"Apakht"
Puntuación: 0+x

En uno de los subniveles de Sitio 10, la Dra. Yara Mirski levantó la piedra preciosa a la luz con una mano enguantada, en un gesto que había repetido cientos de veces anteriormente. Admiraba sus contornos negros, rotos por el patrón blanco moteado y la filigrana de oro envuelta alrededor de su exterior.

SCP-001-Delta. El cuarto punto SCP considerado un artículo 'prime', o '001'. Uno de los varios que tenía una mano en la creación de la Fundación. Y, en opinión de Yara, con mucho, el más frustante.

Por un lado, no había mucho más que saber acerca de Delta en el Nivel de seguridad 5.

La mayoría de los otros artículos 001 tenían una gran cantidad de información falsificada unido a ellos, lo mejor para confundir a los investigadores cada vez más curiosos. Algunas versiones fueron alteradas más allá del reconocimiento. Como Iota, el favorito de Yara. Algunos meta-humores para dar a los fisgones una crisis existencial. Algunos fueron fabricados enteramente - notablemente, Beta, que era un poco sorprendente, ya que era sólo un monstruo ordinario. ¿Qué era tan inusual o sorprendente en eso, en comparación con las Tortas Keter o el Proyecto Rho? Pero Beta fue un invento de la nada; todo era ficción, además de su sistema de clasificación antiguo.

No es así con Delta. Delta era bastante extraño por sí, que la gente siempre asume que los archivos que habían desenterrado fueron alterados. Ellos estaban equivocados. Delta fue el más directo 001. Una cerradura que parecía "contener", literalmente, nuestro universo, y también algo llamado "Apakht." Parecía una broma de varios programas de dibujos animados, una broma agravada por el hecho de que era verdad.

Y Delta, el bloqueo, aún le faltaba la llave. No es que los O5s no habían tratado de romperlo, especialmente los más asustadizos que no le gustaba la idea de que nadie contiene nada más que ellos. Uno de ellos tenía en su cabeza que Delta abrió el Cielo. Mantenido divagando sobre algo llamado la Iniciativa Taumiel. No importaba. Ni siquiera SCP-005 podría acceder a la abertura, y ninguna bomba de megatones podría romper la cáscara de Delta.

Yara sintió el calor de la piedra Delta a través de sus guantes, y pensó que tal vez era una suerte que todos los intentos para desbloquear Delta había fracasado.

Ella todavía estaba reflexionando sobre esto cuando la primera bocina sonaba.

El Heraldo odiaba su nombre código.

"El Heraldo". De Verdad. Tan muy jodidamente dramático. No quisieron dejar de usarlo, tampoco. Para mayor seguridad, dijeron. Heraldo. Heraldo. ¿Heraldo? Heraldo, Heraldo, Heraldo. Quería matar al hijo de puta que se le ocurrió eso.

Sin embargo… con tal de que eran las instalaciones del Sitio 10, no iba a pensar en sí mismo por cualquier otro nombre, pero Heraldo. No es su nombre, definitivamente no de género. El Heraldo era un él, ahora, y podría seguir así hasta que esto se acabe.

Sin duda, la capacidad de la Fundación de leer la mente no era precisamente de tal grado, pero teniendo en cuenta qué está en juego, no estaban pensando en tomar un riesgo adicional. Sobre todo no con un 001. Especialmente no con Delta. El Heraldo estaba familiarizado con los procedimientos de contención de Delta, enlistados y no enlistados, tal vez demasiado familiar… no, mejor no pensar en eso.

El Heraldo rasgó a través de la carcasa de contención exterior alrededor de la Bóveda de Archivos Primarios, haciendo una ligera mueca ante la facilidad con que la aleación de acero se desprendida. Las torretas auto-defensa llegaron a continuación, seguido por el baño químico. La resplandeciente forma blanca del Heraldo soportó el castigo y destruyó las torretas con un gesto de su mano.

Un batallón de procedimientos de contención cuidadosamente elaborados, se hicieron inútiles en momentos. El Heraldo se empujó cuidadosamente de vuelta a los recuerdos tamizados en su cerebro.

El Heraldo llegó a la Bóveda, la bien llamada cámara masiva octogonal en forma de prisma de contención, de diseño personalizado, precisamente, con el propósito de contener a SCP-001-Delta. Hasta ahora, se había hecho un muy buen trabajo.

Estaba hecha de hormigón armado y acero, con un portal de acceso de tiempo-bloqueo en el techo. Prácticamente nada se podía conseguir a través de ese portal.

El Heraldo hizo una mueca. La Fundación simplemente no contó con la escala exacta de su poder. Esto tenía que cambiar - rápidamente.

El Heraldo salió del portal solo y arrancó toda la parte frontal de la bóveda.

Avanzó dos pasos y se detuvo.

El Baúl debía estar vacío… No fue así.

En realidad, había una mujer sentada en este. El Heraldo la reconoció. Dra. Yara Mirski. Haciendo una investigación sobre 001-Delta.

Un pensamiento peligroso, el pensamiento de ella, burbujeaba en la cabeza del Heraldo - suprimido rápidamente - pero era una distracción para una segunda llave.

Mirski sostenía lo que parecía ser una pistola arpón con esteroides, apuntando hacia adelante. No parecía sorprendida de ver al Heraldo, no del todo—

Ella apretó el gatillo.

¡Maldita sea!, pensó el Heraldo, mientras el tornillo se empaló a través del pecho.


Yara Mirski no sabía qué esperar del invasor, el "Heraldo", que se viera así, ella no iba a dejar que este la perturbara ahora que ella estaba viéndolo.

Pero lo que realmente veía era muy sorprendente.

Tenía la forma de una persona, brillando en su totalidad, blanco uniforme. Ella no podía entender las características de su rostro. No podría decir si era hombre o mujer.

Y había algo más al respecto - algunos sentidos en ello - que se sentía puramente de otro mundo, hecho difícil de ver. No eran sólo las cien alas que brotan de su espalda. Ella se acordó de las historias de la Biblia que había oído en la iglesia, las que implican ángeles. Cómo involuntaria mortal caería de rodillas en el culto, sólo para que el ángel se detuviera, ella tiró de sus pies, y lo reprendió, ya que sólo debia estar dirigiendo su adoración al único y verdadero Dios viviente.

También hubo, por supuesto, el arpón en el pecho, pero ella lo había puesto ahí. Casi se había olvidado, mirando fijamente el rostro de el Heraldo, hasta que su resplandor comenzó a oscurecerse y un poco de esa intensa energía blanca comenzó a concentrarse en el arpón.

Gracias a Dios, pensé que estaba funcionando. Después se rió ante la ironía.

El Heraldo no movió su mirada de la de ella. Sólo sus manos se movían, llegando al arpón. Sabía que no podía quitar el perno del arpón totalmente encendido, no mientras estaba causando una distancia esencial del ser. Pero el Heraldo no trató.

En su lugar, lo desmanteló. Abrió la carcasa, sin envolver el cableado interno, llegó a la fuente de alimentación y la abrió con una pizca de sus dedos. Inmediatamente la luz regresó a su fuerza.

El Heraldo arrojó los restos del arpón ahora inútil a un lado y se dirigió hacia ella. Él levantó el bloqueo de sus dedos inertes.

Yara Mirski cayó de rodillas.

"Oh, deja eso", dijo el Heraldo. "No voy a matarte."

Su voz la sobresaltó y regresaron sus sentidos. Fue meliflua y de otro mundo, todavía sin género perceptible, pero informal, poco dramático. Y… cansado.

"No seas tan dura contigo misma", dijo. "De Verdad."

Ella dimensionando al Heraldo de nuevo. Ninguna herida era visible desde donde el arpón había atravesado el pecho. Debería haber sido un enorme agujero. No había nada.

No veía a ella. Estaba examinando la cerradura.

"Esto fue muy limpio", dijo. "Casi funciono. Otro tiempo, otro lugar… tal vez lo habría hecho."

"¿Por qué no lo hizo?" ella preguntó.

"Si te dijera eso", dijo el Heraldo, "… bueno, entonces sabrías."

No podía pensar en una respuesta a eso.

El Heraldo metió la mano en su forma y sacó de sus ropas… El elemento que, de alguna manera, Yara sabía que iba a tener. Un Objeto pequeño adornado, se asemejaba a una llave. Exactamente como lo había visto en los bocetos recuperados.

Se veía tan pequeño. Así ordinaria.

"Detente", dijo Yara. "Espera. Por favor. Sé que tienes… Es obvio que quiere hacer esto. Pero piensa, por favor. ¿Tienes alguna idea de lo que podría estar ahí? ¿Usted sabe—"

"En realidad…" El Heraldo parecía reírse un poco. "Sé exactamente lo que hay allí."

Yara sintió un poco de frío. Hechizo de contención… "Apakht", dijo.***

"Apakht," el Heraldo de acuerdo. Insertó la llave en el bloqueo, y giro la llave.

Hubo un pequeño flash y algo sobre el mundo fue cambiado irrevocablemente.

Por un breve momento, el Heraldo no era un ser angelical con cientos de alas brillantes. No era nada más que un ser humano ordinario.

Sus ojos se encontraron.

"Te conozco", dijo Yara, sin pensar. "Tu eres—"

No pudo terminar las palabras. Ni siquiera se le ocurrió la idea en la cabeza. Es - es - el Heraldo, estaba haciendo algo para detenerla.

"Lo siento", dijo el Heraldo. Su resplandor brillante había vuelto en su totalidad. "Nada personal." Miró al bloqueo, como viendo. O escuchando.

"¿Qué hiciste? ¿Qué es? ¿Qué es lo que desataste?" Podía sentir algo que vibraba en la parte posterior de su cerebro. Sus ojos seguían siendo atraídos por el bloqueo. Era exactamente el mismo, visualmente, pero también era muy diferente. "¿Qué es Apakht?"

"Es el final", dijo el Heraldo.

El tejido de la realidad comenzó a rasgarse ante sus ojos.


Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License