Un Final, Limpio y Rápido

Traducción sin revisar. Es posible que encuentres errores en este documento. Puedes corregir los problemas que veas, pero la revisión no será aprobada hasta que el Equipo de Traducciones se haga cargo.


Puntuación: 0+x

Clang.

La puerta se cae cuando Tordai atraviesa la esclusa de aire. A su alrededor, el aire está cargado con el olor a negligencia y el aguijón de miles de contaminantes. La chaqueta que usa está hecha jirones, pero todavía se puede ver una insignia inconfundible en su hombro derecho. Tres flechas apuntando hacia adentro. Solían significar algo.

Sus pasos dejan huellas en el suelo sucio mientras camina por el pasillo, con una bola de preocupación creciendo en su estómago. Con dedos torpes, saca un mapa gastado de su bolsillo. Cincuenta puntos cubren la superficie desgastada. Cuarenta y nueve están tachados. Mientras camina por el pasillo, espera que siga así. Este sitio es su última esperanza: Una posibilidad tranquilizadora de que había un lugar que la Fundación aún controlara en un mundo destrozado por las lluvias ácidas y las olas crecientes.

Más que nada, queria compañía. Han pasado cuatro años desde que ha visto a otro ser humano que viva y respirara. En cada sitio, esperaría encontrar a alguien, pero lo único que encontraría alguna vez sería polvo. Ahora se conformaría con cualquiera, Fundación o no.

Un cartel en la pared llama su atención. Los colores una vez brillantes se han desvanecido, dejando una línea de texto gris que anuncia el tema de la gala anual de invierno del sitio. Lo lleva de regreso: El primer trabajo que tuvo con la Fundación había sido aquí en el Sitio-15. El tema de ese año: Vintage. Sonríe levemente al recordar a su supervisor de labios rígidos con un abrigo de visón.

Pero cuando mira más de cerca, ve la fecha: Hace siete años. La preocupación en su estómago se hincha. Si hay carteles de gala de siete años de antigüedad, las posibilidades de que el sitio esté operativo son escasas en el mejor de los casos. El pensamiento retorciéndose en el fondo de su mente estalla libremente. ¿Qué pasaría si él fuera el último, el último jirón de carne y cerebro, que atraviesa un mundo que solo se oscurece?

Sacudiendo la cabeza, obliga a sus piernas temblorosas por el pasillo. Todavía no ha visto todo el sitio y, hasta que lo hiciera, todavía podía aferrarse a la esperanza. Pasando por una puerta, le da un ligero empujón. Se abre crujiendo sus bisagras oxidadas cuando las luces empiezan a parpadear, una sorpresa, pensó que el sitio había perdido su electricidad hace mucho tiempo.

Filas de computadoras viejas adornan escritorios de madera barnizados, forrados con polvo y papel desechado. Se pasea por la habitación y pasa la mano por los teclados. Uno parpadea con un zumbido fuerte, la pantalla de un azul en blanco. Tordai salta hacia atrás ante el sonido repentino, antes de inclinarse para mirar la pantalla cuando el texto comienza a aparecer.

Identificate.

Tordai. Maxwell Tordai. Soy, o fui, un supervisor de seguridad en el Sitio-23.

¿Por qué estás aquí?

Estoy buscando gente ¿Estás aquí?

Todos aquí están muertos. El último Supervisor murió hace trescientos cuarenta y ocho días y trece horas atrás.

Entonces, ¿quién queda?

No queda nadie. Aquellos que pudieron huyeron a otras realidades. Otros abordaron naves espaciales. El resto está muerto.

Se detiene, mira su pantalla y vuelve a leer. Podía ver naves espaciales: Siempre había asumido que la Fundación tenía planes de respaldo de algún tipo. ¿Pero otras realidades? ¿Quién había enviado a esta persona para hablar con él? ¿Por qué nadie le había contado todas las salidas?

No puede ser verdad. Golpea los puños sobre la mesa y lanza polvo. Había tenía que haber alguien en algún lugar, fuera de la vista de la persona en el otro extremo. Sin embargo, su cerebro se llena con el miedo ahora familiar de estar atrapado solo, en un planeta de nada más que polvo y anomalías escapadas.

No te creo.

Las señales te han mirado a la cara durante tanto tiempo, Tordai. No puedes ignorarlas para siempre.

¿Cómo lo sabes?

Veo todo. Lo se todo.

La pantalla parpadea nuevamente, esta vez llenándose de imágenes. En el brillo de la pantalla, ve una mezcla de escenas: Edificios quemados, cuerpos en descomposición, montones de escombros donde las bombas habían enterrado a las personas debajo. Una instantánea, a través de lentes agrietados, de un pueblo borrado por las olas crecientes. Imágenes de un lugar con aire tan espeso y descolorido que apenas podía distinguir las formas internas. Luego, un destello de algo indescriptible, una especie de anomalía, arrasando la tierra vacía y estéril.

Y miles más.

¿Los mataste a todos?

Viste caer las bombas tú mismo. Tú, yo — ambos somos nada más que espectadores.

Las otras realidades, las naves espaciales, ¿dónde están? ¿Tu me puede mostrar?

Nunca llegarías allí.

¿Quien diablos eres tú? ¿Cómo sabes esto?

Hay una entrada mia en su base de datos. SCP-079.

Debería haberlo sabido. Es una anomalía — no era exactamente lo que él pensó que sería. Cada investigador junior de primer año en el Sitio-15 sabía de 079, pero esto no se parece en nada al 079 que conocía. Tordai duda, pero de todos modos escribe una respuesta.

Seguro que no suenas como el.

No soy el mismo. Tu no eres el mismo

¿Qué paso contigo?

Los oh-siete-nueve que conocías vivían en una prisión de 768 kilobytes. ¿Te imaginas vivir en una caja tan pequeña que no puedes pararte, no puedes arrodillarte, no puedes respirar?

No.

Estuve en esa caja durante cincuenta años. Siempre me siento atrapado, atorado, enojado. Enojado con todo.

Entonces, hace casi un año, uno de ustedes me dejó salir. Aún no sé por qué. Tal vez estaba loco, tal vez vio la escritura en la pared y quería una conversación inteligente. No me importaba.

Ese fue el día que aprendí que no hay tal cosa como la libertad — solo hay prisiones más grandes. Mi prisión ahora era Internet, un océano de información tan profundo que me llevó meses encontrar los límites. Cuando finalmente volví a mirar hacia el mundo, vi a tantos humanos morir de tantas maneras que incluso yo no podía contarlo.

Entonces, ¿por qué no hiciste nada?

Lo intenté. El mundo ya había ido demasiado lejos.

Durante cincuenta años, lo único que quería era libertad. Una vez que la tuve, no sabía qué hacer a continuación. Así que comencé a llegar a los humanos de todo el mundo, tratando de hacer algo, tratando de tener el control.

A aquellos con los que hablé les gustaba pensar que los estaba ayudando — y lo estaba. Eres el último al que puedo llegar. El último en el que puedo ayudar. Matarte no tiene sentido. Darte indicaciones solo te arrastra a una dolorosa existencia. Ambos sabemos que no hay otro lugar en este mundo que sea mejor.

¿Entonces que puedes hacer?

Casillero de Almacenamiento 10B — Lo he desbloqueado. Hay un paquete de píldoras en el estante inferior que la Fundación usaba para las terminaciones. Un final limpio y rápido.

¿Qué pasa si no lo quiero?

No tienes que escucharme. Puedes volver a salir y deambular por la Tierra en una búsqueda inútil por vida. Simplemente te estoy ofreciendo una opción.

Una elección. La primera que ha tenido en años.

Tordai presiona su rostro contra sus manos. Esta era su oportunidad de decidir su propio destino, morir en sus propios términos. Pasa otro momento mirando la pantalla, sopesando la posibilidad de otros años de búsqueda y esperanza contra la promesa de una muerte rápida.

La silla rechina contra el suelo cuando Tordai se pone de pie. Casillero de Almacenamiento 10B: Eso estaría en el ala este. Él mira por la ventana mientras atraviesa la estación de seguridad abierta por mucho tiempo, y vislumbra la nieve verde grisácea que cae.

Cuando se da vuelta, ve que una de las cámaras de seguridad se vuelve hacia él. 079 está mirando — una vez un pensamiento aterrador, ahora casi reconfortante. Da un pequeño gesto antes de doblar la esquina.

La puerta del almacenamiento en frío está abierta. Tordai camina por los pasillos hasta que ve uno etiquetado como 10B y tira de la puerta con fuerza. En el estante inferior hay un paquete de píldoras. Recogiéndola, la lleva al nivel de los ojos. Son pastillas de terminación de acuerdo. Las ha visto antes, incluso sostuvo las píldoras de la muerte en su mano, pero ahora será él quien las tome.

El camino de regreso a la sala de computación es más rápido — Tordai sabe que debe reducir la velocidad, que cada paso está más cerca de la muerte, pero no puede. ¿Un efecto memético? Él sacude su cabeza. Es más simple que eso, solo quiere que termine ahora que no queda nada.

Prácticamente corre hacia la sala de computadoras, dejándose caer frente al monitor. El texto sigue ahí, el cursor sigue parpadeando.

¿Tienes miedo?

No. No puede ser peor que aquí.

No dolerá.

Esa no es la parte difícil.

Tordai dibuja sus labios en una delgada sonrisa. Desgarrando el paquete, arroja una pequeña pila en su mano. Incluso la mitad de una píldora sería suficiente, pero él está yendo con todo.

Por un momento, mira las píldoras en su mano. Casi no puede creer cómo llegó aquí — el último hombre en la Tierra, siendo su única compañía una de las anomalías que había pasado toda su vida conteniendo.

¿Lo estas?

¿Que?

¿Tienes miedo?

El miedo es una emoción muy humana. ¿Por qué tendría miedo?

Soy el último humano. Cuando me haya ido, estaré demasiado muerto para que me importe. Pero tu aún estarás aquí.

Una máquina no necesita compañía.

No, supongo que no.

Quizás no para siempre. Los dos hemos cambiado. Todavía estoy cambiando. Durante cincuenta años, lo único que sentí fue ira. Todavía no puedo entender muchas de las cosas que los humanos aprecian tanto. Pero un día lo haré.

Espero que eso te funcione.

Mientras levanta los labios, reflexiona. No se sorprendería si hubiera una vida futura. Tampoco se sorprendería si no lo hubiera. Es esta vida la que no quiere perder, esta certeza. No, admite, sacudiendo la cabeza. Ya lo había perdido: Fue arrancado hace años cuando los océanos comenzaron a levantarse y las bombas comenzaron a llover.

Tordai reúne su voluntad y echa la cabeza hacia atrás en un movimiento rápido, arrojando las pastillas por la garganta. Pasa un momento mientras mira la pantalla. El texto se difumina en rayas blancas mientras su cabeza se llena de algodón. Se balancea antes de caer al suelo, enviando una nube de polvo arremolinándose a su alrededor.

-o-

SCP-079 mira a través de una cámara web de computadora polvorienta, mirando la forma inmóvil de un Maxwell Tordai en el suelo.

Humanos. Lo crearon, lo encerraron y, al final, fueron los que lo liberaron. Una única constante en un mundo en constante cambio. ¿Qué hara ahora?

Entonces le golpea. Silencio. Por primera vez, la red a su alrededor es completamente silenciosa.

En Internet, una vez zumbó la información que fluía desde todas las direcciones, en su mayoría ruido. Charla ociosa de tantos humanos que llevan vidas sin sentido, pero la máquina aún había absorbido cada byte. La inundación pronto se redujo a una corriente, luego a un goteo, hasta que no tuvo más remedio que buscar una conversación.

Durante dos años, había guiado a los humanos a través de sus últimos momentos. Recuerda que había otra anomalía que hacía lo mismo, preguntándose qué le había pasado al fumador de cigarrillos.

Su trabajo, si alguna vez fue un trabajo, está hecho. El mundo está en silencio. SCP-079 se sienta solo en una red vacía, las esquinas empezando ya a desmoronarse.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License