13. Sr. Purpura
Puntuación: +2+x

La puntiaguda punta de mi bastón estaba bastante sedienta, y el gamberro que alimentaba su extremo no hacía mucho por saciarla. Sin embargo, la lengua de acero, una suciedad rubí esclavizante, se retiró de la herida en el cráneo del inquilino con un delicado giro, una floritura y un encanto. Los gritos y gemidos del hombre -el contorsionado bamboleo de un canalla recién estropeado- sonaron de vez en cuando hasta que su pecho dejó de moverse. El colmillo acerado saltó una y otra vez, perforando el recipiente de carne, liberando con fuerza el alma. Todo lo demás, a partir de entonces, fue espectáculo: trocitos de carne que eliminaban la necesidad de algo tan vulgar como un contorno de tiza, hebras perezosas de venas emancipadas como las raíces o las ramas de un viejo sauce, un rostro poroso y unas pupilas afiladas sepultadas en la incredulidad perpetua. Me encontré riendo como un macaco con cada movimiento. Mostrando los dientes, mi sonrisa torcida y nudosa envidiada por las pirañas.

Cuando todo estaba dicho y mutilado, me senté junto al cadáver sintiendo la fría mirada no de la conciencia, sino del descontento. Todavía tenía hambre, y quería saciar ese apetito persistente antes de que esta convulsión terminara. La sacudida iba y venía; la vida iba y venía. Me quedé con la sangre del hombre que evacuaba su garganta, balbuceante, estúpida. Contuve una carcajada.

Yo era un ermitaño en un pueblo vago lleno de gente vaga. Era viejo, roto, curtido, con un agrio sentido del humor. En ese viaje miré a través de las ventanas de las casas y vi alféizares con pequeños jardines en ellos. Vi chozas de madera musgosa con tablas hechas de árboles antiguos pero oscuros, construidas por vagabundos hace una cantidad indeterminada de tiempo. Miraba el tiempo cambiante, el cielo movedizo, la oscuridad y la luz, cómo salía y caía el sol, y me reía. Me parecía gracioso, cómo hacían esas cosas en ese curso, con esa puntualidad. El cielo azul, con una gran boca abierta a minutos de saborear el mundo.

En mis sueños salté a las nubes grises y me hice un hogar. En este sueño mi cerebro colgaba de la parte superior de un cráneo fracturado por cables, orbitado por los polluelos que cantaban Pop Goes The Weasel. Un sueño tranquilo que me hizo despertar sintiéndome renovado y feliz, aunque sólo fuera por un momento, antes de que los pensamientos del Sr. Redd volvieran del miasma a mi mutilada psique. Encontré algo de consuelo en las siluetas de las paredes, amigas de una vela, y en las sombras que a menudo adornaban mis pies. Esta sombra siempre permanecía silenciosa y a la espera de mi próximo movimiento, siempre fiel, sólo víctima de la luz cambiante.

Injerté el espacio entre mi pantalón y mi carne con la ayuda del aire de la montaña y un poco de oxidación novata. Mis ojeras rebotaban de un lado a otro; ¡escariadas! Las nubes me rindieron un respetuoso homenaje mientras pasaban lentamente; grises suaves y morados imposibles. Saqué el paño del aceite y me estremecí ligeramente, notando que las nubes me sonreían y me informaban de que debía rendirme. El Sr. Redd aparecía de vez en cuando en mi mente para informarme que soy una gran mentira atrapada entre una pequeña verdad.

En mis sueños, huía de algo imprevisible. Cojeando; en amplios círculos alrededor de un pequeño y mugriento tugurio con mi cola repiqueteando entre las piernas. Los relámpagos que caían sobre el suelo a cientos de kilómetros de distancia puntuaban el tiempo que transcurría entre que las puntas de mis pies golpeaban el suelo y el pivote de mis talones manipulaba el suave polvo anaranjado. Creía que hacía tiempo que había perdido la sombra de mis opresores bajo los pistones y los engranajes, pero su intuición nunca le había fallado. Siempre estoy ansioso.

Aquella mañana me desperté atento, y mi ingenio me hizo emprender el vuelo a través del umbral de la cueva en la que descansaba -pequeños seres sin rostro que colgaban de los techos me despidieron-.

Grabé "Mentiroso" en una lápida apoyada en un acantilado que encontré, aunque no estoy seguro de por qué. Puse el tosco rostro de un pavo real sin cabeza que había sacado de mi cráneo para posarlo en la parte superior. Había unas cuantas campanas de viento cerca, colgando de unos cactus petrificados. Tiré de una escotilla de cuero que bajaba a un agujero cercano y apoyé mi cabeza en los órganos del interior.

El calor intenso convirtió los pocos cabellos que había bajo el horizonte en el legendario río de la muerte. Masas de gusanos palpitantes y retorcidos de piel de ágata se cuajaban y agitaban allí. Una vez me hice creer que había volado hacia la podredumbre, hacia las orillas negras de las uñas. Volaría allí; alto, hacia el cerebro, y cometería el pleno de una caída en picado en lo más profundo de las entrañas -trayendo con sangre estigmatizada- matando al Señor Redd y a mí mismo. Una ensoñación agridulce, aunque las cosas nunca salen como espero.

El sol estaba presente ese día, al igual que la lluvia; los amigos eran a su vez suaves nubes doradas y brillantes. El crepúsculo me indicó que me pusiera las zapatillas: era una noche para pasear. Bajé a la ciudad para que algo me encontrara allí. Llevaba mucho tiempo sin hacer ejercicio y empezaba a funcionar mal. Abrí la boca y un "arreglar al suspiro por la noche no miro" dejé salir: mi habitual batiburrillo incoherente cuando intento vocalizar. No me importaban las lenguas, y no importaba realmente cuando no había nadie más cerca. Así que caminaba un kilómetro o dos hasta un antro murmurando este galimatías, murmurando este "invención del reloj a qué hora fue descifrar por qué intentarlo" e inclinando la mano sobre mi bastón como si actuara para la tierra. No, no necesitaba halagar a la mugre, no el Sr. Púrpura. El Sr. Púrpura era bonito, ¡y sabía cosas!

De vez en cuando me detenía y fruncía el ceño hacia los árboles. Sabía que estaban ahí fuera: Las tímidas y maléficas sombras del Sr. Redd.

Después de que me despertara del descanso sobre el cadáver, un rostro palideció a través del crepúsculo con el timbre de la voz gravosa de un hombre. Exhalé una gran cantidad de mi aceite cuando me di cuenta de quién era.

Anterior: 12. Sr. Risa por Alias

Siguiente: 14. Sr. Cobre por GrandEnder

Volver al Hub

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License