Cactus Insurgente
Puntuación: 0+x

La conciencia lentamente pinchó en la mente de Cactusman. Una avalancha de voces lo envolvió en ruido, y el aturdimiento antinatural que lo atascaron hizo imposible diferenciarlos entre ellos. Él dobló sus ojos y gimió ruidosamente en un esfuerzo por ahogar todo el ruido. La cacofonía no se detuvo, y la mayoría de las voces solo se hicieron más fuertes. Con las palmas de las manos presionadas contra sus ojos, trató de escuchar, y después de varios segundos se dio cuenta de que varios eran familiares. Eran el par de cactus que los médicos le habían dado, hablando de ser cactus. Dos, sin embargo, eran más callados que los demás. Y desconocido para él.

"¿Crees que los doctores le dieron demasiado?" Una voz femenina. Enérgica, pero de alguna manera brusca.

"No lo sé. Tal vez él no esté acostumbrado". Masculina. Tranquila y profunda.

Cactusman tomó varias respiraciones lentas y profundas para recuperarse. Ya debería estar completamente despierto, especialmente con la adrenalina. Pero no pudo evitar esta sensación turbia dando vueltas justo detrás de su frente. Se llevó el codo de la mano derecha a la frente como si quisiera aflojar el mareo, pero no hizo nada por él.

Después de un último suspiro se endureció. Su primer instinto fue extender la mayor cantidad posible de espinas y atacar, pero se dio cuenta de que probablemente no era la mejor idea. Tal vez era solo que la nueva medicina tenía algunos efectos secundarios, y estos eran guardias de la Fundación o algo así. Nada de lo que asustarse. Se relajó cuando se dio cuenta de esto, y casi instantáneamente se tensó. Su cama era demasiado cómoda. Tal vez estaba…no, tal vez fue trasladado a una nueva celda. Quizás por eso fue drogado. Cactusman tomó una última respiración profunda, la sostuvo y abrió un ojo para mirar la fuente de las voces.

Definitivamente no eran guardias. O médicos. Ambos estaban sentados en sillas plegables, frente a Cactusman, y estaban vestidos de manera informal. Ambos lo miraban directamente, pero ninguno de los dos reaccionó a él abriendo sus ojos. Cactusman se dio cuenta de que estaban en una sala médica y él en la cama del hospital. Intentó recordar lo que podría haberlo traído aquí, pero nada le vino a la mente. Él no se sintió herido. Mirar a través de la puerta de vidrio que daba al pasillo no revelaba mucho más que el hecho de que parecía un hospital civil normal.

La mujer estaba sentada en su silla, sentada sobre sus talones. Su piel era del tipo de marrón que hacía difícil distinguir si estaba bronceado o no. Su cabello era marrón en su mayor parte, con la excepción de un poco de color verde a lo largo de los lados. Su sencilla ropa colgaba suelta de su musculoso cuerpo. Tenía lo que a Cactusman le parecía una exagerada mirada de curiosidad, sus cejas altas y su boca moviéndose de lado a lado.

El hombre estaba encorvado en su silla tanto que parecía que estaba a punto de caerse. Su piel era mucho más oscura, y su cabeza estaba afeitada. Su ropa se veía algo desarreglada y arrugada a pesar de estar limpia. Su brazo izquierdo estaba completamente envuelto en vendas y colgado suelto a su lado mientras su mano derecha descansaba sobre su rodilla. Un pequeño trozo de metal sobresalía de debajo de su ojo derecho, donde estaba el pómulo. Casi parecía natural. Su expresión era de aburrimiento absoluto.

"¿Quién eres tú?" Cactusman preguntó con lo que esperaba fuera una voz tranquila.

"Oye", dijo la mujer, extendiendo la palabra mientras sus pulmones lo permitieran. "¡Estás despierto, muchacho! ¡Arriba que es de mañana!"

Cactusman la miró con incredulidad.

La mujer se rió. Luego dijo: "Amigo, trabajé en esa mierda durante horas. De acuerdo, minutos."

El hombre la golpeó ligeramente en la nuca. No dijo nada, y su expresión no cambió.

La mujer sonrió. "Está bien, fue el impulso del momento. De todos modos, hola. Es bueno ver que no tienes daño cerebral. Bueno, más de lo que ya sabíamos que tenias."

El hombre volvió a golpear a su compañera. "Disculpas, Señor MacIntyre, es un poco maníaca sin su medicina."

Cactusman se sentó. "No respondiste mi pregunta."

"¡Tan serio, Daniel MacIntyre! Vamos a los negocios, entonces." Ella se levantó de un rápido movimiento, de pie en la silla que ahora estaba inclinada precariamente hacia atrás. Cactusman tuvo que al menos darle crédito, definitivamente tenía cierto estilo teatral.

"¡Soy Alexandra Radcliffe! Y el señor Slappy aquí es Zacharie Langley. Somos de la Insurgencia del Caos. ¡Te rescatamos!"

"¿Me rescataron? ¿Qué? Sé que no era la mejor situación, pero me estaban ayudando-"

"No estabas ayudando a nadie", dijo Langley. No lo dijo con ningún tipo de veneno o brusquedad, simplemente siguió hablando de una manera cansada. "Leí tu archivo. Fueron incidentes organizados para mejorar su moral. Tareas menores para evitar que te lastimes. Poco más que algo para minimizar el riesgo de perder uno de sus objetos contenidos."

"No soy un objeto!"

"Soy consciente. Sin embargo, ellos no lo son."

Cactusman balanceó sus piernas sobre el borde de la cama y lo fulminó con la mirada. "¿Y cómo lo sabes?"

Langley no pestañeó. "Porque solía trabajar para ellos."

Eso sorprendió a Cactusman por sorpresa, pero no le impidió extender las espinas a lo largo de su brazo derecho. Respiró hondo varias veces para calmarse. Se tomó el tiempo para notar que no tenía vendas ni puntos en ninguna parte.

"El Doctor Louef no es así. No sé nada de la Fundación en general, pero él…"

"Louef es un tipo bastante frío, por lo que he leído y escuchado", dijo Radcliffe. "Pero eso no le impidió encerrarte a ti y a otros superhumanos. Porque la Fundación no es tan agradable para los superhumanos. Y se eso porque-"

Una bola de fuego brotó de la mano derecha de Radcliffe. No era más que un pequeño eructo de fuego, pero fue suficiente para poner Cactusman un poco en el borde. Ella sonrió y continuó navegando en la silla tambaleante.

"Vamos, hombre, eres de Arizona. Deberías estar acostumbrado al calor", dijo Radcliffe cuando la llama se apagó. "Entonces, en caso de que tu cabeza de huevo esté tan confundida como creo, estar con nosotros ya tiene una ventaja sobre tu situación anterior. Puedes ser una persona. E incluso trataremos de solucionar ese problema que tienes."

"No estoy loco", dijo Danny con firmeza.

Radcliffe se echó a reír, balanceándose de un lado a otro en la silla, cuando Langley la agarró por la muñeca y la acomodó en su asiento. Su expresión aún no había cambiado, pero parecía que ella estaba tratando de comerse sus labios.

"No estas en condiciones de burlarse de alguien por sus inestabilidades mentales, Alex. Señor MacIntyre, le pido disculpas. Pensé que sería prudente que nos encontráramos con los dos, ya que representamos la interacción de la Fundación con los transhumanos — tanto dentro como fuera de la Fundación, y desde el exterior. Desafortunadamente, no puedo imaginar que sus acciones hayan sido particularmente alentadoras."

"Entonces, ¿por qué yo? Parece mucho esfuerzo simplemente…'salvar' a alguien."

Langley asintió. "Ha sido adquirido por la Insurgencia para una tarea muy específica que solo tu puede realizar. Tu-"

"¡Necesitamos que hables con un monstruo gigante de cactus!" Radcliffe intervino. Ella parecía estar vibrando de emoción. Cactusman podía sentir la comisura de su boca tirando hacia arriba.

Langley giró lentamente la cabeza para mirarla y ella se estremeció. Parpadeó y miró a Cactusman. "…Si nosotros-"

Radcliffe juntó sus manos y Cactusman pudo sentir su corazón subirse a su garganta cuando ella gritó: "¡Necesitamos tu ayuda, Cactusman! Sálvanos, oh-"

"Alex."

"¿Qué? Sólo me estoy divirtiendo."

"Por favor, no interrumpas. Es grosero."

"Bueno, lo siento."

"Muy bien."

"Espera un minuto, solo me interrumpiste para-"

"Como estaba diciendo", dijo Langley con calma.

Cactusman no pudo evitar reírse, incluso si no estaba seguro de que el hombre fuera intencionalmente cómico. Si bien estar probablemente drogado y ser más secuestrado que rescatado no era exactamente la mejor manera de ser presentado a esta organización, sintió que estos dos eran personas lo suficientemente agradables. Y estar fuera de su celda fue sin duda un punto a favor.

"Necesitamos que hable con un…monstruo gigante de cactus. No hay forma de dominarlo físicamente sin dañarlo permanentemente, por lo que necesitamos un toque más ligero. Solo usted puede ayudarnos, señor MacIntyre. Necesitamos ayuda. Necesitamos…a la Amenaza Espinosa."

"¡Carajo sí!" Radcliffe saltó de su silla esta vez. "¡Eso fue genial! Bien entregado, Zach."

Langley no sonrió tanto pese a mostarr sus dientes. Parecia lastimarlo activamente por hacerlo, y dejó caer la expresión casi tan repentinamente como lo hizo.

Radcliffe no pareció notarlo, o quizás simplemente no le importó. "Entonces, Danny, chico, ¿Que dices, estás dentro?"

Cactusman sonrió. "Estoy dentro."

La expresión de Langley se mantuvo firme como siempre, y no hizo más que un breve asentimiento. Cactusman intentó no dejar que la indiferencia del hombre — ¿melancolía? Cactusman no estaba seguro — le llegara a él. Al menos Radcliffe parecía feliz, estaba haciendo una pequeña plantilla al lado de su silla volcada.

"¿Y ahora qué?" Preguntó Cactusman mientras se levantaba lentamente de la cama. Hizo varios pequeños saltos para que la sangre fluyera hacia sus piernas.

Langley abrió la boca para responder, pero Radcliffe se adelantó para responder la pregunta. Langley se encogió de hombros, agarró los dos cactus y se dirigió a la puerta mientras Radcliffe seguía hablando. "Bueno, ya te hemos dado una evaluación médica y esas cosas, así que supongo que deberíamos llevarte a nuestros cuartos. Te quedarás con nosotros, no sé si ya te lo he dicho. Pero no puedes pasear a menos que estes con uno de nosotros contigo, ya que eres nuevo y especial y esas cosas."

"Entonces, ¿qué es lo que realmente haces?" Preguntó Cactusman deslizándose por la puerta de cristal. Echando un vistazo al interior de las otras habitaciones, Cactusman se apresuró a buscar a Radcliffe. La sala estaba sorprendentemente vacía, a excepción de una enfermera o dos aquí y allá.

"¡Oh, podemos hacer toneladas de cosas divertidas! Quiero decir, también depende de tu celda. Por ejemplo, tengo la tarea de la adquisición de recursos - como tú - de varias maneras. Langley está conmigo o haciendo otras… algo. No lo sé, él habla de eso y me aburro y me alejo. Tú, sin embargo, estarás atascado en la base porque eres un 'Personal Vital de Clase-Beta'. Pero tiene que ser mejor que la cárcel, ¿Verdad?

Se adelantó y cerró la puerta antes de que Cactusman pudiera echar un vistazo afuera. Una sonrisa maliciosa había decidido tomar como rehen su cara. Respiró hondo, abrió la puerta y salió corriendo. Cactusman asomó la cabeza para ver que había saltado sobre una barandilla, arqueando todo su cuerpo mientras extendía los brazos.

"¡Bienvenido!" gritó ella, y su voz hizo eco varias veces. "¡A la Insurgencia del Caos!"

La pasarela fuera de su habitación tenía varios pisos, con vistas a una sala de gran tamaño congestionada por el tráfico. Las personas con ropa casual, batas de laboratorio, trajes de materiales peligrosos y equipo militar se mezclaron en un mar de actividad. A la deriva entre ellos había muñecas y carros de diversos materiales, capitaneados por personal impaciente. Cactusman vio que una jaula se balanceaba cuando un equipo la tiraba con cuerdas cortas, y una gran criatura de algún tipo la empujaba desde atrás. El ruido resultante de todo esto, incluso a treinta pies de altura, era casi ensordecedor.

No eran tan prístinos como la Fundación, ni tan ordenados. Lo que le dio credibilidad a su nombre, pensó Cactusman. El edificio y los diversos objetos y herramientas que pudo detectar tenían una estética similar, no difunta, pero claramente gastada. Cuando entrecerró los ojos pudo ver que todo el piso estaba rayado y desgastado, toda la cosa era un camino trillado.

Mirando a izquierda y derecha, Cactusman vio más espacio a lo largo de la pasarela en la que estaba. La pasarela daba vueltas por toda la habitación, y tenía varias similares arriba y abajo. Todo le recordaba a una prisión, la forma en que todos los lados de la habitación estaban cubiertos por escaleras y pasarelas que conducían a las diversas habitaciones incrustadas en el concreto.

"Genial, ¿eh?" Radcliffe estaba colgando boca abajo, con las rodillas pegadas a la barandilla. Cactusman casi tiene vértigo con solo mirarla. No ayudó que ella estaba pateando ociosamente sus pies.

Cactusman tragó nerviosamente. "Sí. Es un poco más…uh. No sucio, pero…quiero decir, sin ofender, yo solo-"

"Ah, no te preocupes." Radcliffe agarró la barandilla y se levantó. "Quiero decir, sí, no es súper inmaculado, ese sitio en el que te encontrabas era impecable, santa mierda, pero tiene…ya sabes, carácter. Sabor. Todas las instalaciones de la Fundación en las que he estado son tan…sin vida. Bluh."

"Hablando de eso", dijo Cactusman mientras se dirigían a las escaleras, donde Langley estaba esperando. Se mordió el interior de la mejilla. "¿Alguien salio herido cuando ustedes… eh, 'me rescataron'?"

"Bueno." Hubo una breve pausa cuando ella comenzó a descender. "No te voy a engañar, Danny. Sí, la gente resultó herida. Gente murió. No sé cuántos. Sin embargo, te aseguro que no tengo ni un gramo de sangre en mis manos."

Lo había anticipado, pero aún se sentía como un puñetazo en el estómago. Apretó la barandilla en busca de apoyo y le preguntó con tanta fuerza como pudo, "¿Por qué?"

Radcliffe se retorció, y en realidad hizo que Cactusman se sintiera mejor. "Esa es una pregunta difícil. Como, tienes que entender que la Insurgencia y la Fundación tienen objetivos fundamentalmente diferentes. La Fundación aleja las anomalías y la Insurgencia…la Insurgencia quiere traerla a la luz del día. Para hacerlas normal. Hacernos a nosotros normal, Danny."

Las espinas brotaron de casi cada centímetro de piel en el cuerpo de Cactusman. "¿Y vale la pena matar a la gente? ¿Que la Fundación deba morir y dejar que hagan lo que quieren?"

Cuando Radcliffe apartó la mirada de él sin responder, Cactusman se estiró para agarrarla del hombro sin darse cuenta de que todavía estaba cubierto de espinas. Antes de que pudiera alcanzar, Langley lo agarró por la muñeca. La sangre se filtró en los vendajes en dos lugares, pero aún así Langley no mostró ninguna reacción.

"Señor MacIntyre, por favor, no actúe como si encontráramos esto fácil. No lo hacemos." Soltó a Cactusman y le quitó las espinas que tenía en la mano, luego tomó los dos cactus que había dejado. "Sé mejor que la mayoría que no todos en la Fundación tienen el corazón frío. Tenía buenos amigos cuando trabajaba allí. Hago este trabajo no solo porque creo en la causa de la Insurgencia, sino porque sé que si no lo hiciera, otro insurgente tomaría mi lugar. Y pueden no mostrar la misma misericordia que yo."

Cactusman se mordió la lengua en lugar de la mejilla. Reflexionando sobre lo que dijo, tenía sentido. Pero eso no hizo a Cactusman más feliz. En lugar de detenerse en ello, Cactusman se quitó las espinas de sí mismo mientras caminaban.

Escuchó por casualidad el comentario de Radcliffe sobre el sangrado de Langley, quien lo rechazó diciendo: "De todas formas, no tendré este brazo por mucho tiempo."

Sin embargo, por extraño que fuera ese comentario, Cactusman no podía ignorar los pensamientos de la Fundación que continuaban surgiendo. Le hicieron darse cuenta de que no sabía mucho sobre la Fundación. ¿Quién era él para juzgar a los que se opusieron? Aún así, la idea de que el personal de la Insurgencia asesinando personal de la Fundacion lo dejó incómodo y no estaba seguro de si debía ayudarlos.

Pero, como si se tratara de una potencia superior, parte de la carga útil de un carrito de paletas rodante cercano se desprendió y se estrelló contra el suelo. Antes de que Langley o Radcliffe pudieran decir algo al respecto, Cactusman se apresuró a ayudar a sus nuevos compañeros. Levantó uno de los barriles, que tenía una tira de material transparente para revelar el líquido rojo en su interior. Los hombres con el carrito le dieron las gracias y juntos cargaron los tres barriles caídos en el rodillo.

"Feliz de ayudar", aseguró Cactusman, sin aliento. Tener que gritar por encima del estruendo, sin duda, no hacía que se escuchara más fácilmente. Agitó sus dedos doloridos antes de alejar a los hombres. Cuando se volvió hacia Langley y Radcliffe, el primero estaba mirando los barriles con una mirada pensativa en su rostro, la primera expresión real que Cactusman había visto en él.

"¿Estás bien?", Preguntó Cactusman. Un cóctel de curiosidad y satisfacción en sus recientes heroicas menores casi borró sus pensamientos anteriores de su mente con una eficiencia casi comparable a la de la amnésis persistente en su sistema.

"Bien", dijo Langley. Su mirada permaneció en el carro por un momento más antes de mirar a Cactusman. "Vamos."

El trío salió de la sala masiva y entró en uno de los varios túneles que salian de ella. El tráfico había disminuido hasta un punto en que Cactusman ya no estaba hombro con hombro con la gente, pero aún estaba lleno. Miró a su alrededor, más consciente de lo cerca que Langley y Radcliffe estaban pegados a él. ¿Creían que iba a tratar de escapar por eso o algo así? No podía ser demasiado cuidadoso, supuso.

"Entonces, ¿para qué quieren esta cosa de cactus?" le preguntó por encima del hombro.

"Diablos si lo sé." Radcliffe levantó sus palmas en un encogimiento de hombros exagerado. "Me dijeron que lo calmaras, y que eras muy importante y que no permitieras que te pasara nada malo."

"Uh…Sr. Langley?"

"Tampoco lo sé. La Insurgencia funciona de una manera muy estricta para saberlo. Dada tu disposición general, dudo que sea algo particularmente violento."

Cactusman planeaba dar una respuesta, pero su cerebro fue borrado de costado cuando vio una cosa muy alta…acercarse desde el pasillo. Debía de tener quince pies de altura, y estaba compuesta de poco más que una cabeza redonda y muchas extremidades. Desde el costado de su cabeza sobresalían varios equipos electrónicos, incluido lo que parecía un auricular. Se balanceaba hacia Langley, quien inclinó su cabeza en respuesta. Cactusman giró y caminó hacia atrás para seguir mirándolo, y solo le dio una mirada extraña con uno de sus seis ojos. Radcliffe se acerco y luego extendió una mano, que la criatura choco con una propia.

"Ese es Johnson", explicó Radcliffe cuando notó que Cactusman miraba fijamente. "Me encanta ese chico."

"¿Johnson?"

"Oh, como nadie puede pronunciar su nombre real. Es largo, tiene inflexiones extrañas. Además, hace que tus oídos sangren." Ella sonrió. "Los seres de la transrealidad, ¿verdad?"

Cactusman tuvo que esforzarse para no tropezar cuando ella lo explicó. Asintió rígidamente y luego giró sobre su rostro, recordando que hablar con Radcliffe empeoraba las cosas de alguna manera.

Después de varios giros y vueltas a través de los túneles del complejo, la manada se diluyó hasta que fue solo Cactusman y sus acompañantes. Cada veinte pies por el pasillo había una puerta con un número estampado en ella. Radcliffe marchó al número 836 y sacó una llave de su mano, que se atascó en el pomo de la puerta. Cuando la cerradura se abrió con un clic, presionó la tecla en su palma izquierda, que se hundió en la piel sin ninguna resistencia hasta que desapareció.

"Hola, señor MacIntyre, bienvenido a casa." Con una media reverencia y un gran movimiento de brazos, Radcliffe introdujo a Cactusman en el interior.

El departamento era pequeño y congestionado gracias a todas las cajas y varias chucherías que abarrotaban el suelo y las estanterías. Cajas de comida vacías, platos sucios y botellas desechadas cubrían las mesas y los mostradores. Montañas de basura, situada dentro y encima del único cubo de basura visible, parecía estar lista para sufrir una avalancha. Había, sin embargo, una serie de caminos muy claros en toda la sala. La mirada de Cactusman alternó entre el televisor de pantalla plana absurdamente grande y los muebles viejos antes de encogerse de hombros.

"Soy un poco coleccionista", explicó Radcliffe. Saltó del sofá de cuero y se estiró. "¡Siéntete como en casa!"

"Lo siento por el desastre", dijo Langley con un encogimiento de hombros. Se quitó los zapatos y los pateó junto a la puerta. Colocaron a Cactilad y Spikigirl en una de las mesas, una lámpara grande apuntaba directamente al espacio abierto en el que estaban situadas. "Intenta no hacerte daño."

"Dios, ¿cuánto apestaría eso?" Radcliffe dijo mientras encendía la televisión. "Lo sacamos y lo llevamos y luego se mata tropezando con mi mercancía de Wondertainment."

Caminar por el camino fue bastante fácil, y cuando llegó al sofá, Radcliffe lo miró por un momento antes de darse cuenta de que debía moverse para hacer espacio. Mientras tanto, Langley estaba susurrando a través de los cajones de la cocina.

"¿Tienes hambre, MacIntyre?" preguntó. Se puso de pie y mostró varias bolsas de fideos ramen. Cactusman solo asintió. "¿Alex?"

"Prepara algo, voy a agarrar la película." Radcliffe se levantó del sofá y entró en una de las otras habitaciones, regresando rápidamente con una caja de DVD.

"Entonces…¿esto es?" Preguntó Cactusman. "¿Vemos una película y comemos unos fideos?"

Radcliffe se alejó del reproductor de DVD. "¿No te gusta el ramen? Tenemos otras cosas, solo tienes que pedirlo."

"No, quiero decir, ¿esto es? Pensé que se suponía que ustedes estaban haciendo una diferencia o algo así. Pero solo están…viendo películas."

"Tengo que tener un interruptor de apagado, Danny-boy. Quiero decir, no es como si fueras Cactusman todo el tiempo, ¿verdad? Tienes que ser Daniel MacIntyre por un tiempo."

"Um…cierto."

Radcliffe le dirigió una mirada extraña, con la cabeza inclinada casi noventa grados. Un repentino chasquido en su garganta dejó escapar un sonido estrangulado antes de que ella se echara a reír. Su propia mano se abofeteó sobre su boca y se movió unos segundos, como si la risa intentara encontrar otra salida. Finalmente, se las arregló para tragársela y sonrió torpemente a Cactusman. Pasó por encima de la desordenada mesa y se sentó incómodamente cerca de él, envolviendo un brazo alrededor de él.

"Pobre, pobre bastardo. ¡Bueno, no te preocupes!" Una flor de aspecto muy falso se expulsó de su palma derecha y le hizo cosquillas a Cactusman debajo de su nariz. "Lo arreglaremos de inmediato. Quiero decir, probablemente. Eventualmente. Hasta entonces, ¡los tres podemos ser los mejores amigos!"

"Eso hace maravillas para mi moral."

"Lo sé, ¿verdad? ¡Mírame! ¡Probablemente soy molesta como el carajo, y soy de Clase-Beta! Eso es bastante bueno. Y ahora tengo dos amigos súper deprimidos a los que puedo transmitir alegría y entusiasmo a pesar del hecho de que lo que haga probablemente te dañe mentalmente, pero no puedo detenerme porque realmente no puedo filtrar mis pensamientos o ser una imbécil es solo un mecanismo de defensa para mi jodida situación de trabajar para una organización cuyos métodos no apoyo completamente. ¡Sin embargo, es de alguna manera mejor que las alternativas porque algunos viejos hijos de puta detrás de sus escritorios decidieron que no era normal y tuve que ser encerrado como una especie de atracción lateral en lugar del mago del escenario principal que quería ser! ¡Pero oye! Al menos no tendré que sufrirlo mucho tiempo debido a los peligros físicos de mis misiones."

Aturdido, Cactusman se limitó a mirarla con una sonrisa. Su mente finalmente había comenzado a trabajar a plena capacidad, y ahora se sentía atascado de nuevo en la basura. Por alguna razón, decidió notar que su incisivo grande izquierdo tenía un pequeño chip en el costado. Después de lo que pareció una semana, su boca se movió para preguntar: "Entonces, ¿quieres ver una película, Cactusman?"

Daniel MacIntyre parpadeó. "Sí. Uh. La película suena bien, en realidad. Y solo llámame Daniel."

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License