Asistencia para la Jefa
Puntuación: 0+x

“Jeremy, me decepcionas.”

La Doctora Isabel Helga Anastasia Parvati Wondertainment V, PhD1 fulminó con la mirada sus dedos doblados. El corgi sentado en su escritorio le devolvió la sonrisa, exudando un aire de increíble orgullo sobre el sobre ligeramente húmedo que se encontraba en sus patas delanteras. Isabel se recostó en su silla y suspiró.

"Me estoy reaaaaaaaaaaaaalmente cansando de esto, Jeremy." Ella salto al suelo, enviando su silla rodando a través de la oficina. "Tu hermano nunca fue así." Jeremy se recostó, descansando su cabeza en sus patas. "Nunca me trajo malas noticias, pero contigo, Jeremy, siempre son malas noticias." La silla de respaldo alto se detuvo lentamente.

Isabel se agacho lo suficiente como para estar efectivamente horizontal, sus miembros de fideos se extendieron sin fuerzas. Demasiado esfuerzo para sentarse derecho ahora. Demasiado trabajo. ¿Cuál era el punto en el trabajo? ¿Cuál era el punto en algo más? ¿Cuál era el punto? Ella había recibido la noticia directamente de la boca del corgi: las ventas de este trimestre estaban en el drenaje a traves del horizonte. Fue el peor trimestre en una década de trimestres malos, y la Junta Ejecutiva no estaba contenta.

Varios galones de Helado Quadruple Derivado de Menta con Ondas de Dulce Azucarado Dr. Wondertainment ™ han hecho poco para atenuar las púas en esa carta severamente redactada de la Junta Ejecutiva.

Encontramos que su trabajo reciente es muy deficiente.

¿Carente? ¿Falta? Ella puso su vida, su alma, la totalidad de su ser en cada uno de los diseños. ¿Cómo se atreverían a decir que le faltaba trabajo? ¡Ella era la Doctora Wondertainment! ¡Construyó esta compañía con sangre, sudor, lágrimas y ese desagradable pus que llena los granos!

Los niños ya no compran juguetes. Estaban demasiado ocupados jugando esos horribles videojuegos, que pudrian el cerebro y promovian todo tipo de cosas perjudiciales como el asesinato, el lenguaje grosero y las microtransacciones. Isabel lo intentó, oh ella lo intentó. Su trabajo no faltaba. Las paredes de la pizarra de su oficina estaban cubiertas de garabatos, suficientes ideas para mantener la línea de productos Wondertainment para toda una generación. Pero no serviría de nada si las únicas personas que compraron sus juguetes fueran unos pocos coleccionistas extraños y el número cada vez menor de fieles de Wondertainment. Todo ese trabajo, todo ese esfuerzo, ya nadie le gustó ninguno de sus juguetes. El corazón y el alma se derramaron en su trabajo, y la Junta ladró de nuevo con un silbido "a los grupos de enfoque no les gusta." ¡Grupos de enfoque! Nunca hubo grupos de enfoque en esta empresa!

Pero allí estaban, y la Junta Ejecutiva los quería mucho. ¿Cuál era el punto de poner su corazón y alma si todo iba a ser derribado?

Isabel se deslizó de vuelta a su escritorio y dio la vuelta a la silla. Allí estaba Jeremy, allí estaba el sobre que contenía el informe sobre cómo la marca Wondertainment estaba siendo pisoteada por la Fábrica.

La Fábrica. El mismo pensamiento hizo que todo tipo de palabras brotaran de los pliegues empotrados de su cerebro: palabras feas y enojadas como floozy y fudgenugget y sassafrassin y consarnit y trasero. Sí, eso era. La Fábrica era un trasero. No sabrían lo que era la divertirsion incluso si la diversión decidiera que quería ser un sombrero para traseros y posarse sobre su cabeza.

De hecho, sería una buena idea, un sombrero para tu trasero, de todas formas hay mucha gente que va sin sombreros, así que, ¿por qué no hacer un sombrero trasero para que puedan usar dos sombreros…?

No…no…¿cuál era el punto? La gente pensaría que era estúpido. La gente miraría el sombrero trasero y diría "Oh, ¿qué es esto? ¿Algún juguete de bebé estúpido para bebés que hacen popo? No estoy comprando esto porque no soy un bebé estúpido que hace popo." Pero eso fue estúpido porque todo el mundo hace popo, no solo los bebés y aaaaaaaaaaaaaagh.

Ella necesitaba más helado. Mucho más helado. Algo diferente…Algodón Dulce de Caramelo Colada, Rana Crujiente, Buen Día para Morir (por Chocolate), Bananaramadingdong, Cinco Tipos de Mezcla de Rocky Road, Rizo de Kung-Fu, Vainilla Verdaderamente Intensa, Entropeanuez El Final de la Mantequilla…tantas opciones para elegir.

Bah. Ella lo tendría todo. Se ahogaria en helado. Isabel toco al corgi con el dedo.

"Doink. Oye. Jeremy Ve por Jeremy, Jeremy, Jeremy y Jeremy. Tengo un trabajo para todos ustedes."

Las orejas del perro se alzaron. Jeremy se levantó, saltó del escritorio y salió corriendo de la oficina. Regresó un momento después con otros cuatro corgis. Todos se sentaron frente al escritorio, viéndose adorable y expectante. Isabel se inclinó y los miró con el ceño fruncido con tanta autoridad como pudo con su brillante suéter a rayas de algodón, rosa, azul y púrpura.

"Todo bien. Jeremy, necesito que vayas a buscar las llaves y abrir el almacén. Jeremy, tú y Jeremy seran el montacargas. Jeremy, distraes al Sr. Seguridad. Jeremy, asegúrate de que el resto no lo arruine. Quiero, literalmente, todos los helados que tenemos almacenados aquí, en mi oficina, en el doble."

Los Jeremys ladraron afirmativamente al unísono y regresaron a la oficina con las piernas regordetas.

Isabel suspiró y se giró en su silla, cayendo hacia abajo. Normalmente, esto sería divertido, y ella se reiría con gran alegría, pero ahora no sentía nada. Finalmente, dejó de girar una vez más, y su mirada se posó en el retrato de su padre2, Dr. Reginald Philbert Lionel Archibald Westinghouse Wondertainment III, MD, PhD, DDS, Esq.

"¿Qué quieres, papá?"

La pintura no respondió3, pero se veía muy importante y con bigote. Era uno de esos hombres de bigote de aspecto importante que andaban con otros hombres de bigote de aspecto importante y decían cosas como "sí, bastante" y "oh indudablemente." También se veía muy decepcionado.

"Nunca tuviste que lidiar con los videojuegos, papá. Dale a un niño una de esas cosas y los tendrás comiendo de la palma de tu mano para siempre. La Fábrica puede producir lo mismo todos los años y el se los come y pasan todo el tiempo en la línea y no compran juguetes."

La pintura no respondió.

"Sé que tuviste ese problema con Dark, pero vamos, ayudame un poco…"

La pintura no respondió.

"Sí Yo sé que comenzaste vendiendo latas para patear en las esquinas de las calles, pero estoy a punto de que me devuelvan a la calle y…"

La pintura no resplico.

“¡Cállate, pintura de papá! ¡Tú no eres mi verdadero padre!"

La pintura no reaccionó.

"¿Qué deseas? ¡No soy tan buena como tú, papá!"

Las palabras colgaban en el aire a su alrededor. No tan buena. ¿Ella realmente dijo eso? Sí, sí lo hizo. No tan buena… tal vez la Junta Ejecutiva estaba en lo correcto. Tal vez ella estaba resbalando. No es como si ella pudiera hacer algo al respecto. ¡Traigan el helado!

La puerta de la oficina se abrió.

"¿Jeremy?" Isabel giró su silla alrededor.

Jeremy no estaba allí. En su lugar había una mujer joven, con gafas y de aspecto bastante profesional, con un portapapeles. Era bajita y regordeta4, con cabello cobrizo pardusco guardado en un moño y un monopolio en el mercado local.

Los engranajes de plástico y las baterías AA dentro de la cabeza de Isabel encajaron en su lugar cuando ella determinó que esta recién llegada no solo no era Jeremy, sino que no tenía helado.

"¿Quién eres tú?"

"Emma Aieselthorpe-Brown. Soy tu nueva asistente ".

Isabel parpadeó. ¿Asistente? Ella no necesitaba un asistente. Ella tenía a Jeremy.

"Nunca pedí un asistente."

“La Junta Ejecutiva me asignó aquí. Tengo el papeleo aquí mismo."

"¿Estás aquí para espiarme?"

“No.”

"¿Estás aquí para asesinarme?"

“No.”

“Oh. Bien.”

Hubo un largo e incómodo silencio, como si un elefante invisible hubiera decidido caminar lentamente por la habitación.

"¿Necesita algo, señora?"

"Uh…" Ella ya tenía el helado en el camino, ¿qué más necesitaba? "Una cuchara. Ve y tráeme una cuchara."

"De inmediato, señora." Ella asintió con la cabeza bruscamente, dándole un papel doblado a Isabel antes de salir.

Hmm Isabel leyó la nota.

Dra. Wondertainment -

En un esfuerzo por contrarrestar su reciente caída en la productividad, nosotros, la Junta Ejecutiva, hemos considerado oportuno asignarle un asistente personal para el futuro inmediato. La Sra. Aislethorp-Brown ha sido calificada como abrumadoramente competente en este sentido, y esperamos que sirva como impulso suficiente para mejorar el rendimiento.

- La Junta Ejecutiva, Dr. Wondertainment Inc.

Había una gran cantidad de letra muy fina y mumbo-jumbo legal debajo de todo eso, pero a Isabel no le importaba. Nadie leia esas cosas. Arrugó el papel y lo arrojó en su Cubo de Basura Hambriento Heinrich Dr. Wondertainment ™. ¿Por qué darle una asistente si solo iban a despedirla?

Podría haber sido que la Junta Ejecutiva no intentara despedirla y que no quisiera que fracasara, pero el concepto le pareció hilarantemente estúpido a Isabel. Eran la Junta Ejecutiva, un grupo de viejos y polvorientos ajetreados a quienes les gustaba escribir palabras largas en letras pequeñas y pedir cosas por triplicado. Su trabajo era entrometerse en el estado de las cosas, poner obstáculos, hacer todo lo posible para evitar que ocurriera la diversión. Tratar de burlarlos se había convertido en una especie de juego: Isabel incluso mantuvo la puntuación durante un tiempo. Tal vez solo intentaban parecer los grandes malos para volver a poner en marcha el juego.

Tal vez. Pero eso aún dejaba a la Fábrica para tratar, y la Fábrica no era algo que se tratara. No era administrado por nadie. No tenía inversionistas, ni accionistas, ni CEO, solo millas y eones de engranajes empapados de sangre y almas solitarias que producían la mucosa de sus entrañas, una estructura cancerosa que no buscaba nada más que el mammón que le permitia crecer y extenderse y ofrecer al universo sus residuos a cambio de más recursos.

La Fábrica era buena en su juego. Muy buena.

Emma volvió y le entregó a Isabel una cuchara.

"Gracias." Isabel dijo a medias. Odiaba estar equivocada, o pensar que estaba equivocada, especialmente en este caso porque eso significaba que realmente no tenía ninguna razón para obtener el helado y que no podría disfrutarlo correctamente porque comer por depresión no era nada si no habia una buena razón para estar deprimido.

Hubo otro largo e incómodo silencio. Esta vez fue en forma de hipopótamo.

"Mm-hmm." Emma se aclaró la garganta.

Oh no ella está iniciando una conversación…

"¡Jeremy! ¡Ya es hora de que llegaras! ”Gritó Isabel. Salvado por el perro.

El corgi entró en la oficina, balanceando un cubo de helado sobre su cabeza, seguido por Jeremy y Jeremy, una y otra vez por una línea que se extendía fuera de la puerta de la oficina, una pequeña línea de conga transportadora de corgis. Cada perro dejó caer su helado por turno y salió trotando. Isabel tomó el primer cubo y arrancó la tapa de plástico. Maravillosa Manía de Malvavisco. Buena manera de empezar. Tal vez ella no necesitaba el helado ahora, pero Jeremy ya lo había sacado todo de todos modos, así que podría comérselo.

Ella lo hizo. Otro incómodo y no silencioso silencio pasó en monolítico, horroroso horror. Jeremy continuó trayendo más helado.

"Uh, puedes tener uno también, si quieres. Tengo…" Miró a la creciente pila. "Bunderbelly Arandano Bonanza…"

"No gracias."

"¿Muy Maravilloso Vampiro de Vainilla?"

"No, gracias."

“Napoleon Napolitano Nepotista?”

“Estoy bien."

"¿Incómodamente Sabrosa Explosión Naranja?"

"Yo ya comí."

"¿Mega Carne Mysteriosa?"

"No."

“Como gustes”. Isabel puso los pies en el escritorio y siguió comiendo.

Emma se aclaró la garganta de nuevo.

"Si no le importa que pregunte, señora, ¿planea trabajar pronto?"

"Tal vez, cuando haya terminado con todo esto."

"Ya hay bastante de eso aquí."

"¿Sí y? No es mucho."

"Tomaré su palabra para ello." La expresión de Emma se mantuvo implacablemente neutral. "Pero sigo pensando que es mejor que dejes el helado para otra ocasión y te concentres en tu trabajo."

"¿Tal vez me estoy centrando en mi trabajo? Un par de cientos de cubos de helado para ahogar mis penas debería ser más que suficiente comida para el cerebro." Ella hizo una mueca. "Calcetas Estornudo para Jabberwockys. Ahí. Ideas."

"No es muy comercial."

"Vaya manera de arruinar el estado de ánimo, Nancy Negativa."

"Emma."

"Puedo ver por qué te preocupas, pero los Jabberwocks a veces necesitan calcetas, especialmente en el invierno cuando tienen los snifflies y estornudos."

"Señora, si puedo hacer una sugerencia: tal vez sería apropiado un juguete más comercial."

"No, tu también. La Junta es lo suficientemente mala con eso. Esa es charla de la Fabrica, y nos están sacando del negocio con sus Battleduties y sus Birdvilles."

"Podría haber algo que se pueda hacer al respecto."

La cuchara se detuvo.

"Explicate."

“La Fábrica es, efectivamente, una fuerza irreflexiva. Algo como un animal, ¿verdad?"

"Correcto."

"Una persona no puede hablar con una abeja, pero una abeja puede hablar con una abeja, por así decirlo."

"Entonces…disparamos abejas a la Fábrica."

"No. La Fábrica son las abejas, aquí."

"Está bien, la Fábrica es abejas. Abejas-Trasero"

"Nosotros, la gente, queremos hablar con la Fábrica, la abeja, pero no podemos, porque somos personas y es una abeja."

"Así que para tratar con la Fábrica…"

“Solo tiene que hablar su idioma."

Hablar su idioma…

"Espera…eso es…¡Eso es! ¡Cómo no lo vi antes, ¡Eso es!" Isabel saltó de la mesa, tiró el cubo de helado por el suelo y agarró a Emma por los hombros. Una sonrisa maníaca iluminó su rostro. "Eso es! ¡Tomamos el juego de la Fábrica y lo usamos contra él! ¡Es lo último que esperan de un viejo y absurdo Wondertainment! ¡Aislethorp eres una genio!" Isabel sembró un beso excesivo y ligeramente descentrado en la cara de su asistente antes de saltar, hacer piruetas y pasar a una pequeña danza de la victoria. Emma se secó la cara con la manga.

“¡Sabotaje corporativo!” Isabel continuó bailando. "¡Eso es lo que haremos! Nos colamos en la propia Fábrica, desordenamos todo y huimos riendonos, ¡y luego los golpeamos con la línea de juguetes más grande y mejor de la historia de Wondertainment! ¡Será un coop-dee-grass!" Ella aplaudió, deteniendo el baile. Oh esto fue bueno. El juego estaba de vuelta. Ella le mostraría a la Junta, le mostraría a la Fábrica, volvería a poner Wondertainment en el mapa. La Doctora no era debil, ella lo probaría.

“Preparese, Señorita Aiselthorp." Isabel sonrió. Era una sonrisa salvaje, infantil, el tipo de sonrisa que venía con las travesuras de patios de la escuela y varias situaciones pueriles. "¡Estamos a punto de embarcarnos en una AVENTURA EN EL CAPITALISMO!" Tomó una pose dramática para enfatizar el punto, un brazo apuntando hacia el cielo, el otro sujetando a Emma en una llave de cabeza.

Emma no parecía particularmente atraida por nada de esto.

"Voy a empezar a empacar el Wondermobile."

“¡Excelente!” Isabel hizo un puño triunfante. "¡Jeremy! AL LABORATORIO5

Los corgis se congelaron, y al unísono dejaron caer su helado. Más de ellos entraron en la habitación, pululando en una vasta alfombra peluda. Isabel extendió los brazos y se dejó caer graciosamente sobre sus espaldas, riendo como loca cuando la sacaron de la oficina.

Emma esperó pacientemente a que saliera el último perro antes de irse, y tomó un litro de Papal Papaya ™ al salir.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License