Annon
Puntuación: +2+x

Advertencia: si te gustó la forma en que Ecce Perago terminó, no sigas leyendo. Si disfruta de la idea de una Fundación Oscura, o tiene una baja tolerancia a la extravagancia, esta puede no ser la historia que desees leer. Si, por otro lado, te gustaría ver al Nuevo Administrador recibir lo que merece, entonces, sige leyendo.

Quince minutos fue todo lo que necesitó. En quince minutos, el mundo había cambiado, incluso si nadie se había dado cuenta. El Administrador miró su trabajo y se sintió orgulloso. A sus superiores siempre les habían desagradado sus ideas. Todos creían que el libre albedrío era una gran idea. Solo el Administrador sabía que la gente era estúpida. Necesitaban ser liderados, ser guiados. Él era quien debía hacerlo ahora, con todo este poder al alcance de su mano.

Todo este poder. Dicen que el poder absoluto corrompe absolutamente.

Enh. Lo suficientemente cerca, para el trabajo de la Fundación. El Administrador sonrió bajo su bigote mientras se ponía a trabajar, implementando cambios que llevarían al mundo a un estado más ordenado. Poco sabía él, que sus planes no eran los únicos planes que había. La Fundación planeó para todo. Incluso un O5 renegado.

13

Todos sus planes habían sido construidos a partir de una suposición, una mentira útil. El O5 que lo había reclutado le dijo que no había O5-13. Que la 13ª votación se transfirió de un O5 a otro, lo cual era cierto. El 13° O5 no tenía poder temporal. Si bien a menudo lo invitaban a escuchar las reuniones del Consejo Supervisor, y muchos de los miembros del consejo atesoraban su consejo, nunca había sido el más…estable.

Veras, el 13° O5 hizo su hogar en un sitio que no era exactamente un sitio. Si bien los que habían estado allí no vieron nada inusual al respecto, el Sitio 67 no figuraba en ninguno de los libros oficiales de la Fundación. Era un SCP, uno bastante poderoso, y uno conocido como una "pequeña caja negra". Sin número, solo un nombre. La Casa. La forma más fácil de ocultar algo es ponerlo a plena vista. Entonces, se construyó un hito natural a su alrededor, y aquellos que tuvieron que visitarlo se les dio a creer que era simplemente otro SCP.

El 13 fue un hombre especial. Para sobrevivir en la casa, uno tenía que ser. Después de todo, el tiempo dentro de este SCP fue un poco inusual. Si usáramos referencias de cultura popular, podríamos emplear la frase 'Bola de Timey Wimey'. Dentro de la casa, la Casualidad no solía seguir su efecto, y fácilmente podía crear un bucle uno en el otro. Entonces, el día 13 tenía que ser diferente, debía poder pensar en más dimensiones que el hombre promedio. Esto, por supuesto, resultó en que él, según nuestros estándares, no estaba del todo allí.

"Creo que podrías estar empezando a aburrir a la gente. Esto es una gran cantidad de antecedentes que superar".

…Por supuesto, cuando uno pasa mucho tiempo usando su mente para explorar todo tipo de horrores y poder, uno a veces se confunde en cuanto a si la habitación en la que uno se encuentra tiene tres paredes, o cuatro. Entonces, en lugar de tratar de explicarlo, veamos qué pasa.

"Gracias", dice 13, a nadie específico. Pocos son los que entrarían en su oficina. El Sitio 67 no recibe muchos visitantes. Él es un hombre alto, pelirrojo, de piel pálida, pero sin pecas. Las paredes de su oficina están cubiertas con estantes de libros, y aún más libros de alguna manera permanecen en su lugar en sus estantes en el techo. Una computadora vieja y simple se sienta en su escritorio, una Apple IIe, que aún luce prístina y nueva. Actualmente está absorto en los informes de la última (desde su punto de vista) exploración en su casa, cuando una luz roja parpadeo en su pantalla.

"¿Qué es todo esto? Ah, sí, la toma de control de Mann", murmura para sí mismo. Él murmura para sí mismo mucho. A veces, incluso está todavía en la habitación cuando murmura para sí mismo. A veces, murmura de nuevo. Ayuda. "Pensé que todavía tenía otra semana antes de que sucediera eso". Sus dedos vuelan sobre el teclado, leyendo los informes mientras se archivan. "Ah, sí, interesante. TPK completo. Bueno, casi completo. Ja. Deberías haberte tomado un tiempo para averiguar más, Mann. Siempre estas demasiado ansioso. Bueno, veamos qué podemos hacer al respecto". Este comentario aparece dirigido al viejo que está de pie junto a su puerta, que parece todavía sosteniendo sus tijeras de jardinería.

Siempre hubo fallas en la caja fuerte de la Fundación. Todos y cada uno de los O5 siempre tenían una docena más o menos a mano, listos por las dudas. Mann había descubierto los que protegían los O5, pero no había aprendido sobre los protocolos de reemplazo.

Que fue lo que inició 13, con unos pocos clics de su mouse.

12

"¿Está…está muerto?" El asistente sin nombre, al que ahora llamaremos Tim, por la facilidad de la narración, miró por la puerta, observando. Había agarrado al primer agente que vio, una vez que su mente se aclaró.

"Sip". El Agente Lament hizo un esfuerzo por revisar el pulso del cadáver, y luego se inclinó sobre sus talones. "Ya lo puedo decir por el gran agujero donde deberían estar su mandíbula y su pecho". Lament le quitó las gafas al antiguo Supervisor, curioso por ver quién podría estar detrás de ellos. Nadie a quien reconociera. Pero, entonces, no lo haría.

"Bueno, agente, yo-" Tim hizo una pausa, con los ojos vidriosos. Después de todo, O5-4 no era el único que podía plantar comandos en las mentes de las personas. "Por la autoridad conferida a mí, quienquiera que tome las gafas de su cuerpo se llamará O5-12 en su lugar. Agente Lament, usted nunca fue la primera opción, pero usted todavía es capaz de lo que necesitamos. Espero". Tim se desploma, le duele la mandíbula. "Yo…¿qué…acabo de hacerte…?"

Lament no puede evitar sonreír. Supervisor nunca fue en realidad un objetivo suyo, pero, desde que se lo ofreció…

"Bueno. Tal vez no puedo hacer un mejor trabajo que esta pobre alma. Pero al menos aun-"

Se pone las gafas de sol.

"Puede traer mi alcohol".

11

Clef se reclinó hacia atrás, mirando al cadáver. O5-11 había sido un buen amigo, una vez. Once, o, como se lo conocía en aquel entonces, Jings, había sido el agente que había entrenado a Clef, cuando se unió por primera vez. Cuando Jings fue ascendido, Clef había esperado que el viejo cambiara las cosas. Habían hecho planes, habían hablado de todo. ¡Harían cosas geniales, con Jings en el lugar para mejorar las cosas!

Pero nada había cambiado. Oh, claro, al principio, Once mejoró las cosas, alivió algunas restricciones sobre los humanoides seguros. Pero él no dejó ir a ninguno de ellos, como habían dicho. No cedió en las muertes de los Clase-D. Eventualmente, se convirtió en solo otro Supervisor, reprimiendo a cualquiera que tratara de mejorar las cosas.

Mann podría no ser la mejor opción para hacerse cargo, pero al menos seguiría su plan.

¡Ja! Como si Clef dejaría que alguien más se hiciera cargo. La única persona en este mundo en quien puedes confiar, eres tú mismo. Clef se acercó al cuerpo de su amigo muerto, y le quitó la pulsera.

"Si hubiera un paso más allá de Jakemate, diría eso. Pero por ahora, digamos que gano". Él desliza la pulsera en su propia muñeca. "Siempre gano."

10

Algunas transferencias de poder fueron épicas. Algunos fueron bastante interesantes. En el caso de Ten, fue una simple cuestión de un correo electrónico marcado como 'Urgente' que aparecio en la bandeja de entrada de una tal Dra. Moose. Se tomó un momento para leer el contenido, luego suspiró y puso los ojos en blanco. "¿En serio? ¿Yo, un O5? Vete a la mierda".

9

O5-9 fue el O5 más desafortunado.

El Dr. Bright miró su teléfono celular e hizo una mueca. "Joder. ¿Nueve cayo de nuevo?" Él tocó sus dedos y frunció el ceño sobre ellos. No había nadie en el sitio actualmente que se ajustara a las especificaciones…No, espera. Había uno. Sí. Dos pájaros, una piedra. "¡Joshua!" Llamó a su secretaria. "Dile al Agente Elroy que se encuentre conmigo en los ascensores".

Unos minutos más tarde, el doctor y el agente bajaban por el eje principal juntos. Bright miró fijamente los números mientras marcaban, hacia el final del sitio. Yoric, por otro lado, se inquietó, tarareó y, de otro modo, se volvió molesto. Fue su regalo. Finalmente, no pudo contenerse más. "Mira, Jack, si esto es sobre el incidente de la cafetería-"

"No se trata de eso."

"Ah, luego alimentar con mantequilla de maní a Kane, mira, fue realmente gracioso-"

"Eso tampoco".

"¡Esa chica me dijo que tenía 18 años!"

"…Esa excusa nunca funcionó para mi tampoco. Yoric. Te dejaran entrar en secreto varios pasos por encima de tu nivel de seguridad actual. Así que cállate y haz lo que te digo".

El resto del viaje continúa en silencio. Si hubiera sido cualquier otro médico, podría haberse preocupado por lo que planeaba hacer. Pero Jack había dejado de hacer conexiones emocionales con sus compañeros de trabajo. Sabía que siempre terminaba mal.

El elevador se detuvo en el fondo del sitio…y luego se movió de lado durante un tiempo. Yoric lanzó una mirada inquisitiva al Jefe de Personal, pero optó por no preguntar. No fue hasta que las puertas del ascensor se deslizaron hacia atrás para revelar un letrero en otra puerta que él realmente habló. "¿Nueve Seis Tres Dos? Espera, ¿hay más de ustedes?"

Jack abrió la puerta y entró. La habitación era pequeña, una ventana grande que mostraba la habitación más allá, en la que descansaba una caja sobre un pedestal. "Yoric. Esto es muy importante. Necesito que vayas a esa habitación, abres esa caja y me devuelvas el objeto dentro". Él suspiró. "He sido autorizado para darte el 006 que has solicitado si lo haces".

Cauteloso, pero optimista, el Agente Yoric Elroy pasó a la habitación contigua. El Dr. Bright cerró la puerta detrás de él, luego se volvió hacia la ventana para mirar. 963-2 siempre había sido su pequeño y sucio secreto. Fue su culpa que se haya creado. Yoric abrió cuidadosamente la caja y, cuando nada saltó hacia él, extendió cuidadosamente una mano enguantada para recoger el extraño símbolo de metal que había dentro. "Este es el ¡ARGH!" El agente gritó con horrible dolor cuando su cuerpo fue agarrado por una fuerza invisible. Sus huesos, su carne, todo su cuerpo fueron arrancados de un lado a otro. Bright se quedó mirando, con las manos a la espalda. Esto es lo que obtienes cuando trabajas con materiales inferiores. Bien. No importaba En unos pocos minutos, Yoric se habría ido por completo, para no ser visto nunca más. Y su cuerpo se elevaría como O5-9, el Supervisor que pensó que podría ser inmortal. Bright tendría que ponerlo al día. Uno de los problemas del 963-2: solo había copiado los recuerdos hasta el punto de la primera muerte de Nueve. No importaba.

Después de todo, O5-9 era el O5 más desafortunado.

8

Desiree Talleh entró en el apartamento del O5 como si fuera la dueña del lugar. Ella siempre había tenido la costumbre de estar en el lugar correcto, en el momento correcto. ¿Y ahora? Iba a estar en el lugar correcto, en el momento correcto, para terminar con un O5.

Desiree era una chica joven, de ascendencia africana, con el cabello recogido en trenzas, mirando el mundo a través de vasos de coque. Ella abrió la puerta del baño, y se acercó para cerrar el agua con un guante de cocina. Ella miró los restos de Ocho con cierto disgusto. Ick. Sopa de Supervisor. Todavía. La Señorita Talleh metió la mano en la suciedad y buscó el pequeño anillo. Fue su elección convertirse en Ocho, y si alguien quería detenerla, bueno, ella había estado planeando esto por mucho más tiempo que ellos. Ella no tenía miedo de pedir ayuda a amigos en lugares escamosos.

"¿Yo y Clef como O5? ¿A qué esta llegando la Fundación? Luego pedirán a 343 que se una". Y ella se río, por una broma privada.

7

El Dr. Gerald miró los restos ardientes de su vehículo. Las llamas se podían ver fácilmente a kilómetros de distancia, pedazos del auto se extendían por el tercio superior de la carretera en la que había estado conduciendo. Giró la mano hacia un lado y otro, estudiando el palillo de marfil que llevaba en el centro de la mano. "Huh. Supongo que esto significa que soy un Supervisor ahora, ¿eh?"

Miró hacia abajo, estudiando el suelo muy abajo. "Ahora si pudiera salir de este árbol".

6

Black miró lo que había forjado, y el rabillo de su ojo temblo, solo un poco. Su mentor y su compañero, ambos muertos por su mano. No debería haber sido así. Se suponía que debía haber dado su vida por Seis. Thompson era demasiado bueno para morir como un tonto. Pero así fue como sucedió. Todo lo que podía hacer era seguir.

El primer paso fue quitarle el sombrero y las pistolas a Seis. No eran especiales, pero significaban algo para Black. Las pistolas con perlas estaban metidas en su cinturón, el sombrero colocado con gracia sobre su cabeza. Luego, con cuidado, reverentemente, Black recogió el bastón. "Esto no se mantendrá. Serás vengado".

5

"Me siento como la maldita Dorothy", murmuró Sorts mientras se quitaba los zapatos del cuerpo del O5-5. "¿En serio? ¿Zapatos? ¿Quién hace un objeto de autoridad con malditos zapatos?" Frunció el ceño, estudiándolos más cerca. "Está bien, estos realmente se sienten como un… MIERDA SANTA es piel humana".

Hace una pausa, pensando en su declaración. "Eso en realidad no debería sorprenderme. Los enanos …esos me sorprenden. Carajo, odio estos camafeos".

Mientras se alejaba para conseguir los zapatos redimensionados para él, una docena de instancias de SCP-5555-J bailaron sobre el cuerpo del ex Supervisor. Cantaron, en una especie de unísono. Estoy seguro de que puedes adivinar la canción. Comienza 'Ding dong'.

3

"Oye, Josh".

"¿Que paso Gnosis?"

"Ese programa se colgo".

"¿Cúal?"

"El que ocupa toda la memoria en el Cray".

"Ah, carajo. Oh bueno, solo utiliza las copias de seguridad y reinicia el maldito aparato".

"No hay problema."

2

'¡Ding! Tienes un nuevo video mensaje'.

La Doctora Sophia Light levantó la vista de su trabajo con un suspiro. Si no era una cosa, era otra. A veces, echaba de menos ser miembro del Staff Junior bajo Bright. No, olvida eso, eso es algo que nunca se perdió. Pero a ella no le importaría menos papeleo. Un descanso del trabajo era bienvenido en este punto.

El video empezo con una mujer muy vieja y familiar. "Sophia. Si recibes este mensaje, no solo estoy muerta, sino que nunca encontré una manera de contarte. Sé lo que estás pensando, y no, no soy tu madre, abuela o tal. Es una historia larga, pero digamos que si alguna vez necesitas reiniciar el universo, asegúrate de estar dentro de él primero. Tu computadora está recibiendo una actualización con todos mis archivos. Veras, vas a tomar el control por mí. Eres O5-2. Buena suerte." La alimentación de video se corto y luego se volvio a encender. "Nota al margen: ¿Por qué diablos los viajeros siempre van tras Hitler? Tiene que ser el hombre más afortunado del mundo. Mira la posibilidad de su SCPness".

Light suspiró, frotándose las sienes. ¿Menos trabajo? Nunca.

1

"…y es por eso que he decidido pasarle mi manto", continuó el video, mientras el Dr. Gears estudiaba la pálida gabardina en sus manos. Su rostro, como siempre, no traicionó ningún rastro de emoción. "Hice todo lo que pude para guiarte a este punto, donde tu puedes controlar la Fundación. No importa lo que alguien intente decirte, tu papel es el primero entre iguales". El hombre que habla no traiciona ninguna emoción, una entrega inexpresiva que no cambiaría aunque estuviera muriendo mientras grababa el mensaje. Lo que probablemente era el caso. "Y al final, solo quiero decirte, que estoy orgulloso de ti".

En ese momento Gears mira hacia la pantalla, congelando la imagen antes de que termine. Miró al hombre en la pantalla durante varios largos minutos, dejando que todo se procesara. Ahora era el hombre a cargo, el Supervisor en la parte superior de la pirámide. Él debería sentir algo. Un poco de…algo. Pero él nunca lo admitiría.

Simplemente asintió con la cabeza hacia la imagen en la pantalla. "Gracias, padre. Descansa en paz".

4

"Sí, sí… ¡ja! ¡Eso sería perfecto!" Mann no pudo evitar reír para sí mismo. Tanta información, tantas cosas que él puede hacer. "¡010! ¡Podemos expandirlo! ¡La humanidad hará lo que se necesita hacer, no lo que quieren hacer!" Sus dedos parpadearon sobre el teclado, y luego se detuvieron cuando su pantalla se congeló. "¿Acceso denegado? ¿Qué clase de mierda es-"

"Oye, cuatro, ¿cómo te va, hombre?" El joven adolescente en la pantalla sonrió. "Oye, perdón por ser quien te diga esto, pero el Consejo O5 ha tenido un voto de desconfianza, y, welp, ¡estás fuera!"

"¡Consejo O5! ¡NO HAY CONSEJO O5!" Mann hizo una pausa, tomando una respiración profunda y poniéndose de pie. "Aparentemente, no te borré tan bien como lo había planeado. Eso puede ser fácil…" Una vez más, Mann fue interrumpido, ya que 11 videos más aparecieron en su pantalla, cada uno de ellos lleno con el oscuro contorno de una cabeza y hombros humanos. Cada uno de ellos mostró las palabras "Sin confianza" en verde en la parte inferior.

"¡No! ¡No! ¡Hice esto! ¡Lo planeé todo! ¡No puedes hacer esto! ¡Soy el Administrador! ¡El poder es mío! El poder es—" ¡BANG! Mann, sin la mitad superior de su cabeza, da dos pasos, todavía tratando de decir palabras. Un segundo disparo de pistola resuena en toda la habitación, y Mann cae al suelo, su cuerpo se contrae. Su atacante dispara dos veces más, y, finalmente, el Mann que fue el Administrador yace muerto. El hombre que lo mató se desliza en el asiento recién desocupado. Aún tibio.

"El Dr. Mann está muerto. Tomó un poco para matarlo, parece que los archivos eran correctos acerca de él haciendo aumentos en sí mismo. Voy a poner a los muchachos abajo en investigación a darle una mirada. ¿Hay algún asunto apremiante para el consejo, esta vez?" Negativos de cada uno de los miembros del Consejo. "En ese caso, yo, Frederick Heiden… mierda, quiero decir O5-4, declaro este Encuentro del Consejo cerrado".

O5-4 miró al cadáver de su predecesor. Había sido un día largo. Solo iba a hacerse más largo. Se tomó un momento para patear el cadáver en el costado. "Maldita sea, imbécil. Esto no era lo que quería".

Y luego volvió a la computadora y a sus deberes.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License