza de nuevo dentro de su contenedor, y lo enganchó en su cinturón. Volvió a agacharse y levantó a Adam, quien gritó de dolor al ser levantado del suelo. Hizo lo mismo con Olivia, y con las dos a sus espaldas tropezó y luchó hacia el ascensor. Sólo dentro de él veía la fuente del sonido: el agua rompía la estructura comprometida del pozo desde arriba. De vez en cuando un arroyo más grande descendía desde arriba, y luego otro. Mientras el ascensor se alejaba, una pared cedió y el agua se elevó por encima de la plataforma.

Claxons siguieron sonando mientras se arrastraba a sí mismo y a los demás por el lugar, que estaba oscuro, excepto por las luces de emergencia parpadeantes. Tropezó en la oscuridad, sus ojos se concentraron en cada puerta, en cada pasillo, en cualquier posible salida. Podía sentir como el Sitio se derrumbaba a su alrededor, y de vez en cuando tenía que darse la vuelta porque un ala había caído en el pozo y había desaparecido.

Llegó al final del último pasillo, y allí había una puerta. Con el último de sus esfuerzos, presionó contra ella y cayó a la luz del sol. Dejó caer a Adam y a Olivia, y con las últimas de sus fuerzas cerró de golpe la puerta tras él. Estaban tumbados en una colina, a la orilla de un embalse, y desde detrás de él podía oír el sonido del agua que caía en el pozo.

Calvin se dio la vuelta y vio a Adam. Su cara se estaba volviendo blanca, sus labios morados. La sangre se había acumulado alrededor de su cintura, y ya no estaba gritando. Podía ver como sus ojos se oscurecían, su piel comenzaba a tensarse. Adam miró hacia Calvin, pero Calvin no estaba seguro de si realmente podía verlo. Se arrastró hacia el joven, con la mano agarrando su cara. A Adam le faltaba el aliento.

"No, chico, no, vamos", Calvin podía sentir que se le formaban lágrimas calientes en la cara. "Tú también no. No tú también".

Buscó a tientas un teléfono, un transpondedor, cualquier cosa. Entonces lo sintió, algo pesado en su bolsillo. Metió la mano y la sacó, y deslumbrando a la luz del sol había un vial de líquido azul. Lo aguantó, su ritmo cardíaco se aceleró. Miró a Adam, que también estaba mirando el vial. Los ojos de Adam se volvieron hacia Calvin.

"No", susurró el chico, su voz ahogada en sangre. "No".

Calvin agitó la cabeza. "Lo siento. Lo siento mucho. No a ti también".

Sacó el corcho del vial y se lo dio a Adam en la garganta. Una vez vacía, giró la cabeza del joven hacia atrás, obligándolo a tragar. Los resultados fueron instantáneos - el color volvió a su piel y sus ojos se aclararon instantáneamente. Tosió sangre, pero un momento después su respiración volvió a la normalidad. Sus piernas se movieron, y Adam frenéticamente se acercó por detrás de él y sacó una bala de su espalda. Yacía jadeando en el suelo, sus ojos mirando hacia el cielo.

"¿Por qué?", preguntó después de un momento. "Calvin, ¿por qué? ¿Por qué?"

Calvin se levantó con cuidado. Se metió la mano en el bolsillo para asegurarse de que el diario seguía allí. Se agachó en la bolsa de Olivia, con cuidado de evitar mirar sus ojos muertos, y sacó un transpondedor desde dentro. Presionó el botón de arriba y lo sentó al lado de Adam.

"Ya casi ha terminado," dijo Calvin, sus palabras cuidadosamente medidas, pero no menos incómodas. "Es hora de terminarlo".

Adam extendió la mano desde donde yacía y se agarró al dobladillo de los pantalones de Calvin. Cuando Calvin lo miró, Adam estaba llorando.

"Calvin, por favor, no", dijo en voz baja, con la voz quebrada. "No te vayas, por favor. No me dejes aquí. No te vayas. Por favor, te lo ruego, podemos huir. Podemos huir y no tener que pensar en esto nunca más. Por favor, Dios, no te vayas. Calvin, por favor. Por favor, no te vayas".

Calvin se soltó la pierna. "Quédate aquí, Adam. Quédate aquí, y la Insurgencia vendrá a buscarte. No voy a arriesgarte a ti también. Quédate aquí. Volveré a por ti".

Adam trató de limpiarse los ojos, pero su cuerpo estaba débil. "No, Calvin, por favor. Hay algo más. Por favor, no te vayas. Te amo, Calvin. Yo te amo. Por favor, no me dejes. Por favor, no te vayas. No quiero volver a estar solo".

Calvin se dio la vuelta. Se agachó y cogió el cuerpo flácido de Olivia, y la puso de espaldas sobre su hombro. Miró por última vez a Adam, que estaba suplicando y rogando en el suelo. Cerró los ojos, respiró y comenzó a caminar.

— - —

Calvin, por favor, no me dejes. No me dejes. Por favor.

— - —




AHORA

— - —

Aaron se paró en una ventana que miraba hacia las montañas, su pie dando golpecitos con impaciencia. Estaba lloviendo, y de vez en cuando un rayo silencioso atravesaba el cielo, iluminando su propio reflejo. Detrás de él había un monitor, y en él había una transmisión en vivo de un embalse colapsado, ahora repleto de equipos de recuperación de La Fundación. Un suave tono sonó, y se volvió hacia el monitor.

"Sí", dijo en voz baja. "¿Qué pasa?"

"Destrucción completa del lugar, Sr. Siegel", dijo la suave voz femenina de la IA. "El cuerpo de O5-3 ha sido recuperado. El Supervisor ha sido asesinado".

Aaron no respondió inmediatamente. "¿Qué hay de la otra cosa que te pedí que investigaras, Helen?", preguntó. "¿Qué encontraste?"

"La bóveda que contiene a SCP-5935, la Lanza de los No-Creyentes, fue abierta por un usuario desconocido una cantidad de tiempo indeterminada en el pasado. Debido al comportamiento del usuario y a su capacidad para borrar todos los registros del evento, es probable que el usuario fuera O5-2".

Aaron dejó de dar golpecitos con el pie. "¿Sophia? ¿Cómo se nos pasó esto?"

"El usuario tenía privilegios administrativos iguales a los suyos, señor", respondió la voz. "Esto se hizo a petición suya".

Sintió que su cuello se tensaba. "¿Dónde fue vista por última vez la Supervisora?"

La voz se quedó en silencio durante un momento. "O5-2 fue vista por última vez entrando en el Jardín, señor."

Aaron tomó su abrigo del respaldo de una silla y se dirigió hacia las escaleras.

"Prepara mi avión, Helen. Es hora de ir a casa".




- ATRÁS -


3.png
Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License