GdI-001: Espíritu de Chicago
Puntuación: +5+x

El sindicato del crimen anómalo de Chicago, Illinois                                                                                                                            

Chappell6.jpg

Aprox. 1938

"Cuando la gente me pregunta dónde estudié, me río de ellos. No creo en la educación formal. Nunca pasé un día en un salón de clases, pero soy uno de los hombres más exitosos de esta ciudad. Niños y hombres que podrían estar pasando su tiempo productivamente se ven forzados a desperdiciar años de sus vidas encorvados por los libros, tratando de obtener algún trazo de intelecto para sí mismos. Lo que los maestros no te dicen es que el genio es algo con lo que naces."

"Puede que no sepa de cálculo, pero dirijo el negocio más grande de este tipo en el país. Puede que no sea capaz de nombrar a todas las tribus de África, pero puedo poner a un hombre del revés con un chasquido de mis dedos. No puedo darle una explicación científica de cómo hacemos los milagros que hacemos, pero nadie más puede hacerlos. En mi negocio, los chicos de la Ivy League y yo somos iguales en todo — En todo, eso es, excepto en el poder. Eso es algo de lo que tengo mucho."

Richard D. Chappell, correspondencia, 1925.

GdI-001: El Espíritu de Chicago


También conocido cómo:

  • El Espíritu
  • Espectro de Chicago (después de 1990)

Años de Actividad:

  • 1895 - 1938
  • 19901 - Presente
Líderes conocidos
Richard Davis Chappell 1871 - 1953
Charles Ferris Derringer2 1878 - 1950
Hogarth Mintz Cartwright 1869 - 1929
Julius Ralleigh McGallan 1865 - 19393

Resumen: El Espíritu de Chicago era un sindicato del crimen organizado con sede en Chicago, Illinois. El grupo operó localmente durante las dos primeras décadas de su existencia, pero más tarde se extendió a otras ciudades importantes de los Estados Unidos como resultado de la riqueza generada por sus operaciones de contrabando durante la Era de la Prohibición en los Estados Unidos. El Espíritu empleó a numerosos individuos con capacidades anómalas, creó y explotó una serie de artefactos anómalos para su uso en su negocio, y era propiedad de un tal Richard D. Chappell, un Manipulador de la Realidad de Tipo-C.

public-domain-images-vintage-mugshots-1920s-nswpd-0068.jpg

La Cisterna Chappell, el primer bar clandestino operado por el Espíritu.

Historia: En 1873, Chappell emigró a Chicago con sus padres a la edad de dos años. El primer registro de sus capacidades anómalas fue un incidente en el que un peatón presenció a Chappell -entonces de 11 años de edad- desangrando anómalamente a un chico de los periódicos rival. El cuerpo del niño fue recuperado del río Chicago al día siguiente, pero la policía local no continuó con el caso. Chappell diría, en años posteriores, que la muerte del niño había sido un accidente.

En su concepción original, el Espíritu de Chicago era un negocio legítimo. Fundado en 1893 y ubicado en el Lado Sur de Chicago, el Espíritu funcionaba como un bar típico, proporcionando a los clientes bebidas alcohólicas y ocasionalmente ofreciendo entretenimiento musical en vivo. Después de dos años de obtener pocos ingresos, Chappell tuvo la idea de comenzar una segunda línea de negocios en el segundo piso del Espíritu de Chicago: un negocio secreto de "novedades antinaturales". Durante los años subsiguientes, Chappell vendió más de 600 artefactos anómalos a compradores en Chicago y áreas periféricas. Se cree que muchos de estos objetos fueron creados por el mismo Chappell.

Este nuevo emprendimiento atrajo rápidamente a varios coleccionistas adinerados y prestigiosos miembros de la élite de Chicago, lo que a su vez tuvo el beneficio adicional de reforzar enormemente la popularidad del establecimiento en la planta baja. Sin embargo, Chappell permaneció en gran parte en secreto sobre sus anomalías, negándose categóricamente a reconocer el lado anómalo de su negocio en público y nunca utilizó sus capacidades para manipular la realidad en compañía de otros.

A medida que el Espíritu prosperaba y crecía, Chappell expandió su práctica para incluir actividades criminales tales como extorsión, robos planeados y ataques a dueños de negocios rivales. Para 1899, aproximadamente 410 hombres trabajaban para Chappell. Fue en esa época cuando los lugareños comenzaron a referirse a la organización de Chappell como el Espíritu de Chicago, tomado del nombre del bar que servía como sede del grupo.

public-domain-images-vintage-mugshots-1920s-nswpd-0046.jpg

Un local de Opio operado y administrado por miembros del Espíritu.

La mayor parte de la membresía del Espíritu estaba compuesta por matones comunes y ladrones, pero el liderazgo del grupo consistía principalmente en hombres que poseían habilidades similares a las del propio Chappell. De acuerdo con la tradición local, Chappell caminaba rutinariamente por las calles de Chicago, entablando conversaciones con la gente que encontraba y empleando a aquellos que encontraba que tenían habilidades preternaturales. Entre estos individuos se encontraban Charles Derringer (SCP-032-ARC), Garth "Wheels" Cartwright (SCP-039-ARC), y Julius "Sawteeth" McGallan (sin contener, presuntamente neutralizado).

Para 1900, Chappell se había establecido firmemente en el submundo criminal de Chicago como un líder carismático y despiadado. A medida que el Espíritu aumentaba en tamaño y alcance, se utilizaban más objetos anómalos en las operaciones de rutina. Muy pocas de estas anomalías fueron contenidas durante los años activos del grupo, debido a los recursos limitados de la Fundación durante este período. En su mayor parte, el Espíritu de Chicago actuó independientemente de otras organizaciones criminales, aunque se sabía que los grupos ocasionalmente interactuaban con diferentes grados de hostilidad. Una excepción notable fue el famoso líder del Chicago Outfit, Al Capone, quien prohibió estrictamente cualquier forma de interacción con el Espíritu, declarando que "no tendría nada que ver con esos [hombres]". Esta postura fue presumiblemente influenciada por el desastroso intento de robo del edificio original del Espíritu de Chicago por parte del líder del Outfit, Johnny Torrio, en 1919, del que Capone fue testigo.

El grupo continuó fortaleciéndose y creciendo a lo largo de la década de 1920, ayudado por los ingresos adicionales generados por la expansión del número de tabernas y establecimientos similares del Espíritu, que fueron posibles (y rentables) gracias a la prohibición de bebidas alcohólicas bajo la Ley Volstead. Los registros indican que desde 1921 hasta 1933, el Espíritu de Chicago fue el sindicato criminal anómalo más grande del hemisferio occidental.

public-domain-images-vintage-mugshots-1920s-nswpd-0131.jpg

La "Bóveda Negra" donde Chappell guardaba su colección privada.

A pesar del aparentemente inmenso poder y prosperidad del Espíritu de Chicago, el comando O5 de la Fundación aprobó una redada en la casa de Chappell, citando informes de inteligencia que afirmaban que sus anómalas capacidades se habían debilitado. La redada tuvo éxito: Chappell fue capturado y puesto en contención, junto con 155 objetos SCP extraídos de su colección personal. Después de la captura de su líder, los miembros del Espíritu pronto se disolvieron y fueron reclutados por otros sindicatos. Los pocos que permanecieron fieles al Espíritu y a los recursos que poseían fueron finalmente adquiridos por Marshall, Carter & Dark en 1938.

Anexo: Una colección de diarios privados supuestamente escritos por Chappell fueron recuperados por el personal de la Fundación en 2008. En particular, las entradas mencionan frecuentemente a un socio llamado "Sr. Noche", cuya salida de la organización en 1933 resultó en la vulnerabilidad que hizo posible la captura de Chappell. A pesar de las constantes referencias a este individuo, ningún otro registro existente indica que Chappell tuviera un socio comercial cercano, ni existen documentos que apoyen la existencia de un "Sr. Night" dentro del grupo. Sin embargo, las anotaciones en el diario son consistentes con las declaraciones hechas por Chappell durante las entrevistas posteriores a la contención, en las que repetidamente expresó que no poseía ninguna propiedad anómala, y que el trabajo anómalo fue llevado a cabo por un socio suyo que repentinamente abandonó la organización, cambió su nombre y huyó del país.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License