Bong Rip Tendency

Traducción sin revisar. Es posible que encuentres errores en este documento. Puedes corregir los problemas que veas, pero la revisión no será aprobada hasta que el Equipo de Traducciones se haga cargo.


Puntuación: +2+x

Alexander tenía una manera de adueñarse de una habitación desde el momento en que entraba. Así que, mientras la puerta se desprendía de sus bisagras sin hacer ruido, Jude se agachó, sacó una cerveza que se calentaba rápidamente de la mochila de JJ y abrió la lengüeta. La puerta no se había roto exactamente, sino que había sido empujada, así que ¿no tenía sentido que Alexander la recogiera y la volviera a empujar, como una gran pieza de rompecabezas?

Era alto. Más alto que Jude, ciertamente. Ojos anchos y oscuros casi ocultos por el pelo oscuro despeinado. Unos dedos largos y ágiles descorcharon una enorme jarra de vino tinto. "Salud", dijo.

Jude y Alexander bebían. Cerveza de mala calidad y vino tinto barato.

Jude inclinó la cabeza hacia atrás, vaciando la lata de cerveza. La aplastó y la dejó caer en el suelo de la habitación del hotel. Esther no se había movido de la cama. Dos camas. JJ estaba en otra habitación. Por supuesto que lo estaba. Siempre lo estaba.

"Realmente me gustaría que no lo hicieras", dijo Jude.

Alexander derramó vino en una pequeña línea a través de la entrada. "No se puede evitar".

"Esto es una cosa de stand, ¿no?" Silencio. Más molesto que asustado. Esther subió las piernas a la cama.

Alexander levantó la botella, gesticulando en un amplio arco. El rojo fluyó libremente. Dio unos pasos hacia dentro. Un arco a través de la puerta del baño. Y entonces se giró. Otra salpicadura de vino manchó las cortinas blancas cerradas.

"Vierto a Mitra. Sirvo a Zeus, a Perun, a los guerreros y a los padres de antaño". Alexander alargó la botella, poniendo el vino delante de él antes de dar un sorbo.

Jude metió la mano en la mochila y sacó otra lata de cerveza. "No bebas ni nada, Esther. Así es como el Temple of Love te atrapa".

"¿Qué? ¿Por qué iba a beber ahora mismo?"

"¿En nombre de quién viertes, Jude? ¿Viertes en nombre de Cristo? ¿El Padre? ¿El Espíritu? ¿Comparten uno, o son tres?", dijo Alexander.

"Sólo uno. Ya sabes cómo se llama. El mismo de siempre". Jude volteó la cuenta con un siseo. Derramó la cerveza sobre la alfombra y dio un largo sorbo. Su nuez de Adán subió y bajó. La lata cayó sin vida. "Tú también fuiste a la escuela católica, sabes. Al mismo que yo".

"Alguien va a tener que limpiar esto. ¿Qué clase de mierda masculina es esta?" La cara de Esther enrojeció. Se acercó a Jude para hacerle entrar en razón, antes de que el espacio entre ellos se ampliara. Se estiró como una masilla tonta. "No."

Los pilares de mármol surgieron de las camas, y la ventana se abrió de par en par y se disipó. La televisión voló hacia arriba y se abrió en abanico hasta convertirse en todo lo que había, un sol y un cielo azul intenso que pronto quedó cubierto por el austero techo blanco. El aire era pesado. La luz del sol se deslizaba por las columnas. Jónicas. Corintias. Jude no sabía cuál. Todavía era más de medianoche, por supuesto, y aún estaba cansado. Pero a Alexander siempre le gustaba la luz. Decía que le daba energía. El sol, el halcón y el toro.

Jude hizo crujir sus nudillos. Fue lo suficientemente fuerte como para reverberar en las columnas.

Alexander sonrió. No se había cambiado. ¿Pero no parecía su ropa un poco más limpia? ¿Dorada, casi, en los contornos? Es difícil de ver.

"¿Conoces las reglas, Jude?" Se mordió el labio inferior. Inquietante. Un destello momentáneo se perdió antes de bostezar y tomar un sorbo de la jarra de vino que tenía en sus manos.

"Las reglas de la cúpula del trueno, ¿verdad? Entonces, ¿qué coño hace ella aquí?" Los ojos de Jude se entrecerraron. Una nube cubría el sol. La sombra era fresca.

"Un testigo. Puedo oler el monoteísmo en ella, pero ¿qué es un concurso de voluntades sin un auditorio, Jude? No me levanto de la cama por menos de un auditorio". Una sonrisa. Dientes manchados de vino, demasiado grandes, demasiado afilados para ser humanos.

El viento se levantó y murió más rápido de lo que empezó. El sol estaba de vuelta. Un orbe dorado. Si Jude se preocupara por mirar, cosa que no hizo, probablemente se daría cuenta de que era un carro cegador tirado por un hermoso caballo. Alexander siempre era minucioso.

Y entonces Esther gritó. Jude se volvió. Estaba en una jaula dorada y reluciente sobre un palanquín. Los hombres que la llevaban eran estatuas vivientes, cada músculo ondulando como Bernini. Eran de mármol, por supuesto. Como todo lo demás en el templo. Dos tenían cabeza de toro. Dos tenían cabeza de halcón.

"Entonces, ¿eres su perro faldero, cuando todo se reduce a eso? ¿La amistad no significa una mierda?"

"Mataste a catorce de ellos, Jude. Dejaste al jardinero como un injerto de piel andante". Alexander bebió un largo trago de vino. La jarra era una copa. De oro. Gemas deslumbrantes. Un elegante tallo.

"Lo volvería a hacer si pudiera". Y entonces Jude corrió hacia Alexander. Todo electricidad y llamas.

Alexander atrapó el golpe en su mano. Un puño de mármol encerró el de Jude, aplastando los huesos con un agradable crujido. "Sé que crees que lo harías, pequeño Jude, pero no creo que lo tengas". Y entonces una rodilla se clavó en la entrepierna de Jude.

Su visión se volvió negra.


"Sólo digo que me intoxiqué con la comida. No lo hiciste. Tu, tu mierda de suerte no me ayuda si me va a dar diarrea". Jude estaba haciendo un berrinche. Pero, de nuevo, ¿no estaba siempre haciendo berrinches?

Esther miró por el espejo retrovisor. Tenía sus largas piernas sobre el asiento del coche. Zapatos llenos de barro por todas partes. Al menos se había duchado. Tuvieron que parar para comprarle ropa nueva, después de toda esa mierda. No podía hacer más ropa. Ella había preguntado. Y él había dicho, l'maan hashem, que nunca podía acertar con la talla. Que siempre hacía que las etiquetas se clavaran en la nuca lo suficiente como para dejar un sarpullido.

Uno se acostumbra a ese tipo de cosas cuando está cerca de Jude Kriyot. El único incompetente mágico. Un hombre que podía mantener el coche en marcha kilómetros y kilómetros a base de gases, pero que tenía problemas para comer una sola comida sin manchar la parte delantera de su camisa con salsa barbacoa. O salsa. O cualquier mierda asquerosa que se metiera por la garganta.

Y el crujido. Se rompió el cuello, los nudillos, los dedos de los pies y, juró, la mandíbula.

"No te has muerto, ¿verdad? Yo llamo a eso buena suerte entonces". La cara de JJ estaba contra la ventana. La punta de su nariz se clavaba en el cristal. Frotando su asqueroso sudor y aceite por toda ella. Tenía el cinturón de seguridad puesto. Nadie más pensó que era gracioso, excepto Esther. "Y encontré esos veinte en el suelo cuando estabas haciendo caca. Así que realmente, tu dolor nos benefició a todos al final".

"Has comprado esa puta camiseta con ella".

"Creo que estar guapa y feroz puede mantener el espíritu de toda la banda".

"Es horrible".

"Una vez más, eres una perra celosa".

"¿Quién compra una puta camisa en una parada de camiones?"

"El magnífico".

La camiseta, la verdad, era horrible. World's Greatest Grandpa en Comic Sans azul grande. Había un anciano en la parte inferior, burdamente dibujado. Estaba pescando en una barca. No estaba pescando nada. Parecía cansado. Era tres tallas más grande.

Esther no dijo nada. Mantuvo los ojos en la carretera tanto como pudo. Odiaba estar con hombres. Especialmente con ellos dos. JJ era un buen amigo suyo, ciertamente, pero siempre sintió que se esperaba que fuera su madre. Que actuara como el sabio intermedio en sus constantes guerras de pollas, o tal vez era sólo un extraño tipo de coqueteo.

"Además, es mi stand", dijo JJ.

"Tu stand no puede ser una puta camiseta. No hay ninguna canción que se llame así".

"El mío lo es".

"Jódete". Jude crujió su cuello, se inclinó hacia adelante entre Esther y JJ. "Si tuvieras un stand sería como Safety Dance. Tal vez, como Nothing Bad Ever Happens. Lo de Oingo Boingo, ya sabes. O, como, Wheel in the Sky. Tengo un montón, amigo. Puedes tener uno bueno".

"World's Greatest Grandpa me da el poder de cogerme a los papás plateados calientes. Tíos grandes que fuman puros". Hizo una pausa. "Potencial de desarrollo A."

Jude dejó de hablar, se echó hacia atrás y miró por la ventana. Esther pensó que lo más feo del mundo era un hombre adulto haciendo berrinches. Infantilismo. Impotencia aprendida. Jude era probablemente el tipo de hombre cuya madre le hacía la cena hasta que se iba de casa. Probablemente la hacía lavar la ropa hasta que estaba toda rota y arrugada. Probablemente nunca aprendió a manejar el horno o la cocina por sí mismo. Probablemente era el tipo de niño cuya madre limpiaba su habitación por él.

"No digas perra", dijo Esther sin volverse a mirar a JJ. "Es denigrante para las mujeres. Aunque lo digas en el sentido gay y descarado que siempre haces".

"Lo siento, cariño". Hizo un gesto igual que Jude. Todos los hombres eran iguales, ¿no? No como una mujer. Nunca como una mujer.

Ya habían tenido la conversación antes. Volverían a tener la conversación. JJ era un hombre, pero el pedazo de mierda siempre estaba tan sereno tan pronto. Una pena performativa. Una reacción aprendida en todos los hombres para hacer que una mujer absorba el peso de su equipaje. No era sólo la forma en que los problemas rodaban por su espalda como el agua en el culo de un pato. Era que era un hombre.

"Está bien". No lo estaba. "Sólo no lo hagas de nuevo". Los hombres no cambian. No importa cuánto lo intenten. Lo haría de nuevo.

Su papá, su padre, el rabino Kogan, nunca cambió. Cada Shabat, cada vez que decía las palabras de Dios a la congregación. Decía cosas tan hermosas. Pero los hombres olvidan la belleza.

Kh'hob im in d'r erd arayn. En lo que a ella respecta, estaba muerto y enterrado.

Sus manos mordían el volante. Quería romperlo. Quería arrancarlo de la columna de dirección y tirarlo a la calle. A la mierda con Dios, a la mierda con la vida, a la mierda con la estupidez en la que se había metido.

"Tenemos que parar", dijo JJ de repente, su voz cortando la niebla como un shofar. "Tenemos que parar. Tenemos que parar. Tenemos que parar. Voy a abrir la puerta. Para el coche. Me voy a bajar".

"Mierda. L'maan hashem. Vale, vale". Y entonces estaba entrando en la cafetería más anodina que había visto nunca. Si estaba oscuro afuera, apostaba a que la mayoría de las letras del letrero estarían apagadas. Erma's Diner. ¿Quién era Erma? ¿Por qué esta perra no podía conseguir más bombillas? La mente se aturdía.

"¿Tienes hambre?"

"Más o menos. Tenemos que parar aquí".

Jude refunfuñó, estirando sus largos brazos y sus largas piernas, haciéndolos crujir como un jodido papi piernas largas. Quería devolverle la mano y golpearlo. Y a JJ también. Mierda. Como los niños. Siempre una madre. Ni siquiera sabían conducir. En cuanto aparcó el coche, JJ salió corriendo hacia la cafetería. A su alrededor sólo había camiones gigantescos. Algunos con plataformas, otros sin ellas. Maravilloso. Más hombres.

"Muy bien, de acuerdo. Podría ir a comer algo", dijo Esther, sacando la llave, abriendo la puerta y dejando a Jude estirándose y haciendo ruidos asquerosos en el asiento trasero.


Cuando Jude recuperó la conciencia, pudo oír a Alexander hablar. Las palabras no funcionaban en su cabeza. Pero el tono era inconfundible. Pontificación. Así lo reconoció Jude. Era su forma de ser. La forma en que siempre había sido.

"Cierra la boca", dijo Jude. Intentó ponerse de pie y luego se cayó. Se quedó sobre una rodilla. Jadeando. Era tan difícil estar aquí. Era tan difícil seguir existiendo frente a este maldito fanfarrón.

"Grosero. Aquí estoy, dándole a tu buen amigo… ¿cómo te llamas?" dijo Alexander justo cuando Esther dijo "Cierra la boca. Oh, Dios mío".

"Es Esther", dijo Jude, sacudiéndose sobre sus pies de nuevo. No se cayó. El suelo era de mármol. Parecía diferente. La jaula dorada era la misma. También lo eran las gigantescas estatuas con cabeza de animal que la sostenían. Alexander, sin embargo, llevaba una toga y estaba tumbado en un triclinio.

"Sí, hermoso nombre. Alguien del Antiguo Testamento, ¿no?"

"El Tanakh", corrigió Esther, antes de que un solo brazo de mármol sobresaliera de la parte superior de la jaula y le pusiera la mano sobre la boca. A Jude le pareció que el agarre era duro.

"Todo el monoteísmo está cortado por el mismo patrón. El mismo rechazo a ver el variado poder de la naturaleza. Un intento simplista de sacar orden de una serie de voluntades agrupadas y en lucha, pero a veces juntas. Es arrogante, realmente. Pero he perdido el hilo". Arrancó una uva de una enredadera que crecía, autosuficiente, a la altura de su brazo. Alexander la tomo y se la metió en la boca.

Eran las cosas más púrpura que Jude había visto nunca. Todo lo demás que había sido púrpura parecía una mierda en comparación. La apoteosis del púrpura. El ideal platónico del mismo. Jude se dio cuenta de que se le caía la baba cuando estaba de pie. Tembloroso. Anémico. Definitivamente no es un héroe shounen. Más bien un shounen cero.

"¿De qué la estabas aburriendo?"

"Oh, sí. Le estaba hablando de nuestra amistad. Sobre mi vida. Conocí a tus padres, que los dioses los tengan en su mente por la eternidad. Conoció a mi madre". Derramó vino de una copa que tuvo en la mano un momento y desapareció al siguiente. "Pensé que ella debía saberlo. Es bueno que el público se haga una idea de la agitación entre los dos héroes".

"Tú eres el antagonista".

"Supongo que sí", dijo Alexander. Sacudió la cabeza, deslizándose del sofá. "Le hablé de nuestra infancia. Sobre el instituto. Sobre la universidad. El mismo instituto, la misma universidad. Reclutados por el mismo colectivo artístico y grupo terrorista".

"Tú eras el arquitecto".

"Sigo siendo el Arquitecto. No he matado a veinte de ellos".

"Catorce".

"Lo he redondeado".

"Siempre has sido una mierda en matemáticas". Y algo como un rayo salió disparado de los ojos de Jude. Un arco de brillo. Como el haz de una linterna. Pero no alcanzó a Alexander. Jude tosió, escupió y cayó al suelo.

Alexander suspiró y volvió a sentarse. "Esto es lamentable. Pensé que me darías una batalla para cantar durante años. No vales ni el vino derramado. ¿Qué diría tu padre? ¿Qué diría el padre de tus padres?" Ladeó la cabeza, como un animal que intenta encontrar el mejor ángulo para escuchar a su presa. La filigrana de las columnas de mármol parecía respirar. Oro y plata, entrando y saliendo. Una red de encajes brillantes y delicados.

A veces, sorprendía a Jude la delicadeza de la que era capaz Alexander.

"Eres menos que un hombre, Jude. Ni siquiera eres una mujer. Eres una cosita sin sexo, lamentable. Careces de toda vitalidad. Si tu cuerpo fuera tu mente, tu polla se habría encogido hasta convertirse en un pozo y se habría caído hace años. Ni siquiera…" Alexander empezó a balbucear. Se arañó el cuello.

La mano en la boca de Esther cayó sin fuerza y luego se retrajo hacia la parte superior de su jaula. Tomó aire, pero no salió nada. Con la cara enrojecida y las lágrimas de irritación bajando por sus mejillas, gritó. No salió ningún sonido.

El cielo estaba oscuro de nuevo. Medianoche. La luna colgaba alta y gorda. La mantequilla se batió. Dulce. La filigrana enrojecida, como el cristal fundido, se expandía hacia fuera. El mármol respiraba. Carne. El mármol era piel. El mármol era sangre. Venas, llenas de algo extraño, oscuro e incógnito.

"No es un hombre", fue todo lo que dijo Jude. Se mantuvo erguido. Era dorado, plateado y ligero.

Hubo una brisa y Esther respiró largamente. No habló.

"¿Qué sabes tú de ser un hombre, Alex? Te caíste de culo en él". Alto como las columnas. ¿O era él las columnas? La luna, un ojo. El viento, su aliento. "Elegí la hombría. La tomé y la hice mía. Hice mi propio cuerpo, célula por célula, carajo. Nunca fui una chica. Nunca me sentí como tal. ¿Y qué hiciste, Alexander? ¿Qué hiciste tú? Además de decepcionar a tu madre. ¿Además de actuar como un maldito pedazo de basura romana?"

Alexander flotó hacia arriba. El viento se lo llevó. Sus vaqueros estaban sucios. Su camiseta estaba mal ajustada. La piel, gris. Los ojos, cerrados. Muecas. La electricidad le recorría todo el cuerpo. Los dientes del arquitecto castañeaban.

"No es el poder. No son tus dioses. No es ser padre. No es algo tan básico como la reproducción". Su voz lo era todo. El templo habló. El Temple of Love estaba en nombre de Jude. Dedicado al dios de Jude, y al mundo sin fin. "La hombría no es tan jodidamente simple. Es, mierda, es amor. No sé. Es protección. Mierda. No es lo que tú eres".

De su interior salió una figura de oro. Musculosa, fuerte. Salió de su cuerpo, se alineó con el suyo y luego salió como si atravesara una puerta fundida en una tela de araña. Un puño era una más. El otro, un menos. Caminaba como una distorsión de VHS, revuelto y picado. La figura dorada, Video Killed the Radio Star, golpeó a Alexander. Una, dos, tres veces. Una ráfaga de puños. Y habló. Un gran torrente, una palabra repetida. Urere. Arder. Y la electricidad lo sostuvo en el aire. Como la luna, pálida y gorda. La sangre. El sonido de los huesos rompiéndose. Y finalmente, un último golpe lanzó a Alexander hacia una columna. Mientras se deslizaba hacia abajo, una sonrisa se dibujó en su rostro.

"Es hermoso", dijo. "Esto es lo que esperaba, Jude. Este es un hermoso testamento digno de tu dios. Me siento bien ahora. Sobre todo esto". Tosido. Sangre. Había mucha sangre.


Esther encendió el extremo del Djarum negro con el mechero verde de Jude. Se dispuso a guardarlo en su bolso, pero la mano de Jude salió disparada, arrancándolo de entre sus dedos. Gruñó y dio una larga calada. El sabor era dulce en sus labios.

"Yo también solía fumar tabaco", dijo Jude. "Quería impresionar a este lindo chico gótico".

Las cejas de Esther se alzaron y bajaron a modo de respuesta.

"Recuerdo que tosía. La gente me decía que la fumaba como si fuera hierba. Recuerdo que me aguantaba como si me fuera a drogar. Todavía recuerdo el subidón de cabeza. ¿Puedo tomar uno?"

Esther se encogió de hombros y sacó uno del maltrecho paquete. Jude encendió el cigarrillo y le entregó el mechero a Esther. Ella lo guardó en su bolso antes de que él se diera cuenta de lo que estaba haciendo. Qué idiota.

"¿Lo hiciste?"

"¿Qué he hecho qué?"

" Impresionar a tu chico gótico. ¿Lo hiciste?"

Jude sacudió la cabeza, y el humo le salió por la nariz y la boca como una bomba de humo de mierda. Se puso a toser, con las manos en las rodillas. Los ojos más rojos que la marihuana. Pero se relamía los labios. ¿Y no estaba sonriendo? "No. No se me da bien gustar a los chicos. O a las chicas". Dio otra calada, esta mucho más corta, y se esforzó por aguantar antes de parecer recordar que no era hierba.

Bisexual, probablemente, entonces. Los hombres homosexuales y bisexuales eran tan malos como los heterosexuales. Dio otra calada y no habló. Querer coger con alguien diferente a lo que la sociedad pretendía no te convertía de repente en alguien bueno.

Jude suspiró, apoyándose en la cafetería. JJ no aparecía por ningún lado. Tenían que esperarlo, por supuesto, aunque lo haría bien por su cuenta. La cuestión era si lo harían o no.

Esther odiaba el silencio. Odiaba tener que estar a solas con Jude. Incluso con una ducha, tenía un olor en él. Una especie de olor sudoroso y desesperado. Como a metal. Como a animales nerviosos.

"¿Alguna vez tienes problemas para creer en Dios? ¿Por ejemplo, por tu magia? Eres judío, ¿verdad?" Hizo una pausa, dejó caer el cigarrillo a medio fumar al suelo y lo aplastó bajo su zapatilla. "¿Interfiere?"

"¿Por qué lo haría?" Desperdició el cigarrillo. Esther quería estirar la mano y darle una bofetada. ¿Por qué estaba plagada de hombres tan estúpidos e irreflexivos? ¿Por qué Dios le hacía esto a ella, de entre toda la gente?

"Es antinatural, ¿no? Es como. Sé que ustedes no tienen santos. ¿Alguna vez se preocuparon por el infierno?"

"No tenemos eso. Ni siquiera tenemos el cielo".

"Mierda, ¿en serio? Salvaje". Jude parpadeó, con auténtica sorpresa. Deja que un cristiano sea incapaz de imaginar hacer el bien sin la promesa del paraíso. "Pero, por ejemplo. Tengo poderes más grandes que un santo. Hago milagros como, ya sabes, Jesús. Pero no lo soy. Sólo soy un idiota con magia".

"Eres un idiota".

"Sí, ¿verdad?" Se encogió de hombros. "Sólo me hace sentir que voy en contra del orden. Como si tuviera demasiado. Siento que soy un pecado. Como si el simple hecho de ser fuera una blasfemia. Me parece una grosería confiar en Dios, si soy así. Ni siquiera pienso en ello, a menos que necesite el perdón. No lo sé. Me siento como una aberración. Me siento como si tuviera demasiado. Como si me faltara algo".

Esther resopló. Dio otra calada antes de dejar caer la colilla al suelo, aplastándola bajo su tacón. Sacó otro cigarrillo largo y negro, se lo metió entre los labios y lo encendió.

"¿Qué significa eso?"

"Es una estupidez. Dios te hizo hombre. Dios me hizo mujer. Eso no se puede cambiar. También nos hizo a ambos mágicos. Yo hago mitzvahs, y tú haces bailar luces de fantasía. Es arrogante insinuar que no hay un orden en esto". Dio otra calada. "Como lo que Dios le dijo a Job, ¿conoces las épocas de apareamiento de los leones de montaña? ¿Conoces, mierda, el tiempo? Hay algo que va más allá de ti. Un orden para las cosas que nunca puedes ver. Y tu magia, tus tonterías, están contadas. Y a los ojos de quien creó todas las cosas, es una mísera mierda idiota".

"Supongo". Su cara estaba roja.

"Sí. Adivina".

"¿Qué pasa con JJ?"

"Algunas personas son simplemente bendecidas. Hay un orden. Es injusto, y a veces es una mierda. Puedes responsabilizar a Dios de las gilipolleces, o puedes hacer con ellas lo que puedas".

Como si lo llamaran, JJ llegó doblando una esquina "Hola, perras. ¿Me estáis esperando?"

"¿Dónde estabas?" Dijo Jude.

"Encendiendo mi stand". JJ guiñó un ojo.

"No seas bruto. ¿Dónde estabas?"

"Chupándole la polla a un viejo en su camión".

"¿Hablas en serio? Eso es inseguro. Es insalubre. Podría estar enfermo. ¿Tenía un condón? ¿Por qué te metes conmigo?" La voz de Jude se redujo a un susurro cuando un hombre corpulento salió de donde JJ había salido.

JJ le guiñó un ojo al viejo y le saludó "Espero volver a verte, Burt".

El hombre grande y viejo sólo se sonrojó, asintió y entró.

Jude se quedó mirando. Con los ojos muy abiertos. Escandalizado. Confundido. Sacudió la cabeza y se acercó al coche. Estaba cerrado, pero eso nunca le importó. Abrió la puerta y se deslizó en el asiento trasero.

"¿De verdad?" dijo Esther.

"No, quiero decir. Sí que le tiré los tejos. Aunque está casado. Dijo que su nieto era gay. Me dio su número. No tuve el valor de decirle que era demasiado joven para mí". JJ se estiró y bostezó. "Tuvimos una gran conversación sobre radios de radioaficionados. Fue genial".

“bien.”

"Y en el camino de vuelta, un tipo con una bandera confederada en su salpicadero dejó su puerta abierta. Así que me embolsé esto". Y había un fajo de billetes sacado de sus ajustados vaqueros. "Eso significa un hotel esta noche. Sólo dos habitaciones, probablemente. Pero como lo encontré, eso significa que tú y Jude tienen que ser compañeros de cuarto".

"Prefiero dormir en una zanja".

"No seas un bebé. Necesitáis más tiempo para acostumbraros el uno al otro". Y JJ se volvió hacia el coche. Jude abrió la cerradura y JJ entró. Asiento delantero.

Esther dio una calada a su cigarrillo, mirando fijamente a los dos hombres en su coche. Se le ocurrían lugares peores en los que estar.


Esther salió de una jaula que ya no existía. Las cuatro estatuas habían caído. Se acercó a Jude y le dijo "Me pidió que te protegiera con mi vida cuando te desmayaste. No tengo ni puta idea de lo que está pasando".

La luz que rodeaba a Jude se desvaneció cuando se acercó a su amigo caído. La figura dorada se acercó a él. Se inclinó hacia Alexander, de rodillas, y le dijo "¿Qué mierda te pasa, amigo?".

Jude quería abofetear a Alexander, pero ya había hecho mucho más.

"Me mostraste lo que era", dijo Alexander. Sus ojos estaban apagados. La sangre era roja, pero era dorada. Ichor. No es asqueroso. No el ichor de Lovecraft. Pero ichor como el de un dios griego. Tenía un olor dulce. Jude se sintió mal.

"¿Qué quieres decir?"

"Un cobarde. Mi madre me crió sola. Ella, la recuerdas, ¿no?"

"Es difícil olvidarla. Era igual que tú".

Alexander sonrió. Sus ojos se cerraron. "Es un pecado para ti matar. Mis dioses mirarían para otro lado. Los tuyos no. Sin embargo, hiciste lo que creías correcto. Les dolió, y tú les hiciste daño. Quería ver si era un error. O si tu voluntad era tan fuerte. Un hombre protege a los débiles. Mi madre me enseñó eso. Protegiste a los débiles matándolo. No hice nada. No dije nada mientras esto te consumía. Me conformé con no actuar. Pero la inacción es cobardía. La inacción es una transgresión contra la valentía, contra los dioses, contra nuestros padres y sus padres".

"Fue un error".

"Sí, lo fue. Para ti. Pero tu Cristo perdonará. Me han hecho creer que él es todo eso".

El suelo estaba enmoquetado. Las columnas empezaban a parecerse más a las camas.

"Nunca ibas a morir", dijo Alexander. "No hay mundo en el que te derrote. Sabía que sería así. Eres digno de enfrentarte a él".

"¿Quién?"

"El Crítico. El que está detrás de todo esto. Sus manos no crearon la estatua, pero ¿no es tan responsable como el Escultor?" Una débil sonrisa. Alex extendió la mano. La mano se apoyó en la mejilla de Jude por un momento antes de caer pesadamente a su lado. "No se detendrá. Sabe dónde estás. No sé cómo. Sabrá que he perdido. Enviará a otro. Su Electric eye. lo ve todo".

Su respiración era agitada. Los golpes no fueron lo que lo hizo. Su ser, su fuerza vital, se iba. El Temple of Love sólo dejaba a uno.

"Merezco morir. Mi voluntad permanece con ustedes. Y seguiré delante de nosotros. Iré a la otra vida de mis dioses. Reservaré un lugar para ti. Y cuando finalmente mueras, Jude, te sentarás a mi lado. Y volveremos a ser amigos. Y podrás contarme lo que hiciste. Cómo los salvaste. Lo valiente que fuiste frente al pecado".

"¿Y si tengo razón? ¿Sobre Dios?" Jude estaba llorando. En silencio, por supuesto. Alexander nunca fue de los que lloran.

"Asaltaré las puertas. Y pediré a tu Cristo que te perdone". Un largo suspiro. "Y si no lo hace, descenderé a los fuegos de la eternidad contigo".

Alexander sonrió. La sangre era toda roja. Estaba delgado. Pálido. Blanco como un fantasma. Se le veían las venas. Todo se desvanecía. La ropa era como un hilo de araña.

"¿En nombre de quién has vertido, Jude?"

"El mío".

Alexander se rió. Un largo traqueteo. "Cuando termines, ve con ellos. Los tres. No dejes que esto lo arruine. Una relación con tus dioses es algo maravilloso, Jude. Estoy seguro de que te perdonarán. Y un hombre no es nada", Alexander extendió la mano para tocar la mejilla de Jude. "Un hombre no es nada sin sus creencias".

Y la mano se deslizó desde la mejilla de Jude. Desapareció antes de llegar al suelo.

No había ningún Alexander. No había columnas. Estaban dentro, y el exterior estaba fuera. La habitación del hotel seguía apestando a vino, pero no había ninguna otra señal de Alexander.

Durante mucho tiempo, ni Esther ni Jude dijeron una palabra.

Jude se tumbó en el suelo, con la cara en la alfombra. Esther se sentó en la cama.

Esther finalmente se levantó de la cama. Se inclinó hacia el suelo. Y abrazó a Jude. Él lloró en sus brazos y ella lo abrazó con más fuerza.

"Tal vez, eh, no es el momento de decir esto, pero, eh," Esther hizo una pausa. Como si estuviera buscando un guión.

"Di lo que sea", dijo Jude.

"Lo siento si alguna vez he dicho algo jodido. sobre la gente trans. Yo… no lo sabía".

"Está bien". Se rió. "¿De dónde viene eso?"

"No lo sé", dijo ella. "Simplemente, conocerte. Y escuchar todo eso. Supongo que si pudieras nacer y asignar, ya sabes, la feminidad, y luego, bueno, abrazar ser un enorme idiota y convertirse en un hombre. Como, tal vez, no sé. No es tan innato. Tal vez alguien que nació como hombre podría ser una chica genial. No lo sé. ¿Está bien tu amigo?"

"Se ha ido. Creo que sigue conmigo". Una pausa. "Y gracias".

Esther se levantó de nuevo. Jude se dio cuenta de que tenía mocos por todo el hombro. Lo más probable es que fueran suyos, a no ser que estuviera haciendo cosas raras con la nariz.
"Le gustabas mucho".

"Lo sé".

"¿Cómo crees que va a pedir a Dios tu entrada si su voluntad es contigo?"

Jude se rió, poniéndose de pie con las piernas temblorosas. Se desplomó sobre la cama. "Yo también quería preguntar, pero no quería arruinar el momento". Estaba oscuro en la habitación. Las luces estaban apagadas. El vino estaba sobre la cama, pero a Jude no le importaba.

Esther se sentó de nuevo en su cama, observándolo por un momento. "Se lo contaré a JJ por la mañana, si no crees que puedes".

Pero Jude no oyó nada. El sueño le llegó más rápida y piadosamente que en mucho tiempo.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License