¡El ataque de los Mosquitos Keter!
Puntuación: +2+x

La fecha es el 2 de abril de 2012. El lugar: la pintoresca ciudad de Sloth's Pit, Wisconsin. Observa.

Aquí tenemos a un miembro de la Fundación SCP que va a trabajar desde su apartamento en la ciudad. El Sitio 87 es lo suficientemente grande como para tener a todo el personal alojado en el lugar, pero algunos prefieren vivir en la ciudad. Los apartamentos son baratos, la comida es buena y la gente es amable.

El hombre en el coche es el Dr. Jason Hendricks. Tiene 38 años, pelo castaño canoso, una marca de nacimiento en la mejilla izquierda en forma de trucha y está bebiendo un café con leche de Dunkin Donuts, a pesar de que es intolerante a la lactosa; en este momento no lo sabe.

También tiene un miedo mortal a los insectos. Los próximos días van a ser los peores de su vida.


Sitio 87, Departamento de Entomología:
Te presento a la Dra. Mary Churchwell. Tiene 32 años y es una de las mejores entomólogas en su campo, pero nunca será jefa del departamento de entomología. Es una mujer que trabaja en un campo dominado por los hombres, muy parecido a la ginecología o los estudios de la mujer. Sin embargo, eso podría cambiar hoy.

En este día en particular, la Dra. Churchwell está diseccionando cuidadosamente una instancia de E-20053, una especie de efímera que es aparentemente inmortal, a falta de ser aplastada con un libro. E-20053 puede sobrevivir a ahogamientos, decapitaciones, fumigaciones e incluso al frío del invierno.

"Hija de puta, esta cosa es difícil de cortar." Su bisturí estaba siendo opacado por el caparazón blindado de la efímera. "¿Voy a tener que pedir permiso para usar un láser de corte otra vez?" Por mucho que intentara cortar, no se movería. Eventualmente, tuvo la idea de levantar el caparazón blindado de la todavía retorcida efímera, y diseccionarlo de esa manera; en el proceso, sin embargo, terminó aplastándolo accidentalmente con su mano. "Cabrona." Acunó su cara en su mano y suspiró.

Al morir, la efímera liberó una feromona, similar a lo que hacen las avispas al ser atacadas. Esta feromona es indetectable para los humanos, pero para esta especie de efímera, puede olerse a más de 5 millas de distancia. Era un llamamiento a las armas, a formar dondequiera que uno de sus hermanos fuera asesinado.

Mary no sabía esto cuando limpió el espécimen aplastado e hizo que lo enviaran al laboratorio. En menos de media hora, recibiría un informe que decía que esta efímera había sido clasificada erróneamente; de hecho, era un mosquito bastante grande.


Son las 7:16 PM. Es casi la puesta de sol. Y con la puesta del sol vienen los mosquitos. Y con esos mosquitos viene…

¡LA MUERTE!

La muerte alada e inmortal se precipitó en el sitio 87. Los guardias del exterior son succionados en cuestión de segundos, ¡sus balas inútiles contra el enjambre que viene en camino! Los invernaderos ofrecen poco refugio contra la muerte alada, pero afortunadamente, no hay ningún insecto en ellos.

El sitio 87 entra en aislamiento. Permanecerá así indefinidamente, hasta que llegue la ayuda de uno de los sitios cercanos.


Amanece el 3 de abril. Todo está tranquilo y en calma; el enjambre de afuera no puede penetrar los escudos. El zumbido es incesante. Tapones para los oídos con meméticos se venden a 5 dólares el par, y todas las operaciones normales del sitio se cierran a la vista del cierre.

DM-Sigma-10, el DM en el sitio, comienza a prepararse. Con el nombre en clave de Brazo de Sloth, están equipados con granadas de pesticidas especializadas desarrolladas por entomología. También están equipados con lanzallamas de mano.

El plan era salir de las entradas norte, este y oeste, equipados con armadura a prueba de mordeduras de todo el cuerpo y algo de ganado que se utilizaría como cebo. Una vez que el enjambre fuera a por el ganado, desatarían todo su arsenal.

Cogieron el cebo equivocado. E-20053 sólo se alimenta de humanos.

El Dr. Hendricks sólo podía observar con horror desde los monitores, ya que la mayoría del Destacamento Móvil estaba siendo… neutralizado por lo que se conocería como los Mosquitos Keter.


El 4 de abril, las tensiones comenzaron a agitarse cuando el café se acabó en la sala de descanso. Incapaz de ir a la tienda local de donuts para comprar más, el Sitio 87 se vio obligado a beber descafeinado durante todo el tiempo que duró el evento. A esto no ayudó el hecho de que todas las galletas saladas habían sido consumidas, pero al menos la comida en la cafetería era abundante.

La primera pelea a puñetazos fue entre el Dr. West y el Dr. Matterson. West estaba teorizando que podría usar un pulso sónico generado por E-5991 para matar a los Mosquitos Keter licuando sus entrañas. Matterson señaló que hacerlo probablemente destruiría la mayor parte del sitio y mataría a todos los que estaban en él. Se intercambiaron palabras como "¡No tienes experiencia, yo sí!" y "¡No es seguro utilizarlo con humanos, mira lo que le hizo al gato de prueba la semana pasada!"

Mientras tanto, Entomología se había atrincherado en un laboratorio para evitar que los lincharan. Se había filtrado la noticia de que lo más probable es que un espécimen muerto de E-20053 fuera lo que había atraído al enjambre a este sitio. "¡Piénsalo de esta manera!" La Dra. Churchwell gritó a través de la puerta. "¡Si morimos, nunca te librarás de estas malditas cosas!"

El Dr. Hendricks se había contentado con permanecer encerrado en sus aposentos, poniéndose constantemente spray para insectos y llevando un matamoscas bastante grande, por si acaso entraban. Sólo salió a buscar comida y agua, y a revisar los monitores de seguridad para ver si había alguna brecha. Odiaba los bichos. De verdad.


El 5 de abril, salió a la luz que los Mosquitos Keter se reproducían a través de mitosis. Los gritos de frustración y horror eran ensordecedores.


El 6 de abril, el departamento de química decidió encender su campana de extracción para realizar un experimento. Su razón de ser era que si querían vivir la vida lo más normalmente posible, tendrían que seguir experimentando.

Desafortunadamente, encender la campana de extracción significaba abrir la ventilación hacia el exterior. Dejar que el gas tóxico saliera significaba dejar que entrara algo peor. Las últimas palabras de una de las pobres almas de ese laboratorio fueron: "¡Argh, qué descuido masivo, oh Dios, mi piel!"

Los Mosquitos Keter se extendieron por todo el lugar y llegaron en los cuarteles de personal en 5 minutos. El enjambre llegó a la puerta de Hendricks, rompiéndola por pura presión; en respuesta, Hendricks sacudió con locura su matamoscas. La carnicería fue legendaria; ni una pulgada de su habitación no estaba cubierta de intestinos de insectos.

Levantando su matamoscas en el aire, Hendricks emitió un rugido. "¡Ya es suficiente! ¡Estoy harto de estos putos mosquitos en este maldito sitio!" Salió corriendo de la habitación y…


La Directora Weiss, por octava vez en esa reunión, se golpeó la frente. Estaba empezando a tener un punto sensible allí. "Dr. Hendricks, suficiente. Si va a describir su versión de los hechos, al menos mantenga el género consistente; se está moviendo hacia el territorio de la comedia."

"¡P-Pero Directora Weiss! ¡Lo juro, estaban todos aquí! Estaban pululando por todas partes, afuera… ¡habría habido un baño de sangre si no fuera por mí! O tal vez la falta de uno; ¡no sé qué es peor!"

"Dr. Hendricks, ingirió una droga alucinógena destinada a uno de los ratones del Laboratorio 5. Usted se encerró en su habitación durante tres días y corrió alrededor del Sitio 87 con un gigantesco matamoscas, golpeando las paredes y al personal al azar. Tengo el derecho de degradarle al nivel 2 de investigador por tus acciones". La Directora Weiss suspiró, frotándose la cara. "Pero no puedo. ¿Sabes por qué? Porque maldita sea, si la droga no funcionó exactamente como estaba previsto". Ella agitó la cabeza. "Considere esto una advertencia, Dr. Hendricks. Tenga más cuidado al comer en el laboratorio. De hecho, no coma en el laboratorio en absoluto en el futuro. ¿Entendido?"

"S-Sí, señora…" El tímido médico se hundió en su asiento, preguntándose por qué una gigantesca mosca se hacía pasar por el director. "¿P-Puedo irme ahora?"

"Sí. Si las alucinaciones persisten, por favor entréguese al enjambre."

"¿Perdón?"

"Por favor, preséntese en el centro de traumatología."

"Bien, de acuerdo, lo haré." El Dr. Hendricks se levantó de su asiento y salió corriendo por la puerta de la oficina de la Directora.

La Directora Weiss se reclinó en su asiento y suspiró. Podría ser peor, pensó. Al menos no trabajo en el sitio 19.

|Hub|

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License