085-Romance-Adulto
Puntuación: 0+x

Aplicación de Historia: "085, Romance en 2.5 Dimensiones"

Capítulo 1: "Sierra Nevada"

Su cabello color amarillo cadmio #5 cae sobre sus hombros mientras se sienta en la esquina del lienzo, mirando hacia la blanca extensión de yeso en blanco, sus esbeltas piernas cruzadas en los tobillos. Sus brazos están cruzados, y hay una desesperación en ella mientras patea hacia adelante y hacia atrás, expectante. "Vamos", la oigo decir. "Date prisa."

{Paciencia,} escribo, usando un lápiz de carbón muy ligero. {No apresures a un artista.}

Ella no responde mucho a eso, excepto por un suspiro y apoyarse contra el banco, suspirando. Se rasca, levanta un poco su vestido azul marino y veo un ligero destello de panty blanco. Me pregunto si debería contarle sobre eso. Probablemente es mejor no mencionarlo.

Mis pinturas están listas, mi paleta preparada, mis pinceles están arreglados. Anoto la fotografía de la vista al lago junto al lienzo y paso un momento simplemente bebiendo a la vista de esa hermosa vista a la montaña. Era una fotografía que había tomado hace diez años, cuando era adolescente, en un viaje de campamento en Sierra Nevadas. Había estado con Rachael en aquel entonces: la encantadora Rachael con los ojos de la tipica chica-de-al-lado y el rostro de un ángel, la encantadora Rachael que se había infiltrado en mi tienda mientras los otros dormían y se llevó el dedo a los labios, besándome suavemente mientras se deslizaba en mi saco de dormir, la encantadora Rachael, que ahora vivía en Sacramento, ahora cabildera de Greenpeace, y me pregunto, mientras bosquejo los contornos de las montañas y los árboles, si a veces se asoma a los bosques que ella o no lucha tan duro para proteger y recuerda, con una sonrisa, la noche en que se deslizó en la tienda de campaña de su compañero de clase vistiendo una camiseta y bragas y le hizo el amor con el sonido de los grillos y el agua cayendo.

Recuerdos. Mi lápiz baila sobre el lienzo con imprudente abandono, como siempre ocurre cuando toca mi musa, cuando el cerebro del lado izquierdo se apaga y deja que mi cerebro del lado derecho fluya libremente, cuando el ojo, la mano y el lápiz trabajan en perfecta armonía. Recuerdos de la época en que el hombre de la corbata negra se acercó a mí y me dijo que había leído mi ensayo sobre el folclore y el mito, y que me habían dicho que tenía la oportunidad de salvar el mundo. Recuerdos de las primeras misiones que seguí, las primeras veces que me pidieron que manejara una situación de contención. Las manos que ahora sostenían el lápiz y borrador habían estado rojas con la sangre de una amiga íntima, Maggie Lyndon, la Doctora Maggie Lyndon, desgarradas por la indiscreción de Seis-Ocho-Dos en un solo momento, el rojo de su sangre más profundo y más oscuro que cualquier rojo de cadmio que mis pinturas puedan mezclar. No es tristeza lo que siento, pero lamento, lamento por el anillo de diamantes que aún se conserva en mi caja de seguridad, que yo nunca pude darle.

Si tan solo fuera tan frío y duro de corazón como algunos de mis colegas. No puedo olvidarme de mis problemas, ni puedo efectuar el mismo rechazo frío que el Dr. Clef o Kondraki. Mi madre siempre me había dicho que, como el más joven, yo era la más sensible de sus hijos. De hecho, aunque mi carrera se desarrolló en la ciencia, siempre encontré solaz en el arte, y fue en el arte en el que los Supervisores decidieron que debería encontrar mi consuelo ahora. Eliminado de los proyectos de nivel Keter, me dijeron que había otro SCP que necesitaba mis talentos únicos.

No sé lo que esperaba, pero no esperaba esto.

Como siempre, el tiempo pasa rápidamente, y cuando termino el boceto, ha pasado una hora sin que yo lo sepa. Cassy está absorta en la atención, sonriendo con deleite ante los débiles contornos de las montañas, el lago, el muelle y la pequeña cabaña. "Se ve maravilloso", jadea. "¿Puedo…?"

{Todavía no,} escribo. Dejo mi lápiz ahora y tomo mi paleta y pinceles. Con amplios trazos de mi pincel más ancho, dejo mis colores base: profundo, azul oscuro para el agua, marrón para las montañas, celeste pálido para el cielo. Me muevo rápido, porque Cassy está impaciente, pero tengo cuidado de mantener el ritmo, de reducir la velocidad y ver realmente lo que hay allí antes de colocarlo en el lienzo. Bajo mi matorral, las montañas cobran vida lentamente, los marrones planos dan paso a picos profundos y escarpados cubiertos de nieve, y luego estallan en verdor cuando los pinos explotan sobre sus lados escarpados. Abajo, me tomo un tiempo para pintar algunos detalles más sobre los árboles más cercanos: la rama rota en una, el tronco doblado en otra, la leve insinuación de podredumbre de madera en una tercera. Más cerca, más cerca de Cassie, me tomo un tiempo para pintar en la hierba ligeramente seca en verdes más oscuros, aplicando un poco de amarillo brillante para formar las flores en ciernes de color mostaza.

Incluso cuando empiezo a comenzar en el lago, la pintura comienza a cobrar vida. Un viento suave hace crujir las altas ramas de los pinos, haciendo que las agujas secas caigan a la tierra, espesando la alfombra oscura de agujas de pino bajo los pies descalzos de Cassy. El lago, que había comenzado como una mancha azul profunda de pintura, rápidamente toma forma bajo capas de tonos más claros y radiantes, luego bajo reflejos de blanco puro mezclado con un toque de cerúleo, para reflejar el cielo. Pequeñas olas, como las que habían lamido a los lados del bote de remos que Rachael y yo habíamos visto durante horas, se formaron en la superficie del agua y comenzaron a moverse, a flotar y fluir.

Levanto mi pincel y me alejo de la pintura. Algo falta aquí…algo que no está en la fotografía, ni en la pintura, algo para completarlo…

Cassy lo sabe. "¿Puedes pintarme un muelle?" ella pregunta. "Quiero bucear en el agua".

No puedo hablar con ella ahora, porque escribirle algo arruinaría la pintura, así que respondo colocando cuatro líneas rápidas de negro, y luego cubriéndolo con marrón y nogal. El muelle es un poco desvencijado, y las pilas parecen ser un poco viejas, pero eso es parte de su encanto también. Estoy tentado de agregar un pato real a la escena, pero eso solo le recordaría a Cassy su soledad. Me conformé con una hoja en el agua, flotando a través del lago, proyectando pequeñas ondas en la superficie del agua oscura.

"Gracias", dice Cassy, ​​volviéndose hacia mí y sonriendo. "Es bonito."

Firmo mi nombre en la esquina con pintura blanca y agrego un pequeño, "You're Welcome" y una cara sonriente a mi firma. Cassy se levanta del banco del parque y camina hacia el lago, sus pies descalzos crujiendo sobre las agujas de pino, pareciendo no importarle el terreno áspero, y me pregunto si es porque nunca ha sentido la verdadera sensación de las agujas de pino contra la piel desnuda, que ella no sabe, debería de dolerle.

Es un error distraerse así…en mi bruma filosófica, tropecé con mi bandeja de pinturas, y mis pequeños tubos de Burnt Umber y Vermillion se dispersaron por la sala de contención. "¡Mierda!" Yo suspiro. Poniéndome de rodillas, comienzo a enraizar debajo de montones de lienzos y papeles, tratando de reunir mis diversas pinturas y suministros.

Finalmente, recogí mi último tubo de Cadmium Red y los coloqué en mi caja cuando noté un destello de carne pálida en la pintura. Me giro e inmediatamente me alejo, sonrojándome, mientras Cassy se quita su vestido azul y lo deja caer, descuidadamente, en el muelle. Su espalda desnuda es pálida y esbelta, y su belleza es la de una Afrodita saliendo de la espuma del mar mientras se quita la cinta de su cabello y la pone sobre su vestido. Ella se zambulle en el agua con un chapoteo brillante, emerge en una lluvia de gotitas de agua chispeante, y lentamente comienza a nadar a través del lago, deleitándose con la frescura del agua.

Un loco impulso en mí desearía que no me hubiera dado la espalda.

Me las arreglo para defenderme de mi loco libido y cierror el estuche de artista lentamente, en silencio. Estúpido. Ella no puede oírme o verme, pero parece que de alguna manera…intuitiva…cuando ella está nadando desnuda a través del lago, sin importar lo que pueda ver. Estoy apartando mi paleta cuando dudo, dándome cuenta de algo que había olvidado.

Tengo suficiente blanco a la izquierda. Puse mi pincel para pintar y rápidamente agregué el elemento faltante a la pila de ropa en el muelle.

Cerrando mi estuche, salgo de la instalación de contención, deslizo mi tarjeta por el lector y apago las luces a medida que avanzo. A Cassy no le importará: para ella, el sol permanecerá brillante y rersplandeciente, el viento siempre estará frío y el agua siempre estará fresca y limpia, hasta que esté lista para regresar a casa, al cuaderno de bocetos con cinta adhesiva en una esquina, a su mundo habitual de negros y blancos monocromos.

Me pregunto, cuando regreso a mi oficina, por qué hice eso último. Tal vez hubiera sido mejor dejarla en paz, para que nunca supiera que la había visto bucear, desnuda, en el lago. Tal vez. Tal vez era solo que parecía injusto que yo pudiera verla y ella no podía verme, o tal vez era solo mi manera de molestarla.

Tal vez, como un caballero, simplemente no tenía ganas de dejar a una dama nadar sin una toalla.


Intermedio 1

"La actuación del Agente Lassiter, dados sus recientes problemas emocionales, ha sido ejemplar. Sus informes psicológicos muestran que, aunque su estado mental es…ummmmm…todavía angustiado…se ha vuelto mucho menos suicida que antes. De hecho, si tenemos suerte, podría decidir no cortarse las muñecas con una navaja de afeitar y desangrarse…carajo…déjame comenzar de nuevo."

"Aunque el Agente Lassiter permanece en un estado de angustia emocional, ha progresado mucho en los últimos meses. Tengo plena confianza de que se recuperará completamente y volverá al trabajo de campo … sí, y asi permanecer durante algunos meses y luego se volara los sesos con su arma de mano y tal vez se lleve al equipo con él, carajo…déjame comenzar de nuevo…"

"El Agente Lassiter es un buen agente…no, él era un buen agente, ahora es un jodido caso perdido, y con razón. El niño vio a su novia…no, ella era su prometida…¿no? "Sé que compró un anillo, pero ¿alguna vez se las arregló para dárselo? No, el chico estaba preocupado por eso como loco…de todos modos, vio a Maggie Lyndon despedazada por SCP Seis-Dos-Ocho, y él no podía hacer absolutamente nada porque ella estaba en el lado equivocado de una division de emergencia, y si alguna vez averiguo quién decidió hacer esas cosas con plexiglás reforzado de nueve pulgadas para que pueda ver las cosas horribles que suceden a las personas atrapadas en el otro lado, los asesinaré…"

"…carajo, no puedo decir eso, lo convertirán en un Delta. A la mierda, esto de decir la verdad no me lleva a ninguna parte. El Agente Lassiter es un buen agente que solo necesita un poco de tiempo para recuperarse. Recomiendo que se le dé un deber de baja prioridad que involucren la contencion de SCP de nivel Seguro hasta que se recupere por completo. Allí esta. Y si alguien se traga esta mierda, podria hasta hacer que compren un puente. Jodidos informes de personal, nunca debería haber aceptado esta estúpida promoción…"

- Extraído de los registros de vigilancia de la oficina del Asistente del Director Clef, seis meses antes del Incidente de Lassiter.


Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License