Antología Aviar I
Antología Aviar I
Autor: morhadowmorhadow
Publicado el 20 Jul 2021 12:49
/* source: http://ah-sandbox.wikidot.com/component:collapsible-sidebar-x1 */
 
#top-bar .open-menu a {
        position: fixed;
        top: 0.5em;
        left: 0.5em;
        z-index: 5;
        font-family: 'Nanum Gothic', san-serif;
        font-size: 30px;
        font-weight: 700;
        width: 30px;
        height: 30px;
        line-height: 0.9em;
        text-align: center;
        border: 0.2em solid #888;
        background-color: #fff;
        border-radius: 3em;
        color: #888;
}
 
@media (min-width: 768px) {
 
    #top-bar .mobile-top-bar {
        display: block;
    }
 
    #top-bar .mobile-top-bar li {
        display: none;
    }
 
    #main-content {
        max-width: 708px;
        margin: 0 auto;
        padding: 0;
        transition: max-width 0.2s ease-in-out;
    }
 
    #side-bar {
        display: block;
        position: fixed;
        top: 0;
        left: -20em;
        width: 17.75em;
        height: 100%;
        margin: 0;
        overflow-y: auto;
        z-index: 10;
        padding: 1em 1em 0 1em;
        background-color: rgba(0,0,0,0.1);
        transition: left 0.4s ease-in-out;
 
        scrollbar-width: thin;
    }
 
    #side-bar:target {
        left: 0;
    }
 
     #top-bar .close-menu {
        margin-left: 19.75em;
        opacity: 0;
    }
    #side-bar:target .close-menu {
        display: block;
        position: fixed;
        width: 100%;
        height: 100%;
        top: 0;
        left: 0;
        z-index: -1;
    }
 
    #top-bar .open-menu a:hover {
        text-decoration: none;
    }
}
 
@supports selector(:focus-within) {
 
@media (min-width: 768px) {
    #top-bar .open-menu a {
        pointer-events: none;
    }
    #side-bar:not(:target) .close-menu {
        display: block;
        pointer-events: none;
        user-select: none;
        z-index: -1;
    }
 
    /* This pseudo-element is meant to overlay the regular sidebar button
    so the fixed positioning (top, left, right and/or bottom) has to match */
 
    #side-bar .close-menu::before {
        content: "";
        position: fixed;
        z-index: 5;
        display: block;
 
        top: 0.5em;
        left: 0.5em;
 
        border: 0.2em solid transparent;
        width: 30px;
        height: 30px;
        font-size: 30px;
        line-height: 0.9em;
 
        pointer-events: all;
        cursor: pointer;
    }
    #side-bar:focus-within {
        left: 0;
    }
    #side-bar:focus-within .close-menu::before {
        pointer-events: none;
    }
}
 
}
Puntuación: +2+x

What this is

A bunch of miscellaneous CSS 'improvements' that I, CroquemboucheCroquembouche, use on a bunch of pages because I think it makes them easier to deal with.

The changes this component makes are bunch of really trivial modifications to ease the writing experience and to make documenting components/themes a bit easier (which I do a lot). It doesn't change anything about the page visually for the reader — the changes are for the writer.

I wouldn't expect translations of articles that use this component to also use this component, unless the translator likes it and would want to use it anyway.

This component probably won't conflict with other components or themes, and even if it does, it probably won't matter too much.

Usage

On any wiki:

[[include :scp-wiki:component:croqstyle]]

This component is designed to be used on other components. When using on another component, be sure to add this inside the component's [[iftags]] block, so that users of your component are not forced into also using Croqstyle.

Related components

Other personal styling components (which change just a couple things):

Personal styling themes (which are visual overhauls):

CSS changes

Reasonably-sized footnotes

Stops footnotes from being a million miles wide, so that you can actually read them.

.hovertip { max-width: 400px; }

Monospace edit/code

Makes the edit textbox monospace, and also changes all monospace text to Fira Code, the obviously superior monospace font.

@import url('https://fonts.googleapis.com/css2?family=Fira+Code:wght@400;700&display=swap');
 
:root { --mono-font: "Fira Code", Cousine, monospace; }
#edit-page-textarea, .code pre, .code p, .code, tt, .page-source { font-family: var(--mono-font); }
.code pre * { white-space: pre; }
.code *, .pre * { font-feature-settings: unset; }

Teletype backgrounds

Adds a light grey background to <tt> elements ({{text}}), so code snippets stand out more.

tt {
  background-color: var(--swatch-something-bhl-idk-will-fix-later, #f4f4f4);
  font-size: 85%;
  padding: 0.2em 0.4em;
  margin: 0;
  border-radius: 6px;
}

No more bigfaces

Stops big pictures from appearing when you hover over someone's avatar image, because they're stupid and really annoying and you can just click on them if you want to see the big version.

.avatar-hover { display: none !important; }

Breaky breaky

Any text inside a div with class nobreak has line-wrapping happen between every letter.

.nobreak { word-break: break-all; }

Code colours

Add my terminal's code colours as variables. Maybe I'll change this to a more common terminal theme like Monokai or something at some point, but for now it's just my personal theme, which is derived from Tomorrow Night Eighties.

Also, adding the .terminal class to a fake code block as [[div class="code terminal"]] gives it a sort of pseudo-terminal look with a dark background. Doesn't work with [[code]], because Wikidot inserts a bunch of syntax highlighting that you can't change yourself without a bunch of CSS. Use it for non-[[code]] code snippets only.

Quick tool to colourise a 'standard' Wikidot component usage example with the above vars: link

:root {
  --c-bg: #393939;
  --c-syntax: #e0e0e0;
  --c-comment: #999999;
  --c-error: #f2777a;
  --c-value: #f99157;
  --c-symbol: #ffcc66;
  --c-string: #99cc99;
  --c-operator: #66cccc;
  --c-builtin: #70a7df;
  --c-keyword: #cc99cc;
}
 
.terminal, .terminal > .code {
  color: var(--c-syntax);
  background: var(--c-bg);
  border: 0.4rem solid var(--c-comment);
  border-radius: 1rem;
}

Debug mode

Draw lines around anything inside .debug-mode. The colour of the lines is red but defers to CSS variable --debug-colour.

You can also add div.debug-info.over and div.debug-info.under inside an element to annotate the debug boxes — though you'll need to make sure to leave enough vertical space that the annotation doesn't overlap the thing above or below it.

…like this!

.debug-mode, .debug-mode *, .debug-mode *::before, .debug-mode *::after {
  outline: 1px solid var(--debug-colour, red);
  position: relative;
}
.debug-info {
  position: absolute;
  left: 50%;
  transform: translateX(-50%);
  font-family: 'Fira Code', monospace;
  font-size: 1rem;
  white-space: nowrap;
}
.debug-info.over { top: -2.5rem; }
.debug-info.under { bottom: -2.5rem; }
.debug-info p { margin: 0; }
Puntuación: +2+x

La Noosfera
Tiempo Inmemorial

Thoth se asomó a la Noosfera con astuta curiosidad. Miró el océano de mentes: Un remolino de motas moradas, rosas, verdes y azules se extendía a una distancia absurda. Miró hacia arriba y vio Akheilos, el Gran Selacimorfo, recorriendo el vacío. La Estrella de Mar Cósmica seguía colgando de un zarcillo infinitesimal, avanzando ominosamente desde el espacio extradimensional. Incluso ahora, Thoth temía a la Estrella de Mar: Lo único que podía interferir en sus planes.

YHWH abarcaba lo que parecía la totalidad de la extensión llena de mente. Si Thoth ejecutaba sus planes en el momento equivocado, YHWH lo derribaría al instante y le impediría prosperar hasta el fin de los tiempos. Por suerte, YHWH pronto Se encontraría ocupado con algo.

Mientras Thoth se sentaba en su posición, una ola de recuerdos conjurados por la Noosfera le inundó. Cien mil millones de recuerdos manchados por 200.000 años de venganza, espanto, euforia, pena, avaricia… Le hicieron vibrar hasta la médula. Si fuera un simple mortal, la posición de Thoth sería un caos. Su mente sería una confluencia de personalidades, pensamientos y conceptos canallas, que lo desgarrarían pieza a pieza.

Thoth contaba los años como si fueran segundos.

4…

3…

2…

1.

Al instante, el dulce resplandor de la Noosfera se atenuó. Thoth sintió que una gran masa se disipaba en la oscuridad, como si sacara una bola de bolos de un trampolín. Todavía tenía que preocuparse por Akheilos, pero aunque éste destacaba por su fuerza, Thoth era todo velocidad.

Thoth miró a su objetivo a través de la Noosfera: Un humano completo que se había manifestado recientemente en su interior, susceptible de ser atacado. Cuando Thoth extendió una sola garra hacia él, Akheilos se dio cuenta y lo persiguió.

Thoth se elevó tan rápido como pudo.

Akheilos le siguió de cerca.


Finalmente, Thoth llegó hasta el hombre pálido y calvo vestido con un mono naranja. A diferencia de las otras mentes, él no era una mera mota; la Noosfera lo sumergió mientras se empapaba de la inflexible corriente. Thoth dirigió su arma hacia la mente del hombre antes de salir volando.

Al instante, el arma se amartilló…


Y disparó a la cabeza de la humanidad.



Thoth cacareó al ver cómo el tsunami de color naranja se extendía por el planeta de las mentes. Se estremeció cuando la energía fluyó hacia él. Las personalidades de los miles de millones de seres humanos alimentaron su forma dañada con energía. Miró al vacío y vio el planetoide azul que llamaba hogar, brillando en el cielo con sus mentes cansadas y viejas. Thoth se aventuró en el espacio corpóreo a través de la Noosfera hasta la Tierra, y casi había desaparecido en el proceso.

Pronto volvería allí.

Akheilos era problemático. Thoth pronto podría dominar a Akheilos y extinguirlo definitivamente. Por el momento, tenía que mantenerse alerta ante un ataque sorpresa del selaquiano. Thoth mantuvo una mirada a la bestia desde la frontera de la Noosfera. Evitaba a Thoth como un animal salvaje que evita una llama.

El planeta era ahora más naranja que no. Thoth decidió que era el momento de iniciar la siguiente parte de su plan. Los científicos de la Fundación acababan de empezar a estudiar una cinta de vídeo de su planeta. En un punto determinado, dos mentes se volvieron rojas.

Como si se tratara de girar la llave de un coche para ponerlo en marcha, encendió el fuego carmesí con un batido de su ala. Se irradió en todas las direcciones, y Thoth se deleitó con el calor de la población humana a la que acababa de lavarle el cerebro.

Se anticipó a los graznidos en su nombre.



¿Qué había hecho que fuera tan fácil de conseguir? La respuesta era sencilla: Hay una vulnerabilidad en la mente humana — una necesidad profundamente arraigada, entretejida en la sociedad. La necesidad de compartir, comunicar y ser escuchado. Los humanos no tienen ninguna defensa para esto.

¿Por qué lo harían? La aceptación nunca se ha convertido en un arma.

Con los pájaros como vector y las mentes como medio, esa idea singular se extendió tan rápidamente que nadie pudo pensar en tomar represalias. Como un virus, cuando se enganchó en lo más profundo, su única directriz fue propagarse: en cualquier lugar donde hubiera camaradería, estaba el pájaro.

Permanecer sin ser infectado por el meme aviar era ser condenado al ostracismo. Todo el mundo, a un nivel básico y gutural, quería participar en el fenómeno. Querían encajar. Cuando una única, simple y sucinta palabra provocó que todos los humanos se unieran como uno solo, ¿qué esperanza tenían?

Los pájaros se habían convertido en la única cosa en el cerebro. Y cuando la humanidad se dio cuenta de en qué estaba condenada a convertirse, se convulsionó, agarrándose la cabeza colectiva. Millones de individuos cayeron de rodillas, poniendo el grito en el cielo, arrancándose el pelo mientras sus ojos se desorbitaban. Lentamente, pero con seguridad, todos estaban infectados. Todos se habían vuelto iguales.

Llegaron los graznidos.

Algunos humanos eran más resistentes por naturaleza al meme, pero ignorar algo tan ridículo era imposible. Cuanto más tiempo miraban a este abismo, más tiempo les devolvía la mirada. Una vez dentro, la idea se impuso. Todo el mundo acabó siguiéndola.

La singularidad no era la tecnología; eran los pájaros.

Y al final, el agujero negro lo consume todo.

logo.png

Ciudad de Nueva York
2 de agosto de 2018
Por la mañana

¿O no?


Dos figuras se encontraban minúsculas ante la cáscara casi sin vida de una enorme ballena. La de la derecha: Un humano con armadura de dos metros de altura. La de la izquierda: Un pelícano de apenas un metro de altura, pero de algún modo más sereno.

Dos gaviotas y un pelícano se encontraban cerca, espiando por detrás del pelícano al mando, esperando la señal para atacar.

"Si estáis dispuestos a suministrar algo de músculo para nuestra guerra, os ayudaremos a librar la vuestra. Cooperación total por ambas partes. ¿Trato?", dijo el humano. Era el Capitán Quinn Griffith, líder de un equipo de élite de golpeadores de tiburones.

El pelícano hizo una pausa para estirarse incómodamente, encogió las alas hacia atrás y miró al humano. Una voz modulada, pero inequívocamente aviar, salió por el altavoz de alta fidelidad de su collar de traducción paratécnico. "Trato hecho", respondió. Era Keshrayuth, jefa de un equipo de pájaros de élite que luchaba por mantener el Velo de la Normalidad que ahora colgaba en jirones.

"… Keshrayuth, ¿qué estás haciendo?" intervino Quibba — el segundo pelícano. "No tenemos ni idea de quién es éste y su equipo. Han fastidiado nuestros esfuerzos por mantener el mundo ordenado en la primera hora que llevan aquí. Y están en necesidad de acicalarse".

Keshrayuth suspiró. "¿Cómo, exactamente, hemos hecho para arreglar las cosas últimamente, Quibba? Entiendo que éste es violento — quizá ridículo — pero es el primer rayo de esperanza que hemos tenido en meses. No se va a dejar de lado, y desde luego no lo voy a consentir. Tampoco lo hará Hoygull. De hecho" — se dio la vuelta —"el lenguaje de la violencia que comunican podría ser decisivo para ganar la partida a Thoth".

Quinn se quitó el casco. Su frente brillaba. "Escucha, lo siento, pero no dejas de mencionar a ese tal 'thot'. Como, ¿me estoy perdiendo algo aquí? ¿Quién es ese?"

Keshrayuth sacudió la cabeza. Su pico se tambaleó de un lado a otro.

"¡No me estoy riendo! Vamos, mi equipo ha tenido un largo viaje. Hemos estado lejos de casa durante meses, luchando contra un enemigo Aberrante del que no sabemos casi nada. Ayudaría que alguien, cualquiera, nos explicara qué demonios está pasando". Quinn estaba casi gritando. "Quiero decir, si vamos a ser un equipo, deberíamos ganar algo de terreno común".

"¿Y cuál es tu nombre, humano?" Ella lo escaneó de pies a cabeza. "Tú eres humano, ¿sí?"

"Así es, señora; no soy un Aberrante. Me llamo Quinn. Y el resto de mi equipo está en nuestro… Dentro de esta ballena".

Quibba lanzó una mirada aterrorizada al leviatán. "¿Están dentro de la ballena? ¿Se los han comido? ¡Oh, Medila!"

"¡No! No, están vivos ahí dentro, sin duda. Están durmiendo la siesta en el maldito trabajo", se rió Quinn. "Y la ballena también está de nuestro lado. Te lo enseñaré". Puso una mano en la aleta dañada de la ballena.

El suelo tembló cuando el canto de la ballena lo atravesó.

Los pájaros saltaron hacia atrás con un chillido.

"Levántate y brilla, Gægr", susurró Quinn, "Tengo algunos nuevos amigos que mostrarte".

logo.png

Sitio-18, En Algún Lugar del Sur de California
12 de agosto de 2018
Durante el día

Desde que una supernova azul estalló en los cielos, la División Aviar se ocupó de los planes de evacuación, ahora que el mundo se había oficialmente acabado. Por desgracia, solo habían podido dedicar unos pocos efectivos a cada plan.

En medio del ajetreo y el bullicio, un pensamiento central asolaba la mente sobrecargada del Dr. Frederick Hoygull:

Migración.


Bajó volando por unos conductos de ventilación especialmente diseñados en la base del Sitio-18. Los respiraderos conducían a una esclusa de aire, donde el Destacamento Móvil Eta-4 ("Begone Thoth") se posaba, todo en calma antes de la tormenta.

Quibba se picoteó a sí mismo. Keshrayuth miró con disgusto. Después de meses de vigilancia constante de los asuntos de la rigidez de la Fundación, se había endurecido y ahora encontraba repugnante la simple acción de asearse en público. Linda Duck y James Crowl — dos pájaros especializados en operaciones encubiertas, cuyos nombres habían sido cambiados para ajustarse a las normas de la Fundación — miraban de frente.

Hoygull pilló a Crowl mirando de reojo a los golpeadores de tiburones.

El Escuadrón Marino CARIBDIS discutían entre sí en el lado opuesto de la habitación.

Los golpeadores de tiburones eran una anomalía en sí mismos. Hoygull se detuvo a admirar sus musculosos bíceps. Sacudió la cabeza y se metió en lo que fuera la insignificante disputa de esta hora. "Mientras la División Aviar gestiona nuestros planes de contingencia, confío en que tú estarás ocupado con ARDID DIVINO".

Quinn miró a Hoygull y luego agitó la mano en el espacio que había entre él y sus tres subordinados como si estuviera matando mosquitos.

Jaedan, Leah y Haruki compartieron miradas confusas, pero se callaron igualmente.

"Jaedan y Haruki tienen algo bajo la manga", explicó Quinn. "Ellos serán los que se encarguen de ese frente. Leah y yo, bueno, vamos a escoltarte fuera de este mundo, y tal vez nos encontremos con algunos amigos tuyos de la Fundación que hace mucho tiempo que no vemos. Estoy seguro de que cualquiera de ellos podría haber respondido a tu llamada, así que no te desplumes". Se rió, luego se congeló y se frotó torpemente la nuca.

Esa forma de hablar no era la más culturalmente sensible para un pájaro. Leah se alejó arrastrando los pies, haciendo una mueca.

Hoygull se encontró con Quinn con una mirada penetrante, y entonces-

Un claxon sonó en algún lugar cercano.

Hoygull asintió con la cabeza y se alejó caminando. Pasó una tarjeta de autorización por la cerradura de una puerta cercana, abriendo la sala a una pequeña cámara más allá.

SCP-2785, la fuente de la alarma, se sentó dentro. Había sido mejorado recientemente, por cortesía de Haruki, el experto en tecnología de CARIBDIS. Ahora tiene varias antenas que sobresalen de él y luce una carcasa forjada en bronce-berilio. Esto se hizo, por supuesto, para que SCP-2785 fuera más receptivo no solo a las señales de radio, sino también a los eventos noosféricos importantes. Hoygull contaba con él como una ventaja que Thoth no podía conocer.

"¡Estoy recibiendo información aérea!" dijo SCP-2785, utilizando su término inventado para las ondas de radio. "¡Esta vez hay una voz en ella!"

"Entonces… ¡No tenemos todo el día! Escuchémosla", dijo Quinn.

SCP-2785 cerró los ojos. La estática crepitó desde un altavoz interno que Haruki había instalado. El altavoz sonaba como una tuba. Le recordó a Hoygull cuando se sentaba con el Investigador Calvin a ver esas extrañas orquestas en la televisión.

"Saludos, a quien corresponda", dijo una voz masculina. El hombre del altavoz sonaba sin rodeos, su voz era ruda y profunda. "Soy el General Tarland, de la Coalición Oculta Global".

Hoygull tanteó su tarjeta, la dejó caer y, con las puntas de las alas temblorosas, rozó su dispositivo de traducción — y lo dejó caer también. Agitó las alas, hizo un gesto a Quibba, se detuvo y se cubrió la cara. ¡Aislad esa señal, maldita sea!

"Mis tropas y yo estamos actualmente estacionados dentro del Búnker de la Coalición del Suroeste Alfa-5", continuó Tarland. "Estamos a ocho kilómetros al sur del desierto de Mojave. Parece que las estatuas han forzado su camino a través de un pozo de acceso no sellado y están comenzando un asalto a gran escala en nuestro búnker."

"Espera, ¿estatuas?" preguntó Haruki. "¿Está hablando de esa horrorosa escultura Aberrante?"

"No. Es como… los hombres-pájaro de fuera no son lo suficientemente pesados cuando se trata de luchar contra los aderezos armados de Thoth", respondió Duck. Su dispositivo de traducción estaba fallando. "Así que les dijo a sus seguidores que construyeran estatuas mágicas".

SCP-2785 continuó transmitiendo.

"Afortunadamente, tenemos un as en la manga — el Proyecto HIPERIÓN. Un misil para disparar a uno de los Caminos, equipado con suficientes memes hostiles para destruir a KTE-4581 y a todos los sujetos afectados. Por desgracia, está en una base bajo la ciudad de Las Vegas, y los bastardos se comieron al equipo de asalto que enviamos para arrebatarlo. Parece que no tendremos la oportunidad de lanzarlo.

"Esperemos que alguien reciba este mensaje. Tal vez la Fundación. Tal vez la Insurgencia. Tal vez uno de los grupos de supervivientes aislados. Hay un cobertizo en las afueras de Las Vegas marcado con una estrella de siete puntas. Es una entrada a las instalaciones de HIPERIÓN".

Tarland hizo una pausa; por encima de la estática de la radio, Hoygull pudo oír una conmoción detrás de él y un largo suspiro. "¡Maldita sea, han forzado la entrada! ¡Nos hemos quedado sin hombres! Si estáis escuchando esto, id a HYPERION. Es la última esperanza de la humanidad. Aquí el General Tarland, despidiéndose."

"Medila, bendito sea", murmuró Crowl.

"Ese es el final del mensaje", dijo SCP-2785. "Pero… ¡Estoy recibiendo más información aérea! Esta vez, ¡son puntos! Montones y montones de puntos".

"¿Cuántos puntos?" Preguntó Keshrayuth.

"Bueno… Hay uno, dos, tres…" Se desvaneció en un zumbido que duró un minuto. "Uh, ¿qué número viene después del ochenta y seis?"

Hoygull graznó angustiado.

"¿Puntos? Sé más claro, pedazo de chatarra", espetó Quinn.

"El robot está conectado al SDAE — Sistema de Detección Avanzada de Enemigos. Hay estatuas fuera de la base", dijo Duck.

"SDAE… ¡Oh, quieres decir el D.A.E.S.!" dijo Quinn. "¡El Detector de Avance de Enemigos Selacimorfos!"

"No podemos luchar solos contra ellos", advirtió Keshrayuth. "Son nueve contra ochenta y siete".

"¡Oh, lo sé! ¿Por qué no tomamos el submarino de emergencia del Sitio?" intervino Jaedan.

"Eso es… ¿Qué? No tenemos eso". Crowl evitó el esfuerzo necesario para que el maldito traductor entendiera el concepto de submarino. "Sin embargo, tenemos un ferrocarril que va de aquí al Sitio-17. Está cerca de Las Vegas".

"Pero le falta una fuente de energía", soltó Quibba. "Los cerebros de chorlito lo derribaron. Me sorprende que no se hayan suicidado con una bomba nuclear. Si conseguimos que la energía funcione, podremos irnos. ¿Alguien puede arreglarlo?"

Haruki tenía el conocimiento, pero no lo dijo. No podía mencionar la Operación ARDID DIVINO, tampoco; si Hoygull le decía a Eta-4 lo que había planeado, habrían protestado. Se limitó a fruncir los labios.

"¡Oh, yo!" SCP-2785 saltó en círculo. "¡Yo, yo, yo, yo!"

"Bien entonces", dijo Quibba. "Hay un lanzagranadas montado en el siguiente piso. Voy a proporcionar fuego de cobertura. Hoygull, ¿puedes ayudarlo?" Quibba quería que Hoygull se asegurara de que SCP-2785 no estropeara nada; el incidente de la fuente de soda aún ardía en su mente.

"El resto de nosotros luchará contra las estatuas", dijo el capitán Quinn. "¡Yo seré tu motivación!" Estaba sonriendo.

Quibba bajó de un salto de su percha. "Venid. La armería está por aquí". Dirigió a dos tiburones-golpeadores y a los demás pájaros hacia una puerta a la derecha, que daba a una escalera.

Hoygull se volvió hacia Haruki y Jaedan, los únicos que se quedaron atrás. "¿Seguro que sabéis lo que estáis haciendo?".

Jaedan se agarró a la pechera de su armadura de poder. "Vamos, hombre pájaro. Puedes confiar en nosotros".

Hoygull se fue sin decir nada más.

logo.png

Hoygull se permitió saborear el aire seco y polvoriento del campo de batalla. Frente a él, sus cincuenta pájaros restantes se mantenían en pie con varios lanzagranadas montados en trípodes, modificados para funcionar fácilmente con las alas. En lo alto de la conspicua aguja del Sitio, vio a Quibba pilotando un lanzagranadas mucho más grande y potente para despejar grandes masas de estatuas. El propio Hoygull llevaba una escopeta de combate modificada cargada con balas, aunque sospechaba que serían inútiles si se encontraba acorralado.

Las estatuas continuaron; su ataque era lento pero inflexible. Cada una de ellas era un ibis alto y robusto, y eran innumerables. A juzgar por los informes que recibía de las patrullas de exploradores emboscados, se basaban en la fuerza bruta y no mucho más.

Si cada uno portaba amenazas anómalas indecorosas, como los innumerables ídolos del almacén profundo de la Fundación — Hoygull desechó la idea.

Cuando las estatuas se pusieron a tiro, Quibba disparó una andanada de proyectiles de gran potencia. La explosión abrió una brecha en el suelo y convirtió en polvo una decena de estatuas. Como si se tratara de una señal, el resto de la División Aviar disparó una andanada contra la multitud que se acercaba. Los proyectiles chirriaron como un motor a reacción. Hoygull se alegró de haber dado a sus tropas orejeras.

Tras la andanada inicial, Hoygull dio media vuelta y huyó hacia el Sitio-18. Era cualquier cosa menos un luchador. No, tenía que asegurarse de que aún podían salir de allí.

logo.png

"Verás, si quieres que el generador funcione", repitió Hoygull, "tienes que asegurarte de que todos los cables están conectados".

SCP-2785 le miró con ojos que transmitían lo contrario a la comprensión. "¿Por qué?"

"¿Recuerdas que te hablé de la electricidad? Bueno, necesitas los cables para transportarla, como las tuberías transportan el agua. Sabes cómo funcionan las tuberías, ¿verdad?"

SCP-2785 asintió. "Pero entonces, ¿cómo funciona la información del aire?"

Hoygull suspiró. "¿Sabes que la niebla es como el agua, pero en el aire? Eso es aire-información, pero con electricidad".

"Oh." No parecía convencido. SCP-2785 siguió manejando una de las herramientas que tenía en la mano, soldando cables. Al cabo de uno o dos minutos, sonó y pulsó un botón del generador. El generador chisporroteó un poco antes de cobrar vida, iluminando el túnel del monorraíl.

"Digamos a todo el mundo que baje aquí, lo antes posible", dijo Hoygull, dándose la vuelta para subir las escaleras. Se encontró con Quinn y Leah en el pasillo. "¿Qué estáis haciendo? Se supone que…"

"Hay demasiado ruido ahí fuera, señor", dijo Quinn. "No podemos hacer nuestra magia en esas condiciones".

"Bueno, tenemos…"

Hoygull fue interrumpido por el pitido de su radio, que recogió y graznó instintivamente.

"- es el Sargento Gullivan," dijo una voz en la radio. "Nos están invadiendo. Por el bien de Medila, salgan de…"

Gullivan se cortó por un fuerte crujido.

"Medila ayúdanos", susurró Hoygull. Se volvió hacia los golpeadores de tiburones. "Escuchen, Quibba sigue en la cima de la aguja. Tenemos que bajarlo de ahí. Por favor, venid conmigo".

Los perforadores de tiburones asintieron.

Hoygull subió volando por la escalera. En su camino, pasó por la armería y cambió su escopeta de combate por un lanzagranadas más eficaz.

logo.png

Hoygull, Quinn y Leah llegaron a la cima de la columna.

Quibba se sentó junto al lanzagranadas y se limitó a mirar hacia atrás con expresión de dolor. "Lo siento, jefe. No puedo seguir disparando. Nuestros amigos se han acercado demasiado. Las explosiones les harán daño".

Hoygull observó por encima de la barandilla. La primera línea de la División Aviaria estaba comprometida, y las líneas restantes luchaban por evitar la avalancha de estatuas en el Sitio-18.

"Kesh, Crowl y Duck ya se están retirando", continuó Quibba. "Si la vía del tren está lista, nosotros también tenemos que retirarnos".

Hoygull y Quibba compartieron un rápido asentimiento. Quibba se apeó del lanzagranadas y, juntos, los cuatro se apresuraron a bajar las escaleras.

logo.png

Cuando Hoygull regresó al fondo, vio a Keshrayuth, Crowl y Duck — junto con los pocos miembros restantes de la División Aviar —lanzando granadas en la entrada del Sitio-18 para detener el torrente de estatuas.

Hoygull disparó una granada para ayudar, pero se dio cuenta de que, con las prisas, había olvidado coger un cargador extra. Se vería obligado a racionar las granadas ya cargadas. Sin molestarse en usar el traductor, chilló a su equipo.

Eta-4 gritó órdenes para que la División Aviar retrocediera.

La pareja de golpeadores de tiburones, Quibba y Hoygull corrieron y volaron por el laberíntico pasillo para preparar el tren para su salida final, pero se encontraron con un obstáculo.

Un imponente coloso con cabeza de ibis llenaba la entrada de la estación del monorraíl. Su sombra lo paralizó todo.

Hoygull levantó instintivamente el lanzagranadas, con los ojos muy abiertos y llenos de pánico.

"¡No dispares! Está demasiado cerca; nos matarás a todos". gritó Quinn, agarrando a Hoygull por el ala. Maniobró para retirarse al sistema de túneles. "¡Tenemos que encontrar otra forma de llegar a Las Vegas!"

La estatua se acercó, pero no para atacar. Estaba cantando. El canto de los pájaros llenó la sala y ahogó a Quinn. La melodía que cantaba era cautivadora, pura felicidad. Sintió que sus problemas se desvanecían y se elevaban como un Selacimorfo halcón hacia el mar los cielos.

Hoygull observó con desesperación cómo los agentes del Centro se derretían ante el avance de la estatua y su perversa llamada.

Leah también lo sintió, y sus procesos de pensamiento se sentían como si estuvieran vadeando una sopa que les llegaba a la rodilla. Mantenerse en tierra era difícil. Sería muy fácil dejar que sus pensamientos fueran arrastrados hacia arriba, hacia arriba, hacia las nubes.

Leah recordaba las nubes. Recordaba haber flotado por los cielos de otras Tierras, haciendo el tonto con sus amigos. Se acordaba de los viajes que hacían para encontrar a ABISMO ALBAR. Todos los momentos divertidos y extraños que compartieron.

Espera… Una pequeña y silenciosa voz murmuró desde el fondo de la mente de Leah. ¡No quiero olvidar esto! No quiero ser una mujer pájaro. ¡No quiero irme! Se le ocurrió pensar en Jaedan, en lo tonto y estoico que se vería en su lugar.

Los pájaros — ¡me lo arrebatarán!

A Leah se le calentó la sangre. Un torrente palpitante recorrió su cuerpo en cascada. Apenas podía escuchar sus propios pensamientos, pero ahora mismo no lo necesitaba. Su visión borrosa se tiñó de rojo. Se abalanzó varios metros y golpeó con el brazo el trozo de hormigón, transfiriendo su rabia y energía acumuladas a su núcleo.

Al principio, sintió dolor. La horrenda melodía de la estatua se detuvo por un momento antes de soltar un chillido desgarrador. Se abalanzó sobre Leah, haciéndola caer por el túnel y contra la pared; pero todo fue en vano. La estatua estaba herida de muerte. Se agitó y gritó al mundo mientras las pequeñas grietas del impacto de Leah se extendían. Las fracturas serpenteaban a su alrededor. Las fisuras se hicieron más profundas.

Al mismo tiempo, la estatua se desintegró y se convirtió en escombros inútiles.

Al desaparecer el canto de los pájaros, sus pensamientos volvieron a ser los suyos. Mientras Quinn recuperaba el control de la realidad, Leah le arrastró hasta el vagón más adelantado con las fuerzas que le quedaban en el brazo izquierdo.

"Por favor, Leah, descansa un poco", le suplicó Hoygull. "Ya has hecho más que suficiente".

Los periféricos de Leah se apagaban, estrechándose en puntos de luz. Los párpados le pesaban y su cuerpo temblaba. Ella conocía bien esta sensación: Shock. Probablemente se había roto el brazo, y la adrenalina estaba desapareciendo. No podía descansar ahora; esa era una simple estatua, y había docenas más.

"¿Hoygull?"

"¿Sí, Řezník?"

"Si incluso una de esas estatuas le pone una garra a Jae– Al equipo, voy a tener alas de pollo marca División Aviar, ¿escuchas?" Sonrió a medias.

Los ojos de Quinn se abrieron de par en par. Los de Leah se cerraron. Se desplomó sobre los asientos del interior.

No hubo tiempo para contemplar su ocioso y febril comentario; unos ensordecedores estruendos informaron al equipo de que ahora estaban acorralados dentro de la estación. Mirando por el pasillo, Hoygull vio a ocho cazas de la División Aviar — quizá los últimos ocho — huyendo hacia él. Entre esos ocho estaban Keshrayuth, Crowl y Duck, liderando la carga.

Crowl y Duck ya habían desechado sus lanzagranadas. Kesh vació lo que quedaba de su cargador, dejó caer su arma y se quedó atrás.

"¡Entra!" gritó Hoygull. Él y Quibba se introdujeron en la cabina.

Eta-4 gritó dentro del vagón. SCP-2785 tiró de su brazo derecho, lo desacopló de un enchufe adyacente y salió disparado hacia atrás por las puertas. Los cinco pájaros restantes se desplazaron por el pasillo con las alas maltrechas, pero el techo se derrumbó delante. Las estatuas se abrieron paso y sobrevolaron la estación, atrapándolos por todos lados.

Hoygull llamó a SCP-2785, desesperado. "¡Arranca el tren!"

El vagón se arrastró hasta ponerse en marcha y luego se deslizó por su carril con facilidad. Algunas estatuas se dieron cuenta del movimiento y se lanzaron a la vía del monorraíl. Unas pocas lograron agarrarse al vagón más atrasado mientras salía de la estación.

Hoygull abrió la ventanilla lateral y disparó una granada, que atravesó el costado del tren, a centímetros del metal. Estalló contra un vagón en algún lugar del centro y lo hizo caer a un lado. Los vagones de delante se deslizaron libremente.

Para asegurar el paso, Hoygull disparó sus dos granadas restantes contra el techo. Como si cauterizara una herida, el túnel se derrumbó hacia dentro, bloqueándose.

Las estatuas, por suerte, no pudieron seguir más allá.

logo.png

Perdieron la batalla, y con ella, una buena parte de sus fuerzas. Pero por ahora, estaban a salvo.

Y pronto podrían encontrar algo que les ayudara a ganar la guerra.

Por primera vez, Hoygull iba a Las Vegas.

logo.png

Sistema de Monorraíl Entre Sitios
Atardecer

Hoygull se sentó junto a Quinn y Crowl dentro del vagón. SCP-2785 y Quibba estaban sentados en la cabina cerrada. Los demás estaban en un compartimento lateral vigilando a Leah, pero sobre todo descansando. El tren estaba diseñado para albergar a todo el Sitio; ahora, se sentía vacío.

Un frío silencio flotaba en el aire entre los tres. Crowl se acicaló distraídamente las plumas de sus alas.

Quinn dejó escapar un suspiro. "Sabes, nunca había pasado tanto tiempo sin golpear a un Aberrante", admitió en una conversación ociosa. "Deberías probarlo alguna vez. ¿La sensación de tu /mano// destrozando la piel escamosa? Ese es mi tipo de subidón".

Hoygull levantó sus alas, mostrando unas manos inexistentes.

"Oh, eso es un tiburón toro", susurró Quinn. "Bueno, espero que darle una paliza a ese maldito pájaro se encargue de esta sensación".

Siguió otro silencio incómodo. Crowl apenas se dio cuenta.

Al cabo de un rato, Hoygull habló. "Gracias de nuevo por la ayuda", dijo. "Sin todos vosotros, habríamos muerto hace mucho tiempo".

"No es nada". Quinn se quedó mirando un punto de la pared del compartimento. "Las Fundaciones tenemos que cuidarnos entre nosotros. ¿Verdad?"

Hoygull hizo lo más parecido a una sonrisa que pudo.

"Entonces, ¿estamos seguros de que este misil funcionará?" Quinn entornó los ojos. "Quiero decir, un Selacimorfo Aberrante es más duro de lo que parece. Si un Pájaro Aberrante es más duro de lo que parece–"

"Solo confía en tus hombres ahí fuera. Nosotros nos ocuparemos del resto".

Quinn miró distraídamente por la ventana, exhaló y bajó la cabeza.


Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License