Consolidación

Traducción sin revisar. Es posible que encuentres errores en este documento. Puedes corregir los problemas que veas, pero la revisión no será aprobada hasta que el Equipo de Traducciones se haga cargo.


Puntuación: 0+x

Estamos aquí. Te enviaré una respuesta cuando el polvo se asiente. Espero que tengas un plan B, porque, honestamente, espero que todo esto se estrelle y arda.

Soy consciente de tu preocupación, pero creo que descubrirás que tenemos más cualidades de las que crees. Buena suerte.


Estaban solos en un parking, cerca de un sendero de Forest Park, Sasha Merlo simplemente miraba la ligera lluvia de noviembre a su alrededor. Puso su móvil de vuelta en su bolsillo. Su pelo moreno estaba metido debajo de una pequeña gorra mientras respiraba profundamente. Al otro lado del estacionamiento, Daniel Navarro estaba terminando un cigarrillo. Una vez que estuvieran en el Sitio-64 ya no habría más cigarrillos, así que se estaba asegurando de aprovechar esta última oportunidad. Finalmente, el hombre delgaducho se acercó, y se detuvo unos instantes para ver caer la lluvia con Merlo antes de que finalmente hablara.

“Así que…” empezó. “¿Qué hay de esos SCP?”

Merlo inmediatamente le dio un puñetazo en el brazo.

“¡Oye!”, dijo Navarro entre risas mientras saltaba hacia atrás, frotando el brazo con su mano libre. “Te has pasado un poco, ¿no crees?”

Merlo sacudió la cabeza.

“Cuatro años”, dijo. “Podrías haberme enviado al menos un correo electrónico. Hey Sasha, sólo un aviso, no estoy muerto o me han borrado la memoria.”

“¿Qué puedo decir?”, se encogió de hombros. “El nuevo destacamento me tiene hasta arriba. Esta es la primera vez que he vuelto a Oregón desde 2014.

“Ves, eso también me quema,” respondió Merlo, “Te ofrecí un puesto en el Gamma-13 al menos cuatro veces, y todas las veces me dijiste, 'Los DM son para los carrozas'. Y sin embargo, aquí estás como 'Bibliógrafo'. En serio, ¿qué cojones?”

“Me pusieron una bolsa en la cabeza,” respondió Navarro con una sonrisa pícara. “Claramente me querían más. Intenta secuestrarme la próxima vez.”

Merlo dejó escapar un suspiro de frustración y se volvió hacia la lluvia. Se las arregló para mantener el ceño fruncido durante unos momentos más antes de que se le escapara en una pequeña sonrisa.

“¿De verdad te pusieron una bolsa en la cabeza?”

“Te aseguro que lo hicieron.”

Los dos agentes soltaron una breve carcajada antes de volverse hacia el camino de mantenimiento que lleva al oeste del bosque. A 800 metros de distancia encontrarían otro sendero que los llevaría a una de las entradas del Sitio 64.

“¿Crees que Holman morderá?” preguntó Navarro. Los pensamientos de Merlo se dirigieron entonces a la carpeta de su mochila, detallando el intrincado plan que Phineas había compartido con ellos en Fort Charles.

“Lo dudo” -suspiró Merlo-. “Pero ahora mismo es el único que aceptaría reunirse conmigo y, por supuesto, organizar otro plan para capturar a Anderson. Holman es nuestra única oportunidad, por muy mala que sea. Sólo espero que el incidente con el Saker-13 sea suficiente para demostrarle que Phineas está dispuesto a jugar el partido.”

“A ver, ¿qué más podría pedir? ¿Dos congresistas muertos?”

“Con nuestra suerte, probablemente.”


El director del sitio Edgar Holman miró la carpeta en silencio. Navarro y Merlo se sentaron ante él, cada uno permaneciendo inmóvil en las dos sillas que tenía delante de su escritorio. Mientras continuaba leyendo, Merlo miró a Holman. Los años no habían sido amables con él, el desgaste de más de dos décadas al frente de una fundación había empezado a notarse. Su pelo liso, que antes era negro, empezaba a mostrar rayas grises. Merlo ya tenía suficientes dificultades para manejar el DM que le habían asignado. No podía ni imaginar cómo uno se las arreglaba para dormir cuando era responsable de todo un sitio.

Finalmente, Holman se quitó las gafas de leer y cerró la carpeta. Miró a los dos agentes antes de reírse un poco.

“No sé qué es lo que más me impresiona, el hecho de que me hayas traído este pequeño plan o el hecho de que lo hayas realizado con Dan Navarro a cuestas como si fuera a ayudar”, dijo. Luego sacudió la cabeza. “Nunca obtendríamos la aprobación para algo como esto, Sasha.”

“Pero ¿qué piensas?” preguntó Merlo.

“No importa lo que yo piense”, respondió Holman. “Podría estar convencido de que este plan es un regalo de Dios para la Fundación y aun así no obtendríamos la aprobación, dejando la ayuda de Phineas aparte. Sólo están llamando a Gamma-13 para hacer unas redadas en las localizaciones conocidas de Anderson. No son trampas de cebo, especialmente las que dependen de las PdIs conocidas.”

“¿Entonces eso es todo? ¿Estás liquidándolo?”

“Me temo que sí”, dijo Holman con un suspiro. “Un esfuerzo valiente, pero no hay nada que hacer.”

Merlo asintió derrotada y se puso de pie.

“Gracias por su tiempo, señor”, dijo y se dirigió a la puerta. Navarro le siguió. No pasó mucho tiempo antes de que los dos agentes estuvieran en los pasillos del Sitio 64 de nuevo, volviendo lentamente a la oficina de Merlo.

“¿Y ahora qué…?” preguntó Navarro, poniéndose al paso de Merlo.

“No tengo ni idea…”

“Bienvenida a mi vida…” dijo Navarro con una risita. Merlo se rió brevemente y luego sacudió la cabeza.

“No tengo la cualidad de hacer magia, Dan,” dijo. “Si sigo adelante con esto sin aprobación, incluso si tengo éxito, me borrarán la mente y me dejarán a orillas del Willamette. Le dije a Phineas que esto sería una posibilidad remota, y pensé que tenía razón.”

Merlo suspiró mientras sacaba su teléfono y enviaba un solo mensaje.

No hay nada que hacer.

Una vez más se guardó el teléfono y los dos continuaron en silencio, sólo pararon su solemne andar cuando oyeron a Holman llamarles desde sus espaldas. El hombre mayor estaba casi corriendo, su respiración era pesada y finalmente los alcanzó.

“¿Señor?” preguntó Merlo.

“Vosotros dos… al laboratorio de Materiales Anómalos… ¡ahora!” Holman dijo entre jadeos. Finalmente, recuperó el aliento y dio un último suspiro. “Ha habido un desarrollo.”

Merlo sintió que su teléfono vibraba. Mientras seguía a Holman, revisó discretamente el nuevo texto.

El polvo no se ha asentado todavía.


El laboratorio de Materiales Anómalos del Sitio-64 era uno de los laboratorios más nuevos de la instalación. Cuando Holman, Merlo y Navarro entraron fueron recibidos con vistas y sonidos de nuevos juguetes científicos girando, vibrando y siendo de una u otra manera científicos. Un puñado de investigadores zumbaban mientras hacían sus negocios, charlando excitados entre ellos antes de notar a los tres forasteros esperando en el umbral de su guarida académica.

Un hombre escuálido con una bata de laboratorio, pelo rubio alborotado y ojos privados de sueño dio un paso adelante. Sus labios se convirtieron en una sonrisa extática, mientras le daba un apretón de manos a Holman.

“Director,” dijo con una voz ligeramente monótona, “gracias por hacer el viaje hasta aquí abajo.”

“Por supuesto, Conwell”, dijo Holman, mirando a los investigadores que se agitaban en el fondo. “Estos son los agentes Sasha Merlo y Daniel Navarro, ¿le importaría contarles lo que me dijo antes por teléfono?”

Conwell asintió con la cabeza, y su sonrisa se desvaneció brevemente.

“Ya nos conocemos.”

“Hace mucho tiempo que no nos vemos, Sadman”, respondió Navarro. “¿Qué tienes hoy para nosotros?”

“Esta mañana dejaron un pendrive en mi escritorio. Dentro había indicaciones para sintetizar una variante estable de SCP-1360-1,” dijo Conwell. Acto seguido cogió una pequeña bandeja de un banco de trabajo cercano. Por supuesto, un cuadrado del familiar tejido negro y duro que siempre cubría los androides de Anderson estaba allí. Conwell entonces les enseñó un pequeño trozo de papel. “Esto fue encontrado con el pendrive.”

Merlo se lo arrebató de las manos y lo leyó con ansia, Navarro leía por encima de su hombro.

Conwell,
Johnson y usted estuvieron muy cerca de resolver esto. Sentí que merecían una respuesta.
Dígale a sus superiores que todas mis cartas están ahora sobre la mesa.
Phineas

“Estamos haciendo una serie de arduas pruebas”, añadió Conwell, mirando a Holman. “Pero una vez que consigamos su aprobación, me gustaría enviar esto a los desarrolladores de paratecnología. Los chalecos antibalas autorreparables podrían ser una herramienta útil. Sin embargo, creo que estaría más interesado en esta pequeña golosina.”

Conwell sacó una pequeña botella de spray, e inmediatamente lanzó unas gotas de un líquido desconocido hacia la tela. En cuestión de segundos, las fibras de aramida se deshicieron hasta convertirse en polvo.

“Phineas también proporcionó instrucciones sobre cómo destruirlo. Imagino que esto, si se convierte en un arma, podría ser útil para el Gamma-13, o para cualquier otro número de los grupos de trabajo que trate con robots de Anderson.”

Merlo y Navarro se teletransportaron hasta Holman. Los dos agentes tenían una sonrisa engreída. Holman suspiró en respuesta.

“¿Cuánto le falta para que terminen las pruebas preliminares?”, preguntó.

“He despejado todo nuestro programa de pruebas del día”, respondió Conwell con una sonrisa. “Denos un día o dos para verificar todo, y tendré el informe completo en su escritorio.”

“Tengan una copia lista para enviarla a los desarrolladores de paratecnología”, respondió Holman, luego se volvió hacia sus agentes e hizo un gesto hacia la sala. Merlo vio a los técnicos del laboratorio de Materiales Anómalos corriendo antes de que se cerrara la puerta, dejando al trío solo en el pasillo.

“Entonceeeeeeeeeeeees…” dijo Merlo, dirigiéndose a Holman con una sonrisa. “Phineas nos ha proporcionado un Saker muerto, nombres, localizaciones, y ahora nos ha armado. Claramente quiere que derriben a Anderson. Si no aceptamos su oferta, se va a encontrar con alguien más. Esta es nuestra oportunidad, Edgar.”

Holman se frotó el puente de la nariz. Luego dejó escapar un exasperado suspiro.

“Pasaré esto por la cadena”, dijo finalmente después de un rato de silencio. “Aunque no prometo que salga nada de esto. Nuestro historial no es exactamente de primer nivel.”

El director se alejó lentamente, con dos dedos frotando su sien derecha.

“Y por amor de todas las benditas cosas, comportaos”, añadió. “O juro que, personalmente, arrojaré vuestros cuerpos al Willamette.”


Muy inteligente. Tu apuesta funcionó. Han aprobado al Gamma-13 para comenzar la operación.

Me imaginé que eso engrasaría las ruedas lo suficiente como para que las cosas se movieran.

Bien. Así que ese cebo que mencionaste…

La Dra. Contos y su hijo. Dos personas que, si fueran capturadas, sacarían a Anderson. Todavía nos llevamos bien, seguro que aceptarían reunirse conmigo. Así tu equipo podría atraparlos. Debería ser sencillo.

Dinos dónde estar, y haremos que suceda.

Según nuestro acuerdo inicial, no deben ser dañados bajo ninguna circunstancia durante el procedimiento, de lo contrario las identidades de mínimo cinco de sus agentes dentro de las operaciones de MC&D serán reveladas.

Pensé que dijiste que ya habías puesto todas tus cartas sobre la mesa.

Me guardé un as bajo la manga.


La agente Clarissa Shaw se sentó sola en una pequeña cafetería en el centro de Seattle, el mundo exterior estaba empapado por la lluvia otoñal de Washington. Su largo pelo rubio estaba bien escondido bajo una peluca roja. Sus habituales gafas de montura fina habían sido reemplazadas por unas lentillas que cambiaban el color de sus ojos de azul a verde. Mientras sorbía de su taza de café miraba su reloj.

En cualquier momento… pensó. La puerta de la cafetería se abrió. Shaw escondió su sonrisa detrás de la taza.

Como Phineas prometió, un joven delgado con una mata de pelo rubio rizado y gafas gruesas entró junto a una mujer de mediana edad, pelo castaño hasta los hombros y ojos azules tenues que lo seguían. Cuatro hombres de negocios los siguieron, cada uno peinando la habitación en un patrón aparentemente aleatorio. Jason Contos y la Dra. Medea Contos habían llegado.

Shaw giró la cabeza y se rascó la oreja. Un caballero en el rincón más alejado de la habitación dobló su periódico, mientras que dos mujeres en diferentes rincones cerraban sus portátiles. La compañía de seis acababa de sentarse, después de comprar sus bebidas, cuando Shaw y los demás se pusieron de pie al unísono lanzando varias latas al suelo y cubriendo la habitación con una fina nube de polvo blanco. Los cuatro hombres de negocios intentaron levantarse y sacar sus pistolas ocultas, pero rápidamente se desmoronaron cuando la nube los cubrió. Gruesos charcos negros eran todo lo que quedaba de ellos.

Shaw y sus compañeros no perdieron tiempo en desenfundar sus pistolas y apuntar sus adiestrados cañones hacia Jason y Medea. Los dos científicos mantuvieron sus manos en alto, Medea temblando de terror mientras miraba a los agentes que se acercaban. Jason mantuvo una vigilia de odio.

“Te tengo”, dijo Shaw con una sonrisa astuta y le dio un golpecito a Jason en la nariz.


La Dra. Contos y Jason están bajo nuestra custodia. Tenemos el cebo, y Navarro ha preparado la trampa. Estamos listos cuando tu estés.

En un estudio al borde de Tres Portlands, un hombre viejo y calvo con una gran barba blanca veía caer la lluvia. De vez en cuando, miraba su teléfono, cada vez que no había nuevos mensajes su corazón se hundía un poco más.

“Ha pasado algo”, se dijo Phineas al darse la vuelta e ir a la cocina donde empezó a preparar agua para el té. El Saker-45 y el Saker-32 ya deberían haberse reportado, al igual que Douglas Walker y Tessa Kim. Con Jason y Medea ahora en custodia de la Fundación había mucho que hacer antes de que el golpe final pudiera ser dado. Se necesitarían todas las manos posibles en cubierta.

La tetera silbó cuando el agua llegó a hervir. Phineas metió la mano en su desbordante fregadero y sacó una taza sucia en la que puso varias bolsas de té de menta. Mientras el agua tomaba un tono verde-amarillo claro, Phineas suspiró. Acababan de agitar el avispero.

“Espero que nadie haya sido picado”, se dijo a sí mismo y miró a su té remojado.

Shikt

Tenía un dolor agudo en la espalda. De su estómago sobresalía una hoja grande y delgada. Phineas se sintió forzado a avanzar, una poderosa descarga eléctrica lo atravesó, destruyendo las funciones de sus miembros mecánicos. Usó sus brazos para evitar que se golpeara contra el mostrador de la cocina, los dispositivos se apagaron una vez se bloquearon en su lugar.

“Bastardo…” dijo una voz metálica detrás de él. “¿Pensaste que había algún lugar donde te pudieras esconder en el que no te terminaría encontrando? ¿No recuerdas todo lo que hemos hecho para construir esta compañía? ¿¡No recuerdas lo que he hecho!?

Phineas tosió. Podía sentir el sabor de la sangre en su boca. Lentamente girando su cabeza, Vincent Anderson entró en escena, su máscara de tragedia plateada brillaba con la tenue luz de la habitación.

“Hey Vince,” dijo Phineas con una pequeña sonrisa. “Veo que por fin arreglaste ese módulo de voz.”

“Silencio…” Siseó Anderson, girando la hoja y descargando una nueva oleada de dolor. “¿Cómo pudiste hacerle esto a Jason y Medea? De todas las personas…”

Anderson se detuvo. Metió la mano en la mochila que llevaba y sacó un gran casco negro cubierto de cables, colocando este cuidadosamente en la cabeza de Phineas. El casco rápidamente comenzó a zumbar.

“Iniciar.”

El viejo sintió un fuerte pinchazo en la base del cráneo.

“¿Qué estás haciendo?” Preguntó Phineas. Sintió que sus miembros mecánicos se volvían rígidos mientras que su yo biológico se debilitaba. Incluso un ciborg de su calibre todavía necesitaba sus órganos internos.

“Es uno de los artilugios de Wilson. Crea algún tipo de huella neural electrónica o algo así.” Dijo Anderson de manera impasible. “No lo sé, Wilson lo hizo antes de firmar con nosotros. El caso es que estoy digitalizando sus recuerdos. Requerirá algunas modificaciones, pero tendré a mi amigo de vuelta. Entonces cogeremos a Jason y a Medea, y dejaremos este desastre atrás.”

Anderson hizo una pausa durante unos momentos.

“Entonces todo volverá a estar bien otra vez.”

Phineas soltó una risa corta antes de toser una gran cantidad de sangre.

“Me preguntaba cuándo llegaríamos a este punto”, dijo Phineas mientras escupía el líquido rojo oscuro. “No puedes editar las partes de la gente que no te gustan, Vince.”

“No me digas lo que puedo o no puedo hacer, abuelo”, respondió Anderson. Había un sonido estático. Phineas imaginó que su viejo amigo estaría llorando, si todavía era capaz. “Te veré muy pronto.”

Anderson entonces apuntó con su dedo índice derecho a la cabeza de Phineas. Hubo un destello brillante, como un relámpago. Durante aquellos instante Phineas todavía estaba.

Anderson permaneció inmóvil durante varios instantes, y luego se deslizó lentamente hasta el suelo. Se quitó la máscara de tragedia y puso su cabeza en sus manos, meciéndose lentamente de un lado a otro.

“Está bien…” se dijo a sí mismo. “Puedo arreglarlo. Puedo arreglarlo todo. Está bien… está bien…”

Anderson se levantó y acercó la máscara de teatro de tragedia clásica con el dedo índice. La expresión de las máscaras cambió a la comedia. Anderson se la puso de nuevo en la cara y se dirigió hacia la puerta, cogiendo el teléfono de Phineas en el camino. Escaneó silenciosamente los textos y envió una respuesta.

Listos o no, aquí viene.

Anderson salió a la lluvia de Tres Portlands, momento en el que el apartamento de Phineas estalló en llamas.


Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License