Un Paseo Por La Orilla Del Río
Puntuación: +1+x
1280px-RJC1_PJC.jpg

Era una fría tarde de marzo cuando Alexei se sentó en la orilla de un río, mirando fijamente a sus profundidades. Se acercó, cogiendo algo del turbio líquido que poseía en su mano. Aún así, le sorprendió ver que el agua que fluía naturalmente no estaba llena de lluvia radioactiva y no empezó a deteriorar su armadura. El agua que tenía en su mano estaba quieta, fluía por su brazo cuando estiraba los dedos. Eran las pequeñas cosas como ésta que el ruso había disfrutado desde que salió al mundo.

Suspirando, Alexei se recostó en el suelo y empezó a mirar el azulado cielo. Grandes nubes blancas y esponjosas flotaban perezosamente sobre el cielo. Cerró los ojos y escuchó los sonidos de la naturaleza a su alrededor. A su izquierda en un árbol un pájaro entonaba su canto, y otro pájaro entonaba una respuesta. En algún lugar detrás de él, un pájaro carpintero picoteaba un árbol. Escondidos en las hierbas a su alrededor, los grillos cantaban una sinfonía. En la otra orilla del río, algo crujió dentro del sotobosque.

Splash

Alexei fue salpicado con una gran cantidad de agua. Rápidamente, sentado, intentó mirar hacia el río. Había algo grande escondido en las profundidades, y no podía decir lo que era. Su armadura lo marcó como un peligro. El ruso se puso de pie de un salto cuando la cosa empezó a subir lentamente hacia la superficie. Se alejó del agua, y se preparó para luchar. Si la cosa en el río era realmente un peligro, quería estar listo. Alexei se puso tenso al romper la superficie del agua…

Y sólo se sentó allí.

Alexei se quedó quieto mientras el extraño pez marrón se sentaba con la cabeza fuera del agua. Tenía una cara ancha y lo que parecían ser bigotes en la parte inferior de la cabeza. El pez no parecía peligroso, así que se relajó un poco. Observó cómo comenzaba a nadar río abajo, antes de detenerse y mirar hacia atrás. Casi como si quisiera que Alexei lo siguiera. Pensando en los posibles resultados de seguir a un pez extraño río abajo, el ruso decidió seguirlo.

Te seguiré, extraño amigo."Я пойду за тобой, странный друг."

El pez con bigotes lo llevó río abajo durante varios minutos, mirando hacia atrás para asegurarse de que el ruso todavía lo seguía. Alexei no sabía adónde ni por qué lo llevaba, pero no le importaba. Fue genial volver a tener un objetivo. Algo para lo que trabajar. Algo que estuviera con un propósito. Aunque no supiera lo que era ese algo.

Continuó caminando por la orilla del río, siguiendo al pez marrón con bigote. Después de unos minutos más, Alexei vio algo grande y azul en el agua que tenía por delante. Parecía que el extraño pez lo estaba guiando hacia él. A medida que se acercaban, el ruso pudo ver la forma del gran objeto azul. Era un barco.

Alexei se paró a la orilla opuesta al barco, inspeccionando su eslora. Era un viejeo pesquero de arrastre, la pintura azul de su casco se descoloró y se astilló. La mitad superior estaba pintada de blanco y cubierta de manchas de óxido. Se escribieron tres cartas en el costado del casco, un error de ortografía que había mantenido encerrado a Alexei durante tanto tiempo. Toda el barco estaba inclinada en un ángulo inusual, la razón más probable es la gran roca alojada en su parte inferior.

Splash

El extraño pez marrón le salpicó con más agua, antes de dirigirse hacia el barco. Sin querer quedarse atrás, el ruso se adentró en el agua. En lugar de nadar hasta el naufragio, respiró hondo y caminó por el fondo del río. Sujetándose contra la feroz corriente, Alexei estaba en la roca que sostenía el barco en un minuto. Se agarró bien de la roca y se lanzó hacia arriba.

El ruso salió hacia la superficie como una orca, antes de aterrizar en la cubierta del barco. El barco crujió y se movió, haciéndose que se deslizase hacia el borde. Apenas pudo garrarse de la barandilla, y casi arrancando la cubierta. Alexei se colgó de la barandilla mientras el barco estaba asentándose. Mirando el agua debajo de él, vio al pez bigotudo que lo miraba. La barandilla gruñó al volver a subir a la cubierta. Se acercó cuidadosamente a la superestructura y abrió una escotilla.

El interior de la nave estaba presumiblemente oscuro, aunque Alexei podía ver perfectamente bien. Estaba en lo que parecía un pequeño comedor. No sabía lo que el pez quería que hiciera dentro del barco, así que empezó a vagar. Vagando con un propósito. Sin encontrar nada interesante en el comedor, el ruso abrió la puerta y se encontró en un pasillo. Decidió dirigirse a la izquierda, hacia estribor. El pasillo giró a la derecha cuando llegó al costado del barco.

Alexei dobló la esquina. El pasillo estaba bien iluminado desde los ojos de buey a lo largo de la pared izquierda. Cerca del final del pasillo, una puerta colgaba abierta. Lentamente se arrastró por el pasillo hacia la puerta. Al acercarse a la puerta, pudo oír el rítmico sonido del agua. Alexei miró dentro de la habitación. A lo largo de las paredes habían varios tipos de maquinaria, el piso estaba cubierto de alambres, y en el centro de la habitación había un gran tanque de vidrio, lleno de agua turbia. Se dirigió a la habitación, hacia el tanque. Al acercarse, su armadura lo marcó como un peligro

Se arrodilló junto al tanque y puso su mano sobre el vidrio, tratando de ver que había dentro. Había algo que se movía. Luego fue al vidrio, a unos centímetros de su cara. Estaba cara a cara con un pequeño pez marrón. Un bebé. Luego hubo más, moviéndose hacia el cristal. Bebés. Habían al menos una docena de peces bebés en el tanque. Alexei los contó.

Había 14 extraños pececitos marrones en un barco abandonado en medio de un río en la naturaleza. Entonces Alexei se dio cuenta.

Estos eran los bebés del pez bigotudo.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License