Cortados de la Misma Tela
Puntuación: +2+x

Pico Wilson se sentó en medio de su pila de cadáveres.

"¿Qué podrían hacer con los poderes de un dios?"

Los cadáveres permanecieron en silencio. Así fue, pues particularmente no estaban seguro sobre qué responder, pero en mayor parte, porque estaban muertos.

"Mucha gente no podría manejarlo. Algunos podrían ir y resolver el problema del hambre en el mundo, curar la pobreza, las enfermedades, la inequidad. Otros convertirían el mundo en su patio de juegos personal, desperdigando el caos y la destrucción. Algunos simplemente se esconderían, temiendo lo que podrían hacer si pierden el control."

Pico saltó de la pila de cuerpo, aterrizando como un gato sobre el entarimado de madera. Había escogido una casa hace tiempo abandonada como su nuevo hogar; los ratones revoloteaban alrededor de los muros, y el agua se filtraba lentamente de las tuberías oxidadas.

"Es así, bien… si conviertes a alguien en dios, si le das poder sobre la realidad y una tecla de deshacer, ¿se absolvería de toda responsabilidad o tendría miedo a las represalias? Dejaría de importarles. Cuando puedes resolver cualquier problema con un chasquido de dedos, entonces todo deja de ser divertido. La existencia misma se vuelve triste".

Los cadáveres permanecieron en silencio.

"Setenta por ciento, según los libros. Esa es la razón de por qué tantos dioses se autodestruyen - lo siento, 'Manipuladores de la Realidad'. Por eso es que muchos seres deificados y gloriosos deciden renunciar de golpe1 a la realidad. Da miedo, ¿no es así? Asusta que seres como ellos piensen que el mundo en el que vivimos no vale la pena. El setenta por ciento figura que es más fácil para ellos dejar de pensar. Para siempre. Con números como esos, ¿cómo pueden hormigas como nosotros compararse? Con personas, así de grandes y poderosas, ¿cómo diablos puedo yo justificar el continuar mi propia existencia? ¿Puede alguien?"

Los cadáveres se mantuvieron en silencio. Pico caminó pensativo.

"La respuesta es simple. Para mantener a la gente cuerda, para mantenerlos saciados, para dejarlos estáticos, necesitas darles problemas. Problemas que les importen, que no puedan resolver de forma trivial. Es como, tomar a un profesor de matemáticas, y darle un puñado de problemas de adición. Él podría resolverlos todos, pero no lo hará. Porque no es divertido. No, él irá por el álgebra, y ahí le daremos cosas más avanzadas, resolver la x, y se aburrirá, entonces avanzará otro poco, le daremos funciones, y conjuntos, y transfinitos y trascendentales, y números imaginarios y cuaterniones y toda clase de sinsentidos y estupideces absolutas… pero, cuando lo entiendan, se aburrirán. La gente siempre se aburre, así que necesitas mezclar problemas, necesitas cambiar, así es, necesitas cambiar las soluciones de problemas viejos. ¿Lo entienden?"

Los cadáveres permanecieron en silencio.

"Así que se dan cuenta, que todo está debajo de ellos o algo así, y ellos quedan fuera de sí mismos como unos niños llorones. Pero como vez, al gran hombre en el cielo no le gustaba eso, así que envió a… no sé como lo llaman ustedes. Al más sagrado de los hombres, creo yo, mi mesías personal. Entonces había un pequeño doctor estúpido que estaba desordenando todo, y el hombre allá arriba, echa un vistazo a lo que está pasando, y el doctor mira hacia el creador de todo el puto universo y le dice 'Crea vida'. Y el doctor lo lleva a cabo, y no se da cuenta, pero el tipo de arriba retoca a uno de ellos un poco, y lo convierte en un hombre llamado Redd. Señor Redd, si lo crees. Y el Señor Redd descendió y enseñó a la gente la lección más importante, la única que valía la pena enseñar, bien. El único problema era que cambiaba constantemente, la única manera de hacer frente, adecuadamente, a ser un dios, era ser su propio problema, odiarte a ti mismo, ser contrapositivo a a tu propia alma y volverte absoluta e imperdonablemente loco. Redd es como Jesús, ¿si? Y el hombre en el cielo es quién lo llamó así, es una cosilla muy inteligente, porque el nombre que le dio es derivado del suyo. Personalmente, creo que fue un toque demasiado obvio. Señor Redd, la encarnación del Rey Escarlata".

Los cadáveres se quedaron en silencio.

"¿Sin jadeos? ¿Sin rostros conmocionados? Son un público rudo, bastante. Eso fue un giro sorpresivo, ¿lo sabían? De eso se compone el mundo. Revelaciones tras revelaciones sin un verdadero aguante entre ellas. Pero discrepo. Así el Señor Redd, bien, descendió y era básicamente Jesús, pero el de verdad. E intentaba enseñarle a la gente cómo manejar la divinidad, ¿si? Lo intentaba, pero ellos no escuchaban bien. Así que Redd se aseguró que yo y mi hermano escucháramos. Ahora, mi hermano, es un jodido hereje, no pudo oír la palabra, ¿bien? Pero yo si, la oí y muy bien, y entonces aquí estoy. Transmitiendo la palabra, intentando que la gente la escuche, pero nunca lo hacen. Son todos estúpidos, demasiado estúpidos para volverse locos. Yo puedo manejar la divinidad, ¿si? Pienso que puedo manejarla completamente."

Pico se dio la vuelta justo cuando El Conserje apareció en su puerta.

"¿Qué piensas?"

El Conserje se dirigió a él, levantando su mano hacia la garganta de Pico.

"Reclamo el título de El Chaqueador."

El Conserje dejó de caminar, bajando su brazo. El Chaqueador frunció el ceño.

"Ah, sigues siendo tú. Qué triste. ¿Por qué aún no eres libre?"

"Soy libre."

"No, no lo eres. Hemos hablado de esto, ¿recuerdas? Ya lo hemos hablado."

El Chaqueador caminó hacia El Conserje.

"Así que de esta forma funciona esta mierda, ¿hm? ¿Servidumbre absoluta hacia cualquiera cuyo nombre comience con un 'El'? Porque si es así, esto se presta para el abuso, en serio."

"Hay-"

"¡Silencio!"

El Conserje se quedó en silencio.

"No eres libre, ¿lo ves? No lo eres. Como sea, estaba en medio de algo. Siéntate hasta que termine de despotricar."

El Conserje se agachó y se sentó con las piernas cruzadas en el piso. Miró al hombre con el ceño fruncido frente suyo, respirando rasposamente a través de su máscara de gas.

"Okay. Por donde iba… Algo sobre… saciedad. sí. Verás, todo lo que la gente necesita para ser feliz es no serlo nunca. Parece una jodida estupidez, pero así es la gente. Digo, supongamos que tomas un puñado de gente, todos ellos siendo injustamente 'dotados', y no estoy hablando del tamaño de su verga aquí, sino de que tienen poderes. Siete de cada diez de ellos quedarán fuera, ¿y qué harán los otros tres? Pues bien, el gran hombre malo los tenía a todos ocupando el tiempo de los otros, y mi hermano el hereje no deseaba eso. Así que fue y elaboró este maldito plan para matarlo. Entonces yo llegué y volé algunos sesos, como Nadie."

El Conserje se quedó en silencio. Pico acechó a la negra figura ahí sentada, pisando su gabardina de medianoche.

"Ese fue el punto en el que me di cuenta que, quizás, cometí un error fatal. Solo quería liberarte, hermoso, y el hecho de que aquél hombre era la singular unificadora detrás de las tres organizaciones paramilitares más poderosas, de que nuestros tres hombres metafóricos se habían ido, eso desbalanceó mi jodida mente. Pero claro, también hice eso del limo… donde terminaste detenido, desafortunadamente. Hubiera sido tan impresionante; una buena herida auto-cauterizada. Ahora todo el mundo quiere matarme. Lo cual, en mi opinión, creo que es una reacción un poco exagerada."

Pico se acercó y se dejó caer, de bruces, sobre su pila de cadáveres. Habló otra vez, sus palabras sonaban apagadas e incomprensibles, mientras El Conserje yacía sentado y observando. El Chaqueador saltó de su pila de nuevo, sosteniendo una cabeza decapitada en sus manos.

"¿Sabes lo que desprecio más que nada? Tratar de conseguir que esto tenga sentido. Nada tiene sentido. No tiene sentido intentar entender nada de esto. Aceptarlo y seguir adelante, ¿sabes? No importa si es coherente o no."

El Conserje permaneció en silencio. El Chaqueador saltó y se sentó frente a él.

"¿Puedo quitar tu máscara?"

"No."

"No te muevas."

Pico empujó sus manos hacia el cuello de El Conserje, tanteando con sus manos hasta que golpeó la base de la máscara. Se quedó inmóvil obedientemente mientras Pico tiró de la máscara, rompiendo el sello hermético, estirando la goma de color negro hasta que el filtro se movió hacia arriba, sobre su cabeza. Justo cuando la máscara se movió para exponer una boca rosada de labios delgados, El Conserje se levantó, dio un rodillazo a Pico con fuerza en la cara; se volvió y arrancó, mientras Pico limpiaba la sangre de su labio recién partido.

"Bien. Eres solo la máscara. Máscaras sobre máscaras sobre máscaras… al diablo."

Se levantó de nuevo, reclinándose en su pila de cadáveres. Sacó un teléfono móvil de su bolsillo, tocando su pantalla distraídamente.

"En este momento, todo está…. completamente desprovisto de ímpetu. Las cosas ocurren pero… no hay nada tras ellas. No hay profundidad; todo está colapsando sobre sí mismo. Hay demasiadas cosas. Es hora de tomar decisiones terribles."

A: hermano
calle hartford 16 ven a darme una jodida paliza o lo que sea

A: escultor
calle hartford 16 Soy el único que queda

A: la puta brigada despreciable
calle hartford 16 soy el chaqueador hola

A: conserje
todo se va a ir a la mierda

"Ya ni siquiera vale la pena. Solo terminar."

Lanzó su teléfono contra el muro opuesto, rompiéndolo en pedazos. Pico se acurrucó entre sus cuerpos, yendo a la deriva en un sueño sin sueños.

el medio de uno es un cáncer reclutado
El Medio de dos es un cáncer curado.
El Medio De Tres Es El Centro De Un Cáncer
SOBRE TODOS ELLOS, UN LOCO ACONGOJADO
« Desecho y Discurso | Hub | Hermandad »

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License