Atzak III

Traducción sin revisar. Es posible que encuentres errores en este documento. Puedes corregir los problemas que veas, pero la revisión no será aprobada hasta que el Equipo de Traducciones se haga cargo.


rating: 0+x

No todos los que han muerto-



darkandemptyeyes.png



han dejado de respirar.





ATZAK

PARTE TRES


El teléfono de la oficina de David Bell sonó cuatro veces antes de ser atendido, y cayó al piso, aunque fue por el médico recién despertado. En la oscuridad de su oficina, buscó a tientas el receptor, eventualmente lo arregló y presionó el plástico frío contra su cara.

"Dr. Bell", dijo la voz en el otro extremo, una voz que sabía que pertenecía a uno de los ayudantes del Director, "Director Eckelkamp para usted."

David murmuró un renuente reconocimiento, frotándose apasionadamente el puente de la nariz para obligar a la vida a volver a su rostro. Escuchó los tres clics en el otro extremo de la línea, y luego escuchó el mar. El pelo en la parte posterior de su cuello se puso de punta.

"David". Era Kerry. "Ha habido un incidente."

"¿Incidente?" David entrecerró los ojos en la oscuridad, tratando de encontrar un interruptor de luz con su mano suelta. "¿Qué incidente? ¿Dónde?"

"En los muelles. Lo tenemos contenido, pero necesito que bajes aquí rápidamente."

"¿Buceadores?"

"No."

"¿No son buceadores?"

"No, no son buceadores. No tengo tiempo para…David, escucha, tenemos que lidiar con muchos cuerpos y necesitamos resolverlo rápidamente. EthCom está involucrado."

La adrenalina surgió a través de las venas de David. "¿Qué? ¿Por qué? ¿Qué pasó?"

La voz en el otro extremo del teléfono vaciló por un momento. "Uno de nuestros lugartenientes aquí abajo llamó a nuestro Centro de Región antes de llamarme. La llamada fue enviada a un enlace de EthCom debido a la" pérdida de vidas." Dice que no habló mucho con quienquiera que haya hablado, pero Cimmerian está en una avión en este momento."

"Me lleva el carajo", dijo David, luchando ahora para ponerse los pantalones. "No dejes que nadie se vaya. Obtén los, uh, obtén algunos jodidos Clase-C y uh…Jesús, ni siquiera puedo pensar ahora mismo, dame solo un minuto…Ok, ok. ¿Cuántos cuerpos estamos hablando?"

"Cuarenta y tres."

"¿Muertos?"

"Algunos. No todos."

"Eso es una ligera bendición. ¿Fueron nuestros?"

"David, podría explicarte esto mejor si tu-"

"Kerry, por favor, dímelo. ¿Son nuestros o no?"

"No. Era un arrastrero de pesca. No sabemos cuánto tiempo han estado allí, el barco acaba de llegar a puerto hace media hora."

"¿Algún americano?"

"No."

"Otra bendición. Seguro que se van sumando, ¿verdad?" David tiró su abrigo sobre sus hombros. "¿Cuánto tiempo tenemos?"

"Unas pocas horas, en el mejor de los casos, hasta que llegue el enlace regional. Otros pocos después de eso, hasta que Cimmerian y su pandilla aparescan"

"Ok. Trabajamos rápido, entonces. Dame diez minutos, me voy ahora."

Kerry lo afirmo, y colgó el teléfono. David tomó algunas cosas más: su identificación, un paquete de Marlboros, su arma. Se tropezó con la aún no iluminada mañana de principios de Septiembre, ignorando los detalles de seguridad mientras tiraba todas sus pertenencias en la parte trasera de su auto. El motor cobró vida y David Bell aceleró por la carretera lateral que conducía hacia los muelles. Eran las 1:27 de la mañana.


Kerry se había equivocado. Después de otros veinte minutos de búsqueda, tres cuerpos más fueron sacados en el muelle, haciendo cuarenta y seis cuerpos debajo de las sábanas. Desde su posición ventajosa en una torre de control, Kerry podía ver el débil levantamiento y caída del pecho de los pocos que aún respiraban. Un puñado de personal de seguridad estaba en el otro extremo de los muelles a ambos lados, todos conscientes de que al amanecer no recordarían que habían estado allí esa noche. Un puñado de doctores del sitio se pararon alrededor de los cuerpos, tomando algunas muestras y haciendo algunas observaciones.

La escena era casi cómica, se dio cuenta. Cada gran tragedia se veía así a través del filtro del mecanismo de respuesta de la Fundación. Poner en cuarentena, evaluar, esperar refuerzos. La mayoría de las veces, esto terminó en unas pocas personas con batas blancas de pie mirando algo horrible y haciendo charla ociosa mientras esperaban que alguien hiciera algo. Kerry pensó que era gracioso.

Comenzó de nuevo en la cima. Buenos días, Dr. Cimmerian. Qué bueno verte de nuevo. Sí, todo va bien aquí. No, solo una falsa alarma. Uno de nuestros agentes se puso un poco nervioso. No, no tenemos un montón de cuerpos escondidos en algún almacén. No, espero que su investigación proceda con poco problema. Kerry sintió que su sangre se enfriaba. El Comité de Ética tenía varios miembros influyentes, pero ninguno de ellos manejaba esa autoridad con tal absolución como Jeremiah Cimmerian. Tal vez si tenemos suerte, simplemente perderemos nuestro trabajo. En el peor de los casos, arruinamos el encubrimiento y ellos simplemente nos matan.

Los hechos, tal como los conocía, eran simples. Se encontró un arrastrero de pesca, sin comunicación, flotando sin rumbo alrededor de diecisiete kilómetros desde la costa. La tripulación no respondió. Los que no habían experimentado un paro cardíaco y la muerte continuaban muriendo de hambre y agotando la batería por el resto de su vida. Esto no es tu culpa, Kerry. No les hiciste esto a ellos. Pero la Anguila lo hizo.

Kerry Eckelkamp fue nombrado director del Sitio-305 por una razón: su equipo, o más bien, el equipo de Adam Hollister, había desarrollado el Protocolo Atzak, y después de la muerte de Hollister, Kerry era el miembro más importante. En su forma actual, fue uno de los cuatro miembros de ese equipo que dejó de trabajar en el proyecto SCP-3000, junto con Isaac Kent, Jens Ulrich y Angela Hughes. El resto lo había sabido mejor, y se fueron de la ciudad cuando pudieron. Pero no Kerry, Kerry se encontró en una posición de poder y disfrutó de ello.

"Estos nuevos compuestos de Clase-Foster son realmente algo, Kerry," recordó que el Dr. Lang le había dicho durante su última reunión. "El trabajo que ha hecho su equipo es realmente increíble. Si puede mantener este tipo de producción, habrá revolucionado la Clase Taumiel. Demonios, eso tiene que valer algo, ¿no cree? ¿Un ascenso a director, tal vez ? O incluso más, quién sabe." La Fundación necesitaba que la gente se olvidara, y si necesitabas que la gente olvidara que necesitaban a Y-909, y se necesitaba Y-909, necesitabas a Kerry Eckelkamp.

Claro, él no había sido necesariamente el más directo sobre los efectos secundarios de trabajar con SCP-3000. El Dr. Hollister podría haberse dado cuenta de cuán grande era la lata de gusanos que habían abierto, si no hubiera sido poco más que un simple murmullo para cuando muriera. Podría haber dicho algo sobre el creciente número de cadáveres que encontraron, pescadores, turistas y lugareños, todos con los mismos ojos vacíos y el interior en blanco. Este es el costo de hacer magia, Kerry le había dicho al resto del equipo. Este es el precio de hacer milagros. La mayoría de ellos se fueron poco después.

Pero Kerry se quedó, y también los cuerpos. Algunos de ellos fueron reportados. La mayoría no lo eran. Esto, sin embargo, era algo diferente. Tantos al mismo tiempo eran desconocidos, y con el Comité de Ética ya sobrevolando toda su operación…no podía haber contratiempos. La división de Kerry, los ensayos experimentales de parafarmacología, a menudo coincidían con el Comité de Ética, y cada uno se había ganado la ira el uno del otro. Cimmerian nos haría amnestesiar a los sujetos con hipnosis y agua tónica, el Dr. Mann había dicho, sin falta de desdén en su voz. No jodas esto.

Alguien llamó a la puerta detrás de él, y Kerry se preparó. Se volvió rígido, con una sonrisa de alabastro cosida en su rostro.

"Dr-"

"No hay tiempo, Kerry", dijo David, arrojando su abrigo a una silla dentro de la puerta. "Tenemos que resolver esto rápido."

Kerry suspiró aliviado. "Sí, absolutamente. ¿Alguna idea?"

David paseaba de un lado a otro delante de la ventana. "¿Tenemos algún indicio de que el barco estuviera dentro de la zona de exclusión? ¿Algo que nos perdimos, tal vez?"

Kerry negó con la cabeza. "Ni siquiera estaban cerca. También peinamos el barco. Nada realmente importante, aunque sí tenemos un teléfono celular que podría tener algo recuperable. Lo enviaron a procesar después de que trajéramos el barco aquí. "

David golpeó furiosamente a un lado de su cabeza. "¿Alguien más sabe de esto?"

"Los hombres en el muelle, nuestro otro personal de apoyo primario. Tú y yo."

"¿Ninguno de los lugareños? ¿Nadie de la Regional?"

"La llamada telefónica que hizo nuestro teniente solo implicaba que había habido una pérdida local de vidas. No dijo por qué ni cómo."

David asintió lentamente. "Ok. Ok. Ok. Creo que esto es lo que hacemos. ¿Cuánto tiempo tenemos?"

"Otro par de horas, tal vez."

"¿Todavía tenemos minas alrededor de la zona de exclusión?"

Kerry frunció el ceño. "Sí, pero-"

"Vuelva a colocar los cuerpos en el barco, llévelo a una mina. El barco se hunde, lo reportamos como un desastre no planeado, y la Contención Regional lo entierra para que no tengan que lidiar con él."

Todo el aliento salió de Kerry a la vez. "¿Estás jodidamente loco? ¿Tu plan es hundir el barco?"

"Sí. Ese es el maldito plan, Kerry, porque aquí está pasando algo que tus idiotas no pueden descifrar, y hasta que dejen de suceder cosas así, tendremos que hacer algunas cosas desagradables para mantenerlo en secreto. ¿Lo tienes?"

"¡La zona de exclusión está a millas de la costa! ¿Y si preguntan por qué estaban tan lejos de…?"

"Luego vacíe un par de botellas de licor baratas y arrójelas alrededor del maldito bote, Kerry, no me importa una mierda cómo hacer que suceda esto o cómo lo explicaras, pero se lo explicaras. Si aparece EthCom y tenemos que explicar el porque cuarenta o más individuos misteriosamente murieron y encima el Oficial Ojos-Muertos allá abajo, cerrarán nuestra operación durante meses, y no podemos permitirnos eso Kerry. No puedes pagar por eso."

Hizo una pausa para respirar. "Necesitas saber que la primera vez que uno de nuestros agentes llegue a Clase-A y no este allí, Lament te va a hacer una visita. Dime qué prefieres, Kerry. Quieres hacer una mierda ahora y barrer toda esta prueba debajo de la mesa hasta que podamos arreglar esta mierda, ¿o te gustaría explicárselo a Cimmerian y Lament?

Kerry Eckelkamp se sentó contra la pared. Puso sus palmas en sus ojos, silenciosamente hirviendo ante el desafortunado escenario en el que se encontraba.

"No tenemos mucho tiempo."

"Entonces muévete, Kerry", dijo David, agarrando su abrigo y saltando hacia la puerta. "Necesito distraer a nuestro encantador representante regional de EthCom mientras tomas esto y lo hundes en el fondo del maldito océano.









UN MENSAJE GUARDADO.

La tarea recayó en el Eremita, porque siempre lo hizo. Cadenas oscuras se extendían desde la cubierta del silencioso arrastrero hasta los mares más oscuros de abajo.

Ani…Ani soy yo, Vihaan. Ani…algo está pasando.

A medida que la orilla se hacía más distante detrás de ellos, cuarenta y seis marineros ocupaban sus puestos en su embarcación. Algunos de ellos respiraron. La mayoría de ellos no lo hicieron. Ninguno de ellos parpadeó.

Algunos de los otros están viendo cosas, cosas que no están allí. El capitán…el capitán se quitó la vida, Ani. Murió gritando, y él…dijo…que vio ojos

Tenían voces, una vez. Sus risas o maldiciones pudieron haber llenado el aire en cubierta, una luz en los mares oscuros que les recordó que todavía estaban vivos.

Yo… yo también puedo ver los ojos, Ani…

Pero la luz se había apagado.

Eso… no importa. Correr. Luchar. Termina en lo mismo.

Las cadenas se liberaron y la Eremita se apartó. Moviéndose una vez más bajo su propio poder, la embarcación avanzó hacia la inevitabilidad. Nadie pronunció una sola palabra.

Te llamé para decirte algo, pero…no recuerdo. No recuerdo quién eres. No…no recuerdo quién…quién…quién…

Hubo una explosión, pero también pareció dar un paso en silencio en este momento. El agua llenó la nave desde abajo, y cuando se inclinó hacia un lado y se deslizó por debajo de las olas, ni una sola alma a bordo clamó por misericordia, porque…

…nunca hubo ninguna misericordia para dar.

Cuando el último de los arrastreros sin nombre y su tripulación de hombres tranquilos desaparecieron en el mar oscuro debajo de ellos, el Eremita se dio la vuelta y se fue. Nadie pronunció una sola palabra.

MENSAJE FINAL. ¿QUIERES REINICIAR EL MENSAJE?

Atzak II - Hub - Atzak IV

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License