Desecho y Discurso
Puntuación: 0+x

"Lo siento, Carol; olvidé algo."

"Hm?"

"Ya sabes, tengo que tirar una manta sobre un cadáver. No querría que la gente lo viera y entrara en pánico."

"Ah, claro. Es entendible."

Ruiz recibió su café de la confundida barista, el cual sorbió una vez para verificar el sabor, y luego se bajó de un trago. Se dirigió a su asiento regular, desenfundó su teléfono y miró si tenía mensajes nuevos.

De: Felix
Estaré allí en diez.

Ruiz suspiró, escribiendo una respuesta.

Para: Felix
toy en la cafeteria por la calle

Se tocó la barbilla, pensativo con el teléfono.

"Entonces, ¿qué estás haciendo hoy, Ruiz?"

Carol se sentó frente a Ruiz, dejando el mostrador solitario.

"Bueno, debo deshacerme del cuerpo, claro. No puedo dejarlo cubierto con una manta para siempre. Luego necesito de alguna forma seguir a mi hermano. Sabe donde estoy, así que él tiene la sartén por el mango, por ahora. Le gusta jugar; Lo imagino enviándome alguna clase de invitación formal para alguna clase de 'guarida secreta' estúpida. Él siempre ha tenido un gusto por lo dramático. Entonces tendré que conseguir que empiece a tomar sus medicinas de nuevo, ya que es casi seguro que se le han acabado… Después de eso, tendré que ahuyentar a un par de rubias, y luego habré salvado la ciudad. Podrá establecerse una verdadera comunidad artística, libre del juicio de los viejos y los que se identifican con todo. Seremos capaces de hacer algo diferente; no se qué, pero será mucho mejor que esto. Estamos sentados en la miseria y el estancamiento, algunos son demasiado estúpidos o seniles para ver la sensibilidad de cortar lazos con artistas más jodidos. Necesitamos a alguien que corte de cuajo la mierda y la estupidez; quizás todo lo que necesitamos es que alguien chaq-"

"Está bien, lo entendí, negocios normales, arte loco y tal. Espérame, tengo un cliente."

Carol se levantó y volvió al mostrador, tomando una orden y preparando un refresco. Ruiz se hundió en sus pensamientos. Sus corrientes de pensamiento piruetearon dentro de su mente como bailarines etéreos, hilando innumerables ideas en combinaciones complejas. Como muchos anartistas, sus procesos de pensamiento no eran enteramente coherentes, completamente lógicos, ni tampoco totalmente sanos. Se dice que algunos tienen un agarre tenue en la realidad. No se puede afirmar si los anartistas están aterrizados de todas formas. Si tuviéramos que usar la metáfora de que la realidad es una vara, muchos anartistas la arrojarían lejos, o la harían trizas, o la prenderían en llamas, o golpearían cosas con ella, o cualquier otra cosa menos el solo sostenerla. El modo de pensar era casi infantil, y, sin embargo, era tal vez la reacción más coherente, lógica y cuerda del mundo. ¿Por qué conformarse con solo con una vara? ¿Por qué no hacer de la vara una espada, y saltar en el mundo de la fantasía? Brincar gloriosamente en el escapismo, correr de cabeza hacia el peligro, vivir sin el temor de tu propia vida o la de los demás. Si todo el mundo era un escenario, entonces el asesino solo está quitando a un personaje incidental. La trama es más importante que la gente, la historia va más allá de cualquier intérprete. Deja que las masas mueran. Deja que el espectáculo continúe. Ruiz golpeó una pequeña nota en su teléfono.

nunca sostengas varas

"Ruiz."

Ruiz miró a Felix, sonriendo.

"¡Felix! ¿Sabes de alguien que pueda deshacerse de un cadáver?"

Felix frunció el ceño.

"Si, supongo. ¿Entonces lo mataste?"

"Oh, no, no lo maté."

"Está bien, se supone que tenía que hacerlo él mismo, lo olvidé."

"Oh, no no no, no terminó así. Mi hermano lo mató, de un tiro en la cabeza."

Felix frunció aún más el ceño, tomando asiento junto a Ruiz. Sacó su teléfono y comenzó a redactar un nuevo mensaje.

"Tu hermano estaba ocupado anoche. Hizo todo un espectáculo en la exposición."

"¿Qué hizo?"

"Algo que atrajo a los tipos de traje, y rociaron con borra-mentes a la mitad de la ciudad. No puedo recordarlo, desafortunadamente, pero mi amigo tuvo la visión de llevar una máscara de gas. Me puso al corriente después de los hechos."

"Hmmm."

Felix siguió golpeando su teléfono, Ruiz descendió al pensamiento. Pico había atraído la atención de los tipos de traje. ¿Quizás estaba tratando de orquestar una campaña de represión? ¿Pero cuál era su fase final? ¿Fue esa la razón por la que mató a El Crítico? Para mortificar a Ruiz, quizás. Ruiz lo quería muerto para destrozar su control, para balancear a la sociedad a un nuevo estado de flujo. El reembolso por Redd fue un factor también. ¿Fue Pico guiado, quizás, por la misma cosa? Si había método en la locura, podía razonar con ella.

"Entonces, ¿cómo se suponía que iba a morir?"

"¿Qué?"

"El Crítico. ¿Cómo ibas a hacer para que se suicidara?"

"Oh, una cosa muy estúpida. Una silla eléctrica."

"¿Y cómo ibas a conseguir que tirara del interruptor?"

"Le dije que la exposición era una máquina del juicio final."

"Dijiste que no era anómala."

"No es cierto. Dije que no iba a romper la realidad. Te sorprendería lo que puede hacerse sin recurrir a exploits, Felix, si acabas de ponerle un poco de ingenio detrás."

"Así que, ¿cómo hiciste una máquina del juicio final no anómala?"

"No la hice."

"¿No?"

"No la hice."

"Pero dijiste-"

"Dije que le diría que era una máquina del juicio final. Entonces lo investigó y me creyó. No iba a romper la realidad, solo era convencerlo de que realmente lo hice."

"Interesante."

Ruiz tomó una moneda de su bolsillo y la hizo girar en la parte superior de su dedo.

"Considera esto, Felix: por cientos, incluso miles de años, la humanidad ha estado enamorada con la idea de la magia, sobre violar las leyes de la física, o manipular al mundo ante su voluntad y capricho. Aquí estamos, capaces de hacer lo imposible, rompiendo las reglas en las que dios o la casualidad nos forzó, levantándole el dedo al hombre mágico de los cielos. Así no es como lo hicieron en los viejos tiempos, Felix. La explotación artística es una nueva moda, comparativamente. ¿Sabes cómo empezó?"

"No."

"Warhol. Muchas de las herramientas de exploit se remontan a sus estudios. Él era un buen hombre de negocios, llenó sus lugares de demostraciones, eliminando su popularidad. Luego, por supuesto, el Club le cerró, y ha estado desde entonces underground."

"Espera, ¿entonces sigue vivo?"

"Probablemente, pero no creo. Así no es como lo hicieron en los viejos tiempos, Felix. La magia ha existido desde hace mucho más tiempo que los exploits. No es lanzar rayos de tus manos, por supuesto. Es solo ilusionismo sencillo."

Ruiz dejó caer la moneda de su dedo hacia su palma, la cerró, y entonces mostró a Felix sus manos vacías.

"Verás, los ilusionistas pretenden realizar lo imposible, pero lo hacen de una manera mundana. Y la gente les cree, se lo tragan, y es algo que respeto más que las cosas que muestran muchos artistas. Ellos hacen lo imposible con nada más que humo y espejos."

Ruiz quitó la moneda de detrás de la oreja de Felix.

"Es más interesante, para mí. Pero realizar lo imposible, cuando eres como nosotros, es aburrido. Juntar cosas solo para que rompan la realidad es el trabajo de un truco. Pero si logras el mismo efecto sin hacer nada imposible, es mucho más impresionante. Verás, pude enviar esta moneda a una pequeña dimensión de bolsillo, moverla dentro y fuera de nuestro mundo, y no notarías la diferencia entre las manos. Ese es el punto que trato de hacer, y es hacia donde necesitamos ir: lo imposible es más interesante cuando todo es mundano. Magia de escenario, de la calle, son raíces a las que necesitamos regresar. Nada de eso era anómalo, Felix. Solo era humo y espejos."

"¿Humo y espejos?"

"Gatillos cuidadosamente orquestados. Es la misma clase de cosas que hacen los hipnotizadores, y es brillante porque es lo último que esperarías. El Crítico podría luchar contra lo imposible, podría luchar narcotizado, o contra info-peligros, o mierdas meméticas. Lo último que podría esperar, la única cosa que no podría anticipar, era lo mundano. El segundo en que entró a la habitación, el segundo cuando me aproximé a él, y di vueltas a su alrededor, y se centrifugaron las sierras, el tono de ese zumbido resonó perfectamente, la sierra dentada que le di estaba balanceada fuera de su centro, y su sensación de gravedad se movió, y entonces encendí las luces, y parpadeaban a la vida en un orden establecido, guiando sus ojos, así se lanzaron de lado a lado, lo que reflexivamente causó una lucha primal o instinto de vuelo, llenando involuntariamente su cuerpo con químicos, haciéndole perder el equilibrio, desorientándolo, y todo lo que necesité fue decirle lo que quería oír, y entonces fue plastilina en mis manos. Cesó a mi guía como un cordero, y ni siquiera se dio cuenta. El triunfo no le estaba llevando al suicidio. Era controlarlo como a una audiencia tan completamente, fascinarlo tan absolutamente, que estaría tan enteramente bajo mi control, que arriesgaría su vida ante la verdad de mis palabras. Wowwee no es una instalación, fue una representación artística para una audiencia de un solo hombre. Era volver a la realidad algo tan irreal para un hombre que lidiaba dentro de lo imposible. Una obra de anti-anarte de un anartista."

Ruiz abrió sus puños sobre la mesa, dejando caer cientas de monedas en el piso.


"¡Molly! ¡Tenemos que irnos!"

"¡Espera, aún estoy empacando mis sombreros!"

"¡Olvida los sombreros! ¡Tenemos que irnos!"

Overgang le dio una palmada en el hombro a Joey.

"Le he dicho a la gente que lo disemine. FTF continúa su tour, así que ellas ya se habrán ido de la ciudad. Nibman solo vino porque lo llamé, el Británico regresa a su casa, y todos los demás parecen desaparecer también. Cambiamos los números para que Tan no pueda rastrearlos. Excepto Orto, por supuesto, a ella no parece importarle."

"Nunca le ha importado. ¿Vendrás con nosotros, cierto?"

"Seh. Ya estaba harto de vivir con mis padres de todos modos. Papá está feliz de verme partir."

"Bien. Genial. Diablos, finalmente nos volvemos nómadas."

Rita caminó por la puerta del frente de Joey, haciendo rodar una maleta detrás de ella. Llevaba un traje de colegiala con una falda verde a cuadros.

"Todo empacado y listo para irnos, chicos."

Joey le dio una palmada en la cabeza.

"Te ves como una colegiala de verdad."

"Soy una colegiala de verdad, Joey."

"Claro que lo eres. ¿Arreglaste todo con los tuyos?"

"Sep. Solo voy a casa de mis amigos por la noche. Ellos entrarán en pánico, pero lo superarán. Probablemente."

Joey y Overgang compartieron una mirada de preocupación.

"¿Estás seguro de que quieres hacer esto, Rita?"

"¿Crees que pegarse con mamá y papá va a hacer que dejen de secuestrarme en medio de la noche?"

"Es verdad. ¡Nos vamos, Molly, date prisa!"

"¡Aún empaco mis sombreros!"

Overgang resopló.

"En serio, ¿cuántos sombreros necesita? Solo tiene una cabeza. Rita, ¿cuántos sombreros empacaste?"

"Cuatro. Bueno, siete si cuentas los decorativos pequeños."

"Diablos. ¿Qué hay con las chicas y los sombreros?"

"¿Cuántos pares de esas gafas empacaste, OG?"

Overgang torpemente reajustó sus gafas autografiadas.

"Doce."

"Doce pares de gafas. Yo ni siquiera guardé un par."

"¡Bueno, y yo ni siquiera guardé un sombrero!"

Joey interrumpió.

"¡Bueeeeno, los dos ya podrán prestarse sombreros o gafas o bragas una vez NOS HAYAMOS IDO!"

"¡Ya voy!"

Molly bajó por las escaleras, lanzando dos maletas abultadas en sus brazos. Una larga boa de plumas rojas estaba envuelta alrededor de su vestido de flores, su pelo trenzado hacía una mezcla perfecta de hippie y bohemia. Joey tomó una de sus maletas al tocar tierra.

"Tú debes ser Rita, ¿cierto?"

"Sep. ¿Molly?"

"¡Si! Encantada de conocerte."

El par se dio mano, luego Molly se volvió hacia Joey y Overgang.

"Ustedes chicos deberían tener más paciencia. Nunca apures a una chica."

Overgang se frotó el cuello con aire de culpabilidad.

"Muy bien, muy bien…"

"¿Quién conduce?"

"Joey."

"Ha, claro que no. Dame las llaves."

Rita sonrió mientras los cuatro salieron hacia la van que esperaba. Dejar la escuela, mudarse, salir al gran mundo por primera vez. Hacer cosas que signifiquen algo, promulgar el cambio cuando el cambio pudo ser promulgado. Encontrar gente que realmente les entendiera; en fuga constante de los hombres de negro pesadamente armados. Sería igual que todos sus viajes por carretera en familia, solo interesante. Oh, sí, Rita pensó mientras saltaba en el asiento trasero. Esto iba a ser divertido.


"Tu amigo se toma su tiempo."

"Quizás solo está ocupado. Nada nos impide esperar."

Felix se sentó mientras miraba a Ruiz resolver un cubo Rubik.

"¿Así que donde está el cuerpo, exactamente?"

Ruiz gesticuló a la ligera hacia el cadáver cubierto con la manta al otro lado de la habitación. Felix se puso de pie y caminó hacia él, tirando cuidadosamente la parte superior para revelar el rostro aún conmocionado de El Crítico, sus ojos aún abiertos del sobresalto. Felix cerró los párpados del cuerpo, y miró hacia el tragaluz quebrado.

"¿Así que le disparó desde allí?"

"Sep."

"¿Dónde está el vidrio? El suelo debería estar cubierto de astillas."

"Lo limpié. Esas cosas son peligrosas, no quería que alguien las pisara."

Felix giró los ojos, haciendo gestos por la habitación llena de trampas mortales; Ruiz no se dio cuenta, aún estaba embebido en el cubo. El sombrero de El Crítico seguía acomodado en su cabeza, con un agujero perfectamente circular perforado impecablemente a través del frente. Felix fue a intentarlo, luego vaciló.

"Felix."

Felix se volteó para enfrentar a la figura alta y enmascarada en la entrada. Ruiz levantó la vista de su cubo, y fue golpeado con una sensación instantánea de asombro y confusión. La oscura gabardina de El Conserje colgaba por sus piernas, ondulando sin una brisa. Miró a su alrededor, apreciando la habitación en silencio. Ruiz miró directo hacia los agujeros de los ojos oscurecidos de El Conserje. Sus pupilas se dilataron, su lengua se sintió seca y áspera como papel de lija, sintió sus pulmones en llamas y sus extremidades estaban heladas y tambaleantes. Pro primera vez en su vida, Ruiz sintió un profundo y quebrantador miedo. Bueno, era eso o amor. Nunca había sentido ambas antes, y según lo que había oído, las dos parecían muy similares. Aquí estaba el ser que le libraría de su enigma, el instrumento de su salvación; el proveedor de los últimos ritos de El Crítico. Ruiz dejó escapar la única cosa que sabía, que desde una perspectiva artística, era objetivamente cierta.

"Eres hermoso."

Ruiz se levantó y caminó hacia El Conserje, sonriendo tontamente mientras le ofrecía el cubo Rubik completo. El Conserje inclinó su cabeza hacia un lado, como si estuviera confundido, entonces tomó el cubo y lo guardó en uno de los bolsillos internos de la gabardina. Una voz pesadamente oscurecida, casi mecánica zumbó desde la máscara de gas, y aún así Ruiz entendió cada palabra.

"Me has traído el orden donde una vez hubo caos. Mis agradecimientos."

La sonrisa de Ruiz se hizo más amplia, inmóvil en silencio. Felix interrumpió.

"Aquí está el cuerpo, Conserje."

El Conserje se volvió y caminó hacia el cuerpo cubierto. Quitó cuidadosamente la manta, la dobló y la dejó en el suelo cerca del asiento. Llevó sus manos hacia los bolsillos del cuerpo, verificando todo lo importante. Quitó una cartera; cuando la abrió, no estaba simplemente vacía, pero estaba nueva, con los lugares para las tarjetas aún conservando su forma plana. El Conserje la dejó sobre la manta. Se volvió hacia Felix, pidiendo algo de alivio.

"Debo quitar el cuerpo, ¿y luego?"

"Si no es mucha molestia. Lo siento por… bueno, lo conocías mejor que yo."

"No lo conocí mi mejor ni peor. Supe quién fue, y solo eso."

El Conserje se volvió hacia el cuerpo, moviendo sus manos enguantadas a través de la ropa, sin dejar de buscar posesiones ocultas. Se puso de pie y se giró hacia Felix y Ruiz.

"Cierren los ojos. Esto será breve."

El par se dio vuelta, y oyeron a El Conserje chasquear los dedos. Ruiz escuchó el sonido de huesos quebrarse, carne aplastándose, fuego estallando y agua corriendo. Y entonces, en un instante, se había ido.

"Está listo."

Ruiz se volteó. El cuerpo ya no estaba, así como la ropa, la manta y la cartera. El Conserje estaba agachado sobre la silla. Todo lo que quedaba de El Crítico era su fedora gris, allí inmóvil donde el cuerpo estuvo una vez.

"No puedo quitar el sombrero."

Ruiz abrió los ojos, sorprendido de que algo estuviera más allá de las capacidades del gigante enmascarado.

"¿Por qué no?"

"No lo tengo permitido. ¿Es todo, Felix?"

El Conserje se levantó y giró para enfrentar al hombre.

"Creo que debería, sí. Muchas gracias; Te lo debo, como siempre."

"Prepárate para seguir adelante con eso. Puedo recopilar antes de lo que piensas."

Felix se rió mientras El Conserje rápidamente salió por la puerta.

Ruiz continuó mirando el fedora gris.


"¡Sam!"

"¿Tim?"

El Escultor corrió hacia la oficina de El Compositor, interrumpiendo su trabajo en un banco sintetizador.

"Nos la han cagado, Sam. El Chaqueador se rebeló, y lo jodió todo anoche. Tipos en traje por todos lados y…. mierda. No quieres saber lo que pasó, hombre. Estuvo mal. Los tipos de traje atraparon a Bob y a Robbo, se han ido, Felix se largó, Sandy está en el hospital todavía, y El Crítico aún no contesta su puto teléfono."

"Mierda. ¿Por lo tanto, tú y yo, entonces?"

"Yo y tú… ha. No exactamente."

El Escultor se acercó a El Compositor, dirigiendo un cuchillo directo a su cuello. Los ojos de El Compositor se dilataron por la conmoción; intentó mover la boca para gritar, y solo escupió sangre.

"Shhhhh, shh shh shh… no te atrevas a hablar. Cualquier cosa que digas seguro iba a ser tan estúpida y derivada como estas putas excusas de canciones que tienes."

El Compositor vocalizó en silencio, mientras sus ojos rodaban en su cabeza.

"Es todo parte del plan, Sam, no te preocupes. No la cagamos, tú lo hiciste. Ejecuté esta mierda de forma impecable. Sí, sí, yo fui el que le dio a Sandy esa melodía, lo fijé en Ruiz, envié a esos putos vagos de Bob y Robbo allí y los atraparon. Si mi rastro sobre Felix aún funciona, entonces El Crítico está muerto, también. Dejarme ser el rey de la colina… después de un servicio de limpieza, por supuesto. Ese idiota de Ruiz hizo un movimiento antes que yo; El Chaqueador reconoce que estaba primero en el juego este del subterfugio. Esos pequeños malditos advenedizos casi me joden un golpe muy bien planeado. Aún así, tenía a todos engañados hasta el final. Yo soy el último en pie. Así como siempre estuvo destinado a ser."

El Escultor tiró el cuchillo de la garganta de El Compositor, dejando que su cuerpo cayera al suelo. Quitó la sangre y las vísceras de la hoja y la colocó cuidadosamente en el bolsillo.

"Yo estuve aquí primero, putos. Yo lo hice primero, yo comencé toda esta mierda, ¿y tienen el puto atrevimiento de hacerme uno más del montón? No funciona así. Nunca funcionará así. Yo estoy sobre ustedes. Comparado con lo que yo he hecho, ustedes no son nada. ¿Me siguen? ¿ME SIGUEN?"

El cadáver se mantuvo en silencio. El Escultor enloqueció entre carcajadas, luego se detuvo abruptamente, airadamente mirando a la enorme herida en el cuello.

"Joder, eso era lo que pensaba."

El Escultor salió de la habitación, dejando al cuerpo de Sam desangrarse, podrirse, y ser olvidado.

el tercero de uno es el alba de la guerra
El tercero de dos es represalia.
El Tercero De Tres Es La Última Gota
UN CUCHILLO Y ESCALADA
« Detenidos | Hub | Cortados De La Misma Tela »

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License