Caronte (Parte 1: Nekyia)
Puntuación: 0+x

Yanma Mirski estaba sentado en el piso de cemento mirando la pequeña joya que tenía delante. Durante los últimos doce meses se había sentado al fondo de esta sombría bóveda hexagonal, como lo estaba haciendo ahora. La pared frente a él estaba decorada con varias carpetas y documentos sobre estantes, iluminados por la luz de la única abertura de arriba. Examinó el objeto en su mano. Era una gema de onyx del tamaño de una pelota de beisbol, con una deslumbrante decoración dorada. Lo giró en su mano y estudió la característica principal de este tesoro, el enigma infernal que era el foco de su trabajo: un pequeño agujero en forma de cerradura en un extremo del objeto.
 
Más allá de las microondas que emitía, su resistencia universal al daño y el detalle imposible en la filigrana de oro, la piedra preciosa era mundana. No convirtió el aire en agua de mar, no hizo que la gente lo olvidara, no reemplazó la conciencia de nadie que lo tocara. Simplemente calentó las superficies circundantes y parecía un huevo de Fabergé.

La cerradura era igualmente mundana con una excepción. Su propósito había eludido a la Fundación durante varios años, pero al sondear el interior de la piedra se produjeron sonidos y movimientos dentro, asegurándose de que no se trataba de una broma sumeria de cinco mil años para engañar a los idiotas y tratar de desbloquear una piedra inerte. La cerradura tenía un mecanismo de trabajo que funcionaría con una tecla respectiva.
 
Colocando la gema de nuevo sobre su pedestal sobre un estante, el Dr. Mirski recuperó un archivo del estante de abajo que detallaba todos los intentos de abrir o desbloquear el artículo. Forzar cerraduras; ha fallado. No importa la habilidad del usuario, las selecciones de bloqueo nunca funcionaron. Ataque de fuerza bruta con varias herramientas e implementos; ha fallado. Los martillos rebotaban, los cinceles se deslizaban, las cuchillas se destrozaban y no se producía ni un solo rasguño o arañazo. Calentamiento a cinco mil grados Celsius; ha fallado. La piedra salió tan fría como el momento en que entró. Aplicación de láser de corte industrial; ha fallado. El rayo se reflejó y la máquina fue cortada más allá del reconocimiento.

No importa qué tan abajo en la lista fuera, el resultado fue siempre el mismo. Algunos de los subordinados de Yanma habían llegado tan lejos como para arrojar una ojiva nuclear a la esclusa, bajo el pretexto de probar una muestra del armamento de la Fundación. Todo lo que resultó fue la confirmación de que la Cerradura sobreviviría a un holocausto nuclear, y que Yanma probablemente estaría mejor conduciendo el Proyecto Plutón solo en lugar de tener que aprobar retroactivamente intentos sin sentido de los investigadores de menor rango en el proyecto.

Yanma devolvió el documento a su lugar, perdiendo interés en la lista de diez mil maneras de fallar en su trabajo. Decidió mirar a través de una de las otras carpetas; no necesita ir a ningún otro lugar ya que absolutamente toda la información de la Cerradura se almacenó dentro de la bóveda. Basta decir que no hubo mucho.

Recuperando la carpeta marcada 'Notas', Yanma revisó los contenidos escritos por su antiguo colega, Quinton Hack. Habían sido asignados juntos en el Proyecto Plutón y se les había confiado la tarea de abrir la Cerradura. La mayoría del personal consciente de la cerradura creía que contenía todo el universo y, por lo tanto, causaría un apocalipsis cuando se abriera. Quizás el universo se expandiría rápidamente fuera de la Cerradura; tal vez el sistema solar sería aplastado por un átomo colosal cuando se precipitó. La única forma de saber qué pasaría era comenzarlo.

Independientemente de la locura que implicaba, la tarea había sido confiada a Yanma y Quinton por el Consejo Supervisor. "Abre el candado a toda costa", habían dicho. Utilice un presupuesto infinito para abrir con el un objeto indestructible. La Fundación frecuentemente se había encontrado con tareas imposibles, pero de alguna manera lograr superarlas. Esperaba que esto no fuera diferente.

Agarrando una segunda carpeta llena de fotografías borrosas y transcripciones de un diario de cuatrocientos años, Yanma leyó las notas garabateadas de su compañero. Quinton había tenido algo, pero Yanma nunca supo qué. Quinton se había dado cuenta de algo una noche y rápidamente se apresuró a regresar al Sitio-10 para escribir estas notas extrañas. Antes de que Yanma despertara a la mañana siguiente, Quinton había volado al Sitio-17 por razones que estaban en ese momento por encima de su nivel de autorización. Nadie había oído hablar de él desde entonces, simplemente desapareciendo de la existencia o en una realidad alternativa.

La epifanía de Quinton había desaparecido con él. La noche después de su desaparición, varios archivos se habían desvanecido de la bóveda, lo que provocó la adición de la cerradura de tiempo que Yanma solo podría abrir. Lo dejaron solo para saciar la escasa curiosidad del Consejo Supervisor. Trabajando en una de las anomalías más secretas del mundo, estaba obligado a informar al consejo sobre su progreso cada dos meses, aunque su falta de progreso real no los sorprendió ni los desilusionó. El Proyecto Plutón era poco más que un agujero negro del que nunca se devolvieron los fondos ni los recursos, y del que no se obtuvo información. Debería haber sido abandonado hace años, pero el dinero seguía llegando y los Supervisores seguían esperando, por lo que Yanma siguió trabajando.

Yanma volvió su atención a las notas que tenía delante. Un pequeño número de runas en círculo, con una línea que las conecta con la palabra "vergüenza". Varias secciones de texto subrayado que detallan los puntos de referencia visto como el autor vagó sin rumbo por el desierto de Mesopotamia, con la palabra 'Magnetita' añadida y subrayada. Una página en blanco con 'HAMBRUNA INMORTAL SUMERIA' garabateada en apresurada letra en toda su extensión. Había otras notas que Quinton había escrito, pero estas eran las más intrigantes de ellas.

Durante los últimos tres meses desde la desaparición del Dr. Quinton Hack, el Dr. Yanma Mirski había ingresado a esta bóveda en el Sitio-10 quincenalmente. Y cada vez, se fue sin aprender nada nuevo de las notas, ni su verdadera importancia. ¿Cuál fue la relación entre la expedición de Sir Edwin Young, el tercer barón y la magnetita? ¿Qué fue o es la inmortal hambruna de Sumer? Yanma se frotó el puente de la nariz con frustración, sabiendo que probablemente nunca lo resolvería solo. Miró su reloj: siete dieciocho PM. Había entrado en la bóveda hace siete horas. Decidió no esperar más dentro de la bóveda, devolvió las carpetas a sus lugares y subió la escalera de acero a la superficie. Completando los tres pasos necesarios para cerrar la bóveda durante las siguientes tres semanas, Yanma caminó hacia la puerta de la habitación y salió. El pasillo exterior estaba encalado y conectado a otros dos por uniones en T a cada lado. Recordando el diseño del Sub-Nivel 1, giró a la izquierda y caminó cuando los ecos de una conversación llegaron a sus oídos.

"¿Has oído sobre el Area-C treinta y dos?" dijo una voz masculina, su dueño escondido de la vista de Yanma.

"¿No, qué paso?" respondió una segunda voz masculina, su parlante igual de oculto.

"Completamente aniquilado. La peor violación de setenta y seis que han tenido hasta la fecha, tan malo que tuvieron que destruir el lugar para detenerlo. Pensarías que se volvería más tranquilo con la edad o algo así, pero no. Es como la guerra hecha hombre…" Yanma nunca escuchó el resto de la conversación; lo que había oído era suficiente para detener sus piernas y escuchar mientras su mente corría, su expresión era comparable a la de los peces fuera del agua. Los pulsos corrieron a través de las neuronas dentro de su cerebro cuando las ideas y teorías dentro de su mente se conectaron, catalizadas por la información vaga pero suficiente que había escuchado por pura casualidad.
Con la mente desbloqueada por la avalancha de información, el Dr. Mirski dio media vuelta y corrió de regreso a la habitación de la que acababa de llegar, con la esperanza de poder regresar a la bóveda antes de que se cerrara por completo. Abriendo la puerta tan rápido como pudo, corrió hacia la escotilla sellada en el medio de la habitación. El sonido de los mecánismos trabajando habían disminuido, y las barras de acero ocultas bajo la superficie de la bóveda ya se habían deslizado en su lugar. Yanma golpeó su puño con frustración. Tendría que esperar casi un mes entero, pero aún podía investigar por lo que recordaba. Todavía tenía su epifanía por seguir: "Hambruna Inmortal Sumeria" no era una cosa o un evento, era una persona. Un sumerio inmortal que fue seguido por una hambruna sin fin a donde quiera que fuera.

Una vez más, dejando la habitación, Yanma planeó su vuelo al Sitio-17.


De: Heracles
Para: Hermes
Sobre: Obol
Mensaje:
El sujeto está en camino hacia el Tártaro. Por favor, confirme las intenciones y asesore sobre la acción.

De: Hermes
Para: Heracles
Sobre: Re: Obol
Mensaje:
Reserva con Hambruna. Proceda con el protocolo.


El Dr. Mirski estaba cansado del vuelo de avión, y miro alrededor. No podía molestarse en peinarse ni suavizar las arrugas de su ropa. Estaba aquí para obtener respuestas, y si lo necesitaba, haría alarde de su autorización de Nivel 5 para obtenerlas. Caminó la corta distancia desde su vehículo hasta la entrada principal del Sitio-17. Se dirigió a la recepción y habló con la recepcionista bien vestida que estaba sentada detrás.

"Yanma Mirski por su cita". Sabiendo que se le pediría alguna forma de verificación, sacó de su bolsillo la tarjeta de identificación de la Fundación que tenía y la colocó en el mostrador de recepción. La recepcionista miró la tarjeta, luego a Yanma antes de volver su mirada a la pantalla de la computadora frente a él. La recepcionista saludó a un guardia cercano y les informó dónde quería ir el Dr. Mirski. El viaje a la habitación fue corto, terminando con el guardia adoptando una posición a un lado de la entrada. Recordando lo que necesitaba preguntar, Yanma se compuso y entró.

La celda era una cámara de hormigón estándar de dos habitaciones para anomalías humanoides, decorada con pocos muebles. Tomó mucha cooperación para que una anomalía ganara muebles, y tales habitaciones normalmente eran estériles. Sentado en una silla de plástico estaba el ser con el que había venido a hablar, leyendo algo en una tableta de mano. Yanma se aclaró la garganta, notificando al humanoide de su presencia.

"Lo siento." La palabra del hombre era rica en acento árabe o del Medio Oriente, su piel curtida de manera apropiada. Sus brazos y piernas eran mecánicos, imitando el movimiento normal mientras se movía hacia un escritorio y dejaba la tableta mientras Yanma observaba. El hombre se giró para mirar a su invitado, la amistosa sonrisa que tenía mostrando dientes amarillentos. Ofreció una mano mecánica para un apretón de manos. "Dr. Mirski, supongo, he oído que ha recorrido un largo camino para verme, y con tan poco tiempo también. ¿Quiere algo de beber?" Aceptando el apretón de manos, Yanma no pudo evitar sonreír ante la amabilidad del hombre inmortal. No parecía tener más de treinta y cinco años, pero se sabía que había nacido en los albores de la raza humana.

"No gracias, Caín, prefiero terminar esto rápidamente." Yanma había dormido mal esa noche, no solo por el vuelo turbulento sino también por sus pensamientos. ¿Quinton había encontrado lo que buscaba? ¿Había desaparecido por mirar? Lo más importante, ¿Yanma iba a enfrentar el mismo destino? Yanma siempre había sido peligrosamente curioso; pronto, pensó, descubrirá si podia llevar esto demasiado lejos.

"Entiendo." Cain puso una segunda silla y se la ofreció a Yanma antes de girar la suya para enfrentarlo. "¿Qué necesitas de mí?"

"Tengo algunas preguntas sobre mi trabajo en las que creo que me puedes ayudar. Pero primero, debo preguntar: ¿ha venido un hombre llamado Dr. Hack y te ha hablado antes?" Yanma habló mientras él se movía en su asiento, tratando de encontrar una manera cómoda de sentarse.

"Ah, Quinton Hack, sí. Vino aquí hace unos meses, de repente voló desde el Sitio-10 para pedirme que lo ayudara con su trabajo. Él te mencionó". Cain se movió para descansar su cabeza sobre su mano, sonriéndole a Yanma como si estuviera pensando en una broma. Yanma se sintió aliviado al saber que su amigo al menos había obtenido las respuestas que había buscado.

"Nadie ha visto ni escuchado de él desde su reunión. ¿Sabe lo que le pasó?" Caín simplemente continuó sonriendo, en lugar de responder. Yanma se sentía incómodo por el extraño humor que el inmortal encontraba en su difícil situación. Fue solo entonces que notó el sonido de la respiración detrás de él.

"He estado ocupado", dijo la tercera persona en la habitación mientras el Dr. Mirski volteaba para ver la cara familiar del Dr. Hack.

El incómodo silencio resultante no se vio alterado por varios momentos hasta que Cain se puso de pie. "Traeré bebidas". Cain salió de la habitación, dejando solos a los dos investigadores. Quinton rodeó a Yanma y se sentó en la silla de Cain.

"¿Supongo que también has estado ocupado?" Dijo, moviéndose para sentirse más cómodo en su asiento.

Lo primero que salió de la boca de Yanma fue "¿Dónde diablos has estado?" Estaba asombrado de que Quinton todavía estuviera vivo, pero igual de enfadado de que hubiera fingido su muerte por tanto tiempo. Él casi tuvo un ataque, en ese mismo momento.

"Dios, tranquilízate, ¿de acuerdo? He estado ocupado, como he dicho. Estoy seguro de que tienes preguntas, pero antes de continuar hay algo de papeleo que hacer. Debo ponerte en la autorizacion adecuada para que sepas por que estoy vivo y lo qué-no-puedes-saber". Quinton habló, sonriendo infantilmente al ver la molestia en la cara de su amigo.

"¿Es esto una maldita broma para ti, Hack? ¿Una broma para algunas mierdas y risas?" Apretando los puños con furia, las venas comenzaron a emerger a lo largo de sus brazos. "Bueno, la maldita broma es para ti. Ahora tengo nivel cinco gracias a ti, así que tu jodida mierda de 'info-sec' no funcionará. Tengo acceso ilimitado".

"Cálmate, vas a explotarte una arteria. El nivel cinco no te da todo, ya no más - los Supervisores tienen todo tipo de cosas extra ocultas por todo el lugar, necesitas-saber y cosas por el estilo. Se me ha dado permiso para…vamos a hacerlo de forma simple y decir que estás siendo promovido al Nivel 6". Recuperando una grabadora de mano de su bolsillo, Quinton comenzó a grabar su conversación.

"Este es el Dr. Quinton Hack, hablando con el Dr. Yanma Mirski. Estoy sirviendo como portavoz para otorgarle acceso al Dr. Mirski a la información del Proyecto Caronte. Dr. Mirski, habra dos resultados en este encuentro y es su elección cual de los dos ocurrira."

Quinton extendió su dedo índice, lo que significa la primera opción. "Primero: puedes aceptar la inducción y seras incluido y actualizado en el Proyecto Caronte, por extensión sabras tanto de su relación con el Proyecto Plutón como de mi paradero durante los últimos meses. Sin embargo, como consecuencia de esto, necesitaras ser declarado desaparecido o muerto en acción bajo circunstancias similares a las mias, para garantizar la seguridad de la información del Proyecto Caronte. Esta será una designación permanente, su vida fuera de la Fundación terminará".

Manteniendo su dedo índice, Quinton también extendió su dedo medio. "Segundo: si tu rechazas esta inducción, debere administrarle con suficientes amnésicos para evitar que recuerde tanto esta conversación como las circunstancias que la respaldan. Tu reanudará su trabajo en el Proyecto Plutón como si esto nunca hubiera ocurrido y, por lo que tu sabes, nunca lo hizo." Quinton bajó la mano. "¿Alguna pregunta?"

Mirando la expresión severa de su amigo resucitado superficialmente, la ira de Yanma vaciló y comenzó a disminuir. Quinton había sido un bromista a veces, pero siempre se tomaba su trabajo en serio y nunca antes había sido tan persistente en mantener la fachada de una broma. Junto con la curiosa incapacidad de cualquiera dentro de la Fundación para encontrar algo sobre él durante su desaparición, la cuestión de si esto era un truco en absoluto se estaba convirtiendo rápidamente en "no". Yanma instintivamente se frotó el puente de la nariz, sintiendo la aparición de un dolor de cabeza.

"Esto debe ser lo que es para esos pocos entrometidos que me preguntan si existe el bloqueo". él gimió.

"Sí, probablemente. Un dolor en el culo, ¿no es asi?"

Una idea aparece en la mente de Yanma. "¿Qué pasa si solo…me voy?"

Una mirada de siniestra decepción cubre la cara de Quinton. "Con el fin de garantizar la seguridad de la información, si intenta salir de esta sala sin elegir, se le amnistizará y reprimira por la fuerza. Si se resiste a ser detenido, se ha autorizado la rescisión inmediata. Le recomendaría encarecidamente elegir sobre ese resultado".

Aplicando más presión al puente de su nariz para ayudar a aliviar el dolor, Yanma forzó su mente a elegir entre las dos opciones que le habían presentado. No tenía que pensar en ninguna familia, ya que había perdido contacto con sus pocos parientes vivos. Todos sus amigos trabajaron en el Sitio-10, y serían extrañados, pero Yanma tenía que saberlo. Su curiosidad por lo que era este Proyecto Caronte, y lo que tenía que ver con el Cerrojo, era abrumador. Con la sensación de que inevitablemente se arrepentiría de su decisión, independientemente de su elección, llegó a una conclusión. "Lo acepto entonces".

La sonrisa de Quinton creció a elección de Yanma. "Por el presente eres incluido en el Proyecto Caronte". Satisfecho de que la grabación apaciguaría a los Supervisores, Quinton detuvo la computadora de mano y se la devolvió a su bolsillo.

"Ya era hora. Comencemos con un curso acelerado, ¿de acuerdo?" Se frotó brevemente las manos antes de continuar. "El Proyecto Caronte tiene su origen en los últimos años del mandato del General Bowe sobre la Fundación, cuando reunió a un grupo de investigadores para abrir la Cerradura poco después de que la tuvo en sus manos.

"Eres jodidamente terrible para mentir. ¿Lo sabías verdad?" Yanma interrumpido. "La Comisión Bowe estaba hecha y desempolvada antes de finales de los años setenta, todos lo saben. La Cerradura fue encontrada casi treinta años después de ellos, en un museo".

Quinton suspiró a cambio. "Sí, fue encontrado en un museo por un investigador fuera de servicio, que se dio cuenta de que tenía el Fondo de Microondas Cósmico. Lo descubrieron en mil novecientos sesenta y cuatro, lo que significa que la pequeña joya había estado en exhibición durante treinta y nueve años, mágicamente desapercibido no solo por la Fundación, sino también por cualquiera que conociera el CMB". Sacó una carpeta manilla de su bolso, sacó un único documento y se la pasó a Yanma. Yanma rápidamente reconoció el documento como una copia alterada de la documentación del Cerrojo, con detalles sobre su descubrimiento y ciertas fechas cambiadas para ser mucho antes que antes.

"No actúes estúpidamente, Yanma. Esta es la Fundación de la que estamos hablando, estamos por delante de todo, y el CMB no fue diferente. El Cerrojo fue encontrado y recuperado en mil novecientos sesenta y ocho, y se cambió recientemente a veintitrés y tres. Volveré a por qué en un momento".

Quinton tomó aliento mientras recordaba la información que estaba a punto de estudiar. "La producción de anomalías no se consideraba un tabú como la Fundación lo trata hoy. Incluso si lo fuera, dudo que a Bowe le hubiera importado, probablemente le hubiera dicho a los primeros investigadores de Caronte que hicieran lo que fuera necesario de todos modos. Ellos hicieron algunos pequeños trucos y lo que no se debe hacer, pero solo obtuvieron dos cosas cerca de lo que necesitaban, una era llave que desbloqueaba el concepto de lo que suponemos es ascensión, que fue movido a otros lugares para ser utilizado como arma y posteriormente perderse durante un par de años hasta que apareciera de nuevo. El otro era una llave que podría desbloquear cualquier puerta dentro de un área determinada, que estaba más cerca pero dado que el Cerrojo no es una puerta, no estaba lo suficientemente cerca".

"Entonces, de la nada, apareció la clave perfecta aquí en el Sitio-17 durante un incidente. Una tecla que podría desbloquear cualquier cosa: la clave que faltaba para el Cerrojo".

Yanma no se sorprendió por la revelación. "¿SCP-005, supongo? Es obviamente el elemento más probable para abrir el Cerrojo. Lo habían pedido un par de veces, pero los Supervisores no querían que se fuera de allí por alguna extraña razón ".

La sonrisa de Quinton resurgió. "No, Yanma. No es lo más probable". Sacó una pequeña llave adornada de un bolsillo, que combinaba con la apariencia fotografiada de SCP-005, y la sostuvo en el aire entre ellos. "Es."

La conexión aún no había hecho clic en la mente de Yanma. "…No te sigo".

"Este es el 'por qué'. Esta es la razón por la cual la fecha de recuperación para la Cerradura se adelantó cuarenta años. Esta es la razón por la que se te permite hacer lo que quieras con la Cerradura, siempre y cuando intentes abrirla". Quinton sacó una segunda llave casi idéntica de su otro bolsillo, mostrando el vivo lazo naranja que tenía. "Es por eso que no te permitirán usar la llave maestra para desbloquear el Cerrojo".

"Porque tú, y todos los que están siguiendo el Proyecto Plutón, se darían cuenta de que el Cerrojo ya está abierto".

Yanma se recostó en su silla. La Cerradura estaba abierta, y lo había estado durante al menos cuarenta años. "¿Apakht…?" Murmuró Yanma, intrigado pero asustado por descubrir lo que había estado sellado dentro de la cerradura por tanto tiempo.

Quinton devolvió las dos llaves a sus bolsillos, luego hizo un gesto hacia la carpeta manilla que le había dado a Yanma antes. "Página dos. Tienes algo que leer".

Dirigiéndose a la página en cuestión, el Dr. Yanma Mirski comenzó a leer y aprender los secretos que ahora le revelaba el Dr. Quinton Hack.

Item #: SCP-005

Clasificacion del Objeto: Seguro/Keter

Procedimientos Especiales de Contención: SCP-005-1 no representa un riesgo inmediato en ningún sentido directo. Aun así, las circunstancias bajo las cuales se obtuvo y el posterior descubrimiento de SCP-005-2 requiere medidas especiales para restringir el acceso y la manipulación de los objetos. Bajo ninguna circunstancia se debe remover a SCP-005-1 del Sitio-17…


« N/A || Caronte (Parte 1: Nekyia) || Caronte (Parte 2: Katabasis) »

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License