Discusión Interna
Puntuación: +6+x

Anda corre…

Landon corría en la oscuridad mientras veía detrás suyo, aquella criatura de ensueño, mostrando relucientemente sus oscuras intenciones.

La cobardía suele ser un hermoso regalo para aquellos que no afrentan lo real y solo buscan seguir refugiados en la mediocridad… simplemente vitalizante.

Dijo de manera prepotente el demonio onírico al atemorizado joven.

¿Por qué sigues… aquí?

Preguntó de manera temerosa mientras soltaba un grito ahogado aquel desafortunado.

¿Por qué? Una pregunta mejor sería ¿Por qué me trajiste aquí?

Arremetió bruscamente, mientras apuntaba de manera acusatoria al chico.

P-pero… no fue culpa mía… ¡ESE CABRÓN CORRUPTOR!

¿Crees que me importa? Los dos sabemos que pudiste negarte, volver a tu vida feliz, viviendo como un idiota, poniéndote a trabajar, follar, criar, pudrirte y finalmente morir como muchos cientos de millares que han pisado esta despreciable tierra! ¿¡POR QUé DIJISTE QUE SÍ!?

Gritaba de manera repulsiva a Landon, mientras este caía de rodillas para finalmente explotar en llanto.

No sabía lo que hacía… ¿crees que sabía que era fácil? Pensaba que era un jodido trabajo asegurado, quería seguir la puta rutina que tenía planeada… Pero tuvieron que aparecer esos tipos… ¡CÓMO LOS ODIO!

El ser solo arqueó dudosamente una ceja, preguntándose de quién hablaba esta vez.

¡No me digas que no sabes de quién hablo! Esa tipa que me dijo que todo iría bien, el hijo de puta que siempre nos quiere masacrar junto con su compinche, ese alemán pretencioso, ¡TODOS ESOS MALDITOS ME OBLIGARON!

Mientes… ¡MIENTES! Tú decidiste esto, te dije que no… ¡PERO TU PUTA CONSTANTE DE SUPERARTE NOS LLEVA A LA PERDICIÓN!

Mientras el ser de oscuridad pesimista y repetitiva seguía en su terrible discurso… Landon se levantaba poco a poco.

¿Por qué debo seguirte escuchando? Superarme me lleva a la perdición… cobarde hipócrita.

El ser dejo caer una pequeña gota de sudor frío al ver como el joven recuperaba fuerza lentamente.

Solo te temía porque creía que aquella decisión rechazada, aquella incertidumbre de que mi decisión negada pudo haber sido mejor… seguía atormentándome, ahora sé que hubiera caído en la cobardía y mediocridad que dices… ¿para qué?… Para seguir alimentándote de mí, fingiendo que haces las mejor decisiones para nosotros, solo para que salgas victorioso y te adhieras a mi espíritu de cambio y superación para que lo absorbas como una vomitiva garrapata.

Decía con valentía mientras observaba como la criatura seguía sudando con más fuerza.

¡Aquellos que “odio” son unos de mis más grandes amigos! Aquella chica, que fue una mentora para mí; este tipo que siempre me intenta matarnos junto a su ayudante, son unos innovadores; el alemán, es valiente y tenaz. Puede que solo los recuerde a ellos… pero todos aportan algo asombroso a esta Fundación…

¡PERO CREES QUE PUEDES SEGUIR VIVIENDO CONTIGO MISMO, TORTURANDO A TODOS AQUELLOS QUE CAPTURAN PARA SUS INHUMANOS EXPERIMENTOS!… ¡ME DAN ASCO!

Interrumpió con mucho odio aquel demonio, al ver como sus trucos se habían acabado…

Hubo un silencio sepulcral, el joven no supo cómo responder al llegar a su memoria, cual relámpago, cientos de recuerdos sobre los procedimientos de contención de múltiples SCPs… se empezó a sentir nauseabundo.

Creo… que nos veremos luego…

Acabó la criatura, y se alejo en la negrura total…

Landon seguía en aquel espacio… esperando la hora de despertar, mientras se sentaba en la nada de su mente… pensaba en una forma de quitar de su mente ese horrible sentimiento, estaba listo para tener otra discusión contra aquella temible criatura que lo venía atormentando desde su primer día en la Fundación, y que noche tras noche, iba derrotándolo de manera triunfal, pero siempre le dejaba una frase final que lo dejaba atónito.

La próxima noche acabaría con él… confiaba en ello.

Finalmente el día llegó y Mulnero comía con mucha tranquilidad un pequeño emparedado de desayuno, mientras veía como se acercaba Sotkra al otro lado de la mesa del comedor y le dijo con su clásica amabilidad:

- Buenos días estimado compañero, espero que su noche de sueño haya sido reconfortante

- ¡Oh! Lo fue… bastante

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License