La Conservación del WTF, o “¿Porqué El Conejo Necesita dos Cerebros?”
Puntuación: +5+x

Me han preguntado mucho qué tanto sentido debe tener un artículo SCP, y qué tan extraño puede ser. La respuesta, exasperantemente certera es “Exactamente cuanto necesite”. Sin embargo, hay algunas pautas a seguir.

Primero, hay que entender el propósito de un SCP. Necesita crear una fuerte impresión en la imaginación del lector. Esto puede ser puramente visual: “¡Eso luciría genial y/o aterrador!”, puede provocar escalofrío: ”¡Jesucristo! Eso me pone los pelos de punta.” (y por cierto, el lector es un jovencito de una sitcom de 1950), puede poner en marcha el pensamiento: “Me pregunto si… huh. Vaya, eso sería raro. Supongo que tal vez…”. La última es lo ideal, pero el punto importante es que haya alguna impresión duradera que afecte a tu lector.

Así pues, claramente quieres algo extraño. De eso va la cosa, después de todo. La pregunta es, ¿qué tanto?

Si le añades un aspecto extraño a tu objeto, eso causa una impresión. Qué clase de impresión depende en qué es lo extraño. Algunas veces (diría incluso la mayoría de ellas), una sola, pequeña dosis de rareza es lo mejor. SCP-426 tiene exactamente un solo aspecto extraño. Es algo insólito; una única dosis de rareza. La gente a su alrededor se refiere a él en primera persona. El resto de sus efectos son una extensión del principal. Por supuesto, algunas veces es posible combinar múltiples de esas dosis de rareza. SCP-914 tiene dos, si lo lees atentamente. Uno es lo obvio, su habilidad para mejorar las cosas. Sin embargo, también está el hecho de que no es nada más que un sistema de engranajes. No tiene una fuente de energía además de resortes. Claramente no debería funcionar (más allá de lo que a anomalía en sí misma no debería). Eso le añade un nivel de inusualidad que ayuda a que la idea del artículo impacte en el lector. Algunas veces, pues, las dosis de rareza pueden combinarse para hacer un SCP más efectivo.

De cualquiera manera, hay que tomar precauciones. Si tienes demasiadas dosis de rareza, el artículo empezará a perder cohesión. Un ornitorrinco volador que pone huevos de oro, tiene veneno que cura el sida y la habilidad de hablar es… pues, no funcionaría. Sólo es un montón de efectos diferentes, más bien aleatorios. Torry el ornitorrinco simplemente no pegaría en la mente del lector tan bien. Los efectos no se atan a un núcleo conceptual sólido. De ahí la Conservación del WTF. Quieres que tu lector tenga ese momento de “¿Qué carajo?”, pero no de forma exagerada, o perderá interés en lo que está leyendo.

Ahora, ¿qué tanta rareza es demasiado? Eso pende de muchos factores. ¿Qué tan buena es la escritura? Una buena redacción puede ayudar a que aspectos disparatados de un SCP fluyan juntos con mayor naturalidad, o incluso hacer al lector pasar por alto ciertos excesos por el hecho de que disfruta leyendo el articulo. De cualquier manera, por favor no asumas que tu escritura es así de buena. Gears apenas puede permitirse eso, y tú no eres Gears (a no ser que lo seas, en cuyo caso: ¡hola, Gears!)

Luego tenemos qué tan bien encajarán todos los elementos. Esto es más intuitivo, ya entiendes. ¿Cuando tu lector avanza por tu artículo, las varias dosis de rareza encajan con el “tema” que estableciste al principio? ¿Un pato que respira fuego y emite corrosión? No funciona realmente. Coloca la corrosión en un cadáver putrefacto que caza a la gente a través de una dimensión de bolsillo. Encaja mejor con el tema y la imagen transmitida al lector es mucho mejor. Una buena redacción puede ayudar con esto.

Otro factor es la extensión de la obra. Se trata en parte de la duración, pero en en general… tamaño e impacto. Por uno de los ejemplos más extremos, mira a SCP-093. Hay un montón de cosas ocurriendo en este artículo y en sus suplementos. Se mueve por sí mismo, cambia de color, induce sentimientos de calma o depresión, descansa en espejos, oh, y te permite viajar a una realidad alterna. Y menuda realidad alterna la que es. Este es probablemente uno de los SCP más complejos en el sitio. Pero funciona, y funciona debido a su extensión. ¡Todo otro universo! Con su propia historia. La redacción ayuda a suavizar las cosas de modo que, luego de que pasas por los efectos iniciales del objeto, el universo te golpea como un camión. Pero está tan habilidosamente hecho que todo se dibuja en tu mente en la narrativa.

Claro, tu SCP probablemente no tendrá esa extensión. No digo que no debería, y me encantaría ver más SCPs con esa clase de ambición, pero es sumamente difícil escribir algo así de grande sin acabar con un desastre. Tienes que empezar con una idea grande, y escribirla lo suficientemente bien para hacer que todo sobre ella encaje. Cuando termines de leer a 093, aunque te quedes con algunas dudas, aún tienes ese sentimiento general de que todo tiene sentido.

En cuanto a qué tanto sentido necesita tener un SCP… La Fundación necesita entender lo que hace el SCP, pero no necesitan entender cómo, ni siquiera lo que es, de forma indispensable. Concéntrate en ello; en qué experimentos es capaz de emprender la Fundación. Tú como el autor puedes responderlas o no, pero no necesitas darle las preguntas a la Fundación si esta no tiene forma de averiguar la respuesta. Por otra parte, si pueden realizar experimentos, y tú no tienes la respuesta, piensa en una (o al menos una pista de ella). Decide qué es razonable que hayan averiguado, y asegúrate de que esté en el artículo. Entonces revisa si tu idea se entiende bien. De lo contrario, necesitas añadir más información. Encuentra maneras en que la Fundación haya podido descubrirla.

Así, para reafirmar la primera respuesta que dí, “Suficiente rareza y sentido, ni más ni menos.” Cada artículo puede contener una cantidad diferente de rareza, dependiendo de su tema, su extensión, y su idea inicial. Si empiezas por añadir más que eso, perderás el interés de tu lector. No necesitas entender todo lo que un SCP hace, pero necesitas figurarte tanto como la Fundación sabría de él.

Como todo consejo literario, estas no son reglas obligatorias. Son generalizaciones. Encontrar el nivel preciso de WTF es un arte, y tienes que sentirlo. Pero si un artículo no está funcionando, a veces sólo necesitas retroceder un paso, y preguntarte, “¿Necesita realmente el conejo dos cerebros?”.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License