Ambrose NYC: Una Cena "Única"

Una

Cena

"Única"

Lo peor que he visto.
Aaron Kingston
Una lectura de diez minutos.
☆☆☆☆☆ (0)

nyc.jpg
Puntuación: +1+x

Aviso: Comienzo con una pregunta directa al propio Sr. Chaz Ambrose. Usted puede, a su gusto, leer la primera sección de esta reseña, pero como probablemente usted no es Chaz Ambrose, no le será necesario. Si usted es Chaz Ambrose, lea lo siguiente, al menos.


Al Sr. Ambrose:

¿Cuál fue el proceso que llevó a la creación de Ambrose NYC? ¿En qué medida participó usted en el proceso? Seguramente, dado que su nombre figura en casi todas las cosas del local, estuvo involucrado en gran medida. Seguramente, dado que se enorgullece de la reputación de sus establecimientos y de la calidad de la comida que sirven, debe haber comido en el local al menos una vez. Y si podemos suponer que ha comido antes en el local, ¿cómo es que la comida servida pasó el examen de sus presumiblemente rigurosos estándares? ¿Es éste el tipo y la variedad de comida que usted mismo consume regularmente, si es que puede ser tan generoso como para llamarlo comida?

¿Ha tenido alguna vez la oportunidad de entrar en Ambrose NYC "de incógnito" o incluso de intentar experimentarlo a través de los ojos de un cliente normal? Si es así, ¿qué opinión le merece el servicio? ¿Estaba a la altura de la calidad que anuncian en todos sus locales y de la que se enorgullecen? ¿Llegó la comida que pidió a su mesa, o le sirvieron artículos misteriosos que ni siquiera recordaba haber visto en el menú? ¿Le sirvieron la comida puntualmente y a tiempo, o incluso algo que se acerque a esos conceptos?

Si la respuesta es la que yo espero (o quizás, espero) que sea - que nunca ha puesto un pie dentro de Ambrose NYC - entonces le animo a que lo visite. Confío en que su reacción a la experiencia gastronómica que recibirá será del mismo tipo que la mía. La alternativa es que apruebe la experiencia en este lugar, y eso es simplemente una idea demasiado descabellada como para empezar a considerarla.


Decoración

Ambrose NYC hace todo lo posible para captar la sensación de americana1 a pesar de una completa falta de comprensión de lo que eso realmente implica. Esto es comprensible, ya que el Sr. Ambrose procede de Londres y ha estado poco expuesto a la cultura estadounidense. Sin embargo, cabría esperar que otra persona en el proceso de diseño se hubiera opuesto a las cuestionables decisiones de diseño tomadas en la decoración de Ambrose NYC y hubiera hecho algo para detenerlas. Pero, por desgracia, no parece haber habido nada de eso antes de la inauguración, y estamos condenados a vivir con Ambrose NYC.

nyc-1.jpg

Una de las fotos menos horteras que pude tomar.

El interior de Ambrose NYC parece una horrible fusión de casi todos los tropos posibles que uno podría esperar ver en un "pequeño restaurante americano" genérico, pero de tal manera que no se produce ninguna sinergia. Hay islas con encimeras situadas en el centro del local, rodeadas por todos los lados por cabinas. Entre las mesas y las sillas hay máquinas expendedoras y tocadiscos inoperantes, que a menudo estorban el tráfico. ¿Quizás el efecto casi laberíntico de la planta es lo que provoca estos retrasos en la entrega de la comida?

En mi mesa no había iluminación natural. Al parecer, estábamos lo suficientemente metidos en las entrañas de Ambrose NYC como para que el mundo exterior no fuera más que un recuerdo fugaz. Nuestro entorno estaba mal iluminado y, aunque la decoración parecía similar a la americana que había visto al entrar, estaba todo tan oscuro que apenas podía distinguir nada. Los cuadros de la pared me resultaban familiares, pero no podía verlos con claridad para identificarlos.

Las sillas y las mesas no son ni cómodas ni grandes. Incluso cuando tuve la suerte de ver nuestra antigua vajilla, mi mesa apenas tenía espacio para dos platos y, sin embargo, estaba pensada para que se sentaran tres. La disposición de los asientos parece tener tanta variación como el resto del diseño del restaurante. En mi mesa había dos asientos diferentes: un taburete corto sin respaldo y un asiento incómodo, y una silla de madera que parecía más apropiada para un niño. También había la notoria ausencia de una posible tercera silla, de la manera que rompe la mente. Mi mujer se sentó en el taburete y yo cogí la silla, que no llegaba hasta la mesa y me vi obligado a sentarme sobre mis pies para alcanzarla. Hicimos lo posible por ignorar el agujero en forma de silla.

En un momento dado, salí para intentar encontrar un baño. En el camino, pasé por una cornisa, marcada por una barandilla endeble y mal asegurada. Mirando hacia abajo, pude ver que había un gran pozo, que se extendía varios pisos, con ventanas que daban al pozo, con cocinas en los otros lados. Esto era desconcertante, ya que había varios niveles de cocinas, y sus vistas desde el exterior solo daban a un pozo lúgubre. La zona en la que me encontraba no era muy transitada, por lo que las ventanas no parecían servir para que los clientes vieran la preparación de la comida.

Finalmente conseguí encontrar los baños, aunque no había ningún cartel en las paredes. De hecho, lo único que había en muchos de los pasillos eran extraños sigilos y runas sin un significado claro. Parecen haber sido colocados meticulosamente, pero no hay ninguna lógica sensata en ellos. Incluso con una formación en ocultismo, no pude entender nada de los escritos garabateados. Si hacen algo (y no estoy seguro de que lo hagan), no es nada intencional.

Los baños estaban bien, aunque la señalización de los mismos era igual de extraña: había dos baños contiguos, pero ninguno estaba marcado por género. Al menos, no para los géneros humanos. En su lugar, solo había un tentáculo en una puerta y un colmillo en otra. Como no había nadie más, elegí al azar y esperé lo mejor.


Servicio

En realidad, no puedo decir que el servicio en Ambrose NYC fuera realmente intolerable. A diferencia de otros elementos del restaurante, lo máximo que puedo describir es "inefable". Aunque ciertamente hubo varias peculiaridades que noté, los camareros parecían hacer un esfuerzo conjunto para ofrecer la mejor experiencia de servicio posible, aunque su capacidad para hacerlo parecía haber sido desgastada por la experiencia poco envidiable de trabajar realmente en Ambrose NYC.

Al entrar en el restaurante, mi anfitriona nos informó a mi esposa y a mí de que debía disculparse de antemano si había algún problema para llegar a mi mesa, y procedió a darnos instrucciones verbales sobre cómo llegar a ella. Me pareció un comienzo extraño y cuestioné su uso, pero el razonamiento se hizo evidente cuando simplemente se desvaneció en el aire a mitad de camino antes de que llegáramos a la mesa. Seguimos el consejo que nos había dado y nos dirigimos a nuestra mesa, que extrañamente ya tenía nuestro nombre escrito, en una nota reservada.

La comida se retrasó en todo momento. Esperamos durante un tiempo irrazonable a que saliera algo de la cocina, incluso la más simple de las peticiones (como un vaso de agua). Sin embargo, los camareros que llegaron a nuestra mesa (que eran diferentes cada vez que nos visitaban) se disculpaban constantemente, diciendo que se esforzaban al máximo. Su comportamiento era bastante obvio: estaban frenéticos, tratando de navegar a través de un edificio hostil con un diseño confuso solo destinado a confundir. Por lo que pude ver, se esforzaban al máximo, y no puedo reprocharles el servicio que recibí.

Esto no es un perdón total por el servicio que recibí. Simplemente lo expongo para decir que no culpo a los camareros y chefs individuales por la calidad del restaurante, ya que parece que la dirección superior estaba intentando hacer la experiencia lo menos agradable posible. Tiene que haber un gran cambio en el establecimiento si quiere continuar, pero este cambio debe venir a un nivel más alto que los individuos. Los camareros actuaron de forma admirable, tan bien como podrían haberlo hecho en su lamentable situación.


Comida

Como todo en Ambrose NYC, los menús son extraños y casi incoherentes. La mayoría de los artículos están mal descritos o descritos incorrectamente de alguna manera. El menú terminó siendo casi inutilizable para cualquier cosa que no sea una idea básica de cómo se llaman las cosas, e incluso entonces, esto no era una métrica útil. Por esta razón, no incluyo un extracto del menú, como es tradicional en las reseñas del Estudio Waldon.

Los aperitivos me decepcionaron. A diferencia del resto del menú, los aperitivos estaban bien descritos y eran sencillos. Pedí la "Coliflor Frita Bañada por el Sol" que fue descrita como cocinada en segundos con nada más que luz solar cosechada extremadamente concentrada. La descripción indicaba que tenía un sabor etéreo, que solo podía describirse utilizando palabras que se aplicaban a la luz, no a la comida. El plato correcto llegó después de mi pedido, y realmente tenía el sabor que decía el menú. El único reparo que tuve fue que la coliflor no estaba servida en un plato, sino sobre una especie de manuscrito oculto (la grasa del plato arruinó el libro y lo hizo ilegible). Aparte de esto, fue una de las mejores cosas que he comido en un Restaurante Ambrose y me dio falsas esperanzas de que la comida pudiera ser redimida.

nyc-2.jpg

Fotografía sin editar. No se utilizó flash.

No puedo hablar de lo buena que es la carta de cócteles. Pedí una copa de sangría rosada, pensando que era una bebida sencilla que no podían hacer mal. Ya estaba estresado y desconcertado por Ambrose NYC en ese momento, y quería un poco de vino para calmar mis nervios. Sin embargo, esto no iba a suceder. Cuando llegó el vino, éste brillaba por alguna razón inexplicable. Mi mesa estaba lo suficientemente oscura como para ver que estaba produciendo luz activamente, y la luz persistía mientras lo agitaba en la copa. Decidí no beber los líquidos, ya que tenía serias dudas de que fuera, de hecho, vino o seguro.

Como entrantes, pedí el "Plato de Carnitas Cargadas y Nachos Barbacoa" y la "Hamburguesa de Uro Ultra Deluxe". El primero de ellos era un plato sencillo que no parecía tener propiedades inusuales, lo que me hizo sentir curiosidad por saber qué haría Ambrose NYC con él. (Muchos de los platos del menú carecían de descripciones completas, especialmente de sus ingredientes y/o propiedades inusuales). El segundo se describía como elaborado con carne de uro extinguido, y supuse que sería una de mis pocas oportunidades de probarlo.

Lo que realmente recibí no fue nada de eso: en su lugar, me colocaron una botella de vino llena de humo y un plato de gelatina negra. Cuando pregunté qué había recibido, los dos platos se limitaron a ser descritos como "sacrificio embotellado y gelatina del vacío. Ambos perfectamente comestibles y seguros". Cuando pregunté si podían darme lo que realmente había pedido, me dijeron que "no". Cuando le recordé a mi camarero que era un crítico gastronómico que trabajaba para el Estudio Waldon, simplemente se encogió de hombros y dijo que mi crítica de Ambrose NYC no tendría ninguna relevancia cuando el sol se apagara dentro de cinco mil millones de años, por lo que no tenía ninguna consecuencia cósmica.

Decidí probar primero la "gelatina del vacío". Cuando la miré de cerca, me di cuenta al principio de que parecía profunda, mucho más de lo que permitía el plato en el que se servía. Si tuviera que adivinar, diría que tenía miles de kilómetros de profundidad, como la extensión del propio cielo. Sumergí mi cuchara y sentí que si la dejaba caer, se deslizaría en el abismo para no volver a ser vista. Y así fue, en mi tercer bocado. La gelatina en sí tenía una consistencia mucho más masticable de lo esperado, y tenía ricos toques de chocolate y mora.

En cuanto al sacrificio embotellado, había una pequeña válvula de escape en la botella, con instrucciones para abrirla e inhalar el humo. Seguí las instrucciones y respiré el contenido. Todos los ingredientes utilizados para crear el humo estaban presentes: vaca, cerdo, pollo, varias frutas y verduras y más. Pude saborearlos todos a la vez, e incluso más sabrosos de lo que hubiera sido cualquier cosa cocinada con ellos. Además, aunque tosí gran parte del humo, me llenó enormemente. Juntos, mi mujer y yo apenas pudimos terminar la mitad de la botella.

Aunque pregunté si había algún postre disponible, decidí no tomar ninguno. Las opciones que me dieron fueron "Tarta de Calabaza Vampiro", "Tarta de Chocolate de Lava Real" y "Tarta de Manzana de la Discordia". Con gran temor sobre lo que podría ser cualquiera de ellos y sin ganas de ver sus efectos en persona, decidí que era un buen momento para pedir la cuenta.

En su mayor parte, la comida que sirve Ambrose NYC es deliciosa y una de las mejores del mundo. La mayor parte de la comida es mejor que cualquier cosa que haya tenido la oportunidad de probar en otro lugar, ni podría producirse algo similar en otro lugar. Sin embargo, el hecho de que haya artículos de consumo dudoso, la falta de descripciones claras del menú para muchos de los pedidos, y el hecho de que la comida que pide uno puede no ser lo que realmente come, arruina a Ambrose NYC, y le priva todas las estrellas posibles que podría haber obtenido.


Conclusión

Una sensación de locura y caos impregna todo el Ambrose de Nueva York, hasta el fondo. Es una experiencia gastronómica totalmente distinta a cualquier otra que haya tenido en el pasado, hasta el punto de que me siento obligado a concluir que no es accidentalmente mala, sino intencionada. La intención del diseño no parece haber sido crear un entorno en el que se sirva buena comida, sino algo totalmente distinto. Algo totalmente inexplicable.

No puedo recomendar Ambrose NYC al individuo medio. No tiene ninguna de las cualidades que busco en una comida, ni siquiera en un edificio. Sin embargo, si usted es el raro y loco individuo que, por alguna razón totalmente desquiciada, desea ser despojado de todo sentido del derecho y la moral durante un proceso que se las arregla para proporcionar un mínimo de nutrientes comestibles a su cuerpo, entonces Ambrose NYC podría ser para usted. Incluso para un cliente así, no puedo garantizar su satisfacción.

Cene bajo su propio riesgo o, preferiblemente, no lo haga.

Cero estrellas.


Actualización

La siguiente respuesta fue enviada al Estudio Waldon por Restaurantes Ambrose en respuesta a esta reseña. No podemos determinar el significado de muchas de las afirmaciones que el Sr. Ambrose hace en ella, pero la hemos incluido de todos modos.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License