Sangre/Cerebro
Puntuación: +1+x

Previamente

No hay ciclo día/noche.

Al cabo de una semana de viaje, Wheeler se da cuenta de que puede realizar un experimento. Elige un edificio con un techo alto para dormir, una biblioteca. Antes de acostarse, monta un péndulo de Foucault. Suspende una pesada roca con un cable del techo y la hace oscilar. A la mañana siguiente, el péndulo sigue oscilando lentamente, y ha precesado. Está oscilando en un ángulo recto con respecto a la marca que hizo antes de irse a dormir.

Eso significa que el mundo sigue girando.

Reflexionando, no sabe si eso demuestra algo. No está claro si el Sol o la Luna siguen existiendo, o cualquier otro objeto celeste que no sea la cuenca del ojo rojo-negro en el horizonte. El ojo nunca se mueve. Proyecta sombras largas y amenazantes, a la vez que es lo suficientemente brillante como para cegar a Wheeler cada vez que tiene que caminar en esa dirección aproximada, que es más o menos la mitad de las veces. Independientemente de la realidad física, no tiene la sensación de estar caminando sobre una Tierra real, ni de estar totalmente despierto. Se siente como una hormiga, arrastrándose por la cara de un monolito tallado, arrastrándose dentro y fuera de las runas cinceladas en la cara de ese monolito, runas que forman una mitología imparable y apocalíptica. Tiene migrañas, y al final de la mayoría de los "días" tiene zigzags multicolores en su visión. Tiene la sensación de que el mundo entero se desplaza continuamente bajo sus pies, como si él y el mundo se precipitaran en un abismo.

Todavía no ha sido atrapado. Los fenómenos violentos de los que le advirtió Ulrich no han aparecido, lo que le hace sentirse cada vez más afortunado, y nervioso. Lleva una pistola saqueada, con la que ha practicado un poco: tiene mejor puntería de lo que hubiera imaginado, usando solo la mano derecha. (Su mano izquierda, la destrozada, no hace más que temblar. Tiene que mantenerla agarrada al pecho cuando dispara). La pistola le da menos seguridad de la que le gustaría. Tiene la sensación de que, si se viera en una situación, podría pasar de repente de ser un arma de fuego que funciona a un incómodo lastre metálico, una distracción explosiva en su bolsillo. De vez en cuando, en el horizonte, ve pasar una figura del tamaño de un rascacielos. Se queda quieto, o se esconde, y la figura no le ve. Aparte de eso, el mundo está aparentemente desierto, parado, como un coche volcado en una zanja de barro. Puertas abiertas, luces que siguen parpadeando. Wheeler se siente… desapegado. Afortunado. Culpable.

Se mantiene alejado de las ciudades. Todavía no se ha acercado a un sarcófago: Ulrich fue evasiva a la hora de describirlos, y le aconsejó en los términos más enérgicos que se mantuviera alejado de ellos. Pero en otra "noche", elige un mal lugar para acampar, donde el viento y la geografía local canalizan el ruido de uno de los sarcófagos hacia él desde el valle. El ruido, a pesar de su debilidad y de la distancia, cultiva unas pesadillas tan intensas e intolerables que tiene que levantarse, volver a hacer las maletas y caminar más lejos, tantos kilómetros como sea necesario. El ruido crea en él cosas que quiere que no sean recuerdos.

Entra en una tienda y, junto con la comida envasada y el agua embotellada, roba un reloj de pulsera digital barato. Tiene función de fecha. Hoy es lunes 17 de abril; acaba de pasar la hora de comer.

El tiempo sigue pasando. En algún grado, todo esto es un hecho. Está sucediendo.

*

Y si realmente está ocurriendo, entonces, ¿qué?

Ya no hay ninguna ambigüedad sobre lo que está sucediendo específicamente. Ni en la mente de Wheeler, ni en la de nadie. El mundo hace tiempo que atravesó la capa límite antimemética de SCP-3125 y entró en su núcleo radiactivo. Ya no hay necesidad de que SCP-3125 finja que no es lo que claramente es. ¿Qué otra cosa podría ser? ¿Qué diferencia podría haber ahora, qué podría oponerse a él? Está ahí a la vista. Wheeler lo ve. Toda la realidad consciente lo ve. Está sucediendo en todas partes, a todo el mundo. No es físicamente posible concebir otra cosa.

No hay peor escenario que lo que está sucediendo ahora. No hay una carrera contra el tiempo; no hay un reloj que haga tic-tac; no hay un último segundo, el último segundo fue hace años. No hay nada que prevenir. Esto es, la última posición del juego, la forma más alta y refinada de la civilización humana. Esta es la forma del próximo millón de años.

SCP-3125 permanece allí. Monstruoso, casual e indiferente.

Y Wheeler está a solas con sus pensamientos durante un largo periodo de tiempo, y no tiene mucho más en qué pensar, y arruga el ceño, y parpadea largamente, y vuelve a mirar, y se da cuenta de lo que no estaba viendo…

SCP-3125 permanece allí. Como si un humano estuviera de pie.

*

Llega al Sitio 41 a principios de mayo. El reloj de su cuerpo se ha desviado mucho en este punto; es técnicamente alrededor de la medianoche cuando ve por primera vez el lugar.

Hay un campo de protección que lo rodea, estampado en la realidad por la detonación de la ojiva antimemética, que irradia unos cientos de metros más allá del perímetro del sitio. Es una repulsión psicológica, no física. Un grueso baluarte de irrelevancia. No hay nada aquí. Sigue caminando. A pesar de estar advertido de ello, Wheeler sucumbe al efecto. A los treinta minutos de camino, vuelve a comprobar su mapa, se da cuenta de lo que ha pasado y da media vuelta. Esto sucede una segunda vez. Al tercer intento, lo consigue. La fuerza de voluntad y el cálculo aproximado.

Por alguna razón, se había imaginado una ruina antigua y dramática, pero la brecha de contención que llevó a la destrucción del sitio ocurrió hace solo dieciocho meses, y la explosión de la bomba que concluyó el brote fue figurativa, no física. Alrededor de un tercio del edificio principal del Sitio 41 ha sido derribado, pero el resto está perfectamente intacto y no ha sufrido daños. La madre naturaleza no lo ha reclamado. De la parte dañada no brotan árboles nudosos.

Wheeler exhala. Hay una atmósfera tranquila y segura en el lugar. Es como si el Sitio 41 tuviera su propio microclima fresco. Es más fácil pensar. Incluso la luz aquí es más amarilla, más natural.

La entrada principal del Sitio está sellada con puertas de acero, pero Wheeler rodea el lado dañado del edificio y es capaz de entrar por encima de los escombros. Se mueve a un ritmo medio-lento. No puede permitirse el lujo de tropezar con nada, pero si va demasiado despacio, sabe que pensará demasiado en la situación, se asustará y tendrá que retroceder hasta la salida del edificio. La difunta Daisy Ulrich le prometió que el Sitio era Seguro. A continuación, se tomó la molestia de explicarle exactamente lo que significaba "Aeguro". No hay entidades capaces de dañar espontánea y activamente a una persona; no hay entidades que necesiten procedimientos de contención activos y dinámicos. Un SCP Seguro puede dejarse en una habitación oscura y cerrada indefinidamente sin ningún riesgo, explicó.

"Una bomba nuclear es Segura", dijo, dando el ejemplo canónico.

"Bueno", respondió él. "Hasta cierto punto".

El Sitio es Seguro, se dice a sí mismo, avanzando sigilosamente. Las cosas más peligrosas que va a encontrar son ratas y — salta hacia atrás, apuntando su linterna a una forma aterradora — cadáveres.

El cadáver está sentado contra la pared del pasillo. Agarra un cuchillo de combate, que parece haber enterrado hasta la empuñadura en el interior de su muslo, abriendo una arteria que brota. Wheeler retrocede contra la pared, incapaz de mirar de cerca el cuerpo pero igualmente incapaz de perderlo de vista, por si… hace algo. Se siente débil. No ayuda que, exactamente en ese momento, las luces fluorescentes del pasillo se enciendan, provocadas por su movimiento, lo que le permite ver mucho mejor la escena. La escena es tan sangrienta como cualquier suicidio puede ser.

"No, gracias", dice. Retrocede. Retrocede todo el pasillo y atraviesa la ruina hasta el virulento lugar rojo que pasa por la luz del día, y allí vomita.

*

Tarda mucho tiempo en convencerse a sí mismo de que debe volver a hacerlo.

Encuentra muchos más cadáveres. Algunos están en grupos, han muerto durante altercados violentos, o durante escenas más complejas que Wheeler no puede analizar del todo. Algunos están desmembrados, o solo en pedazos. Algunos parecen llevar muertos mucho más tiempo que el resto; son poco más que pieles finas envueltas en esqueletos, y hay cosas extrañas escritas en las paredes junto a ellos. Wheeler nunca llega a entender por qué.

Todavía hay energía. Hay agua corriente.

Al principio, casi todas las puertas que encuentra están cerradas. Pero se pone nervioso y regresa a cada uno de los miembros de la Fundación muertos y recupera sus llaves y pases de seguridad. Pronto, tiene el control del lugar, con solo unas pocas salas de control de alta seguridad y unidades de contención que se le niegan.

En este punto, su tarea se ha convertido en algo abierto. Si Hughes no se encuentra en algún lugar del Sitio 41 — lo cual es casi seguro — Wheeler necesita encontrar información que conduzca a su verdadera ubicación. Necesita datos.

Recoge dispositivos: teléfonos y ordenadores portátiles y terminales de ordenador, construidos por la Fundación con factores de forma robustos. La mayoría de ellos necesitan contraseñas o PIN, que él no puede obtener, pero algunos pueden desbloquearse mediante pases de seguridad o datos biométricos, que puede obtener si lleva el dispositivo hasta el cadáver correspondiente y presenta su cara o dedo al escáner. Los dispositivos también siguen teniendo energía. Wheeler es incapaz de encontrar nada parecido a una lectura de batería en ninguno de ellos. Poco a poco va aprendiendo una lección clave: la Fundación construye cosas para soportar. Y aunque la Fundación como grupo de personas está ausente, los sistemas físicos que construyeron todavía están aquí, y funcionando, y listos.

La base de datos de SCP es el icono más obvio en la pantalla de inicio de cada dispositivo. Ulrich le dijo que buscara un sigilo particular, círculos concéntricos con tres flechas apuntando hacia adentro. Inevitablemente, al igual que un número incontable de recién llegados a la Fundación antes que él, Wheeler pierde un número importante de horas navegando por las entradas. La Fundación tiene un estilo específico y reconocible, que consiste en describir incluso las anomalías más alucinantes en términos absolutamente mundanos y reales. Incluso con una fuerte censura — diferentes usuarios ven diferentes cantidades de censura, pero hay un montón de datos a los que no puede acceder sin importar la identidad que utilice — se convierte en una lectura extrañamente convincente.

Hughes es mencionado numerosas veces en la base de datos. Parece tener múltiples especialidades de investigación que se solapan, y se le acredita en muchas entradas como arquitecto de contención. Wheeler toma notas detalladas, armando una imagen de la progresión de la carrera del hombre… y luego tropieza al azar con los propios registros de personal de la Fundación para Hughes, que se alinean casi exactamente con lo que acaba de elaborar.

Hay enormes agujeros en el registro de personal. La última entrada relacionada con las actividades reales de Hughes es en 2007. Y luego, en 2010, después de un vacío de años, hay una nota final, una sola frase sin autor:

Parece que los que conocen el destino de Hughes lo afrontan.

FINAL DEL ARCHIVO

Wheeler frunce el ceño ante la inútil nota durante un largo minuto. Parece un acertijo. Wheeler fue, durante mucho tiempo, un adicto a los crucigramas, pero le parece improbable que una organización clandestina como la Fundación deje pistas crípticas para los demás, en lugar de instrucciones claras y directas. Lo que significa que la nota está probablemente destinada a ser leída simple y literalmente: No busques a Hughes a menos que quieras correr la misma suerte.

Wheeler inclina su silla hacia atrás y mira el techo, contemplativo. Por otro lado, la nota también significa:

Hughes puede ser encontrado. Ya se ha hecho antes.

*

No hay ciclo día/noche, pero está agotado. Su cuerpo le dice que necesita dormir. Duerme en un sofá de la sala de descanso de los empleados, en la parte más alejada del edificio del ojo rojo. Hay una máquina de aperitivos, y hay aperitivos en la máquina, pero no tiene dinero en efectivo. Considera la posibilidad de romper el cristal, pero si mete la pata y se corta gravemente no queda ningún médico en todo el mundo que pueda coserle. Considera, y descarta, saquear el cadáver más cercano por un dólar.

Mientras intenta dormir, algo le llega, una energía aguda y ansiosa. Le agarra por el hombro. Levántate, le grita, distante. No puedes descansar. Haz la suma. Todo sigue ocurriendo. MUÉVETE.

Se da la vuelta y lo ignora.

Y le molesta, intelectualmente, que pueda ignorarlo. Se pregunta si le falta algún órgano vital en su cuerpo. Debería estar temblando de ira y terror ahora mismo, ¿no? ¿Por qué, en su corazón, está tan tranquilo?

Mira a SCP-3125, cuya mera existencia, sobre el papel, debería paralizarlo de miedo. Mira lo que SCP-3125 está haciendo, lo que debería llenar cada fibra de su ser con un propósito furioso. Y mira su propia importancia en todo el esfuerzo, y su propia estimación de las probabilidades. Hace la suma. Y el producto de todos esos factores se redondea a casi cero.

Esto no va a funcionar. Por eso.

¡Esto tiene que parar! ¡Tiene que terminar! ¡POR FAVOR!

Acurrucado en su saco de dormir, con los ojos cerrados, Adam Wheeler murmura a lo que pueda estar escuchando:

"No va a funcionar".

*

Cerca de la entrada del sitio — no puede averiguar cómo abrir las puertas de acero, incluso desde este lado — encuentra una oficina de seguridad, con planos impresos de todo el Sitio. Tacha las habitaciones que ha visitado y las que están destruidas. Todo lo que queda está cerrado. Por encima de la tierra, al menos. En el subsuelo, hay una serie de túneles y docenas de unidades de contención. Y, treinta pisos por debajo del suelo, una única bóveda increíblemente grande de propósito desconocido. Esta última bóveda atrae su atención, magnéticamente.

Ulrich le asegura que el Sitio es totalmente Seguro.

Mientras el montacargas desciende, Wheeler se da cuenta de que una especie de presión angustiosa está creciendo sobre él. El aire se calienta rápidamente, y acaba de darse cuenta de que si el ascensor se estropea ahora mismo, probablemente quedará atrapado sin remedio, y morirá. No debería haberlo utilizado. Debería haber usado las escaleras de emergencia. Demasiado tarde.

El ascensor desciende y se detiene. Hay un pasillo vacío. Lo sigue, atraído hacia adelante. Hay una esclusa al final, una pared de metal blanco lo suficientemente grande como para atravesar un camión. La esclusa está cerrada, pero hay siete u ocho agujeros circulares superpuestos que la atraviesan, formando un hueco combinado lo suficientemente grande como para admitir a un ser humano. Más allá de la esclusa, hay un vasto espacio oscuro. Wheeler ha trepado por el agujero y ha caminado cinco pasos hacia la oscuridad antes de pensar siquiera en lo que está haciendo.

Hay formas ahí fuera, iluminadas por la escasa luz que cae del pasillo de la esclusa: bultos que podrían ser más personas muertas. La propia sombra de Wheeler bloquea gran parte de la luz. Saca su linterna. El silencio es absoluto aquí abajo, y la temperatura es incómoda, haciéndole sudar. El resto de la enorme bóveda, hasta donde puede iluminar, está totalmente vacío, pero su linterna no es lo suficientemente potente como para iluminar un espacio tan grande, así que es difícil estar seguro.

Avanza. A medida que se acerca, se escucha un tono fuerte en sus oídos. Hay… cuenta… catorce muertos. Trece de ellos, muertos en un tosco círculo alrededor de un decimocuarto, una mujer tumbada de espaldas. Justo fuera del círculo, hay un camión militar con los restos inertes de una compleja máquina montada en su parte trasera. Esto, supone Wheeler, es la ojiva antimemética. Hay un cable que baja hasta una unidad de control que yace en el suelo, bajo la mano de la mujer muerta.

"Ah", dice, con una nota de pesar. "Así que eres tú".

Su pase de seguridad es diferente a los demás. Tiene una franja diagonal brillante en rojo y naranja. Lo coge. Hay un rugido en su cráneo. Al principio no puede verlo con claridad: algo le perturba la visión, una mancha blanca y dorada en el rabillo del ojo, un artefacto de la combinación de la oscuridad extrema y la luz brillante de las antorchas. Entrecierra los ojos. Dice: "Marion Wheeler / Directora de Sitio".

Lo mira fijamente durante mucho tiempo, extrañamente desorientado. No sabe exactamente por qué. Es, por supuesto, un nombre muy común; si se detuviera a mirar boquiabierto a cada uno de los Wheeler que conoce, nunca conseguiría hacer nada. Aun así, es la que tiene la mano en el interruptor; es la que acabó con este brote local. De todos los miembros de la Fundación muertos en este maldito Sitio, ella es la única que no murió sin ninguna razón. Siente que debería decir algunas palabras.

Pero no se le ocurren.

Da una vuelta rápida por el perímetro de la bóveda, escaneando el suelo y la pared, buscando algo interesante y no encontrando más que herramientas de construcción y andamios. Vuelve a la esclusa y luego al montacargas. Lo mira durante un largo rato, frustrado, y luego acepta que no sería seguro volver a utilizarlo.

La escalera de emergencia está perfectamente iluminada, pero treinta pisos es una montaña. Tres veces en el camino hacia arriba, tiene que detenerse para descansar las rodillas.

*

El pase de la Directora de Sitio le da todo. Cada sala de control, cada unidad de contención, cada archivo. Obtiene toda la historia. Pone la última pieza en su sitio. Deja una nota, siguiendo el mismo ritual desesperado y diligente que el resto de la División Antimemética antes que él. Sale de la "unidad de contención invertida" de SCP-3125 con instrucciones escritas extremadamente claras de él mismo a él mismo. Sabe exactamente a dónde tiene que ir.

Mientras avanza por el camino del bosque alejándose del Sitio, alcanza y cruza el borde del cráter antimemético. Cuadra los hombros, volviendo a entrar en la presencia de SCP-3125. Su oído interno comienza a caer de nuevo.

"¿Dónde estabas, hace un momento?", le dice alguien.

Deja de caminar. Entrecierra los ojos ante la intensa luz que hay delante de él, protegiéndose los ojos. Puede distinguir una figura de pie. Los árboles a ambos lados crujen y se mueven. Son muy altos. Rascacielos. Una oleada de temor golpea a Wheeler, seguida de otra de perverso alivio. Esto es todo.

"¿Por qué no puedo seguirte la pista?", dice el hombre no identificado. Su voz suena débil. "Eres tan débil que es como si no existieras. Acabo de perder dos días intentando localizarte de nuevo. ¿Qué te pasa?"

Wheeler no dice nada.

El hombre está más cerca. No ha caminado, pero la distancia entre ellos se reduce a la mitad, y su voz es más fácil de oír, aunque sigue siendo demasiado brillante para mirarlo. La estructura de su cuerpo se desdibuja y parpadea. "No eres uno de Ellos", dice. "Y tú no eres uno de Nosotros. Y definitivamente no eres el héroe. No cuentas una mierda, memeticamente. ¿Por qué pierdes tu tiempo en esto? Sea lo que sea esto. Deberías suicidarte. No va a funcionar".

Wheeler lo sabe.

La luz se derrumba. La figura se enfoca, volviéndose física. Es un humano real. Un veinteañero delgado: pelo desaliñado y sin cortar, y una barba poco cuidada. Está sin camiseta y tiene un agujero negro y profundo en la clavícula, un agujero en el que claramente ha sido herido de gravedad. La sangre ha bajado por su pecho, ha empapado sus vaqueros y sus antebrazos, y se ha secado en negro. La sangre fresca sigue saliendo, formando gruesas capas, lo que no debería ser posible. Wheeler no percibe el segundo orificio en su tripa, oscurecido por el exceso de sangre.

Wheeler intenta mantener una expresión neutra, pero sabe que no funciona. Puede sentir que su mano izquierda, su mano mala, empieza a temblar. Una parte de él todavía quiere preguntarle al tipo por qué. Pero no hay respuesta posible.

"Esto es lo que realmente es la raza humana", explica el hombre, extendiendo las manos para señalar al mundo entero. "Nos mentimos a nosotros mismos que podíamos ser mejores, durante miles de años. Pero es esto. Esto es lo que siempre hemos sido. Nunca hemos sido otra cosa".

"Eso es…" Wheeler comienza, luego se detiene, recordando de repente algo. Se lleva la mano izquierda al pecho, desenfunda con la derecha y dispara. Es un buen disparo. Es un disparo afortunado. Le da directamente en el globo ocular y le revienta la parte posterior del cráneo. Cae, retorciéndose al caer, aterrizando sobre su cara rota.

Wheeler jadea, recordando que debe respirar. Casi se le cae la pistola. La agarra con más fuerza y la mantiene apuntando a la ruina de la cabeza del hombre. Quiere vomitar. Se controla. Inhala por la boca, exhala por la nariz. Está bien. "Le he dejado hablar demasiado tiempo", dice, disculpándose.

Saca de su mochila un teléfono ladrillo de la Fundación. Pulsa algunos botones, introduciendo las coordenadas, y luego se retira a lo largo del camino. Mantiene el contacto visual con el muerto durante el mayor tiempo posible, luego se aleja y se arrodilla, colocando el teléfono en la carretera a su lado. Siguiendo las detalladas instrucciones que encontró en la sala de control, se lleva las palmas de las manos a los ojos y aprieta la cara contra el suelo. Y dice:

"Aeloni zaenorae. Fuego".

El ataque láser orbital llega en diagonal. Dura una fracción de segundo, y es lo suficientemente brillante en el espectro visible como para haberle cegado instantáneamente si estuviera mirando. Cuando Wheeler vuelve a la escena, no queda ningún cuerpo. Solo una elipse quemada de asfalto.

Dice, a la marca de la quemadura, "Iba a decir algo parecido a: 'Eso es una mentira. Eso es lo que eres. Tú eres la mentira'. Pero, ah".

Y si el bastardo puede regenerarse de eso, estoy acabado, totalmente.

Mira hacia arriba. La atmósfera no está cambiando. El cielo no vuelve a ser azul. Sigue habiendo esa presión atroz. SCP-3125 sigue siendo la fuerza dominante en el universo.

Pero cuando se gira, al oír movimiento en el bosque a su alrededor, se da cuenta de que las inmensas formas arácnidas — sinceramente se había olvidado de ellas, estaban allí tan tranquilas — se están dispersando.

Capítulo final: Lápida

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License