Alguien con muchas habilidades
Puntuación: +9+x

"Todo en la vida se paga tarde o temprano" eran las palabras que le dijo su madre una vez. Pensó en ellas cuando se metió en problemas por primera vez. Estuvo cerca de morir. Pero logró salir de esa situación, y eso fue porque era un alguien con muchas habilidades. Habilidades que le permitieron hacer muchas cosas que la gente normal no podía.

"Todo en la vida se paga pensó" pero esas habilidades le permitieron salir adelante, le permitieron tener una casa decente y hasta una mujer al lado suyo, una que no lo abandonaría jamas, que sería siempre suya. Quizás ese era el pago por lo que sabia hacer. Gracias a sus habilidades logró pasar desapercibido por mucho tiempo, sin hacerse notar mas de lo necesario, realmente lo ayudaban mucho. Incluso lo ayudaron a salir de la cárcel cuando debía ser condenado por usurpación de vivienda, violación y reducción a la servidumbre a una mujer. Todo lo que hizo fue hacer un par de favores al comisario y listo, y eso fue porque era un alguien con muchas habilidades.

Una vez fuera decidió usar sus habilidades para hacer favores a la gente poderosa. De esta manera estaría a salvo. No era algo muy difícil, solo hacía favores de vez en cuando, de esta manera podía salir de cualquier situación.

"Todo en la vida se paga" pero gracias a sus habilidades pudo evitar ese pago. Se convirtió en una rutina para él. Lo atrapaban, lo encerraban, corría el rumor de que estaba en un determinado lugar, entonces algún extraño misterioso venía para pedir un favor, lo cumplía y salía de nuevo.

Incluso cuando lo atraparon por robo y asesinato, logró salir. Incluso cuando lo condenaron por secuestro y violación. Comenzó a gustarle poder hacer todo lo que quería, se creía omnipotente, podía robar bancos, matar hombres, violar mujeres, niñas una y otra vez y nadie lo tocaba . Todos le temían. Incluso si caía simplemente aparecía un extraño pidiendo un favor y listo. De nuevo en libertad para seguir haciendo todo lo que se le ocurriese, mientras se creía un dios, omnipotente e intocable. Y todo gracias a que era alguien con muchas habilidades.

"Todo en la vida se paga" recordó en alguna vez con melancolía.
Siguió pensando en esa frase en algunas ocasiones con ironía cuando hizo otro favor y evitó la pena por incendiar un orfanato.
Siguió pensando en ella con despreció mas tarde, el mismo desprecio que tuvo con esa pobre escuela donde cometió actos tan aberrantes que no hicieron llorar a los forenses que tuvieron que recoger los restos.
Siguió pensando en ella con risa después. La misma risa que le dedicaba a la justicia humana y a la familia a la que obligaba a presenciar como eran torturados sus hijos.

Aún siguió pensando en ella con risa todas las veces que cayo y todas las veces que salió.
Aún siguió pensando así cuando lo atraparon y las masas se reunían en frente de la comisaria gritando sus crímenes y exigiendo que nunca volviera a salir.
Aún siguió pensando así cuando se presentó otro hombre misterioso y negoció la libertad e identidad nueva a cambió de otro favor.
Aún afuera, con su nuevo nombre y logrando que ese nombre se coloque en un lugar mas alto que el que tenía antes en la lista de los mas buscados.
Aún cuando cayó preso y se presentó otro hombre extraño prometiendole libertad.
Aún cuando lo vistieron de naranja.
Aún cuando entro en mi celda de contención.

"El era un hombre con muchas habilidades" y descubrió una mas dentro de mi celda, gritar mas alto que todos los demás hombres de naranja.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License