Bazyliszek
Puntuación: 0+x

Varsovia
1944

Otro lanzamiento aéreo había sido interceptado por el enemigo. Los Ingleses tenían buenas intenciones, pero cuando estos terminaron siendo arrojados sistemáticamente al territorio Alemán, uno no podía evitar preguntarse si estaban intentando pasar por alto las zonas ocupadas por el ejército local. Y lo habían dejado caer en la peor ubicación posible.

Basilisk Street era simplemente un nombre que su pelotón le había dado a esta área. Pudo haber tenido otro nombre, una vez, antes de que los alemanes lo arrasaran. El camino le resultaba familiar; ella lo había visitado varias veces cuando era más joven, pero no podía recordar el nombre. Sabía que tenía un banco, y una panadería, que una vez había sido la casa de un herrero, siglos atrás.

La relevancia de este último punto no se perdió para nadie del pelotón. Stefania, con su cabello castaño y su amplia cara polaca, estaba flanqueada por otros dos. Tolek, que había sido designado como su francotiradora, levantó un rifle que parecía demasiado grande en el armazón de la joven, como si fuera una muñeca pequeña que alguien había metido en un uniforme. Kazia no se veía mucho mejor; años de inanición le habían pasado factura a su granadero, pero se había recuperado y lo que le faltaba en grasa lo compensó con un músculo atlético, lo suficiente como para poder cargar al menos diez de las granadas improvisadas que habían hecho, junto con su rifle Se fortificaron detrás del cascarón de un edificio, algunos muros bombardeados colgados de sus cimientos, mientras esperaban el regreso de su último miembro.

Su saboteador, Odekta, acababa de regresar de explorar más allá, arrastrándose laboriosamente por el suelo. Tragó saliva y miró a Stefania con los ojos muy abiertos. En su abrigo, llevaba lo que consideraba una insignia de honor: una estrella amarilla de seis puntas. Ella los miró, permaneciendo propensa. "No están viendo en los suministros entregados."

"¿Qué?" Kazia habló, en un susurro susurrado. "Eso debe tener hasta cinco días de comida. ¿Por qué ni siquiera lo inspeccionarían?"

"Están más centrados en uno de los edificios. He visto a tres Szkopy — " un insulto mejor de lo que los nazis se merecían - "investíguandolo, pero ninguno ha salido."

"¿Qué edificio?" Stefania sacó sus binoculares e inspeccionó el área, parándose sobre un letrero de una barbería, destrozada en dos por una explosión. "Todo es escombros."

"No tanto un edificio, sino el sótano de uno." Odetka hizo una pausa. "…nos has contado sobre la segunda guerra anterior, Stefania. La que se está luchando junto a ésta."

Su mano se apretó alrededor de los prismáticos. "Una guerra de magia. Tampoco lo creí hasta que vi lo que sucedió en el edificio de teléfonos." Stefania recordó el sabor de la carne quemada cuando un hombre cubierto con intrincados tatuajes nórdicos incineró a dos miembros de su escuadrón, antes de que le pusiera una bala en el estómago y luego cinco en el cráneo.

"Todo el mundo conoce el mito. ¿No crees que todavía podría estar aquí?" La voz de Tolek era un tímido chillido, casi ahogado por el sonido de una explosión distante.

"…si es así, los llevamos a todos ahi y sellamos la cámara." Kazia se movió detrás de la cubierta, manteniéndose cerca del suelo. "Odekta, ¿cuántas granadas de humo tienes?"

"Tres de ellas."

"¿Tres?" Stefania frunció el ceño. "Te dieron cinco. Usamos uno para escapar de la patrulla en Świętojańska, ¿dónde esta la otra?"

"La presión estaba goteando. Tuve que tirarla cuando veníamos de la última plaza."

"Maravilloso." Stefania hizo un gesto a sus compañeras para que se mantuvieran quietas, gateando si tenían que hacerlo. Esto fue fácil para el joven complexion de Tolek. La pobre Kazia tenia un blanco grande sobre ella, con las granadas atadas a su espalda. Su ropa simplemente se mezclaba bien con los escombros, proporcionando algo de cobertura. Desde esta distancia, cualquier Nazi sin binoculares o un telescopio habría pensado que podrían haber sido pedazos de papel que soplaban en la brisa.

Arrastrándose, avanzando poco a poco, se acercaron al final de la calle, mientras el sol de septiembre se deslizaba sobre sus cabezas. Los disparos resonaron a una distancia indeterminada. Otra iglesia en la ciudad se tambaleó sobre sus cimientos.


Con el ritmo que iban, habían pasado dos horas cuando llegaron al otro extremo de la calle. Entraron en callejones, se escondieron en edificios y orinaron en los escombros de lo que una vez había sido una tienda de vestidos. Estaban demasiado mal equipados para cargar solo, con o sin granadas. Tolek parecía que iba a vomitar en cualquier punto del viaje; el miedo a la muerte compensaba las náuseas.

Eventualmente, llegaron al final de la calle, creyéndose no detectados. Cinco soldados y un comandante se pararon frente a un agujero en el suelo. El agujero había sido una vez una puerta a un sótano, y por las marcas de quemaduras en él, Stefania supuso que podría haber sido por una bomba. Los alemanes fueron acompañados por un par de perros, que tenían su atención entrenada en el agujero. Detrás de ellos, su objetivo — la entrega en paracaidas — quieto, oculto bajo el paracaídas, olvidado.

Los ojos de Stefania se agrandaron cuando vio a los perros. Entre el lloriqueo de Tolek y su propio hedor de arrastrarse bajo el sol por tanto tiempo, pronto serían descubiertos. Reprimió una maldición y le indicó a su pelotón que estuviera listo. Tanto ella como Tolek estabilizaron sus rifles en una pila de escombros que una vez había sido un alféizar de la ventana, listos para disparar lo primero que notaron.

En cambio, los perros recibieron un comando en alemán: "¡Ve!". Los dos perros se lanzaron al agujero. Algún tiempo después (el corazón de Stefania latía tan rápido que podría haber sido de dos minutos a una hora), uno de ellos salió corriendo y gimiendo. A través de su alcance, Stefania vio que tenía los ojos cerrados. Luego, se detuvo en el transporte de los alemanes y cayó muerto.

Eso lo confirmó, entonces. Basilisk Street estuvo a la altura de su nombre. El sótano de un edificio, reducido a escombros, una vez más contenía una criatura que podía matar con una mirada. Una combinación perversa de gallo y reptil.

El Basilisco de Varsovia nunca había muerto. O más bien, ¿tal vez esto era un descendiente? ¿Alguna cría, nacida de un huevo que había estado dormido hasta que las bombas lo tramaron? ¿Varsovia decidió castigar a sus invasores recreando algo que había sido el terror de la ciudad hace tantos cientos de años?

Ella no podía estar segura. Le dio otra señal a Kazia para que preparara una Filipinka; una granada de impacto. Los alemanes estaban agrupados lo suficiente para que una bomba se llevara al menos a uno de ellos. Para Tolek, ella le hizo un gesto para que apuntara al soldado más joven, ajustando su rifle para él. Odetka preparó su propia granada de humo para estrangular a quien sobreviviera a la explosión inicial.

Stefania señaló, y Kazia arrojó la bomba. La carcasa se rompió en la parte posterior de uno de los alemanes, matándolo antes de que nadie pudiera reaccionar. A otro se le hizo trizas el brazo y se retorció en el suelo, gritando. El resto había dirigido su atención a los rebeldes.

La granada de humo de Odetka navegaba casi en tándem con el Filipinka de Kazia. Aterrizó a sus pies, y el aire se llenó con el sonido de asfixia y tos. Los Nazis eran peligrosos en grupos, pero como la mayoría de los soldados, eran un desorden descoordinado cuando los tomaban por sorpresa.

El tiro de Stefania entró en el corazón de un tercer soldado cuando salió de la niebla. Él jadeó cuando su columna vertebral explotó hacia fuera detrás de él. Tolek logró golpear la rodilla de un cuarto, y cuando los dos últimos ganaron la compostura suficiente como para sacar su pistola, Kazia dejó que otro Filipinka navegara hacia ellos. Un segundo después, no más alemanes vivían en la calle.

Stefania salió corriendo de detrás de la protección a una barrera que los alemanes habían erigido, luego a otra, y finalmente, al jeep que habían estado junto a ella. Los otros lo siguieron, con Tolek atrás, para que ninguna persona estuviera detrás de una cubierta al mismo tiempo. Stefania rebuscó en el transporte.

"¿Qué estás haciendo?" Kazia siseó. "Van a venir a investigar las explosiones. ¡Podríamos tener francotiradores sobre nosotros en cualquier momento! ¡Agarremos lo que podamos del aterrizaje y listo!"

"El basilisco es real, Kazia", gruñó Stefania a cambio. "No podemos dejar que lo obtengan, y si no lo consiguen…bueno, el Ejército Nacional podría usarlo como… ¿cómo dicen los estadounidenses? ¿Carta de Triunfo?"

"No hablas en serio", jadeó Odetka, después de haber abierto la caja; estaba comenzando a rellenar raciones de chocolate en su bolsa. "Stefania, esa cosa te matará, si es real. ¿Cómo piensas sacarla?"

"Szkopy son malvados, pero no carecen completamente de sentido." Mientras hurgaba, Stefania encontró una jaula hecha para aves de corral grandes, una barra de metal con una soga en el extremo, un delantal con espejos en el exterior y una linterna eléctrica. Lo que más le llamó la atención fue un implemento con un gran juego de aletas alrededor de un bucle grueso, todo de cuero.

"¿Que es eso?" Tolek frunció el ceño mientras quitaba el último objeto.

"Cegadores", les presentó Stefania. "Los vi usar en una demostración de cetrería antes de que estallara la guerra. Cubren los ojos de un pájaro. Son perfectos para la cosa de allá abajo."

"¡Te matará en un instante!" protestó el miembro más joven. El pobre Tolek temblaba de nuevo. "Por favor, no puedo. No podemos perderte, Stefania."

"No puede matarme si no me mira a los ojos." Sacó el delantal, la soga y la linterna del transporte, y encontró, en la parte superior de la jaula, un juego de lentes negros. Ella los colocó sobre sus ojos, y sonrió a sus compañeros. "Estaré bien. De verdad."

Se vistió con el delantal y dejó su rifle atrás, eligiendo tomar una pistola de uno de los Nazis muertos. Si era necesario, ella mataría a la bestia. Sostenía la linterna en una mano, la soga en la otra, y la pistola a su lado, Stefania descendió al sótano.


La habitación era demasiado grande para existir bajo Varsovia. Stefania había estado debajo de otros edificios en esta área; ella hizo parte de su educación en el sótano de un edificio de apartamentos ahora destruido a una cuadra de aquí. Ella usó su linterna, y nunca vio las paredes. El aire estaba frío y apestaba a petricor, como si estuviera en una caverna. Apuntó su luz hacia arriba, y no pudo ver el techo.

Y así, ella se arrastró en la oscuridad. Sintió un miedo creciente, que había conocido dos veces antes: primero, cuando se enteró de que Hitler había empujado sus fuerzas a través de Polonia, y estaba apuntando al resto de Europa. En segundo lugar, cuando ella se enfrentó a un hombre que…lanzaba llama de fuego de sus manos, en el edificio telefónico que pasaron. Había reducido la mayoría de los relés que aún estaban intactos a escoria, fundidos sin ningún esfuerzo.

Desde que comenzó el Alzamiento, ella sospechaba la existencia del basilisco. Varios escuadrones desaparecieron en la zona de Basilisk Street la semana pasada. Había sido donde se produjo el mito del basilisco, y Stefania conocía todos los detalles. Los hijos del herrero fueron encontrados muertos en un sótano, su niñera muriendo a la vista de la criatura, el sabio doctor instruyéndolo sobre cómo destruirlo, la expedición del convicto al sótano…

Nadie supo lo que le pasó a la bestia. Una historia de fantasmas en su vecindario decía que, cada vez que veías una nueva estatua alrededor de la ciudad, era una víctima del basilisco. Era un cuento de hadas, algo hecho para asustar a los niños, hacer que se comportaran.

Esto no cambió lo que Stefania estaba mirando. A cien metros de donde brillaba el sol de septiembre, Stefania Borowski estaba de pie junto a un perro con los ojos hinchados hasta el tamaño de los huevos de gallina. Su piel parecía lista para reventar; tocarlo en su nariz causó una derrame de pus en el piso de la cueva.

Oyó algo detrás de ella.


Tolek mordió una ración de galleta que había tomado de los suministros. El resto se distribuiría a los de la base, pero por ahora, este era el suyo. Era una galleta americana, y la suya era la mejor, hecha con un poco de miel o azúcar.

Los ojos de Kazia lo advirtieron entre colocar trampas de Filipinka unidas a postes a cada lado de la calle. Cuando alguien pasaba por allí, los golpeaban y la granada explotaba al contacto con el suelo.

Miraron la puerta del sótano. Stefania acababa de irse, pero los llenó de inquietud. Varsovia era una ciudad antigua, se acercaba a los 750 años. Se había enterrado mucho bajo sus piedras, viejos conflictos, intentos de adquisición, los huesos de los tiranos que marcharon y pisaron las guadañas de la gente. Los bombardeos, el asedio de hace cinco años y ahora el Levantamiento podrían devolverlo a la superficie.

"¿Dónde estás, Tula?" Odetka se mordió el dedo, manteniendo su ametralladora apuntando hacia un extremo de la calle. Pobre alcance, pero el fuego al menos podría provocar que algunos se dispersen o disparar las granadas de impacto que Kazia estaba armando.

"¡Hey, baja eso!" Gritó una voz con acento americano. Los tres saltaron hacia él, apuntando sus armas. Desde uno de los pocos edificios intactos (que Kazia, con una maldición, se dio cuenta tenía una entrada trasera) llegaron tres hombres con uniformes negros, el líder era un hombre rubio con guantes de cuero negro. "Sprichst du Deutsche? Noh, uf korz knot."

"¡Establece tu propósito!" Kazia gruñó, dejando escapar una explosión de advertencia. Se dispersó en uno de los edificios y el desconocido se agachó.

"Yew hidyot", gruñó otra voz, esta vez de un hombre más diminuto con pelo negro y pico de viuda polaca. Tenía un acento más natural. "Él te pregunta si hablas alemán, él es estadounidense", dijo este en polaco.

"¡No hablamos Szkopy!" gruñó Kazia. "Te tenemos superado en número, y tenemos un arma secreta. Una que matará a cualquier alemán que juegue con el ejército local."

El polaco traducio para el americano. "El basilisco, ¿sí?"

"…sí", las manos de Tolek temblaron y él apretó su rifle con más fuerza. "¿Como supiste?"

"Enviamos a Stefania aquí para recuperarlo."


Stefania mantuvo los ojos cerrados, confiando en su audición. Contuvo la respiración para escuchar el deslizamiento del basilisco. Ella había visto su cuerpo; un gallo con cola de lagarto y garras, tal como decía el mito. No pudo evitar preguntarse si fue incubado del huevo de un gallo, como decía el mito.

Giró su lazo casi al azar, tratando de agarrar cualquier parte de él. Ella recordó lo que el estadounidense — ella pensó que era un reportero — le dijo. Esta criatura era peligrosa, y si no podía ser destruida, al menos podría ser encerrada en una jaula, contenida, hasta que la guerra terminara y pudiera ser estudiada adecuadamente.

El estadounidense le dijo que trabajaba para una Fundación y que no conocían la ciudad como ella. Era una organización internacional, afirmó, tratando de detener dos guerras: la guerra que libró, con el sabotaje y los rifles de francotirador, y la guerra que libraban, con monstruos y magia. Una Guerra Oculta, lo llamó.

En la oscuridad, ella se quedó quieta, con los ojos cerrados detrás de gafas protectoras. El basilisco no graznaba, no chirriaba, no cantaba como un gallo. Simplemente corría sobre sus pequeños pies, y ocasionalmente intentaba picotearla. Venía de su izquierda, y comenzó un lento giro hacia ella. Si giraba demasiado rápido, los espejos se deformarían con el delantal, y el basilisco no quedaría aturdido, y huiría para otro ataque. Demasiado lento, ella sería picada hasta la muerte por un pollo venenoso.

El basilisco se acercó a ella. Stefania se giró, extendió la punta de la soga y sintió un tirón en el extremo.


"¿Por qué Stefania estaría de acuerdo con esto?" Odetka sonaba escéptica. "Debería estar con la causa."

"¿Y arriesgarse a perder su propia fuerza?" preguntó el traductor. "Ella podría matar a todos en la resistencia, desde el peón más humilde hasta…¿la llamaste Jaga?"

"Teniente Mileska", asintió Tolek. "Ella es amable. Ella nos ha cuidado."

El estadounidense asintió y habló más cosas que nadie entendió, hasta que el traductor habló, señalando la trampilla. "Las cosas son más rápidas allá abajo."

"¿Más rápidas?" Tolek preguntó.

"El tiempo se mueve más rápido. Podría haber estado allí por un tiempo." El traductor los miró. "Varsovia es una ciudad de cabeza. Ambas guerras lo están volviendo más caotica. Una vez que salga, debemos—"

"¿Debes qué?" Preguntó Stefania, emergiendo del subsuelo con un basilisco, con los ojos vendados, atrapado en una varita de soga.

"¡Stefania!" el estadounidense sonrió, cambiando al alemán, algo que ambos podían hablar. "¡Es bueno verte de nuevo! ¿Tienes tu premio?"

"…sí", respondió Stefania en el mismo idioma. Para sus compatriotas, debe haber sonado como si estuviera hablando en una lengua de serpiente. "¿Lo mantendrás a salvo?"

Él asintió con la cabeza hacia el transporte, con una esvástica pintada en el costado. "Tenemos una jaula allí."

El corazón de todos se hundió. La sangre de Stefania se volvió volcánica y su visión hizo agujeros en el costado del transporte. "Eres. Una organización alemana?"

Tolek soltó un grito y se cubrió las orejas, haciendose una bola. La conversación había empeorado; podía decir solo por el tono. El cobarde soldado permaneció acurrucado, gimiendo.

"Es una cuestión de conveniencia", explicó el estadounidense. "Tienen mejor equipo, podemos movernos libremente a través de las zonas ocupadas. Sin ofender a sus fuerzas, pero esas armas K-Pattern no van a funcionar en contra…bueno, no importa."

La mano de Stefania se acercó al basilisco. "Szkopy estuvieron aquí antes, tratando de sacarlo del agujero ellos mismos."

"Lo estaban buscando también", explicó el agente de la Fundación. "Simplemente queríamos llegar a el primero. ¿Realmente nos van a envidiar un poco de espionaje?"

La única palabra que podía usar para describir al estadounidense era "traidor." "Iban a usar esto como un arma." Ella lo miró con la suficiente fuerza que incluso el basilisco en su mano podría haberse convertido en piedra. "¿Cómo sé que no lo haran?"

"No lo sabras, lo admito", el Nazi se lamió los labios; su nerviosismo se estaba mostrando. "Simplemente vas a tener que tomar mi palabra. Mantendremos este espécimen asegurado y contenido hasta que la guerra termine."

"¿Y entonces que?" La mano de Stefania subió por el pico del basilisco, hacia las anteojeras. "¿Lo perderás en la próxima amenaza?"

"Frau Borowski, por favor…" comenzó.

"No soy Frau." Su mano estaba en las anteojeras. "Soy polaca. ¡Soy libre!"

Los otros se dieron cuenta de hacia dónde se dirigía su mano. El oficial sacó su arma. Kazia suplicó y se alejó. Odetka suplicó y cerró los ojos un poco tarde. Tolek permanecía acurrucado en la calle, como si una bomba viniera por él.

Stefania quitó las anteojeras del basilisco.


Tolek Lisiewicz se quedó solo en la calle, con el estremecedor sonido de los últimos alientos de su compañero. Él sabía lo que había sucedido. El chico se arrastró hacia Stefania, con los ojos aún cerrados, y sintió sus piernas de piedra. Ella, también, había mirado a los ojos. Intencionalmente, o inadvertidamente, no importaba. Ella estaba muerta. Él creía que los otros también lo estaban.

Hizo su camino hacia su cuerpo, murmurando disculpas todo el tiempo, hasta que llegó al basilisco, atrapado entre sus apretadas manos incrustadas de piedras.

Su cuello se interpuso entre sus dedos.

Sus manos se torcieron en direcciones opuestas. El basilisco de Varsovia ya no existía.

Con los ojos aún cerrados, los sollozos reprimidos y tragados, volvió cojeando por Basilisk Street, temiendo que si miraba hacia atrás, si incluso abría los ojos para parpadear, pondría tener una imagen del horroroso sonido que escuchó en el instante en él que se rompió el cuello del basilisco.

Tolek oyó gritos, apenas amortiguados por la piedra. De ellos, el de Odetka era el más ruidoso.


Debajo de la calle Basilisk, en una bodega en desuso, un huevo puesto por un gallo comenzó a eclosionar.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License