Propuesta de djkaktus III
Puntuación: +26+x
CAP-9.png

5red.png


ANTES

— - —

motel2.png

Estaban hacinados en la pequeña y sucia habitación del motel - Adam sentado en una esquina ociosamente examinando un anarcoblog en su computadora portátil, Olivia sentada en la cama secándose el pelo, Calvin sentado frente a la ventana mirando los autos pasar en la calle oscura debajo de ellos y Anthony relajándose en la otra cama, comiendo un sándwich. Tenían la televisión encendida, pero ninguno de ellos la estaba mirando. De vez en cuando escuchaban pasos en el pasillo y todos paraban lo que hacían hasta que el sonido desaparecía a la vuelta de la esquina. Fue después de una de estas pausas que Adam rompió el silencio.

"Anthony", preguntó, cerrando su portátil y levantando los pies, "dijiste que estuviste vivo durante la Escisión, ¿verdad?"

Anthony gruñó.

"En primer lugar, eso sigue siendo una locura. Segundo, ¿por qué ocurrió la Escisión en primer lugar?"

El hombre mayor dejó de masticar y tragó. "Diferencias ideológicas".

Calvin rodó los ojo Adam hizo pucheros. "No, en serio", dijo Adam. "No parece que La Fundación haya existido tanto tiempo. ¿Qué pudo haber pasado en tan poco tiempo como para causar una fisura como esa?"

Anthony puso su sándwich sobre la mesita de noche. "Desde el principio hubo un profundo desacuerdo sobre lo que La Fundación tenía para ofrecer. En ese entonces teníamos un enemigo, los llamábamos Abbadon. Nos hicieron creer que Abbadon era un grupo de desesperados y hostiles curanderos de la realidad que estaban atacando nuestros almacenes para saquear nuestros artefactos. La amenaza de que Abbadon apareciera en nuestra puerta todos los días nos alejó de investigar y contener anomalías; de repente, nos preocupamos por protegernos a nosotros mismos. Llegar más allá de nuestros límites".

Tomó un trago de una lata en la mesa. "Comenzamos un proyecto para construir esta cosa, esta eigenarma, que podríamos usar para acabar con Abbadon de una vez por todas. Felix Carter, el Decimotercer Supervisor, estaba a cargo de la investigación oculta que se llevó a cabo para desarrollar los rituales que usaríamos para atar un poder sin paralelo a una palabra, una palabra que podría ser usada para aniquilar cualquier cosa en el universo en un instante con nada más que un pensamiento. Nosotros-"

Se detuvo mientras otro grupo de pasos pasaba por la puerta con poco incidente.

"Hicimos algo," continuó, "durante el desarrollo de esa arma, que fue verdaderamente atroz. Estoy convencido de que no hay mayor pecado que el que cometimos para crear esta arma perfecta, y estoy medio convencido de que los Supervisores sólo firmaron ese acuerdo con la Muerte para evitar los fuegos del Infierno a los que ahora estamos destinados".

Se detuvo de nuevo y tomó otro trago. "De todos modos, nos engañaron. Abbadon era una excusa, una excusa perpetrada por el Administrador para, por primera vez, crear una anomalía. Dar forma a algo que no existía antes de que empezáramos. Lo logramos, pero a un costo terrible. La Escisión fue el resultado de las dos facciones que persistieron después de ese evento - aquellos que creían que crear esa arma era un bien, y aquellos que creían que era un mal. Mientras varios se quedaron pensando que los fines justificaban los terribles medios y que la creación de esa arma había creado un mundo más seguro. Yo y varios otros creímos, con razón, que habíamos hecho algo aborrecible y que La Fundación no podía seguir existiendo. Que estaba podrida hasta la médula".

Adam reflexionó sobre esto por un momento. "¿Qué le pasó a esa arma?"

"La enterraron", dijo sin dudarlo. "Sólo podía activarse con la palabra, y la única persona que sabía que sabía esa palabra desertó con nosotros. Aaron Siegel, el Ingeniero, el hombre que actualmente es el Primer Supervisor. Cuando se dieron cuenta de que ya no podían usarla, dividieron sus componentes para evitar que se activaran, y él nunca pudo volver a usarla, ni con la palabra ni de otro modo".

"¿Qué causó la deserción, entonces?" preguntó Olivia, restregándose la cara con un paño. "¿Qué hizo que Aaron Siegel volviera?"

"Arrogancia y lujuria", escupió. "El teléfono sonaba con una oferta mejor y él tomó el teléfono".

Se recostó contra las delgadas y sucias almohadas. "Cuando desertamos, Aaron Siegel mató al Administrador, pensando que sería el fin de La Fundación. Pero el Administrador era un solo hombre, y La Fundación estaba mucho/ más descentralizada de lo que está hoy. La diferencia entre entonces y ahora es una cuestión de escala. La Fundación de hoy se ha realizado plenamente, y su núcleo es menos una conexión de unas pocas venas y más su corazón sangrante y palpitante. Hay poder entre los Directores y todo, pero la verdadera autoridad recae en los Supervisores. Cuando mueran, La Fundación será una serpiente sin cabeza".

Sacó un cigarrillo y lo encendió. Calvin abrió la ventana un poco más en respuesta y echó un vistazo a lo que se podía ver fuera.

"Y más que eso," continuó, "probablemente habrán escuchado que todos los Sitios y almacenes de La Fundación están encima de dispositivos nucleares - una opción en caso de que algo terrible ocurra. No están debajo de todos los Sitios, pero sí de la mayoría. En el Sitio-01 hay un sistema en el lugar que se activará cuando sólo quede un Supervisor, un comando para que todas las demás bombas de los otros Sitios detonen. Si llegamos allí y matamos a Aaron Siegel, podemos usar ese sistema para destruir todo - los Sitios, las anomalías, todo. Todavía tendremos trabajo que hacer, pero los habremos vencido".

Calvin lo miraba por el rabillo del ojo. "¿Cómo sabes que eso existe?"

"Yo lo diseñé", dijo Anthony. "No teníamos armas nucleares cuando lo diseñé, pero el concepto es el mismo. Incluso podrías hacerlo desde su escritorio. Un botón, y poof ya no queda nada." Recogió su sándwich y asintió. "Esa es nuestra jugada. Así es como lo haremos".


AHORA

— - —

mountains3.png

Calvin estaba a dos pasos del humvee con su arma desenfundada. Olivia estaba cerca de él, pero el hombre en medio de la carretera no se movía. Levantó ambas manos, con las palmas hacia fuera, y las agitó ligeramente.

"¿Ven?" les mostró el dorso de sus manos. "Sin armas. No estoy aquí por motivos violentos".

"¿Quién eres tú?" preguntó Calvin.

El hombre hizo una gran reverencia. Estaba ligeramente jorobado, y cuando se agachó pudieron ver la desviación en su columna vertebral.

"Soy Mortimer J. Denning Von Kronecker", dijo, de pie. "Soy su próximo Supervisor. El Número Cinco, como ya ven. Noté que nos estaban dando de baja numéricamente. No es el enfoque más único y diferente de todos, pero admito que es narrativamente consistente".

Olivia levantó una ceja. "¿Tú eres el Mirlo?"

El hombre hizo un gesto de desdén. "Por favor, Mirlo es mi nombre de trabajo. Y no estoy aquí por el trabajo, obviamente-", les dio una mirada a ambos, "-parece que ustedes dos lo están."

Calvin levantó el arma como si fuera a disparar, y luego dudó. "¿Qué estás haciendo aquí?"

"¿Yo?" Mortimer se llevó una mano a la boca. "¡Vine a conocerlos! He visto cosas increíbles - muchas cosas increíbles, si crees la mitad de las historias que cuentan sobre mí, pero nunca he conocido a alguien que, de una u otra manera, haya matado a ocho/ Supervisores". Cruzó los brazos y asintió. "Eso es impresionante. Eso nunca se ha hecho antes, ni siquiera entre los propios Supervisores".

"Si sabes por qué estamos aquí, ¿por qué viniste a nosotros?" preguntó Olivia. "Siendo que sabes que estamos tratando de matarte".

El hombre se rió. "Sí, bueno, lo sé. Pero, verás, desafortunadamente para ambos, matarme no es un comienzo, incluso después de su pequeño alboroto con Felix en el Capitel". Señaló a Calvin. "Tú, te mostraré algo. Esto ayudará a establecer algunas reglas. Dispárame". Se dio un golpecito en la frente. "Justo aquí, en medio de los ojos, si es que tienes la habilidad suficiente".

Calvin volvió a levantar el arma, pero se detuvo. Miró a Olivia, quien le miró con incertidumbre. Mortimer rodó los ojos y sacó un cuchillo de su manga.

"Bien, bien," dijo, "podemos hacerlo así también".

Sosteniendo el cuchillo en su mano izquierda y sujetando la parte inferior con la derecha, Mortimer se clavó la hoja del cuchillo en su cabeza a través de su cuello. La sangre salpicó el suelo e inmediatamente se puso bizco cuando mientras un gesto de dolor se le escapaba por los labios. Empujó una vez más con la mano derecha y la punta del cuchillo se alojó perfectamente en su cráneo. Tropezó hacia atrás y se desplomó.

Los tres estaban sentados mirando fijamente al hombre que estaba en el suelo, agonizando.

"¿Qué demonios fue eso?" Adam dijo desde detrás de ellos.

Entonces, de repente, el camino frente a ellos fue iluminado por una luz púrpura oscura. Pulsó dos veces, y luego con un sonido de chasquido y el olor distintivo del ozono, el Mirlo apareció de nuevo ante ellos, ileso. Levantó los brazos como si estuviese haciendo un truco de magia, y luego señaló al cadáver en el suelo.

"¿Ven?", dijo. "Voilá. Como nuevo".

"Eres anómalo", dijo Olivia.

Mortimer asintió. "Si, pero bueno, ¿quién no lo es?" Se puso un dedo en la barbilla. "¿Saben? Ahora que lo pienso, creo que Verde no lo era. Creo que eso siempre la afectó, ¿saben? Ella tenía tanto planes, tantas maquinaciones-", gesticuló salvajemente, "-que habrían sido mucho más fáciles de lograr si ella hubiera podido hacer las cosas que yo puedo hacer".

"¿Qué puedes hacer?" Calvin dijo, bajando su arma.

El Supervisor levantó un dedo. "¡Ah! ¡Esa es una buena pregunta! Pero empecemos con una mejor - de dónde vengo". Se giró como para alejarse, y luego detuvo el paso a la mitad para volverse atrás y hacerles señas para que los siguieran. "Vamos, vamos. Pueden dejar tus pertenencias aquí, nadie va a venir a buscarlas por un tiempo".

Los tres empezaron a caminar detrás de él, con dudas. A medida que daban pasos, notaban que el cielo cambiaba. Era de noche, pero ahora esta era de un púrpura profundo y rico que ocasionalmente se veía perturbado por ondas que emanaban de algún lugar en la distancia. El paisaje que los rodeaba también comenzó a cambiar: desaparecieron las colinas que conducían a las montañas, ahora caminaban por una calle empedrada a través de una ciudad que no reconocían. El cielo sobre ellos comenzó a cambiar de nuevo, desvaneciéndose de púrpura a gris hosco. Una ligera lluvia caía y un frío los golpeó por detrás.

"Esto", dijo Mortimer, volviéndose para mirarlos, "es mi hogar, de donde vine, al fin y al cabo. Nací aquí, en la ciudad de Londres. Londres, con una población de 2.5 millones de habitantes, es la última ciudad de la Tierr/. ¿No es eso increíble?"

Miraron a su alrededor con mudo asombro. Algo oscuro y masivo pasó sobre ellos, y fueron momentáneamente empapados en sombras.

"¿Qué pasó aquí?" preguntó Adam.

El Supervisor se encogió de hombros. "¿Recuerdan la Peste Negra? Sin duda debieron haber leído sobre ella alguna vez en un libro de historia o algo así - un evento muy trágico en la historia de su mundo. Bueno, resulta que la Peste Negra golpeó a este mundo muy duro también. Había un tipo en el Más Allá que se despertó justo a tiempo para verla en su peor momento, y le dijo a todo el mundo que tenía una cura. Como pueden imaginarse, la gente estaba deseosa de aceptar la propuesta. El único problema era que la peste no era exactamente lo que estaba curando". Movió las cejas. "Si saben a lo que me refiero".

Se dio la vuelta para mirar por la vacía calle. Desde su final, pasaba un carruaje tirado por caballos - el caballo era poco más que un esqueleto.

"En su mundo, en el que nacieron, existe esta entidad. De hecho, la tenemos encerrado en una celda en alguna parte. Es muy diferente allí de lo que es aquí, dudo que haya mucho que podamos hacer para inhibir a este tipo". Se detuvo. "De todos modos, ciudad tras ciudad comenzaron a caer, en todo el mundo. Pero no en Londres. Los Antepasados construyeron sus muros fuertes y sus defensas robustas. Durante un tiempo tuvimos aliados: París, Munich, Roma. Incluso algunos mucho más lejos. Poco a poco, con el tiempo, todos se quedaron en silencio. Londres es todo lo que queda".

Empezó a caminar de nuevo, y ellos lo siguieron. Los condujo por la calle y luego salió a una avenida grande y abierta que estaba vacía, excepto por ellos.

"Ahora, en cuanto a lo que 'puedo' hacer. Sin duda, han captado parte de eso - caminar de aquí para allá entre las realidades es útil y obvio. Pero antes de que puedas ir a algún lado, tienes que ver adónde vas".

Señaló hacia el cielo y cerró los ojos. "Ya han conocido a mi buen ex-amigo, el Contador. Era muy bueno con los números, y algunos pensaban que podía ver el futuro. Él no podía, al igual que yo tampoco puedo. Pero puedo hacer algo mejor. Mira, ellos te dirán que hay infinitamente universos, y para el lego eso también podría ser verdad. Pero no es cierto. Hay un final funcional para toda la creación - un límite duro, si se quiere. Hay un número limitado de átomos y de interacciones. Podría parecer infinito para un tipo promedio en la calle, pero puedo ver esas variaciones - todas y cada una de ellas. Si hay más de unos que de otros, sé que en cualquier universo ese evento sería más probable".

Se detuvo de nuevo. "Ahora imagina que eres un joven Mortimer J. Denning Von Kronecker, y vives en una ciudad de mierda en una isla de mierda en el fin del mundo. Los cielos siempre son grises, el aire siempre es tóxico, y al otro lado del canal fuera de estas paredes hay una pesadilla que podría matarte en un abrir y cerrar de ojos. Tienes sueños - sueños de un lugar como el suyo, pero diferente. Más brillante. Más feliz. Con una menor probabilidad de muerte inminente. Puedes verlo, claro como el día. Entonces un día escuchas una voz que te llama desde este lugar - y es tu propia voz. No eres tú, pero lo eres".

Se dio la vuelta. "Escuché esa voz y di los primeros pasos hacia un lugar que no era el mío. Este lugar, este Londres, es parte de un mundo moribundo. Si sigue estando en pie seis meses más sería un milagro. No tenía familia, ni amigos. Nadie quería a un huérfano cojo que oía voces". Se encogió de hombros. "Así que me fui".

"Espera", dijo Olivia, frotándose la sien. "¿Puedes ver otras realidades?"

Mortimer levantó la vista con curiosidad, como formando un pensamiento. "Mira…. no. No es como si pudiera abrir los ojos y mirarlas, no realmente. Es más como si pudiera… oírlas".

Empezó a caminar de nuevo. Pasaron por una carnicería vacía, un banco vacío, un edificio de apartamentos vacío.

"¿Recuerdan cuando dije que oí mi propia voz?", preguntó. "Eso era cierto. Cuando pasé por allí encontré otro yo, y juntos encontramos a otro. Seguimos encontrándonos hasta que ya no quedé más de mí sin descubrir, y entonces todos nos juntamos. Unificados, por así decirlo. Todavía hay muchos de mí aquí-", dijo, con un golpecito en la cabeza, "-pero ahora todos hablamos más o menos el mismo idioma. Esto funciona bien, porque si uno de los dos muere, los otros pueden reemplazarlo y permanecer intactos. ¿Eso tiene sentido para ustedes? Es como las cebolla. Las cebollas tienen capas. Pelas una capa hacia atrás y debajo encuentra otras". Se frotó la barbilla. "¿Eso referencia a algo en su mundo?"

"Todavía no lo entiendo", dijo Olivia, "si todos ustedes están en el mismo lugar ahora, ¿cómo escuchan estas otras dimensiones?"

"Realidades", dijo, levantando un dedo. "Las dimensiones son diferentes y yo no me meto en ellas. Esa fue la parte difícil, pero a veces las cosas simplemente tienen una manera de funcionar. En mis viajes encontré a alguien más como yo, alguien que tal vez no era tan organizado como yo, pero que aún podía oírse a sí misma dondequiera que estuviera. Su nombre era Alison, hija de uno de los miembros más antiguos del personal de La Fundación. Ella y sus… ¿hermanas? No, eso es incorrecto. Ella y las otras versiones de sí misma hicieron un trato conmigo. Me presento cada vez que necesita un poco de 'músculo' y me mantienen informado de todo lo que pasa… en todas partes. ¿Lo entienden?"

Calvin dejó de caminar. "Entonces, ¿por qué nos trajiste aquí? ¿Qué es lo que quieres?"

Mortimer se detuvo y luego se dio la vuelta. Seguía sonriendo, pero de alguna manera ahora era más sombrío.

"Sé lo que estás tratando de hacer", dijo, "y soy comprensivo, créeme. Sé que eres inflexible sobre lo que quieres lograr y sé que nada de lo que pueda decir personalmente puede cambiar eso, y eso está bien. La cosa es que no sé si tienes razón o no, o si tu cruzada hará alguna diferencia en el gran plan. Tengo algunas ideas, pero no estoy seguro. Por si acaso, quiero tratar de evitar que suceda, porque si por alguna razón tienes éxito y pierdo el contacto con todo mi yo que hay aquí, bueno…" se detuvo. "No sé qué pasaría, para ser honestos. No creo que sea bueno".

"¡Así que les voy a dar algo!" Su sonrisa disminuyó un poco cuando vio las reacciones en los rostros de los demás. "Oh, no, esto no es como los tratos que estoy seguro que los otros les dieron. Especialmente los de, ¿quién? ¿Valerie y Rufus? Esos dos son desagradables". Agitó la cabeza. "Estoy seguro de que recurrieron a cosas horribles para disuadirlos, ¡y miren a dónde los llevo eso! Yo, sin embargo, soy mejor que eso."

Se detuvieron frente a otra tienda vacía con tres puertas. En algún lugar de la distancia se encendió una bengala, y fueron brevemente bañados en luz roja. Cuando miraron hacia atrás, había tres hombres de pie frente a las puertas, cada uno idéntico a los demás.

"Voy a ofrecerles una salida", dijeron Mortimer, las voces hablando al unísono. "No una salida que está en su cabeza, como el Mentiroso podría haber ofrecido, o una salida que no es realmente una salida en absoluto y que mayormente resulta en su muerte, como Rufus hubiera preferido. No, esto es de buena fe, 100% garantizado. Si lo toman, es suyo. Puedo arreglar todo el papeleo y hacer que suceda, pero está aquí si lo quieren".

Cada uno de los tres hombres se hizo a un lado, exponiendo las ya abiertas puertas tras ellos. Uno para cada uno de ellos.

"Pasamos por estas puertas", dijo Calvin lentamente, "y, ¿qué? ¿nos matan inmediatamente? ¿es esto una broma?"

La cara de Mortimer se suavizó. Por primera vez ya no se veía incesantemente alegre, sino que cansado.

"No, no es una broma - y no hay ningún truco aquí. Sólo estoy buscando una forma de que ambos podamos beneficiarnos de esto".

Se miraron unos a otros, y después de un minuto Olivia se encogió de hombros.

"Quiero decir, ¿qué más podemos hacer?", dijo ella. "¿Dispararle?"

Calvin y Adam asintieron de acuerdo, y los tres entraron por puertas separadas.

— - —

apartment3.png

Adam se encontraba de pie en una habitación cálidamente iluminada sobre una alfombra desgreñada. En algún lugar de la calle, un hombre tocaba algo en un saxofón. Había una pequeña chimenea, y un fuego ardiendo dentro de ella. Algo se estaba cocinando en la habitación de al lado, y olía divinamente. Adam buscó en la habitación algo familiar, pero no encontró nada.

"Está allí, si es lo que estás buscando", dijo El Mirlo, apareciendo de repente a su lado. "Allá en la esquina. Tu portátil, ¿verdad? ¿Eso es lo que estás buscando? Me doy cuenta de que nunca te separas de él".

"¿Qué es esto?" Adam dijo, confundido. "¿Dónde estoy?"

"Esto es Portland, Oregon, Estados Unidos. No puedo recordar la dirección exactamente. De hecho, ya habías estado aquí antes, cuando eras más joven. Tus padres buscaron brevemente asilo aquí".

Adam miró hacia atrás, alrededor de la habitación. "Así es", dijo, asintiendo. "Vivimos en la ciudad en las montañas después de esto".

El Mirlo se acercó a la ventana y miró hacia la calle. Adam continuó escaneando la habitación. "¿Por qué aquí?"

"Porque en este mundo, tu asilo fue concedido", dijo El Mirlo, sin mirar hacia arriba. "Creciste aquí, con tus padres y tus hermanos. Todos siguen vivos, también. Tus padres se mudaron a Los Ángeles, pero lo que más te gustó fue este lugar. Esto se sentía como un hogar para ti".

Adam no respondió. Se sentía como en casa. Recordó la alfombra gruesa y las cortinas que estaban un poco mohosas. Hasta la estúpida chimenea le había hecho tan feliz de niño. Era perfecto, exactamente como lo recordaba, pero mejor, excepto-

"Adam", dijo una voz desde la cocina. Era oscura y áspera, y familiar. Adam sintió que el latido de su corazón se aceleraba un poco al dar unos pasos alrededor del borde del sofá en el medio de la habitación. Un momento después, la cabeza de Calvin se asomó a la esquina.

"Cena", dijo. Levantó una ceja y miró a su alrededor. "¿Con quién estás hablando?"

Adam dudó, su voz atrapándose en su garganta. Se giró para mirar al Mirlo en busca de alguna respuesta, pero el hombre estaba mirando fijamente hacia delante, sin pestañear.

"¿Estás sorprendido?", dijo el Supervisor. "No puedes esconderte de mí, Adam Ivanov." Se dio un golpecito con un dedo en el costado de su cabeza. "Hubo un tiempo en que yo también deseaba ciertas comodidades. Los placeres de la carne, como sabes. La chica Alison ha tenido su utilidad allí, pero admito que encuentro tus gustos mucho más satisfactorios que los míos".

Adam se volvió hacia Calvin, quien ya no se movía. El mundo se había quedado muy quieto. Desde su posición en la sala de estar, temblando en silencio y sin poder controlar su corazón, Adam vio una banda plateada en uno de los dedos de Calvin. Sintió la sangre correr por su cara.

"Aquí hay luchas", dijo El Mirlo, caminando de regreso hacia una reluciente puerta morada en la parte de atrás de la habitación. "Experimentarás penurias, como todo el mundo. Pero es una oportunidad, y es algo normal. Es una vida que puedes vivir libre de miedo. Una vida que es la tuya y no la de otro".

Entonces Calvin estaba caminando hacia él, y era incapaz de moverse. La cara de Calvin era estoica, pero sus ojos traicionaban su preocupación. Extendió la mano y puso la otra en la parte posterior de la cabeza de Adam. Estaba tibia, y se sentía bien.

— - —

yacht.png

Olivia entró por la puerta y fue golpeada abruptamente en la cara con una ráfaga de agua salada. Tropezó de lado y abrió los ojos, y se dio cuenta de que estaba a punto de entrar en el mar desde el borde del barco en el que se encontraba. Barco no era quizás el término correcto - el navío en el que había aparecido era un yate. Por encima de su cabeza los cielos eran azules y despejados, y los mares que la rodeaban eran tranquilos en general.

Caminó hacia el centro de la cubierta, donde había un caballete y un estante de diferentes materiales de arte sentados a su lado. Se puso de pie frente a él y vio que era una pintura, a medio terminar, del horizonte frente a ella. En la pintura el sol colgaba bajo en el cielo. Se inclinó y vio que el sol en la pintura se movía, hundiéndose lentamente bajo el horizonte. Al hacerlo, la mitad de la imagen se oscureció, y su cielo se llenó de tonos púrpuras y azules.

Dio un paso atrás, y notó que El Mirlo estaba cerca, mirando casualmente desde el costado del barco hacia una playa cercana.

"¿Dónde estamos?", preguntó.

"Donde quieras estar, creo", dijo él, tamborileando ociosamente sobre la barandilla del barco. "En este mundo, este crucero es tuyo. Ese caballete y esas pinturas son tuyas. No tienes nada de qué preocuparte, excepto del caballete y el mar. Todo el tiempo que necesites".

Olivia resopló. "¿Crees que me convencerás con un buen barco y unas pinturas nuevas?"

El Mirlo la miró y sonrió. "No, la verdad es que no".

Escuchó otro sonido detrás de ella: alguien subiendo escalones. Se dio la vuelta y vio a un hombre emergiendo de la cubierta. Tenía la piel oscura y el pelo largo en gruesas trenzas. Llevaba pantalones cortos blancos y poco más, y la definición de su musculatura podría haber tallado diamantes. Cuando ella lo vio, Olivia jadeó.

"Tevin", dijo ella, su voz atrapante. "No entiendo, ¿cómo?"

El mundo se congeló. El Mirlo se acercó por detrás de ella y contempló al hombre durante un momento.

"Me había preguntado por ti, Olivia. A pesar de toda tu pasión, no parecías mostrar ningún tipo de emoción verdadera. Nada crudo o real". Ella lo miró y él sonrió. "Sí, te he estado observando durante mucho tiempo. Lo vi venir, más o menos, y hace mucho tiempo decidí vigilar a aquellos de ustedes que pudieran estar involucrados".

Señaló al hombre que subía las escaleras. "Esto, sin embargo, me sorprendió. Me sorprendió lo bien que lo mantuviste escondido, incluso de la gente que te conocía mejor. Pero, ¿qué sería el Marfil Increíble sin su Ébano Excelente, eh?" Se rió. "Ahora entiendo por qué el nombre no encaja. Está bien, yo también he tenido mi parte justa".

El Mirlo se volvió hacia el mar. "En este mundo, el barco y las pinturas son tuyos, y también lo es Tevin Laredo. No hubo ninguna redada de La Fundación en tu comunidad anartista, y no lo convertiste accidentalmente en vidrio mientras hacías esa ola de fuego para disuadir a tus perseguidores". La miró cuando su cara se volvió blanca. "Sí, incluso sé eso. El Ojo Que Todo Lo Ve de La Fundación no se pierde de mucho, ni es un título exagerado. Imagino que debe haber sido horrible, de verdad. Entiendo tu dolor, yo también he tomado decisiones terribles con resultados no deseados con los que he tenido que vivir".

Se sentó en una tumbona y sacó un vaso del interior de su abrigo, llenándolo con un frasco también sacado del interior de su abrigo. Tomó un trago y suspiró, inclinándose hacia atrás en la silla.

"En este mundo, Olivia, no tienes que tomar esa terrible decisión. No hay ningún accidente. Tú y él pueden quedarse en este barco e ir a donde quieran ir, y ver todo lo que quieran ver. Aquí no hay límites para tus horizontes".

Olivia intentó apartarse, pero ya le caían lágrimas por la cara. El Mirlo tomó otro trago.

"¿No sería eso lo más bonito del mundo?"

— - —

field.png

Calvin salió a un campo de hierba en medio del bosque. El aire era fresco y una fina capa de rocío brillaba sobre la hierba a la luz del sol naciente. Dio unos pasos y observó lo que le rodeaba, y luego suspiró. Sabía dónde estaba.

El Mirlo apareció a su lado, mirando hacia abajo por la lentitud de una colina en la que se paraban y se dirigían hacia un pequeño lago situado al borde del bosque. Por un momento, no hablaron.

"Esta es una elección extraña", dijo finalmente Calvin.

El Mirlo lo miró de reojo. "¿Qué te hace decir eso?"

Calvin se encogió de hombros. "He estado aquí antes. Sé cómo va todo".

El Mirlo titubeó. "Eso no es verdad. Sabes cómo va desde una sola perspectiva, la que tenías ese día en el bosque…"

Calvin levantó una ceja.

"-pero este mundo, este es el que siempre quisiste. Este es el mundo en que tienes la oportunidad de salvar a tu madre".

Observaron como un joven Calvin y su madre se veían a través de los árboles. Al cruzar la orilla del lago, apareció un cuerpo en el agua, flotando desde una oscura profundidad. Luego otro, y otro, y de repente hubo cientos de cuerpos que cubrían la superficie del agua como un fango. Cuando aparecieron, la madre de Calvin se detuvo y se giró, y comenzó a caminar hacia el lago. El joven Calvin se quedó inmóvil detrás de ella.

"Tenías todo este tiempo", continuó El Mirlo, "todo este tiempo para correr hacia abajo y detenerla. Pero no lo hiciste, porque eras un niño y estabas asustado. Ahora, sin embargo, tienes todo el tiempo del-"

Se detuvo. Mirándoles fijamente a los dos, a los ojos de Calvin, estaba el joven Calvin. Había una mirada de saber que reconocía como propia, una mirada de comprensión sobre lo que había pasado antes y lo que pasaría después. El joven miró a su madre y luego a la línea de árboles. Allí, entre el pincel y los miembros, había una figura encubierta que sostenía un bote de plata. Calvin comenzó a caminar hacia ellos.

El Mirlo retrocedió al verlo. "¿¡Tú!?" Su voz se quebró y Calvin pudo oír algo antinatural bajo su tono. "¿ hiciste esto?"

Calvin alcanzó la figura y tomó el bote. La figura se llevó un solo dedo a los labios.

"Esto no es lo que crees que es", dijo la figura. "Tómalo y verás."

Calvin abrió el frasco y sacó el contenido con su mano. Eran un par de gafas con marco de alambre, con finas runas doradas marcadas a lo largo de sus bordes. Cerca de la parte posterior de uno de los ladoas había un nombre, incrustado en negro. A. Bright. Calvin los levantó y brillaron a la luz del sol naciente.

"¿¡Qué estás haciendo!?", gritó El Mirlo desde el otro lado del prado. "Todos nuestros esfuerzos fueron en vano, y nada más que pánico e inutilidad por parte de todos ustedes. Al menos yo estaba tratando de arreglar el problema. Yoestaba tratando de ayudar. Yoquería hacerlos felices, aunque éste no pueda ser satisfecho".

Calvin se detuvo. "Me mostraste este lugar, ¿no? Me imagino que les mostró a los otros dos algo similar. ¿Qué? ¿Su mundo ideal o algo así?" Él consideró esto. "Si este es mi mundo ideal, ¿por qué no me haría feliz?"

El Mirlo hundió el pulgar en el puente de su nariz. "Porque esos dos quieren cosas que se puedan lograr razonablemente. Por otro lado, eres un demagogo violento que apela a sus instintos más básicos. Ambos han experimentado dificultades - porque todas las personas experimentan dificultades/. Tú y los de tu calaña señalan con el dedo a La Fundación y les dan una mirada de odio. Estaba tratando de ofrecerles algo mejor. Pero todo lo que quieres es matar, y todo por este momento, aquí mismo".

Señaló hacia el agua. "¿Ves eso? Tu propia madre, caminando hacia un destino terrible. Toda tu vida cambiaría, mejorada infinitamente por tu no participación en estos asuntos. Tienes la opción, y sigues eligiendo la violencia. ¿En qué te convierte eso?"

Calvin volvió a mirar las gafas y, al cabo de un momento, se las puso.

"No lo sé", dijo. "Veamos qué hay de ti".

Cuando volvió a mirar a través de las lentes ligeramente azules, el prado, el lago y el bosque seguían allí. Sin embargo, en lugar de El Mirlo había una monstruosidad imponente, una horrible criatura pseudo-aviática con ojos muertos y una carne fétida y podrida. Podía ver a través de sus delgadas y esteras plumas hacia dentro, donde una masa de rostros aullaba y maldecía, cada uno presionando contra los costados de su contenedor como si estuviese a punto de estallar. Cuando la criatura abrió su asqueroso pico para hablar, pudo escuchar la voz de El Mirlo, que resonaba sobre infinitas encarnaciones de sí misma en una siniestra cacofonía de miseria y dolor.

"Te ofrecí una vida", dijo la criatura. "Te ofrecí libertad. Te ofrecí a tu madre".

Calvin agitó la cabeza. "No. Esa no es mi madre." Miró al joven Calvin, que lo observaba de cerca. "Es su madre. Mi madre murió hace mucho tiempo, por culpa de abominaciones como tú".

"Eres un tonto", graznó El Mirlo. "No importa. No tengo que hacerte feliz, ya estás aquí y no tengo que quedarme".

El cielo volvió a ponerse púrpura y Calvin olía a ozono. Detrás de él, la figura puso una mano sobre su hombro.

"Voltea el bote otra vez", dijo. "Rápido".

Calvin lo hizo, y deslizándose desde el interior había una caña de pescar de fibra de vidrio. Era de color rosa brillante, con las palabras "Hilo y Señuelo Interdimensional de Dr. Wondertainment" blasonadas en el lateral. Detrás había algo más, y al verlo, Calvin sonrió. Era un bate blanco de wiffle ball con un mango pegado con cinta adhesiva y las palabras "mas valer pajaro volndo que mil en mano de dado" escritas con marcador negro.

Tomó la caña con una mano y, al levantarse, la lanzó hacia El Mirlo. De su extremo salió un brillante y destellante hilo blanco que se arqueaba a través de la pradera y se hundía en la carne de El Mirlo. El hilo se fue enseñando, y Calvin dio una última mirada al niño que estaba de pie junto al lago antes de que el mundo se volviera púrpura y desaparecieran.

Cuando abrió los ojos, Calvin estaba de pie en la cubierta de un barco destrozado y en ruinas. Un agujero cavernoso se había abierto en medio de él, y mirando hacia abajo no podía ver ningún fondo visible. Un momento después, El Mirlo cayó del cielo detrás de él y se estrelló contra el barco con un crujido húmedo.

"¿Qué…?", dijo la criatura, a tientas sobre sus alas y garras, "¿Qué es esto? ¿Dónde estamos? Aquí no es donde se suponía que debíamos…"

Se detuvo repentinamente por el sonido de una caja registradora cuando Calvin balanceó el bate de wiffle ball hacia un lado y golpeó a El Mirlo en su cara moteada. El punto de impacto estalló en plumas y la criatura gritó y rugió. Se volvió para morder el sedal que ahora estaba atascado en su espalda, pero antes de que pudiera alcanzarlo Calvin había vuelto a darle con el bate, cada vez causando que El Mirlo estallara en plumas y sangre y se oyera el sonido de cajas registradoras.

El Mirlo extendió sus alas y emprendió vuelo, y Calvin se agarró fuertemente del final del hilo mientras era arrastrado hacia un cielo púrpura. Cuando la neblina se despejó, estaban en un edificio - un Sitio de La Fundación, al parecer - rodeado de caos. Claxon estaban sonando a todo volumen y luces rojas de alarmas de brecha de contención pulsaban rápidamente en la gigantesca antecámara en la que se encontraban. Un gran número de personas de pelo blanco salían de un pasillo donde, detrás de ellos, se oía un rugido. El Mirlo miró fijamente en dirección del sonido, y entonces sus ojos se abrieron mucho de repente.

"Oh, en serio este lameculos de nuevo ", dijo.

Saliendo del pasillo estalló la monstruosidad reptiliana que habían visto en la aldea de Adam, sólo que más pequeña y cubierta de hojas afiladas de afeitar. Era diferente, notó Calvin, pero los ojos lo delataban. La criatura rugió, y cuando se giró pudo ver a un hombre en su espalda, gritando y riendo.

Mientras El Mirlo dudaba, Calvin cruzó la habitación y lo golpeó de nuevo con el bate, y luego de nuevo, y luego varias veces en rápida sucesión. Cada vez, más y más plumas brotaban de su piel y la masa de almas que se arremolinaba dentro de ella gritaba y retrocedía. Mientras la reptil criatura se acercaba hacia ellos, hileras de dientes chocando entre sí, El Mirlo golpeó sus alas hacia atrás, tirando de ambos hacia el éter.

Calvin se estrelló contra el suelo y no muy lejos oyó a El Mirlo hacer lo mismo. Cuando se levantó, vio que estaban de pie en lo que una vez pudo haber sido un campo de hierba, pero la vegetación había muerto hacía mucho tiempo. De hecho, se dio cuenta con cierto asombro mórbido de que no parecía que hubiera nada vivo, excepto los dos. El cielo estaba nublado y había una tormenta que rodaba a cierta distancia, pero no escuchaban pájaros, ni insectos, ni nada hecho por el hombre.

Se distrajo momentáneamente cuando un drone teledirigido zumbó por encima de su cabeza, con su motor siendo el único sonido que penetraba el silencio, excepto por el ligero viento. Cuando se volvió, El Mirlo estaba sobre él, picoteando febrilmente hacia abajo en el lugar donde había estado parado. Se puso de costado y se mantuvo firme en el sedal, luego tomó el bate y golpeó al Mirlo en el costado del pico con él. Su pico se agrietó y se astilló y el monstruo aulló, pero siguió adelante, cada vez más cerca de Calvin.

Luego hubo un destello de luz en el horizonte. Ambos se detuvieron a mirar, y en el lejano norte se estaba formando una nube en forma de hongo, una bola de fuego que se extendía hacia el cielo. La vieron levantarse y levantarse, y luego vieron con horror un muro de calor y muerte que se acercaba. El Mirlo dio dos pasos y luego saltó al cielo, y se fueron de nuevo.

No aterrizaron inmediatamente. Mientras Calvin se aferraba a la caña en busca de vida, vio imágenes de lugares a su paso. Vio una instalación oscura donde tres niñas lo observaban con ojos ciegos mientras él entraba y salía de su existencia. Vio un cielo de siete lunas y una puerta de oro arqueada. Vio un Sitio de La Fundación cubierto de nieve - no uno con el que estuviera familiarizado - con una multitud de doctores saliendo de él. Escuchó un chillido penetrante, luego una ráfaga de luz azul, y el lugar desapareció.

En cada visión que pasaba, empezaba a notar rostros. Al principio se desmayaban, y se volvían más claros cada vez que pasaba por otro mundo. Estaban más cerca de él, más enfocados. Eran una chica - siempre un poco diferente, pero la misma chica cada vez. Lo observaban atentamente, cada una mirando como si estuvieran a punto de hablar. Entonces, una de ellas estaba levantando una mano con cinco dedos. La siguiente tenía cuatro. La otra tres. Dos. Uno.

La última chica extendió su mano y Calvin la tomó. Se tocaron, e inmediatamente la neblina púrpura se disipó y se estrellaron contra un suelo de hormigón duro.

Lo primero que Calvin notó fue la presión. Algo cercano estaba ejerciendo mucho de eso, y sintió un esfuerzo considerable para respirar. Cuando se puso de pie y miró a su alrededor, notó la fuente: una enorme e inmensamente complicada máquina compuesta por varios anillos concéntricos, dentro de los cuales había una masa oscura y arremolinada de polvo y escombros. Miró hacia arriba y vio que estaban en el fondo del pozo del que no podía ver la parte superior. Las paredes estaban revestidas de máquinas y paneles, mangueras y soportes, bancos de luces que se extendían hacia arriba hasta esas alturas vertiginosas.

Y luego vio al Mirlo, levantándose frente a la máquina en el medio de la cámara, extendiendo sus alas y gritando furiosamente. Sus ojos volvieron a bajar y se posaron en la única otra persona en la habitación, una chica delgada de pelo oscuro que llevaba un anillo plateado grabado con una pequeña corona negra alrededor de su cabeza. Dio un paso nervioso hacia atrás mientras la criatura siseaba.

"¿Alison?", preguntó, la rabia ardiendo en sus ojos. "¿Qué estás haciendo? ¿Por qué estás aquí?"

"Ya he tenido suficiente, Mort", gritó ella, apenas audible por encima del ruido de la máquina frente a ellos. "Esto no está bien. Nada de esto es correcto".

El Mirlo gruñó y rugió. "¿Qué quieres decir con 'no está bien'? ¿Cómo es que no entienden esto? Puedo ofrecerles todo lo que quieran. Una vida que vale la pena vivir, una muerte que vale la pena morir, y cualquier cosa en el medio. Podrías ser Dios, Alison".

Ella agitó la cabeza. "No. No, no es natural. No puedo seguir haciendo esto".

El Mirlo se puso frente a ella. "¿Natural? La muerte es natural. La miseria es natural. Lo que ofrezco es un escape - una existencia que no es un horror. ¿Qué más podrías querer?"

Ella no respondió. La inmensa criatura graznó en voz alta y le golpeó con las alas.

"Lo siento Alison," dijo, su tono ahora frío y plano, "pero me temo que ya no tienes elección. Yo soy el Rey Negro. No puedes hacer nada para detenerme".

"Yo no", dijo ella, su mano cayendo sobre un panel cercano. "Pero él puede."

Giró una llave y tiró de una gruesa manija negra y las luces alrededor de la habitación se volvieron rojas y comenzaron a brillar al unísono. Detrás de El Mirlo, la enorme máquina comenzó a desplegarse, con los anillos tirando hacia atrás y exponiendo la habitación a la enorme presión interna. El Mirlo se estabilizó y se rió.

"¿En serio, Alison? ¿No has aprendido nada? Hay infinitamente muchos de mí aquí - matar a cualquiera de mí no hará nada".

Calvin se acercó a ella, bate en mano. Lo golpeó dos veces contra su zapato.

"No infinito", dijo. "No del todo."

Calvin cruzó la habitación y apuntó al centro de El Mirlo, golpeándolo hasta hacerle una sólida y sonora grieta. La criatura jadeó y crujió, y tropezó hacia atrás en la nube de polvo que se arremolinaba. Agarró los bordes de la máquina con sus garras, haciendo que el metal se doblara y torciera. La tierra debajo de ellos comenzó a temblar y a doblarse, y las paredes de acero del pozo comenzaron a crujir.

Entonces, con una suave ráfaga de aire, la nube de polvo desapareció. En su lugar había una figura humanoide, de color negro sólido e inmóvil. El aire a su alrededor se distorsionaba mucho, y en lugar de la nube de polvo había un resplandor rojo. El sonido del chirridos de metal y el crujir de la tierra se desvaneció, y la figura dentro de la máquina levantó la vista. Alison agarró el brazo de Calvin y lo tiró detrás de una plataforma elevada.

La habitación comenzó a vibrar, y a través del sonido Calvin pudo escuchar algo así como una voz, metálica, resonando en el aire que los rodeaba.

"Supervisor…" dijo la voz, "¿eres… un Supervisor?"

"¡Sí!", gritó El Mirlo. "¡Suéltame!"

La figura se desplegó por sí misma y ahora estaba flotando en el aire, de pie.

"Crímenes…. crímenes inconmensurables".

"¿Qué crímenes?", gritó El Mirlo. "¡Lo único que he hecho es ofrecerles una escapatoria! ¡Una salida!"

La figura extendió una mano abierta.

No”, dijo, "esta es la única salida".

Cerró su mano, y El Mirlo comenzó a levitar. Hubo otra ráfaga de aire, y Calvin pudo sentir cómo se le iba el aliento del pecho. Se inclinó alrededor de la plataforma justo a tiempo para ver al Mirlo teniendo un punto sobrecalentado en el centro de su ser que repentinamente creció hasta cubrirlo por completo y hacerlo desaparecer de la existencia. La habitación empezó a temblar violentamente, y Alison levantó la mano y golpeó el mango de la plataforma. Las luces comenzaron a parpadear de nuevo, y la máquina comenzó a enrollarse. Unos momentos más tarde, mientras estaban sentados detrás de la plataforma, el aire se asentó y el rugido disminuyó.

Calvin respiró hondo y tosió. "¿Qué…. qué fue eso?"

La chica llamada Alison se levantó con cautela. Ella le tendió una mano a Calvin y él hizo lo mismo.

"Ese ser es de un poder casi incomparable", dijo ella, frotando una mancha en su cuello. "Me llevó mucho tiempo encontrarla, pero la había estado buscando durante años. Esta es la única realidad donde este ser existe, así que había que venir aquí". Hizo sonar su cuello. "Lamentamos las molestias".

Calvin asintió lentamente. "¿Quién eres tú?"

Ella sonrió. "Mi nombre es Alison. La Fundación tiene un nombre diferente para mí, para todas nosotras, pero eso no es ni aquí ni allá. Nos enteramos de lo que estabas haciendo y nos dimos cuenta de que era nuestra oportunidad de deshacer el daño que habíamos hecho".

Calvin ladeó la cabeza. "¿Daño?"

Se frotó la muñeca. "Cuando El Mirlo nos encontró, pensamos que teníamos una especie de parentesco con él. Él…" dudó. "No creo que fuera malvado, pero había tantos Mortimers allí que era difícil decir con quién estabas hablando en un momento dado. Él podía ver la injusticia, creo, pero aparte de su propio poder para escapar de ella, nunca pareció importarle lo suficiente como para hacer algo al respecto. Creo que disfrutaba demasiado de su propia existencia".

Calvin asintió con la cabeza y luego volvió a mirar a la máquina. "No sé cómo volver".

Alison señaló la caña de pescar que yacía en el suelo. "Si lo tiras fuera, otra Reina Negra la atrapará y te arrastrará".

Frunció el ceño. "Mencionaste a La Fundación. ¿Existe en este mundo? ¿Sabes algo de los Supervisores?"

Ella se rió. "Existe. Ellos también, desde hace mucho tiempo. Pero esto-", señaló a la máquina, y a su contenido, "-esto mató a todo el mundo hace mucho tiempo. No queda nadie aquí, ahora. Sólo yo, para asegurarnos de que esta máquina siga funcionando".

Calvin asintió y recogió la caña. Se alejó de ella y luego se detuvo.

"¿Sabes lo que les mostró?", preguntó. "¿Las otras dos personas con las que estaba?"

Alison puso una mueca de dolor. "Sí"

"¿Qué fue?"

Ella agitó la cabeza. "No puedo decirte eso - sólo que sacarlos de donde están ahora mismo sería cruel".

Calvin no respondió. En vez de eso, tiró de la caña hacia atrás y la arrojó al cielo. Quedó atrapado en algún lugar por encima de él, y el mundo se puso púrpura.

— - —

Estaban parados sobre el asfalto de un pequeño aeropuerto mientras pagaban impuestos para un avión. Cuando se detuvo y las escaleras descendieron, Sylvester Sloan emergió desde adentro.

Los miró cuidadosamente. Terminando su observación, habló en voz alta.

"Ustedes tres se ven como la mierda".

Él tenía razón. Adam se apartó incómodamente de los otros dos, sus ojos vidriosos y abatidos y sus hombros ligeramente encorvados. Temblaba incluso a pesar de los vientos cálidos que soplaban de los páramos detrás de ellos. Olivia estaba blanca como una sábana - la piel alrededor de sus ojos apretada y su respiración poco profunda. Calvin se paró frente a ellos, con las manos vendadas y varios moretones grandes que se formaban sobre su cuello y cara. La caña de pescar rota estaba agarrada en su mano; los ojos de Olivia ocasionalmente parpadeaban hacia ella, y su respiración volvía a ser superficial.

Calvin asintió secamente. Sloan frunció el ceño, y sin decir una sola palabra más los hizo subir al avión. Momentos después, se fueron.


EN OTRO LUGAR

— - —

shaft.png

Aaron Siegel estaba de pie en un ascensor, descendiendo rápida y silenciosamente por un largo pozo hacia una compleja abertura suspendida sobre un charco poco profundo de fluido rojo. El ascensor se detuvo y salió a la plataforma que tenía delante. Miró hacia abajo a las figuras que yacían en la piscina, y luego cruzó la habitación hasta llegar a un panel de control.

Introdujo un comando, y debajo de él el líquido rojo empezó a escurrirse. Las cuatro figuras, aún oscurecidas por el líquido, fueron levantadas de la piscina por largos brazos de metal que giraban en silencio mientras trabajaban. Llevaban placas metálicas, largos trozos de alambre y tubos, y estantes de munición sobre las figuras, a través de las cuales aparecían brillantes líneas de metal sobrecalentado mientras se retorcían silenciosamente. Aaron observó todo el proceso hasta que terminó, y las cuatro figuras fueron levantadas hasta la plataforma y depositadas.

"¿Pueden oírme?" dijo Aaron.

La primera figura, un hombre humanoide calvo con armadura flexible, asintió. "Lo oímos".

"Hay tres agentes de la Insurgencia que han tenido en sus manos artefactos poderosos y valiosos", dijo Aaron rápidamente. "Ya han matado a siete de los otros Supervisores. La Nazarena, el Niño y yo estamos protegidos. El Embajador ha desaparecido, y probablemente será su próximo objetivo". Escribió algo en el panel de control. "Estas son sus últimas coordenadas conocidas."

"¿Cuál es nuestra misión?", preguntó otra figura. Esta era baja y delgada - claramente femenina, con el pelo cortado.

"Encuentren a estos tres," dijo Aaron, "si pueden, tráiganmelos. Si se resisten, matenlos. Llevan dos artefactos muy valiosos: un diario y una lanza. Tráiganme los artefactos".

Se dio la vuelta sobre su hombro. Detrás de él había una pantalla - negra, con un círculo gris oscuro y tres flechas girando lentamente alrededor de un solo punto rojo y brillante. Cuando Aaron lo reconoció, la mancha roja empezó a brillar más.

"Muéstrenles", dijo, su voz ronca. "Muéstrenles dónde está. Encuéntrenlo".

El punto rojo parpadeó dos veces y desapareció. Se volvió hacia los humanoides que tenía delante.

"Vayan, Irantu, Munru, Nanku, Onru", dijo. "Encuentren a los Insurgentes. Tráiganme los artefactos. Sean mi Mano Derecha Roja".




- ATRÁS -


5.png
Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License