¿Roto?
rating: +1+x

No sé por qué estoy grabando esto, no es que quede alguien…bueno, alguien humano para escucharlo. Tal vez los extraterrestres lo encuentren y se rian…De todos modos, es un poco después del anochecer y he decidido acampar en lo que parece ser una rueda dentada grande. Tal vez es un engranaje; Ya no sé, pero esto, esto sí sé lo que es…

Fue hace unos seis años que los mas grandes cerebros de la astronomía descubrieron por primera vez la maldita cosa. Aparentemente fue en un curso directo para nuestro pequeño mármol azul. Los informes son un caos de censura, pero estaba claro qué era y hacia dónde se dirigía. Eso es lo que todavía no entiendo…lo vimos, sabíamos exactamente lo que estaba haciendo, pero aquí estamos atrapados en este páramo. ¿Que estaban pensando? ¿Quién en su sano juicio pensó que juguetear con sus pulgares nos mantendría a salvo? No es que importe más.

Tal vez dos años después, mas o menos, ese hijo de puta ingresó por primera vez a nuestro sistema solar. Podrías verlo centellear por la noche con un destello cada vez más brillante a medida que pasaban los días. Fue en esta época que los O5 se ocultaron con sus mejores y más brillantes hombres, desapareciendo en sus dimensiones de bolsillo para poder esperar el momento oportuno…Es probable que los bastardos estúpidos sigan esperando que vuelva a estar "a salvo". Me encantaría ver su expresión cuando salgan y vean lo que queda.

Un par de meses después de que los O5 dieron media vuelta y salieron corriendo fue cuando finalmente pudimos verlo en el cielo sobre nuestras cabezas: un planeta de engranajes y mecanismso de relojeria en movimiento. Odio admitirlo, pero casi se veía hermoso mientras bailaba sobre nuestro pequeño mundo. Esto fue también cuando esos locos de la Iglesia del Dios Roto comenzaron a salir y predicar a las masas. Pensaron que la cosa era nuestra salvación, un Dios físico que vino para salvar a los fieles. Recuerdo haber leído informes sobre ellos, sobre cómo pensaban que esa bola de óxido era una especie de corazón; Creo que incluso pensaron que la enfermedad de relojería era parte de un gran plan. Diablos, tal vez es una hebra mutada de la plaga de esta cosa, no lo sé; Ni siquiera estoy seguro de que esto sea su Dios. De cualquier manera, ninguno de ellos está vivo hoy. La mayoría de ellos probablemente fueron aniquilados cuando comenzó el primer ataque…

Fue una lucha lenta, precisa y mecánica; nunca tuvimos una oportunidad…La primera etapa del ataque fueron estas extrañas nubes de niebla plateada. Atravesaban los campos y las montañas y, a su paso, no eran más que secciones pulidas de metal brillante. Ciudades enteras fueron borradas del planeta, los bosques desaparecieron en un abrir y cerrar de ojos, y cualquier pobre bastardo atrapado en esos malditos vientos desapareció, sin sangre ni carne, solo más metal. Los días parecían enfriarse a medida que nuestro paraíso se transformaba en una esfera muerta y pulida. La comida era escasa y el agua era aún más rara, pero lo logramos de alguna manera. Me volví a los polvos de nutrientes, vitaminas y canibalismo mientras recogía la poca agua de lluvia que podía manejar.

¿Sabes lo que más recuerdo de esos días? Cómo todo tenia un sabor metálico…

Luego vinieron las plagas. No sé exactamente cuándo comenzaron, pero sé que fue solo un paso más en el retorcido plan de esa puta cosa. Las víctimas comenzarían a quejarse de dolor en las articulaciones, rigidez muscular, fatiga, apatía y sueños extraños. Una pobre tipa me habló de sus sueños como si fueran dichosos, pero lo que describió me pareció una pesadilla. Eventualmente, simplemente se detendrían…Fue repugnante verlos, pueblos de estos pobres jodidos que yacían en el suelo. Parecían estar teniendo un buen sueño…Vi a uno de ellos con una sonrisa estúpida en la cara mientras un cuervo picoteaba sus secos globos oculares. A veces deseaba haberme infectado, así que no tenía que ser testigo de lo que vendría después.

Sus cadáveres comenzarían a moverse nuevamente. Sus extremidades se sacudieron y sus cuerpos temblarían cada dos minutos. Podía olerlos por millas mientras su carne podrida se desprendía de lo que solía ser sus huesos. No sé cómo lo hizo, pero sus esqueletos estaban hechos completamente de mecanismo de relojería moviéndose y sonando. Era como ver una jodida película francesa, pero no había subtítulos y no había final. Esas…cosas pasarían cada minuto de cada día trabajando y construyendo, bailando debajo de la melodía inaudita de su creador de relojería.

Su trabajo me resultaba confuso pero supongo que tenían un plan. Cortaban secciones del metal y luego lo utilizaban para forjar más engranajes, engranajes, pistones, cualquier otra cosa que necesitaran, y cuando terminaban, los juntaban en complejas maquinarias y llenaban los espacios vacíos. Todo el tiempo, esa cosa siguió girando y bailando sobre nuestro infierno metálico. Es una especie de sorpresa cuando pienso en lo bonito que parecía en comparación con nuestro propio mundo deformado…

Recuerdo que la primera vez que se fabricó un plano de metal entero, podía escuchar el constante rechinar de los engranajes y lo que sonaba como el tictac de un reloj. Todavía puedo oírlo mientras los engranajes y mecanismos siguen girando y girando en su propio baile. Fue entonces cuando comenzó la auténtica pesadilla, cuando esos estúpidos jodidos robots comenzaron a completar más y más secciones de tierra, y el suelo se convirtió en una trampa mortal de aplastantes engranajes y pistones. Tuve que ver a mi buen amigo ser aplastado cuando cayó en una sección de funcionamiento. Sus gritos no fueron la peor parte; estaba viendo su cadáver roto y destrozado ser derribado en un mar de retorcido mecanismo de relojería. Las pesadillas fueron la peor parte…Verlo siendo atrapado en la maquinaria y desgarrado por el metal que giraba. Pero al menos ya no estaba gritando; en cambio, tenía una gran sonrisa estúpida en su rostro y me estaba instando a unirme a él, a caer en la compleja danza de metal sobre el metal. Quería unirme a él, una vez, pero nunca pude juntar el coraje para dar el último salto.

Puedo escucharlos trabajando fuera de mi campamento, construyendo más de esta pesadilla para esa bola de metal que gira. No sé si se preocupa por nuestro sufrimiento o si es consciente, pero sé que está vivo. Vi su ojo una vez. No tienes que creerme, nadie más lo hace, pero yo lo vi; fue solo por un momento cuando los engranajes giraron y los engranajes se movieron para poder ver cuán vacío estaba y luego vi su ojo…Era anaranjado brillante como nuestro sol, con un agujero justo en el centro y estaba buscando abajo en nosotros, en mí, en nuestro mundo sin vida y te juro que estaba feliz con lo que vio…

Bueno, no tomara mucho tiempo ahora; Puedo escucharlos preparándose para instalar lo que supongo será la última sección del mecanismo de relojería. No sé qué sucederá después de que su trabajo esté terminado, pero sé que no seré una víctima de esa cosa. He reunido el último de mis suministros para una gran fiesta: una lata de frijoles horneados, un Snickers, una cápsula de cianuro y un buen vaso de agua.

Incluso ahora, cuando miro hacia arriba a esa cosa que baila en el cielo nocturno, no puedo evitar preguntarme si alguna vez estuvo roto en absoluto…

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License